L — LA ERA DE LAS MAQUINAS ESPIRITUALES — KURZWEIL

264  496  Descargar (1)

Texto completo

(1)

U;J

[JJ

...1

[f;J

­

o:

LU

11.1'

--..1

q:

---1

L..I..J

~

o:

~

c::J

o:

i&

ce

~ce

I...L.I

-o:

O-I::r:

u:I

--..1

~

(2)

Ray Kurzweil

La

era de las máquinas espirituales

(3)

I

I

1

.

-.

:

..

_.

­

:

:~.I:

...

:

...

.

.:....

-_1

w

.-!.

....¡

:....:z

.--.

:I

a

eh;:

:-.

W--==

.

:--­

II

.J..

·1···

•1

•••••

w

--J

­

...

:-i

z

...

o.::

.

:-i

a:

-

_.

-.J

:11

ce E

~

_.

.=.

...

.-w

r·.¡

-.J

o.::

• •

a:

c'

...,

-u

..

.-ü.:;

a:

E

..:.:..

w

.::.

'o

:rl

I

...

u

:1J

u

e.

a.::

1:&::

cr

(4)

Índice

COLECCIÓN: Documento

Título original: The age ofjpirÚual machines

Diseño de portada: BaseBCN

Primera edición: octubre de 1999

© 1999, Ray Kurzweil

Publicado de acuerdo con Viking Penguin, Una división de Penguin Putnam, Inc.

© 1999, Marco Aurelio Galmarini, por la traducción

© 1999, Editorial Planeta, S.A. - Barcelona, España

Reimpresión exclusiva para México de Editorial Planeta Mexicana, S.A. de C.V. Avenida Insurgentes Sur núm. 1162 Col. Del Valle, 03100 México, D.F.

Primera reimpresión (México): mayo del 2000 ISBN: 970-690-110-8

ISBN: 0-670-88217-8 editor Viking Penguin Putnam, Inc., edición original

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por !tingún medio, sin permiso previo del editor.

Impreso en los talleres de Arte y Ediciones Terra, S.A. de C.V. Oculistas núm. 43, Colonia Sifón, México, D.F.

Impreso y hecho en México-Prinled and m:uie in Mexico

Prólogo: una emergencia inexorable

Ames de que termine el próximo siglo, los seres humanos ya no serún Jos entes más inteligentes o capaces del planeta. Pero quisiera matizar, porque, en realidad, la verdad de este enunciado Clepende de qué en­

rendamos por humano . 13

PRIMERA PARTE: UNA MIRADA AL PASADO

l. La Ley del Tiempo y el Caos

Durante los últimos cuarenta años, de acuerdo con la Ley de Moare, el

poder de los ordenadores de transis[Qres ha crecido en forma exponen­ cial. Pero hacia el año 2020, los transistores tendrán apenas unos pocos átomos de espesor, y la Ley de Moore habrá agorado su curso. Enton­ ces, ¿qué? Para responder a esra pregunra decisiva necesitamos com­

prender la naturaleza exponencial del tiempo. 23

2. La inteligencia de la evolución

¿Puede una inteligencia crear otra inteligencia más inteligeme que ella misma? ¿Somos más inteligentes que el proceso evolud\lo que nos ha creado? A su vez, ¿llegará la inteligencia que creamos a superar la de su

creador? .

64

3. De hombres y máquinas

(5)

hall engendraelo el hombre o las máquinas. Se ela una discusión caela vez más intensa acerca de los derechos legales de [os ordenadores y sobre qué es un ser humano. Las máquinas proclaman que son conscientes y.

las afirmaciones como ésta gozan de aceptación generalizada 298

12. 2099

Hay una marcada rendencia a la unión del pensamiento humgno con el munelo de la inteligencia de la máquina que la especie humana creara inicialmenre. Ya no hay disrinción clara entre seres humanos y ordena­ dores. Las entidades más consciemes carecen de presencia física perma­ nente. Las inteligenélas basadas en máquinas y derivadas de modelos exrendidos de inteligencia humana se proclaman humanas. La mayor parte de estas inteligencias no están ligadas a una unidad específica de procesamienro informático. La canridad de seres humanos con soporte de software supera con mucho la de los que siguen uriJizando el cálculo neuronal narural a base de carbono, e incluso entre estos ú'ltimos es nor· mal el uso de tecnología que aumenta notablemente las capacidades de percepción y de conocimiento. Los seres humanos que no recurren a esos implanres son incapaces de dialogar con los que se valen de ellos. La esperanza de vida ya no es un término válido en relación con los seres

inreligemes 314

Epílogo: nueva visita al resto del universo

Los seres inteligentes reflexionan sobre el destino del universo 333

Cronología . 343

Cómo construir una máquina inteligente: tres paradigmas fáciles 375

Glosario . 399

Notas. ' " . . . 425

Bibliografía sugerida . 467

Referencias a Internet. 501

índice onomástico y de materias 511

Advertencia al lector

Cuando un fotón progresa a través de una disposición de vidrios yes­ pejos, su itinerario es ambiguo. Esendalmente adopta todo camino posible que tenga a su disposición (al parecer, estos fotones no han

leído

el

poema «The Road Not Takem), de Robert Frost). Esta ambi·

güedad se mantiene hasta que la observación de un observador cons­ ciente fuerza a la partícula a decidir qué camino ha tomado. Una vez

resuelta -retroactivamente--Ia incertidumbre, se tiene la impresión de que el camino ha sido realmente escogido en su integridad.

De la misma manera que estas partículas cuánticas, u5ced, !cceor,

tiene opciones para escoger en su travesía por este libto. Puede leer los capítulos de acuerdo con mi intención al redactarlos: en orden

correlativo. O tal vez, después de leer

el

prólogo, decida que el futu­

ro no puede esperar y desee saltar de inmediato a los capítulos de la

tercera parte sobre el siglo XXI (el índice ofrece una descripción de

cada capítulo). Luego podrá volver atrás hasta los primeros capÍtu­

los, que describen la naturaleza y

el

origen de las tendencias y las

fuerzas que se manifestarán en

el

próximo siglo. O tal vez su camino

mantenga la ambigüedad hasta

el

final. Pero cuando llegue al epílo­

go, se resolverá wdo resto de ambigüedad que pudiera quedar ¡llln y

será cama si siernpre hubiera tenido la intención de leer el libro en

el

(6)

ne~,ltiv"Il'nCIl10S que L's¡lIdi~rcómo se ha producido ese quejumbroso

I1Il'nS'IIC 77

-t. UI/O nueva forma de inteligencia en la T,erra

La ImL'jlgenci~ crea r,íptdamente plancs ~~tisfacrorios,y a veces sor·

1"·l'lldenrl's. ljlll' se enfrent.1n '1 un cllniunt~ de limiwciones. Parece cla­ J''' ljll(' n" h,tl' r"'rmIlL, simple C~p.lZdc J'ef1cj<lC este fenómeno, el mn,

I'"dcw'\l ,le lo,k" IJcto eso es [abo. Lo UlUCO yue hac..: falta para re­ solver una ~amasorprendentemente amplia de problemas inteligemes

son métodos simples en combinación con grandes dosis de informática,

que por sí misma también es un proceso simple 98

5. Contexto y conocimiento

Vale L1 pena recordar 10 que se sabe hoy para afromar los desafíos de

mañana. No es frucrífero volver a pensar cada vez cada problema que se presenta. Esto cs cspeci.dmcnte aplicable ,\ los seres humanos, dada la velocidad extremadamente baja de nuestro sistema de circuitos de com­

puración 130

SEGUNDA PAkTE: LA PREPAkAC¡ÓN DEL PRESENTE

('. /',1 <'1J1/.\·/J'lic·oáJl ,le' 1/1i('I'U.\' ("('re·hro.l ..

1,,\ ('\ \'\\1,'1\ 'n hil ('11,,1111 r,lclll \IIl,\ I1l1lnCI'll de SlJnCll( Ins lilnil"ciúncs Jcl

(.lklll" (WUJ',,11:11 (\'11 S:lg:ICid,\d. !tI! Cfcildo l1J'gnnismos que ,t su vez Iwn Inventado una tecnologia de cálculo un millón de veles más veloz '-Illl~In, IlcurOllllS :1 b:lSe Je carbono. Finalmente, el ClÍlculo que tiene lu­ gar con extremada lentitud en los circuitos neuronales de los mamíferos será tmsladado a un equivalente electrónico (y fotónico) mucho más

\'crs,itil y I1IUdlO 1l1lÍ~vdüz 145

7. ...y cuerpos

Una mente desencarnada se deprimiría rápidamente. Entonces, ¿qué clase de cuerpos daremos a nuesrras máquinas del siglo XXI? Y luego se planteará esta pregunta: ¿Qué clase de cuerpos se darán las máquinas a

sí mismas? 188

8. 1999

Si en 1960 hubieran dejado de funcionar todos los ordenadores, poca gente se habría dado cuenta de ello. Muy disrinta es la situación en

1999. Aunque los ordenadores carecen todavía de sentido del humor, del don de la conversación trivial y otras preciadas cualidades del pen­ samiento humano, dominan un conjunro cada vez mayor de rareas que

221 anteriormeme necesitaban de la inteligencia humana.

TERCERA PARTE: EL ROSTRO DEL FUTURO

9. 2009

Estamos en el 2009. Un ordenador personal de mil dólares puede eje­ cutar alrededor de un billón de cálculos por segundo. Los ordenadores están ya incorporados en la ropa y en las joyas. La mayor parte de las transacciones comerciales corrientes se producen entre un ser humano y una personalidad virwal. Los teléfonos traductores son de uso común. Los músicos humanos se mezclan habitualmeme con músicos cibernéti­

261

cos. El movimiento neoludita crece.

10 2019

Ahora un aparato informático de mil dólares tiene una capacidad apro­ ximadamente equiparable a la de UD cerebro humano. Los ordenador(:s

son en gran parte invisibles y van incorporados donde se quiera. Panta­ llas rridimensionales de realidad virtual montadas en gafas yen lentes de contacto proporcionan la interfaz primari¡¡ para la comunicación con otras personas, el sistema Web y la realidad virtual. La mayor parte de la intewcción con la informática se realiza a rravés de gestos y comuni­ cación oral bidireccional en lenguaje natural. Ambientes visuales, audi­ tivos y táctiles realistas y omniabarcantes capacitan a las personas para hacer prácticamente cualquier cosa con ~ualquiera, independientemen­ te de su proximidad física. La gente comienza a tener relaciones con personalidades automatizadas como compañeros, profesores, cuidado­

278 res y amantes,

11. 2029

Una unidad informática de mil dólares tiene la capacidad de cálculo de aproximadamente mil cerebros humanos. Las vías neuronales directas han sido perfeccionadas para una conexión al cerebro humano en una

banda de gran amplirud. Cada vez se tiene más acceso a un abanico de

(7)

Agradecimientos

Quisiera expresar mi gratitud a las muchas personas que me han aportado inspiración, paciencia, ideas, criticas, perspicacia y todo tipo de asistencia para la realización de este proyecto. Estoy espe­ cialmente agradecido:

A mi mujer, Sonya, por su amorosa paciencia en todas las vicisi­ tudes del proceso creativo.

A mi madre, por los largos y agradables paseos de mi niñez por los bosques de Queens (sí, en Queens, Nueva York, donde me crié,' había bosques) y por su cálido interés y precoz apoyo a mis ideas, no siempre del todo maduras.

A los encargados de edición de Viking, Barbara Grossman y Dawn Drzal, por su sagaz orientación y su pericia editorial, y al equi­ po, especialmente entregado, de Viking Penguin, incluida la editora, Susan Peterson, formado por Ivan Held y Paul Slovak, ejecutivos de mercadotecnia; J ohn Jusino, encargado de edición; Betty Lew, dibu­ jante; Jerry Bauer, fotógrafo, y Karíya Wanapun y Amanda Patton, administradoras.

A mi agente literaria, Loretta Barrett, por su contribución a la hora de dar forma a este proyecto.

A mis investigadoras, Wendy Dennis y Nancy Mulford, por sus esfuerzos llenos de dedicación y de recursos al servicio de su gran ca­ pacidad.

A Rose Russo y Robert Brun, por convertir las ilustraciones de ideas en hermosas representaciones visuales.

A Aaron Kleiner, por su aliento y su apoyo.

A George Gílder, por sus estimulantes reflexiones y sus pe­ netrantes intuiciones.

(8)

A Harry George, Don Gonson, Larry Janowitch, Hannah Kurz­ weil, Rob Pressman y Mickey Singer, por sus serias y útiles discusio­ nes sobre estos temas.

A mis lectores Peter Arnold, Melanie Baker-Futorian, Loretta Barrett, Stephen Baum, Bryan Bergeron, Mike Brown, Cheryl Cor­ dima, Avi Coren, Wendy Dennis, Mark Dionne, Dawn Drzal, Ni­ cholas Fabijanic, Gil Fischman, Ozzie Frankel1, Vicky Frankell, Bob Frankston, Francís Ganong, Toro Garfield, Harry George, Audra Gerhardt, George Gilder, Don Gonson, Martin Greenberger, Bar­ bara Grossman, Larry Janowitch, Aaron Kleiner, Jerry Kleiner, AUen Kurzweíl, Amy Kurzweil, ArieHe Kurzweil, Edith Kurzweil, Ethan Kurzweil, Hanna Kurzweil, 'Lenny Kurzweil, Nonya Kurz. weíl, Jo Lernout, Jan Lieff, ElIiot Lobel, Cyrus Mehta, Nancy

Mul­

ford, Nicholas Millendore, Rob Pressman, Vlad Sejnoba, Mickey Singer, Mike Sokol, Kim Storey

y

Barbara Tyrell, por sus cumplidos y sus críticas (mucho más útiles que los primeros) y por tantas suge­ rencias de inaprecíable valor.

Por último, a todos los científicos, ingenieros, empresarios y ar­ tistas empeñados a fondo en la creación de la era de las máquinas es­

~ri~~~. .

PRÓLOGO

Una emergencia inexorable

Jamás se le había ocurrido al jugador que algún día se halluría en este lugar, Pero, reflexionando, cayó en la cuenta de que en su época ha­ bía dado muestras de bondad. Y este sitio era más hermoso y satis­ factorio de lo que había imaginado. Por todas partes se veían arañas de cristal, lás más bellas alfombras tejidas a mano, las comidas más refinadas y, claro que sí, las más hermosas mujeres, que parecían in­ trigadas con su nuevo compañero celestial. Probó suerte en

la

ruleta

y, sorprendentemente, su número salió una y otra vez. Probó los jue­

gos de mesa y la suerte no le fue menos favorable: ganó partida tras partida. En verdad, sus ganancias causaron gran impresión y exci­ tación tanto en el personal, que tenía en él prendida la atención, como entre las beBas mujeres.

Así siguió todo un día y otro día, una semana y otra semana. El jugador ganaba en todos los juegos y acumulaba más y más dinero. Todo se plegaba a su voluntad. Sólo ganaba. Y una semana tras otra, un mes tras otro, su racha de suerte se mantenía inquebrantable.

Al cabo de un tiempo la situación cOmenzó a resultar aburrida, El jugador empezó a sentir W1a cierta desazón, pues

el

hecho de ga­ nar comenzaba a carecer de sentido. Pero nada cambió. Siguió ganan· do a todos los juegos hasta que W1 día, ya angustiado, se volvió

al

án· gel que parecía encargado de su custodia y le dijo que no podía aguantar aquello. Después de todo, el cielo no era pura

éL

Él se había creído destinado al «otro sitio», y era allí adonde de verdad quería ir.

-Éste es

el

otro sitio -fue la respuesta.

(9)

Vtl serie,

ilustrabn

Ulla Je JllS PlIrllJOjllS Jc

la

I1lllurulczll

hUJ1111nu: nos gusta resolver problemas, pero no queremos que estén todos resuel­ tos, no demasiado rápidamente, en absoluto, Nos atraen más los pro­ blemas que las soluciones.

Pensemos en la muerte, por ejemplo, Invertimos gran parte de nuestros esfuerzos en evitarla. Hacemos grandes esfuerzos por apla­ zarla y a menudo tenemos su aparición por un acontecimiento trági­ co. Sin embargo, nos resultaría muy difícil vivir sin ella. La muerte da sentido a la vida. Da importancia y valor al tiempo. El tiempo care­

..

'

cería de sentido si abundara en exceso. Si la muerte se postergara in­ definidamente, la psique humana terminaría como el jugador del episodio de

The Twilight Zone.

Pcro no tenemos este inconveniente. Hoy en día no escasean por cierto los pr()hlcmas relnrivos a la mucrte o en general a cuestiones humanas. Pocos observadores tienen la se~sación de que el siglo xx nos vaya a dejar un legado demasiado bueno. En efecto, la prosperi­ dad aumenta, no casualmente alimentada por la tecnología de la in­ formación, pero la especie humana se sigue enfrentando a retos y di­ ficultades que, en conjunto, no difieren de aquellos con los que viene hlCI1'II1,lo ,I('sd<' <'1 illici(l de SIl histol'i:l c!oClIl11l'lll:Hlil.

1~1siglo XXI sCl'lí diferenre. 1.n especie humnna. junto con

In

tec­

nología i11 fllrmáticn qUl' hn ueado, estará en condiciones de resolver anriguos problemas de necesidad, cuando no de deseo, y podrá tras­ locn!' la nalUn.¡]eza Je la mortalidad en un futuro posbiológico. ¿Te­ nemos bastante capacidad psicológica para todo

10

bueno que nos espera? Probablemente, no. Sin embargo, también esto cambiará.

Antes de que acahe el próximo siglo, los seres humanos ya no se­ rán los entes más inteligentes o más capaces del planeta. Pero quisiera matizar, porque, en realidad, la verdad de este enunciado depende de qué se entienda por «humano». Yen esto apreciamos una diferencia '\ profunda entre ambos siglos. A diferencia del siglo xx, el principal problema político y filosófico del próximo estribará en definir quiénes

2

Ti

somos. Pero me estoy adelantando demasiado. Este último siglo ha sido testigo de una inmensa transformación tecnológica y de las perturba­ ciones sociales que la acompañaron y que pocos sabios previeron alre­ dedor de 1899. El ritmo de esta transfonnación se acelera y así ha ocu­

n·jdo desde

el

comienzo de la invención (como analizaré en el capítulo primero, esta aceleración es una característica intrínseca de la tecnolo­ gía). El resultado serán las transformaciones de las dos primeras déca­ das del siglo XXI, mucho mayores que las que hemos visto en todo e! xx.

Sin embargo, para apreciar la lógica inexorable de hacia dónde nos lle­ vará

el

siglo XXI, hemos de volver atrás y comenzar con

el

presente,

LA TRANSICIÓN AL SIGLO XXI

Los ordenadores de hoy superan a la inteligencia humana en una am­ plia variedad de dominios, pero estrechos, como el ajedrez, el diag­ nóstico médico, la compra y venta de acciones y la grientación de mi­ siles. Pero la inteligencia humana sigue siendo mucho más sutil y tlexible. Los ordenadores todavía son incapaces de describir los ob­ jetos amontonados sobre la mesa de una cocina, escribir el resumen de una película, atar los cordones de un par de zapatos, establecer la diferencia entre un perro y un gato (aunque esto parece que está a punto de lograrse gracias a las redes neuronales contemporáneas o la estim.ulaci6n de neuronas humanas),' reconocer el estado anímico o realizar otras sutiles tareas en las que los humanos descuellan. \. L na razón de esta disparidad en las capacidades reside en que

í nuestros ordenadores más avanzados siguen siendo más simples que el

i

cerebro humano: alrededor de un míllón de veces más simples (dan o cogen uno o dos órdenes de magnitud, según los supuestos utiliza­ Jos). Pero esta disparidad se irá desdibujando a medida que trans­ curra la prímera parte del próximo siglo. Los ordenadores han du­ plicado tanto su velocidad como su complejidad (10 que en realidad significa la cuadruplicación de su capacidad) cada veinticuatro me­ ses desde

el

comienzo de los artilugios de cálculo, en los inicios de

¡

este siglo. Esta tendencia continuará y, alrededor del 2020, los orde­ , nadares alcanzarán la capacidad de memoria y la velocidad de cálcu­

"

,',""

lo de! cerebro humano. ,

... \ E110gro de la complejidad y la capacidad básica del cerebro hu­ ;'" mano no tendrá como consecuencia inmediata la equiparación de los

(10)

ordenadores a la flexibilidad de la inteligencia humana. Igualmente importante es la organización y el contenido de estos recursos, esto ,es, el software de la inteligencia, Un enfoque para estimular el soft­

i

ware del cerebro está en la inversión de la ingeniería: estudiar un ce­ \ rebro humano (10 cual se podrá hacer a principios del próximo si­ , glo)4 y copiar en lo esencial sus circuitos neuronales en un ordenador

neuronal, es decir, un ordenador diseñado para estimular una gran cantidad de neuronas humanas, con capacidad suficiente,

Hay una multitud de posibilidades creíbles en cuanto a lograr que la máquina tenga una inteligencia de nivel humano. Seremos ca­ paces de evolucionar y poner a punto un sistema que combine redes neuronales masivamente paralelas con otros paradigmas a fin de comprender el lenguaje yel conocimiento modélico, incluso la capa­ 'cidad para leer y comprender documentos escritos. Aunque la capaci.

dad que tienen hoy los ordenadores para extractar y adquirir cono­ cimiento a partir de documentos escritos en lenguaje natural es muy . limitada, sus habilidades en este campo están progresando rápida­

mente, Hacia la segunda década del

siglo

XXI los ordenadores serán

capaces de leer por sí

mismos,

comprender y hacer un modelo con lo que han leído, Entonces podremos hacer que nuestros ordenadores lean toda la literatura del mundo: libros, revistas, publicaciones cien­ tíficas y cualquier otro material. Por último, las máquinas reunirán conocimiento por su cuenta, aventurándose en el mundo físico, ex. trayéndolo de todo el espectro de medios y servicios de información y compartiéndolo, algo que las máquinas pueden hacer con mucha mayor facilidad que sus creadores humanos.

Una vez que un ordenador haya alcanzado el nivel humano de inteligencia, necesariamente lo superará. Desde su comienzo mismo, los ordenadores han aventajado considerablemente a la destreza mental humana en capacidad para recordar y procesar información. t Un ordenador recuerda perfectamente miles de millones e incluso billones de datos, mientras que nosotros a duras penas podemos re. .cordar unos cuantos números de teléfono. Un ordenador puede recorrer una base de datos de milesde millones de registros en sólo fracciones de segundo. Los ordenadores pueden compartir de forma Ínmediata sus bases de conocimiento. Sin duda, la combinación de inteligencia de nivel humano en una máquina con la superioridad in­

trínseca de ésta en velocidad, precisión y coparticipación en la capa· cidad de memoria, tendrá un efecto formidable.

Las neuronas de Jos mamíferos son creaciones maravillosas, pero \ nosotros no las habríamos construido tal como son, pues gran parte . _'\ de su complejidad se dedica a mantener sus propios procesos vitales,

¿~j'

~

no su capacidad para manejar información. Además, las neuronas son

• )<Í

extremadamente lentas; los circuitos electrónicos son por lo menos --'.C un millón de veces más rápidos. Una vez que un ordenador logre un nivel humano de capacidad en comprensión de conceptos abstractos,

/ \

( reconocimiento de modelos y otros atributos de la inteligencia huma­ na, será capaz de aplicar esa habilidad a una base de conocimiento formada por la totalidad del conocimiento, ya sea adquirido por el hombre, ya por la máquina.

Una reacción común a la afirmación de que los ordenadores competirán seriamente con la inteligencia humana consiste en des­ preciar este espectro sobre la base del examen de su capacidad ac­ tela!. Después de todo, cuando interactúo con

mi

ordenador perso­ \ nal, su i~teligencia parece lim)~ado.y frúgil, aun en el caso Jc que se

\ le llegue

a

atribuir inteligencia. Es difícil de imaginar que un ordenl1­ dor personal tenga sentido gdhumor, que sostenga una opinión o

k

., f

que exhiba

cualquiera~'ías

otras preciadas cualidades

d~lpensa­

miento

----_

..-.. humano.

,'--- Pero en tecnología informática la situación dista mucho de ser estática. Hoy están haciendo su aparición ordenadores con una ca­ pacidad que hace veinte o treinta años sc consiJeraba imposible. Los ejemplos incluyen la capacidad de transcribir rigurosamente el habla humana continua, comprender el lenguaje natural y responder a él inteligentemente, reconocer modelos en procedimientos médicos ta­ les como electrocardiogramas y análisis de sangre con una precisión que rivaliza con la de los médicos de carne y hueso, y, por supuesto, competir con campeones mundiales de ajedrez. Enh próxima déca­ da veremos teléfonos traductores que proporcionarán la traducción simultánea de una :engua hUllll1llnl1 otrn, l1RiRtcntes pcrRollnlcR infor­ máticos inteligentes capaces de conversar y buscar y comprender a gran velocidad las bases de conocimiento del mundo entero, así como

\1 una profusión de otros tipos de máquinas con inteligencia de ampli­

(11)

I

~[)

b segllndn ,kCl,h\ del próxin'1O siglo sed cada vez 11lDS difícil establecer una distinción clara entre las capacidndes de la inteligen. ci,¡ humana y la de las máquinas. Las vemajas de la inteligencia del ordenador en términos de velocidad, p,ecisión y capacidad serán clamorosas. Por otra parte, cada vez será más difícil distinguir las Vl'lltajas de

la

inteligencia humana.

Las !Jabilid¡¡des del wj/ware de información y¡¡ son mús de las que mucha ge.lte cree. A menudo tengo

la

experiencia de que, al de­ mostrar los últimos avances en, pongamos por caso, el reconoci· miento del habla o de la escritura, los observadores quedan sorpren­ didos ante los

avanc·~~"de-l~··ticnica.

Por ejemplo, es probable que la última experiencia de un usuario normal de ordenador en materia de tecnología del reconocimiento del habla haya sido la de uno de esos Jo//u'are de baja gama que hace unos años se incluían en paquetes de ofertas informáticas, con capacidad para re.conocer un vocabulario limitado y necesidad de pausas entre palabras, a pesar de

lo

cual su trabajo no era del todo correcto. Estos usuarios s·e sorprenden al ver que los sistemas actuales son capaces de reorganizar plenamente

el

habla continua en un vocabulario de sesenta

mil

palabras y con nive· les tk prtTisión romp,ll':lhks a los danilógr:lfos hUJl1nnos.

Es

precíso no olvidm tampoco que

el

progreso de la inteligencia ill[tll'lll:ltiCil se nos ech:lI';Í encimll I1\1CO a poco. P¡Ir<l poner sólo un ejemplo, pi~nses~que en 1<)')0 G¡¡ry Kasparov ¡¡firmaba sin sombra

tic duda q\le

jllllllís LlIl {ll',\cllllJm lcmlríll ni siqllina b remota posi· bilidad de derrotarlo. No en vano había jugado con los mejores or­ denadores, cuya habilidad PiWl jugar al ajedrez, comparada con la de Knsparov, era patetica, Pero los ordenadores ajedrecistas han reali· zado un constante progreso, a razón de cuarenta y cinco puntos por año. En 1997, un ordenador su peró a Kasparov, al menos en ajedrez. Se

hicier;;-~"~~tonces

muchos comentarías sobre que existían como portamientos humanos mucho más difíciles de imitar que el juego del ajedrez. Es verdad. En muchos campos -por ejemplo, el de es­ cribir un libro sobre ordenadores-, la capacidad de los ordenado· res es aún ínfima. Pero como los ordenadores continúen adquirien­ do capacidad a una velocidad de tasa exponencial, nos ocurrirá en esos otros campos lo mismo quc a Kasparov con el ajedrez. Durante [as próximas décadas, la competencia de las máquinas rivalizará, y

fi-IR

nalmcnte superará, cualquier habilidad humana particular que se nos ocurra, incluida nuestra maravillosa capacidad para insertar las ideas en una gran diversidad de contextos.

Se ha visto la evolución como un drama de mil millones de años que condujo inexorablemente a su creación más grandiosa: la inteli­ gencia humana. El surgimiento, a principios del siglo XXI, de una nueva forma de inteligencia en la Tierra que compita con la inteli·

ge'¡;~¡~

humana y finalmente la supere significativamente, será un acontecimiento más important~ que cualquiera de los que han dado forma a la historia humana. No será menos importante que la crea· ción de la inteligencia que la creó, y tendrá profundas implicaciones en todos los aspectos del quehacer humano, incluso en la naturaleza del trabajo, el aprendizaje humano,

el

gobierno, la guerra, las artes y

el

concepto de nosotros mismos,

Este espectro todavía no está entre nosotros. Pero con el surgi. miento de los ordenadores, que rivaJizan verdaderamente con

el

ce­ rebro humano y lo superan en complejidad, vendrá la correspon· diente capacidad de las máquinas para entender y responder a abstracciones y sutilezas. En parte, los seres humanos parecemos complejos debido a que nuestras aspiraciones compiten entre sí. Los valores y las emociones representan metas que a menudo entran en

co~'ilicto unas con otras y son subproductos inevi[ables de los nive­

l~s de abstracción con los que hemos de tratar forzosamente en tan· to que seres humanos. Cuando los ordenadores logren un nivel de complejidad comparable - e incluso mayor-, dado que, al menos en parte, derivan cada vez más de modelos de inteligencia humana, también ellos utilizarán necesariamente metas con valores yemocio­ nes implícitas, aunque no es forzoso que presenten los mismos valo­ res y emociones que presentamos los seres humanos.

Se planteará un gran cúmulo de problemas filosóficos. ¿Piensan

", los ordenadores, o sólo calculan? Y a la inversa, ¿piensan los seres

---"

,

.l \ humanos, o sólo calculan? Es presumible que el cerebro humano

, siga las leyes de la física, de modo que tiene que ser una máquina, sólo que muy compleja. ¿Hay alguna diferencia intrínseca entre el pensamiento humano yel pensamiento de las máquinas? Para plan­ tear la cuestión de otra manera, ¿debemos considerar que, una vez alcanzada la complejidad del cerebro humano y la capacidad de éste

(12)

en sutileza y complejidad de pensamiento. los ordenadores serán conscientes? Es una cuestión difícil hasta de plantear, y hay filósofos que creen que es una pregunta sin sentido; otros creen que es la úni­ ca cuestión con sentido en toda la filosofía. Esta cuestión se remonta en realidad a la época de Platón, pero con el surgimiento de máqui. nas que parecen tener auténtica volición y emoción, el problema re· sultará cada vez más imperioso.

Por ejemplo, si una persona explora su cerebro mediante una [ecnología de exploración no invasora del siglo XXI (como, pot ejem­

plo, una imagen por resonancia magnética avanzada) y baja su men­ te a su ordenador personal, ¿es la «persona» que aparece en la má­ quina la misma conciencia que la persona explorada? ¿Puede esa persona explicar de modo convincente que se crió en Brooklyn, fue a la Universidad en Massachusetts, entró en un escáner y se desper­ tó en la máquina? La persona original explorada, por su parte, reco­ nocerá que la persona de la máquina parece compartir verdadera­ mente esta historia, su conocimiento, su memoria y su personalidad, pero en cierto sentido es una impostora, otra persona.

Aun cuando limitemos la discusión a los order,tadores que no de­ riven directamente de un cerebro humano particular, cada vez más parecerá que poseen personalidad propia y pondrán de manifiesto reacciones que sólo podemos clasificar como emociones y articula­ rán sus propias metas y propósitos. Parecerán tener una voluntad propia y libre. Llegarán a afirmar que tienen experiencias espiritua­ les. Y la gente -tanto la que siga utilizando neuronas a base de car­ bono como la que no--les creerá.

A menudo se leen predicciones para las próximas décadas que analizan una gran variedad de tendencias demográficas, económicas y políticas, que evidencian una tremenda ignorancia del impacto revulucionario que tienen y tendrán las máquinas en sus propias opi­ niones y sus propios planes. Sin embargo, para poder captar

el

mun­ do que nos aguarda, debemos reflexionar acerca de las implicaciones del surgimiento gradual, pero inevitable, de un verdadero competi­ dor en todo el espectro del pensamiento humano.

PRIMERA PARTE

(13)

1.

La Ley del Tiempo y el Caos

UNA BREVÍSIMA HISTORlA DEL UNIVERSO: LA LENTIFICACIÓN DEL TIEMPO

El universo está formado por hisrorias, no por áromos,

MURJEL RUKEYSER

¿Qué es el universo: un gran mecanismo, un gran cálculo, una gran simetría, un gran accidente o un gran pensamiento?

JOHN D. BARROW

Para empezar por'el principio, llamaremos la atención sobre un atri-buto insólito de la naturaleza del tiempo y que resulta decisivo en nuestro paso al siglo XXI. Nuestro relato comienza tal vez hace 15000

millones de años. En ese momento no había vida consciente que apre-ciara

el

nacimiento de nuestro Univ~rso,sino que lo apreciamos aho· ra, de modo que sucedió retroactivamente, (De manera retrospectiva

-desde la perspectiva de la mecánica cuántica- podemos decir que

un Universo que no produce vida consciente que aprehenda su exis-tencia no ha existido nunca,)

Sólo después de l~Jse,gundos (una décima de septillonésima de segundo) del nacimiento-del Universo l

la situación se enfrió lo sufi-cien.te (a 100 quintillones de grados) para que surgiera una fuerza distinta, la gravedad.

Tampoco sucedió mucho más durante otros 1O-)~segundos (que

también es un fragmento pequeñísimo de segundo, pero mil millo-nes de veces mayor que

el

de Hr-4,), momento en el que un Universo todavía más frío (ahora de sólo mil cuatrillones de grados) permitió

(14)

el

surgimiento de la materia en forma de electrones y quarks. Para mantener

el

equilibrio de las cosas, apareció también la antimateria. Fue una época llena de acontecimientos, pues había

nue~~;f~;~'s­

que evolucionaban a gran velocidad. Ya tenemos tres: la gravedad, la fuerza fuerte2 y la fuerza electrodébiU

Después de lO-JO segundos (una décima de milmillonésima de se­ gundo), la fuerza electrodébil se divide en fuerzas electromagnéticas y en fuerzas débiles,4 que hoy conocemos muy bien.

Las cosas se complican tras otros 10-5 segundos (diez millonési­ mas de segundo), Con la temperatura ya relativamente s~~~ede un billón de grados, los quarks se reúnen para formar pr~tonesy neu­ trones. Los antiquarks hacen lo mismo y forman antiprot'ones. '

--'o

De alguna manera, las partícula~'de-'~ateriaal~'anzaronuna

li­

gera arista. No está del todo c;laro cómo sucedió eso. Hasta en­ tonces, todas las cosas habían parecido, digamos, iguales. Pero si todas hubieran estado equilibradas por igual, habría sido un Uni­ verso bastante aburrido, puesto que nunca se hubiera desarrollado la vida y, por tanto, podríamos concluir que el Universo jamás ha­ bría existido.

Por cada 10000 millones de antiprgtones,

el

Universo contenía 10001 protones. Los protones y los

antip;~tones

chocaron, con lo cual provocaron

el

surgimiento de otro fenómeno importante: la luz (fotones). De esta manera, casi todaJa antimateri¡:, se destruyó y-dejó a

la

materia en posición Jominante. (Esto demuestra el peligro de permitir que un competidor logre la más ligera ventaja.)

Por supuesto, de haber triunfado la antimateria, sus descendien­ tes la habrían llamado materia, y antimaterÍa a la materia, de modo que estaríamos otra vez donde empezamos (quién sabe si no es esto lo que sucedió).

Después de otro segundo (tiempo larguísimo en comparación con algunos de los capítulos anteriores de la historia del Universo, así que observe

el

lector de qué manera los marcos temporales cre­ cen exponencialmente), los electro!!~sy los antielectrones (llamados positrones) siguieron detrás de los

p'~~tones

y los l:\ntiprotones y, análogamente a éstos, se aniquilaron unos a otros y dejaron una ma­ yoría de electrones.

Tras un minuto, los neutrones y los protones comenzaron a aglu­

tinarse en núcleos más pesados, tales como

el

helio, el litio y formas pesadas de hidrógeno. La temperatura era entonces tan sólo de mil millones de grados.

Alrededor de 300000 años después

(el

ritmo de lentificación au­ menta), con un promedio de temperatura de sólo 3.000 grados, se crean los primeros átomos cuando los núcleos toman el control de

los electrones

cerca~~

Después de mil millones de años, estos át9mos formaron grandes nubes, que fueron girando gradualmente hasta convertirse en ~la­

~

(-' Después de otros dos mil millones de años, la materia de las ga­ laxias se aglutinó más aún-en distintas estrellas, muchas de ellas con

sus propios sl~~,~massolares.

---T~~-~'mil millones de años más tarde, girando alrededor de una

estrella náaa-~xcepcionalen una galaxia común, n;'l,<;ió un planeta sin ninguna particularidad notable al que llamamos Tierra.

Antes de continuar, observemos una característica sorprendente del paso del tiempo. Los acontecimientos ocurrieron rápidamente al comienzo de la historia del Universo. Tenemos tres cambios de pa­ radigma sólo en la primera milmillonésima de segundo. Luego, los acontecimientos de significación cosmológica ocuparon miles de mi­ llc>o_e,s de años. La naturaleza del tiempo es tal que se mueve intrín­ secamente a escala eJü'2nencial, ya sea en aumento geométrico de velocidad, ya, como en

l~-historia

de nuestro Universo, en ,lentifica­

c!9E,

geométrica. El tiempo sólo parece lineal durante los ,eones en que no 'sucede gran cosa. Así, casi siempre el paso lineal del tiempo es una aproximación razonable de su paso. Pero no es ésa la natura­ leza intrínse~a'del tiempo.,·' ,

(15)

I.A ViiI O<:lnAn nlil. TI IiM1'0

Pero, un momento: ¿cómo podemos decir que el ~j~01po cambia de «velocidad»? Podemos hablar de la tasa de un proceso en términos de su progreso por segundo, pero ¿podemos decír que el tiempo cambia su tasa? ¿Puede el tiempo empezar a moverse, digamos, dos

SCgUllJOS por segullJo?

Einstein dijo exactamente eso, que el tiempo esr.elatív.o_aJo..s..en: tes que lo experimentan.' ,Un segundo de' un hombre puede equiva­ ler a cuarenta años de su mujer. Einstein da

el

ejemplo de un hombre que viaja a una velocidad muy próxima a la de la luz hacia una estre­ lla que se encuentra, digamos, a veinte años luz de distancia. Desde nuestra perspectiva ligada a la Tierra,

el

viaje lleva un poco más de veinte años en cada dirección. Cuando el hombre regresa, su mujer ha envejecido cuarenta años. Sin embargo, para él, el viaje fue bas­ tante corto. Si viaja a una velocidad cercana a la de la luz, quizá sólo haya empleado un segundo o menos (desde un punto de vista prác­ tico tendríamos que consi'derar algunas limitaciones, como el tiempo de aceleración y de desaceleracíón para que su cuerpo no se destru­ va). ¿Cu;íl es el marco temporal correcto? Einstein dice que ambos

SOI1 correctos y que existen sólo en relación recíproca.

Ciertas especies de aves sólo viven unos pocos años. Si se obser­ va la rapiJl:t: de sus movimientos, parece L/ue experimenturan el paso del tiempo ('n lIna escala diferente. Nosotros tenemos experiencia de ello en nuestra ~ropiavida.La tasa de cambio y de experiencia del tiempo de un niño pequeño es distinta de la de un adulto. En parti­

CU!;ll', vcrclllllS 4LJC lu uceleración en

el

paso del tiempo durante la

evolueiLÍn se proJucc en distinta dirección que el paso del tiempo en

el

Universo del cual emerge.

En la naturaleza del crecimiento exponencial es donde los acon­ tecimientos se desarrollan con extremada lentitud para períodos extremadamente largos, pero cuando nos deslizamos por la rodilla de la curva los acontecimientos irrumpen a un ritmo cada vez más furioso. Yeso es lo que experimentaremos cuando entremos en el siglo xx!.

EVOLUCIÓN: EL TIEMPO SE ACELERA

En el comienzo fue la palabra... Y la palabra se hizo carne.

JUAN 1: 1, 14

Gran parte del Universo no requiere explicación alguna. Los ele­ fantes, pot ejemplo. Una vez que las moléculas hayan aprendido a co,"!?petir y a crear otras moléculas a su imagen y semejanza, se en­ coiltrara vagando por el campo, a su debido momento, elefantes y cosas que se asemejen a elefantes.

PETER ATKINS

Cuamo más se mire hacia atrás, más se podrá ver hacía adelame.

WINSTON CHURCHILI.

Volveremos a la rodilla de la curva, pero antes hemos de adentrarnos un poco más en la naturaleza exponencial de! tiempo. En e! siglo XIX

se postuló un conjunto de principios unificadores conocidos como leyes de la termodinámica.6 Como su mismo nombre indica, se re·

fi~~e;l

a la

n~~uraleza

dinámica del calor y constituyeron el primer re­ finamiento importante de las leyes de la mecánica dásica perfeccio­ nada por Isaac Newton un siglo antes. Mientras que Newton había descrito un mu_nqo con perfección de relojería en el que las partícu­ las y los objetos de todas las medidas obedecían a modelos con alto grado.de predictibilidad, la leyes de la termodinámica describen un . mundq. de caos. Eso es precÍsamente e! calQr. ELcalor es el movi­

miento caótico -impredecible- de las partículas que constituyen el mundo. Un corolario de la segunda ley de la termodinámica es que, en un sistema cerrado (entes y fuerzas interactuantes no sometidas a ninguna j~f1uencíaexterior; por ejemplo, el Universo),

el

<;lesorden (llamado «entropía») aumenta. Así pues, abandonado a sus propios

mecanis~~~n

sistema

co~o

el mundo en e! que vivimos se vuelve

cada vez más caotico. A mucha gente le parece que esto describe bas­ tante bien su propia vida. Pero en el siglo XIX el descubrimiento de

las leyes de la termodinámica resultó perturbador. A c:omienzos de ese siglo parecía que se habían llegado a comprender los principios básícos que gobernaban

el

mundo y que éstos estaban ordenados. Faltaban por saber unos pocos detalles, pero el cuadro básico se ha­

(16)

liaba bajo control. La termodinámica fue la primera contradicción a este cuadro complaciente. No sería la última.

La segunda ley de la termodinámica, que a veces se denomina ley de la entropía crecíente, pan.:cería implicar la imposibilidad del sur­ gimiento natural de inteligencia. La conducta inteligente es lo con­ trario de la c~ducta·aleatoria, y cualquier sistema capaz de respues­ tas inteligentes a su medio necesita sg.~no.rmem~fl~~_ordenado. La química de la,. vida, en particular de la vida inteligente, está formada por diseños excepcionalmente.. com.plejos. De alguna manera, del torbellino cada vez más caótico de partículas y energía, emergieron en el mundo diseños extraordinarios. ¿Cómo conciliar el surgimien~ to de vida inteligente con la ley de la entropía creciente? r

Hay aquí dos respuestas. Aunque la ley de la entropía creciente parecería contradecir el impulso de la evolución, que tiende a un or­ den cada vez más elaborado, no se trata de fenómenos intrínseca­ mente contradictorios. El orden de la vida tiene lugar en medio del } gran caos, y la existencia de formas de vida no afecta de manera apre-

i

ciable la medida de la entropía en el sistema más amplio en que se ha \ . desarrollado la vida. El organismo no es un sistema cerrado. Es par­

te de un sistema más amplio que llamamos medio ambiente y que mantiene un nivel elevado de entropía. En otras palabras, el orden representado por las formas de vida existentes es insignificante en re­ lación a la cantidad total de entropía.

Así las cosas, aunque en el Universo aumente el caos, es posible la existencia simultánea de procesos evolutivos que creen modelos de orden cada vez más complejos.7 La evolución es un proceso, no un sistema cerrado. Está sometido a influencias externas y se vale del caos en

el

que está inserto. Así, la ley de la entropÍa creciente no re­ gula

el

surgimiento de la vida y la inteligencia.

Para la segunda respuesta necesitamos observar más detenida­ mente la evolución, creadora original de inteligencia.

LA ACELERACIÓN EXPONENCIAL DE.LA EVOLUCIÓN

Como recordará

el

lector, tras miles de millones de años, se formó

el

planeta llamado Tierra, sin nÍnguna característica destacable. Agita­

dos por la energÍa del sol,

los

elementos formaron moléculas cada vez más complejas. De la física nació la química.

Dos mil millo'nes de años después comenzó la vida. Lo que quie­ re decir que modelos de materia y energía que podían perpetuarse y so­ brevivir se perpetuaron y sobrevivieron. Es notable que hasta hace dos siglos no se advirtiera esta aparente tautología.

Con

el

tiempo, los modelos adquirieron mayor complicación que la de meras cadenas de moléculas. Estructuras de moléculas que cum­ plían distÍntas funciones se organizaron en pequeñas sociedades de moléculas. De la química nació la biología.

Así, hace alrededor de 3 400 millones de años, surgieron los pri­ meros organismos de la Tierra. Eran criaturas anaeróbícas (no nece­ sitaban oxígeno) procariótícas (unicelulares) con un método rudi· mentario de perpetuación de sus diseños. Las primeras innovaciones comprendieron un sistema genético simple, habilidad para nadar y fotosíntesis, fase de transición hacia organismos más avanzados, con­ sumidores de oxígeno. El desarrollo más importante durante Jos dos

mil millones de

años

siguientes

fue

lo genética basada en el

ADN, que a partir de ese momento gufa y registra

el

desarrollo evolllrivo.

Un requisito clave para un proceso evolutivo es un regútro «escri­ to» de Logros, pues de lo contrario

el

proceso está condenado a repe­ tir la búsqueda de soluciones a problemas ya resuelros. Para los pri­ meros organismos,

el

registro estaba escrito (incorporado) en sus cuerpos, codificado directamente en la química de sus estructuras celulares primitivas. Con el invento de la genética basada en el ADN, la evolucíón había diseñado un ordenador digital para registrar su obra. Este diseño permitió experimentos más complejos. Los agre­ gados de moléculas llamadas células se organizaron en sociedades de células con la apari.ción de las primeras plantas y animales multicelu­ lares hace unos 700 millones de años. Durante los 130 millones de años siguientes se trazaron los planos corporales basicos de los ani­ males modernos, incluso.un esqueleto con su espina dorsal básica, que posibilitó a los primeros peces un eficaz estilo natatorio.

(17)

trofe acabó con los dinosaurios, hace 65 millones de años, los mamí­ feros heredaron la Tierra (aunque los insectos tal vez discrepen de esta afírmación).9 Con el surgimiento de los primates, el progreso co­ menzó a medirse en simples decenas de millones de años. JO Los hu­ manoides surgieron hace 15 millones de años y se distinguieron por andar sobre las extremidades posteriores. Y ahora descendamos a sólo

11

millones Je lIt10S.

Con cerebros más grandes, en particular en la zona de la corteza que presenta má.s circunvoluciones y que es la responsable del pensa­ miento, nuestra especie, el

homo sapiens,

surgió tal vez hace 500000 años. El

homo sapiens

no era muy distinto de otros primates avanza­ dos en términos de herencia genética. Su ADN es en

el

98,6 por cien­ to el mismo que el del gorila de tierras bajas y en

el

97,8 por ciento el mismo que el

del

orangután.!2 A partir de entonces, la historia de la evolución se centra en una variante evolutiva auspiciada por

el

hom­ bre: la tecnología.

TECNOLOGíA: EVOLUCIÓN POR OTROS MEDIOS

CuunJo un científico afirma que algo es posible, es casi seguro que tiene razón. Cuando afirma que algo es imposible, muy pro­ bablemente se equivoca.

La única manera de descubrir los límites de lo posible es aventu­ rarse un poco más allá de ellos, en lo imposible.

Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.

Tres leyes de tecnología de ARTHUR C. CLARl<E

Una máquina es tan distintiva, brillante y expresivamente humana como una sonata para violín o un teorema de Euclides.

GREGORY VLASTOS

La tecnología tiene su auge con la aceleración de la evolución a ritmo exponencial. Aunque no es el único animal que err.plea herramien­ tas, el

homo sapiens

se distingue por la creación de tecnología.

°

La

tecnología va más allá de la mera invención y utilización de herra­ mientas. Implica un registro de producción de herramientas y un progreso en la sofisticación de éstas. Eso requiere invención y es en sí mismo una continuación de la evolución por otros medios. El «có­ digo genético» del proceso evolutivo de la tecnología es el registro que mantiene la especie productora de berramientas. Así como el có­ digo genético de las primeras formas de vida fue simplemente la composición química de los organismos, el registro escrito de las pri· meras herramientas consistió en las herramientas mismas. Más tarde, los «genes» de la evolución tecnológica evolucionaron hasta conver­ tirse en registros que emplean

el

lenguaje escrito y que ahora son a menudo almacenados en bases de datos informáticas. Por último, la propia tecnología creará nueva tecnología. Pero nos estamos adelan­ tando demasiado.

Ahora nuestra historia se cuenta por decenas de miles de años. Hubo múltiples sub especies de

homo sapiens.

El

homo sapiens nean­

derthalenstS

surgió hace aproximadamente 100000 años en Europa y Oriente Medio y desapareció misteriosamente hace alrededor de 35000 o 40000 años. A pesar de su aspecto brutal, los

neanderthal

de­ sarrollaron una cultura compleja que incluía elaborados rituales fu­ nerarios, entre los que se contaba la incineración de sus muertos con adornos, e incluso flores. No estamos del todo seguros de qué ocu­ rrió con los primos de nuestro

homo sapiens,

pero al parecer en· traron en conflicto con nuestrd antecesor más inmediato, el

homo

sapiens sapiens,

que surgió hace aproximadamente 90000 años. Al­ gunas especies y subespecies de

hu~anoides

iniciaron la creación de la tecnología. La más inteligente y agresiva de estas subespecies fue la única que sobrevivió. Esto estableció un patrón que se repetiría a lo largo de la historia humana, según

el

cual los grupos de tecnolo­ gía más avanzada terminan dominando. Puede que esta tendencia no sea un buen augurio para

el

momento en que las máquinas inte­ ligentes nos superen en inteligencia y sofisticación tecnológica en el

siglo xx].

Nuestra subespecie de

homo sapiens,

por tanto, quedó sola entre los humanoides hace aproximadamente 40000 años.

Nuestros antecesores han ido heredando de especies y subespe­ cies anteriores de homínidos innovaciones tales como el registro de

(18)

acontecimientos en las paredes de las cuevas, el arte pictórico, la mú­ sica, la danza, la religión,

el

lenguaje avanzado, el fuego y las armas. Durante decenas de miles de años, los humanos crearon herramien­ tas afilando un lado de una piedra. A nuestra especie le llevó decenas de miles de años pensar que afilando ambos lados, el filo resultante proporcionaría una herramienta mucho más útil. Sin embargo, lo interesante es que esas innovaciones tuvieron lugar y que permane­ cieron. Ningún otro animal de la Tierra que emplee herramientas ha demostrado capacidad para crear y conservar innovaciones en su uso"

y

también es interesante que la tecnología, como la evolución de las formas de vida que la produjeron, sea un proceso intrínsecamen­ te acelerador. Los fundamentos de la tecnología -como la creacióI). de un mo agudo a partir de una piedra- necesitaron eones pala per¡ feccionarse, aunque para la tecnología de creación humana los' eones\ sólo significan miles de años y no los miles de millones que requiri9 \ el inicio de la evolución de las formas de vida. . ,

Al

igual que la evolución de las formas de vida, el ritmo de la tec­ nología se ha acelerado enormemente con el tiempo. 14 El progreso

de la tecnología en

el

siglo XIX, por ejemplo, superó con mucho el de

los siglos anteriores con la construcción de canales y grandes barcos, la creación de caminos pavimentados, la extensión del ferrocarril, el desarrollo del telégrafo y la invención de la fotografía, la bicicleta, la máquina de coser, la máquina de escribir, el teléfono,

el

fonógrafo, el cine, e! automóvil y, por supuesto, la bombilla de luz de Thomas Edison. El crecimiento exponencial continuo de

la

tecnología en las dos primeras décadas de! siglo xx es equiparable al de todo

el

si­

glo

XIX. Hoy conseguimos inmensas transfonnaciones en unos cuantos

años. Entre muchos ejemplos posibles, mencionemos la más reden­ te revolución en las comunicaciones, la

World Wide Web

(www), inexistente hace sóio unos años.

LA

INEVITABILlDAD DE LA TECNOLOGÍA

Una vez que la vida se instala en

el

planeta, podemos considerar ine­ vitable e! surgimiento de la tecnología. No cabe duda de que la ca. 1

pacidad para expandir el alcance de las habilidades físicas, por no .'

¡QUÉ ES LA TECNOLOGrA!

Como la tecnoJogfa es la continuación de la evolución por otros me·

dios, comparte el fenómeno de la aceleración exponencial. La palabra \ deriva del griego tekhné, que significa «oficio o arte», y logía, que signi­ fica «estudio de», de modo que una interpretación de «tecnología» es ' ) «estudio de la habilidad de un oficio», entendiendo por «oficio» la ac­ tividad de dar forma a los recursos necesari9s para UI) fin p.r::Acti~9.

Utilizo la'párábr'a «recursos» y no «materiales» porque la tecnología

comprende también la producción de recursos o materiaLes, como la

información. ­

A menudo se define la tecnologla como la creación de herramien­ tas para obtener el control del medio. Sin embargo, esta definición no es suficiente. Los seres humanos no son los únicos que usan e incluso crean herramientas. Los orangutanes de los pantanos de Suaq Balim­ bing, Su matra, usan palos largos como herramientas para romper ter­ miteros. Los cuervos usan palos y hojas como herramientas. Hay una especie de hormiga que mezcla hojas secas con saliva para producir una pasta. Los cocodrilos usan rafees de árboles para fijar la presa

muerta.15

Lo original del hombre es la aplicaci6n del conocimiento -cono­ cimiento _registrad~a,la confecc;:jón d.e ..hercamientas. La base de conocimieñtos 'representa el código genético para la tecnologia en

evolución. Y como la tecnología ha eyolucionado, los medios para re· gistrar esta base de conocimientos también han evolucionado y han pasado de las tradiciones orales de la antigüedad a las anotaciones escritas de los artesanos del siglo XIX y finalmente a las bases de datos con asistencia informática de los años noventa del siglo xx.

La tecnología también implica una trascendencia de los materiales utilizados para contenerla. Cuando los elementos de un invento se unen exactamente como corresponde producen un efecto de encan­

tamiento que trasciende a las partes. Cuando, en I87S', Alexander

Graham Bell conectó accidentalmente con un alambre dos bobinas en movimiento y solenoides (núcleos de metal envueltos en alambre), el resultado trascendi6 los materiales con los que había trabajado. Por primera vez, al parecer de modo mágico, se transportaba la voz huma­ na a un lugar remoto. La mayorfa de los montajes son simplemente eso: montajes al azar, Pero cuando los materiales -y, en el caso de la tecnologia moderna, la información- están montados como deben estarlo, se produce la trascendencia. El objeto montado termina por

ser mucho más que la suma de sus parte~.

(19)

El mismo fen6meno de la trascendencia tiene lugar en el arte, que bien podría considerarse como otra forma de tecnología humana. Cuando se monta de manera adecuada madera, barnices y cuerdas, el resultado es prodigioso: un violín. un piano. Cuando ese artilugio se manipula de manera adecuada, se da otro tipo de magia: la música, La

Illl'I'¡C;¡ v~It\~S all~dol mero sonido. Evoc~ un~ respuest~-cognítiv~,

emocional tal vez espiritual- en .quien escucha, otra forma de tras­ cendencia.Todas las artes comparten la misma meta: la comunicación del artista con el público. La comunicaci6n no consta sólo de datos síri'~ adorno, sino de los elementos más importantes del jardín fenomeno-/ lógico: sentimientos, ideas, experiencias, anhelos. El significado griegó de tekhné incluye el arte como manifestaci6n clave de tecnologia. ~)

El lenguaje es otra forma de tecnologia de creación humana. Una de las primeras aplicaciones de la tecnología es la comunicación, y el lenguaje proporciona el fundamento para la comunicación del horno so­

piens.la comunícaci6n es una habilidad decisiva para la supervivencia. Capacita a las familias y las tribus humanas para desarrollar estrategias conjuntas con el fin de superar los obstáculos y los adversarios. Otros animales también se comunican. Los simios y los monos antropoides elaboran gestos y gruñidos para comunicar variados mensajes. Las abe­ jas ejecutan complicadas danzas en forma de ocho para comunicar d6nde hay escondrijos de néctar. Las hembras de la rana de los árbo­ les de Malasia marcan un ritmo de danza como señal de que están disponibles. Los cangrejos mueven las pinzas de cierta manera para advertir a los adversarios, pero usan otro ritmo para el cortejo." Sin embargo. estoS métodos no parecen evolucionar de otra manera que a través de la habitual evoluci6n basada en el ADN. Estas especies no poseen una manera de registrar sus medios de comunicación, de modo que los métodos se mantienen estáticos de una generación a otra. Por el contrario, el lenguaje humano evoluciona"lo mismo que todas las formas de tecnología. Junto con las formas de evoluci6n del lenguaje,!

la tecnología ha proporcionado medíos cada vez más eficaces de regis)L

trar y distribuir el lenguaje humano.

El horno sopiens es único en la utilizaci6n y fomento de todas las

formas de lo que a mi juicio es tecnología: arte, lenguaje y máquinas, todo lo cual representa la evolución por otros medios. De los años se­ senta a los noventa de este siglo se dijo de diversos primates muy co­ nocidos que dominaban por lo menos las habilidades del lenguaje infantil. los chimpancés Lana y Kanzi apretaban series de botones con

símbolos escritos e.n ellos. Los gorilas Woshoe y Koko, se decía, utiliza­

ban el American Sign Languaje (lenguaje mímico). Muchos lingüistas se

mostraron escépticos al observar que gran parte de los «enunciados» de los primates eran un verdadero batiburrillo, como «Nim come, Nim come, bebe cómeme Nim. yo goma yo goma, me hace cosquillas, Nim juega, tú yo plátano yo plátano tú». Si encontramos un resultado más organizado. será la excepción que confirma la regla. Estos prima­ tes no han desarrollado los lenguajes que se supone que utilizan, no parecen desarrollar espontáneamence esas habilidades y su uso es muy limitado.lr En el mejor de los casos, participan de modo secundario en

lo que es aún un invento exclusivamente humano: la comunicaci6n.que emplea medios repetitivos (autorreferenciales), simbólicos, evolutivos, que se conocen como «lenguaje».

¡hablar de las facilidades mentales, a través de la tecnología, es útil para sobrevivir. La tecnología ha puesto a nuestra especie en condi­ ciones de dominar su nicho ecológico. La tecnología exige dos atrio butos de su creador: inteligencia y habilidad física para manipular el n'ledio ambiente. Hablaremos más en el capítulo cuatro, «Una nueva forma de inteligencia en la Tierra», acerca de la naturaleza de la in­ teligenda, pero no hay duda de que es una habilidad para usar de manera óptima recursos limitados, incluso

el

tiempo. Esta habilidad es intrínsecamente útil para la supervivencia y, por tanto, se la favo- . rece. La habilidad para manipular

el

medio ambiente también es útil; de lo contrario, un organismo se hallaría a merced de su entorno en lo tocante a seguridad, alimento y satisfacción de las demás necesi­ dades. Más tarde o más temprano¡ un organismo está destinado a emerger con ambos atributos.

(20)

LA lNEVITABlLIDAD DE LA COMPUTACIÓN

No es mala la definición que describe al hombre como animal productor de herramienras. Sus artilugios más primitivos para soportar la vida salvaje fueron herra­ mientas de la más simple y rudimenraria construcción. Sus últimos logros en la sustitución de la maquinaria, no sólo en cuanto a la habilidad de la mano humana, sino rambién como alivio del intelecto humano, se fundan en

el empleo de herramientas de un orden superior.

CHARLES BABBAGE

Todos los procesos fundamentales que hemos examinado -el desa­ rrollo del Universo, la evolución de las formas de vida, la evolución posterior de la tecnología- se han desarrollado a un ritmo exponen­ cial, algunos lentificándose, otros" acelerándose. ¿Cuál es el elemento común? ¿Por qué la cosmología se lentificó exponencialmente, mien­ tras que la evolución se aceleró de la misma manera? Las respuestas, esenciales para comprender el siglo XXI, son sorprendentes.

Pero antes de tratar de responder a esas preguntas, permítaseme examinar otro importantísimo ejemplo de aceleración;

el

crecimien- .

to exponencial de la informática. '-,

Muy pronto en la evolución de las formas de vida se formaron órganos especializados que desarrollaron la capacidad para mante­ ner los estados internos

'1

responder de manera diferenciada a los .estímulos externos. Desde entonces se tendió a la formación de sis­

temas nerviosos más complejos.y capaces, con habilidad para alma­ cenar memorias muy _amplias"reconoc~rmodel'Ó~en los estímulos visuales, auditivos y táctiles, y alcanzar niveles-~~dave~~ássofisti­ cados de razonamiento. La habilidad para recordar y para resolver problemas

-el

cálculo- es la punta de lanza en la evolución de los

organismos multicelulares.

El mismo valor tiene el cilculo en la evolución de la tecnología de creación humana. Los productos son más útiles si pueden mano tener los estados int~rnosy responder de manera diferencial a con­

diciones y

situado~es

cambiantes. Cuando las máquinas dejaron de

ser meros complementos para prolongar el alcance y la fuerza hu­ manos, comenzaron a acumular también ellas la babilidad para re­

co.rd~ry. ejecutar manipulaciones lógicas. Las simples levas, engra­ najes y palancas de la Edad Medía se reunieron para dar lugar a los elaborados automatismos del. Renacimiento europeo. Las calcula­ doras mecánicas, que vieron la luz en

el

siglo XVII, se hicieron cada

vez más complejas hasta culminar en la que se utilizó con ocasÍón del primer censo automatizado de EE. UU., en 1890. Los ordena­ dores desempeñaron un papel decisivo por lo menos en un campo en

la

segunda guerra mundial, y desde entonces se desarrollaron con una aceleración en espíra1.

LA

EMERGENCIA DE LA

LEY

DE MOORE

Gordon Moore, inventor del circuito integrado y luego presidente de lntel, observó en 1965 que

el

área superficial de un transistor (como queda grabada en un circuito integrado) se reduda aproxi­ madamente el 50 por ciento cada doce meses. En 1975 se informó ampliamente de que se había revisado su observación para lIevarLi a dieciocho meses. Moore sostiene que su actualización de 1975 se de­ vaba a veinticuatro meses y que eso se ajusta más a los datos.

LA LEY DE MoaRE EN FUNCIONAMIENTO

Transistores en el último

Año chip de orde,'1ador de Inte(

1972 3500

1974 6000

1978 29000

1982 134000

1985 275000

1989 1200000

1993 3100000

199:; 5500000

199'.7 7500000

Figure

Ilustración  al  tiempo  que  quitl  énfasis  1839  al  papel  de  la  metafísica,  coc  lo  que

Ilustración al

tiempo que quitl énfasis 1839 al papel de la metafísica, coc lo que p.175

Referencias

Actualización...