A. LA METAFÍSICA PRESOCRÁTICA - TEMA 7. LA METAFISICA

Descargar (0)

Texto completo

(1)

TEMA 7. LA METAFÍSICA Y LA CIENCIA COMO EXPLICACIÓN DE LA

REALIDAD.

1.LA EXPLICACIÓN METAFÍSICA DE LA REALIDAD

La metafísica es una rama de la filosofía que estudia el ser en cuanto tal, esto es, se pregunta qué es la realidad, es decir, intenta describir las propiedades, condiciones y causas primeras de la realidad, así como su sentido y finalidad.

El origen del término metafísica, también denominada ontología, tiene un origen curioso: cuando se leyeron unos textos de Aristóteles y se observó que tenían un nivel de abstracción distinto a otros del mismo autor, se consideró que deberían ser colocados después de los libros de Física, de ahí el nombre tá metá tá fisicá (Tα Μετα Tα φυσικά), lo que viene después de la Física, esto es, METAFÍSICA.

La metafísica surge como una explicación de la Realidad en sentido universal, es decir, buscando sus principios y sus causas.

Dentro de la Filosofía griega tenemos tres posturas metafísicas:

1. La metafísica PRESOCRÁTICA 2. La metafísica de PLATÓN 3. La metafísica de ARISTÓTELES

A. LA METAFÍSICA PRESOCRÁTICA

Los primeros filósofos, llamados los físicos, buscaron cuál era la composición de la realidad y su origen y en todos los casos entendieron que el principio (el arjé) es una realidad natural y material.

Esta metafísica diferencia en la realidad entre:

1.APARIENCIA. Lo que parecen ser las cosas. 2. ESENCIA. Lo que realmente son.

Se trata de la realidad captada por:

(2)

movimiento o cambio, y eso es lo que los griegos llaman Physis. En cambio, la razón

piensa y deduce que la multiplicidad se reduce a uno o varios elementos básicos de carácter material. Esto implica que la realidad cabe entenderla desde el:

1. El Monismo. Todo lo real se reduce a un elemento material. 2. El Pluralismo. Todo lo real se reduce a varios elementos.

Estos elementos, para los Presocráticos, no han sido creados sino que son eternos y, a partir de su mezcla se crea todo lo que existe. En la actualidad, la ciencia nos dice que los elementos que componen el universo (la tabla periódica de los elementos) y que son la base de la que están constituidas todas las cosas,se formaron según los cosmólogos, durante el BigBang , hacen aproximadamente 13.8 millones de años. Esto quiere decir que, según la ciencia actual, la realidad es de carácter pluralista, dado que la materia y la vida se componen de distintos elementos.

2. LA METAFÍSICA DE PLATÓN.

Platón divide la realidad en dos mundos:

1. El mundo sensible. Es el conjunto de las cosas perceptibles por los sentidos, compuesto de cosas materiales, temporales, finitas, particulares,

2. El mundo de las Ideas. Son realidades objetivas que existen con independencia de las cosas sensibles. Es necesario resaltar que son realidades objetivas y no subjetivas, es decir, pensamientos individuales. La razón puede acceder a estas dado que son ideas inteligibles.

(3)

Las ideas se caracterizan por los siguientes rasgos:

-Son más reales que las cosas sensibles.

-Las ideas son las causas de las cosas y preexisten a éstas.

-Cada idea es única, eterna e inmutable que solo se pueden conocer a través de la razón o el pensamiento, ya que no tienen realidad material sino solo inteligible. -Las ideas son formas únicas de algo múltiple.

¿Cómo se relaciona el mundo sensible con el mundo inteligible?

El mundo sensible es una copiaimperfecta del mundo inteligible. En una obra de Platón titulada, Timeo, nos narra en forma de mito el origen del cosmos utilizando tres principios:

a. El demiurgo o inteligencia ordenadora. Platón plantea la existencia de una inteligencia o mente como el medio a través del cual se crea el cosmos, pero necesita otros elementos sin los cuales no es posible la existencia del mismo. b. La materia. Es la base sobre la que va a actuar el demiurgo, sobre lo que debe

trabajar para la creación del cosmos. Pero esta materia en sí no es nada, es informe, caótica, desordenada, etc.

c. Las ideas (eidos) o Forma. El cosmos en general se halla ordenado con arreglo a ciertas ideas que son: armonía, simplicidad, proporción y simetría. Estos rasgos expresan el sentido de la Idea de Belleza que el demiurgo toma del mundo inteligible y lo transmite al mundo sensible, el cual se expresa en el lenguaje de las matemáticas.

(4)

Aunque, Aristóteles, sea el que motivó de forma póstuma el origen del término metafísica, él usa la expresión Filosofía Primera para diferenciarla de las Filosofías Segundas. En el comienzo mismo del libro IV de la Metafísica aparece definida lo que es la Filosofía Primera: «hay una ciencia que estudia lo que es, en tanto que algo que es y los atributos que, por sí mismo, le pertenecen».

El ser, lo real, es el objeto de estudio de la metafísica, sin ninguna determinación concreta. En cambio, el objeto de estudio de las Filosofías Segundas o ciencias particulares es el ser con alguna determinación concreta. Por ejemplo, el ser en tanto que determinado por el movimiento, es el objeto de estudio de la Física, o el ser determinado por la cantidad o lo cuantitativo, es el objeto de estudio de las Matemáticas.

Ahora bien ¿qué es el ser o la realidad para Aristóteles? La metafísica o Filosofía Primera es, en tanto que estudio del ser de un modo universal, el estudio de las propiedades y los principios más generales que rigen lo real. La metafísica de Aristóteles sostiene que el ser se dice de muchas maneras y se dice de todas las cosas. Así, de Sócrates como ser, podemos decir: Sócrates es alto, es músico, está en Atenas, etc. Estas maneras de decir sobre Sócrates son las categorías, esto es, un tipo de realidad no necesaria sino contingente (pueden existir o no). Son propiedades accidentales del ser.

El ser se dice de manera primordial cuando nos referimos a la sustancia, no a las propiedades o categorías. En el ejemplo anterior la sustancia es Sócrates y las categorías lo que podemos decir de esa sustancia. La metafísica u ontología aristotélica halla como realidad primera la sustancia. Así, al habla del ser como substancia Aristóteles nos dice:

(5)

Los individuos y las cosas concretas son substancias: lo que es en sí y por sí (ser substancial), frente al ser accidental. Aristóteles distingue entre las “sustancias primeras” (los seres concretos, individuales en los que se encuentran realizadas las esencias o especies) y las “sustancias segundas”, que son el género y la especie, el concepto universal, que se predica de las sustancias primeras. Ej.: Sócrates (sustancia primera) es un hombre (sustancia segunda). La sustancia segunda se identifica con la forma o esencia de una cosa; aquello que hace que una cosa sea lo que es. Se trata de la diferencia entre lo particular y lo universal.

Además, Aristóteles, en el siguiente esquema diferencia entre la sustancia y los accidentes. La sustancia es la unidad necesaria y las categorías son propiedades accidentales que pueden darse o no.

En definitiva, la metafísica clásica centra la verdadera realidad de las cosas en la Physis o Naturaleza: los elementos de los Presocráticos, las Ideas en Platón (siendo el mundo sensible una copia imperfecta del mundo de las Ideas) y los tipos de sustancia que plantea Aristóteles. Este planteamiento metafísico se conoce como Realismo.

2.LA REVOLUCIÓN CIENTÍFICA Y LA METAFÍSICA MODERNA DE DESCARTES.

(6)

ámbitos de la Astronomía y de la Física, que supuso un cambio radical en la imagen del Universo y en la concepción de la Naturaleza de aquel momento, y que tiene como autores más relevantes a Copérnico, Kepler, Galileo y Newton.

En definitiva, todos los hallazgos científicos de los siglos XVI-XVII, llevados a cabos por estos autores, contribuyen a la construcción de una imagen de la Naturaleza de la que podemos destacar las siguientes implicaciones metafísicas:

1. La Naturaleza es un conjunto de cuerpos u objetos dinámicos determinados por leyes que se pueden formular matemáticamente. La ley natural pasa a ser la “esencia” del fenómeno, la cual es posible descubrir mediante la razón y la experimentación.

2. Esta nueva imagen va acompañada de la convicción de que todo está determinado mecánicamente por el principio de causalidad (relación causa- efecto). Ello supone que todo se halla compuesto de materia y vacío, con lo que la Naturaleza y el Universo conocido son concebidos como una especie de “aparato de relojería” donde la materia se determina a sí misma mediante leyes. Se puede decir que el Universo es pensado como una “máquina”. No hay finalidad ni libertad en la Naturaleza, sólo determinación causal. Es el llamado mecanicismo determinista.

R.Descartes, participa del nuevo contexto de la ciencia moderna, es decir, para él el universo está determinado por la materia y se halla regido por el principio de causalidad. Pero, su objetivo, por otro lado, es encontrar el fundamento metafísico de la filosofía y la ciencia. Por ello, su obra Meditaciones Metafísicas, inicia una nueva etapa en la historia del pensamiento al colocar al Sujeto como la base de la existencia de la realidad y del conocimiento.

(7)

del racionalismo de Descartes ( creador de la Filosofía Moderna) con respecto a la Filosofía griega y medieval, es decir, para Descartes la verdad no se halla en la realidad y la razón debe descubrirla; la razón, que se halla en el sujeto, establece las condiciones de verdad del objeto y de la realidad.

Descartes, en la 1ª meditación de su obra Meditaciones Metafísicas, establece el fundamento de la nueva Metafísica de la Modernidad. Para alcanzar dicha verdad, Descartes, crea lo que se conoce como la duda metódica, que no es otra cosa que un recurso metodológico, una ficción hiperbólica, que supone poner en cuestión la verdad del conocimiento y la misma existencia de la realidad, esto es, establecer un momento crítico del saber, lo cual no implica caer en el escepticismo.

La duda metódica se articula y estructura en cuatro niveles de progresiva amplitud que son los siguientes:

1.Dudar del conocimiento que nos proporcionan los sentidos.

Si los sentidos nos han engañado alguna vez, lo más prudente es no fiarse de ellos. Ahora bien, Descartes argumenta lo siguiente: puedo dudar de los objetos que percibo mediante los sentidos, pero de lo que no puedo dudar es "de que estoy aquí, sentado junto al fuego, con una bata puesta y este papel entre mis manos y cosas por el estilo". Es decir, Descartes, no puede negar que ese cuerpo y esas manos son suyas. Lo que viene a significar este primer nivel de la duda es un claro menosprecio por el conocimiento sensible, que ya el mismo Platón negaba como fuente de la verdad. Descartes, como pensador racionalista, minusvalora el conocimiento de los sentidos, aunque en este primer nivel queda como indudable la existencia de su ser como cuerpo que percibe la realidad.

2.Imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño.

(8)

noche, que estaba aquí mismo, vestido, junto al fuego, estando en realidad desnudo y en la cama! Con esto quiere señalar que no tenemos indicios ni señales, que permitan distinguir el sueño de la vigilia, porque bien pudiera ser que, en realidad, todo sea un

sueño. Sin embargo, existe algo que es indudable duerma o esté despierto: son las verdades de las matemáticas, dado que dos más tres siempre serán cinco y el cuadrado no tendrá más que cuatro lados.

3.Hipótesis del Dios engañador.

Con el fin de poner en duda las verdades matemáticas, Descartes, recurre a Dios, afirmando que bien pudiera ser que Dios, que todo lo puede en la medida en que es omnipotente permita que no exista nada ( ni tierra, ni cielo, ni cuerpos, ni figura, ni lugar) y que incluso, dos más tres no sean cinco. Es decir, Descartes apela a la omnipotencia

de Dios para ponerlo todo en duda (incluidas las verdades matemáticas), pero a renglón seguido rectifica tal idea, porque afirma que, puesto que Dios es la suprema bondad y

fuente de toda verdad, no permite que yo me engañe, dado que es perfecto y veraz.

3.Hipótesis del genio maligno.

En este cuarto nivel, la duda llega a su máxima expresión. En este nivel, Descartes alude a la existencia de un genio maligno -no identificable con el Dios cristiano-, es decir, una especie de ser astuto y todopoderoso que emplea toda su industria en engañarme, con lo que tanto la existencia de toda la realidad, como su mismo cuerpo, así como las mismas verdades matemáticas se reducen a ilusiones y ensueños. El genio maligno

cumple la función de ser la ficción que le permite ponerlo todo en duda. Partiendo de esto, Descartes, llega a una conclusión: lo que hay que hacer es suspender el juicio y no dar crédito a ninguna falsedad, esto es, quedarse y permanecer en la duda.

(9)

lo tanto, "PIENSO LUEGO EXISTO" ("COGITO ERGO SUM"). Esta es la primera certeza o verdad a la que llega Descartes, que constituye el primer principio que fundamenta toda la filosofía racionalista cartesiana. Es necesario aclarar que lo que descubre Descartes es el Yo pienso entendido como conciencia, es decir, si digo Pienso luego existo, lo que existe no es su cuerpo sino su Yo como un ser pensante, que adquiere conciencia de lo que piensa mediante las ideas como contenido de su pensamiento.

El Yo pienso es la sustancia que sintetiza de forma consciente todas nuestras actividades mentales: entender, querer, imaginar, dudar, afirmar, negar, sentir, y que al mismo tiempo expresa una realidad sustancial permanente. En suma, podemos decir que el cogito cartesiano, se constituye en el descubrimiento de la subjetividad, del sujeto, convirtiéndose este en el fundamento metafísico de la filosofía y de la ciencia.

Figure

Actualización...

Referencias