Bunge Mario - Epistemologia.pdf

254  818  Download (14)

Full text

(1)
(2)
(3)
(4)

í

II

(5)

EPISTEMOLOGÍA

Curso de actualización

por

MARIO BUNGE

y% ]

siglo veintiuno ecfitores

(6)

y% \

siglo veintiuno editores, s.a. de c.v.

CERRO DEL AGUA 248, DELEGACIÓN COYOACÁN. 04310, MEXICO. D.F.

siglo xxi editores argentina, s.a.

LAVALLE 1634 PISO 11-A C-1048AAN, BUENOS AIRES, ARGENTINA

portada de patricia reyes baca edición al cuidado de glyke de lehn primera edición, 1980

© mano bunge © ariel, barcelona

primera edición en siglo xxi, 1977 (2a. puesta al día) tercera edición en siglo xxi, 2002

© siglo xxi editores, s.a. de c.v. isbn 968-23-2080-1

derechos reservados conforme a la ley

(7)

ÍNDICE

PREFACIO 13

PREFACIO A LA PRIMERA EDICIÓN 17

I. INTRODUCCIÓN

1. ¿QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE LA EPISTEMOLOGÍA? 21

1. La reciente eclosión de la epistemología, 21; 2. El período clásico de la epistemología, 22; 3. La profesionalización de la epistemología, 23; 4. Comienza la epistemología artificial, 24; 5. Un ejemplo de artificia- lidad: el probabilismo exagerado, 25; 6. Otro ejemplo: la teoría semán­ tica de la información, 26; 7. Hacia el renacimiento epistemológico, 28; 8. Ramas de la nueva epistemología, 31; 9. Epistemologías regionales, 31; 10. Utilidad de la nueva epistemología, 33

2. ¿QUÉ ES Y PARA QUÉ PUEDE APLICARSE EL MÉTODO CIENTÍFICO? 3 4

1. De los orígenes á la actualidad, 34; 2.• Contrastabilidad empírica y teó­ rica, 36; 3. Formulación actualizada del método científico, 39; 4. Apli­ cación del método científico en las ciencias sociales, 42; 5. Ejemplo: sociología de la ideología, 43; 6. Universalidad del método científico, 47; 7. Conclusiones, 48

n.

FILOSOFÍA DE LAS CIENCIAS FORMALES

3. NATURALEZA DE LOS OBJETOS CONCEPTUALES 53

1. Constructos, 55; 2. Existencia material y existencia conceptual, 58; 3. Existencia y cuantificación, 61; 4. Conclusiones, 63

4. ¿QUÉ ES UNA PROPOSICIÓN? 65

1. Proposición, oración y enunciación, 66; 2. Tentativa de reducción de proposiciones a oraciones y de éstas a enunciaciones, 68; 3. Signi­ ficado de una proposición, 69; 4. Caracterización de las proposiciones, 72; 5. Hay proposiciones, 75

(8)

8 ÍNDICE

III. FILOSOFÍA DE LA FÍSICA

5. REFERENCIA Y CONTENIDO DE UNA TEORÍA FÍSICA 79

1. Referencia, 79; 2. Contenido, 80; 3. Conclusiones, 82

6. PROBLEMAS FILOSÓFICOS DE LA MECÁNICA CUÁNTICA 84

1. La tesis fenomenista de la interpretación de Copenhagen, 84; 2. La ecuación de Schrodinger, 86; 3. Autovalores, 88; 4. Función de esta­ do, 89; 5. Desigualdad de Heisenberg, 90; 6. Indeterminismo, 91; 7. Conclusión, 93

IV. FILOSOFÍA DE LA BIOLOGÍA

7. EL CONCEPTO DE ORGANISMO 97

1. Un concepto científico-filosófico, 97; 2. Sistemas, 98; 3. Quimiosis- temas y biosistemas, 101; 4. La frontera entre lo inanimado y lo vivien­ te, 104; 5. Conclusión, 107

8. BIOFILOSOFÍA 108

1. Una disciplina indisciplinada y atrasada, 108; 2. Función y valor, 109; 3. Meta y plan, 112; 4. Resultantes y emergentes, 114; 5. Jerar­ quía o estructura de niveles, 116; 6. Conclusión, 120

V. FILOSOFÍA DE LA PSICOLOGÍA

9. PSICOLOGÍA Y FILOSOFÍA 123

1. Funciones de la filosofía en la psicología, 123; 2. El enfoque de una investigación y su componente filosófico, 124; 3. Dos enfoques de la investigación psicológica, 126; 4. El enfoque de la psicobiología, 128; 5. ¿Qué es la psique?, 129; 6. Conclusiones, 131

10. EL ENFOQUE PSICOBIOLÓGICO 133

1. La alternativa monista, 133; 2. Inmadurez y fertilidad del monismo, 134; 3. El papel central de la teo ría, 135; 4. U n enfoque teórico promisorio, 138; 5. ¿Cómo se conoce la psique?, 140; 6. Plausibilidad del programa monista, 141

(9)

VI. FILOSOFÍA DE LAS CIENCIAS SOCIALES

11. EXAMEN FILOSÓFICO DEL VOCABULARIO SOCIOLÓGICO 145

I. Dependencia, 147; 2. Causalidad y posibilidad, 148; 3. Decisión, 149; 4. Definición operacional e indicador, 150; 5. Estructura y estruc- turalismo, 150; 6. Explotación, 151; 7. Grupo social, 152; 8. Ideología,

153; 9. Infraestructura y superestructura, 156; 10. Ley y causa, 157; I I . Lógica de los hechos, 158; 12. Matemática y ciencias sociales, 158; 13. Método dialéctico, 160; 14. Polaridad, 161; 15. Sentido y signifi­ cación de los hechos, 163; 16. Sociología subdesarrollada y avanzada, 163; 17. Sociología latinoamericana, 165; 18. Teoría, marco teórico, doctrina, interpretación, 166; 19. Teoría general y teoría específica o modelo teórico, 168; 20. Tipo ideal, 169; 21. Valor y objeto valioso,

169; 22. Conclusiones, 171

12. TRES CONCEPCIONES DE LA SOCIEDAD 172

1. Breve formulación de las tres concepciones, 173; 2. Crítica del indi- - vidualismo y del globalismo, 176; 3. La sociedad como sistema concre­

to, 180; 4. Las instituciones como conjuntos de sociosistemas, 181; 5. Conclusión, 185

VII. FILOSOFÍA DE LA TECNOLOGÍA

13. TECNOLOGÍA Y FILOSOFÍA 189

1. Dos vecinos que se desconocen, 189; 2. Definición de la tecnología, 190; 3. Las ramas de la tecnología, 191; 4 Los vecinos más cercanos de la tecnología, 192; 5. El meollo conceptual de la tecnología, 194; 6. El trasfondo gnoseológico de la tecnología, 196; 7. El tecnólogo y la verdad, y otros problemas gnoseológicos, 197; 8. El trasfondo ontoló- gico de la tecnología, 199; 9. Otros problem as de la ontología de la tecnología, 201; 10. Tecnoaxiología, 203; 11. El dilema moral del tec­ nólogo, 205; 12. Tecnoética, 207; 13. Tecnopraxiología, 209; 14. Con­ clusión: El lugar de la tecnología, 211

14. IATROFILOSOFÍA 2 1 4

1. Una nueva rama de la epistemología, 214; 2. Problemas iatrofilo- sóficos, 215; 3. El concepto de enfermedad, 217; 4. Enfoque sistémico de la enfermedad, 219; 5 Estrategia de modelización, 222; 6. Conside­ raciones finales, 223

(10)

VIII. MORALEJAS

15. TRES POLÍTICAS DE DESARROLLO CIENTÍFICO

1. La ciencia como sistema social o como sistema conceptual, 227; El desarrollo científico es multidisciplinario y multinacional, 230; Planeación y prioridades, 233; 4. Conclusión, 236

I 16. CARTA A UNA APRENDIZA DE EPISTEMÓLOGA APÉNDICE. ORGANIZACIÓN DE LA ENSEÑANZA DE LA EPISTEMOLOGÍA EN AMÉRICA LATINA

227

238

242

(11)

In memoriam A u g u sto B unge 25 abril 1877 -1 agosto 1943 Médico, prim er higienista social

de Latinoamérica, sociólogo, legislador, adalid de causas populares y democráticas, profesor, periodista y poeta.

(12)
(13)

En esta edición he introducido algunos agregados y correcciones, casi todos ellos menores, a la primera edición de 1980. Desde entonces he aprendido mucho, pero sigo siendo un realista, cientificista, materialista y sistemista convicto y confeso. No me ha hecho mella la contra-revolución anticien- tificista iniciada por Thomas S. Kuhn y Paul K. Feyerabend.

En el curso de los dos últimos decenios se ha difundido la filosofía y la sociología anticientíficas de la ciencia inspiradas en Kuhn y Feyerabend. Ellas pueden resumirse así: La investigación científica es una empresa social antes que obra dé cerebros individuales; construye colectivamente los hechos en lugar de estudiarlos; no se propone alcanzar conocimientos objetivos acerca de la realidad; sus resultados no son universales sino que valen localmente, por depender del interés material y del consenso; y las teorías rivales son mutuamente “inconmensurables” (incomparables). En otras palabras, esta visión de la ciencia es sociologista (aunque no propia­ mente sociológica), constructivista (o subjetivista) y relativista.

Esta concepción de la ciencia se opone al realismo científico que habían abrazado Aristóteles, Tomás de Aquino, Galileo, Smith, Ampére, Darwin, Boltzmann, Cajal, Durkheim, Einstein, Popper, y Merton -por mencionar a unos pocos- así como, por supuesto, todos los que exploraron alguna faceta de la realidad y contrastaron sus hipótesis con los hechos. Algunos de los autores más influyentes de esa nueva corriente anti-realista han sido T. S. Kuhn, P. K. Feyerabend, M. Foucault, B. Bames, D. Bloor, B. La- tour, K. Knorr-Cetina, S. Woolgar, H. M. Collins, T. J. Pinch, M. E. Lynch y H. Garfinkel. La béte noire de todos ellos es R. K. Merton, el fundador de la moderna sociología de la ciencia, quien en 1942 había señalado las componentes del ethos de la ciencia: universalidad, “comunismo” (propie­ dad común de los hallazgos), desinterés, honestidad, y escepticismo orga­ nizado. (Véase su Sociología de la ciencia [Madrid, Alianza, 1977].) Sus críticos alegaron que esta concepción de la ciencia es ingenua: que ignora los intereses extracognitivos y el poder político.

Si el sociologismo-constructivismo-relativismo fuese verdadero, no podría serlo, ya que niega la posibilidad de la verdad objetiva y universal. Si fuese verdadero, no habría diferencia entre ciencia y superstición, ni entre pensamiento crítico y pensamiento mágico. Si fuese verdadero, ha­

(14)

bría ciencia blanca y ciencia negra, ciencia masculina y ciencia femenina, ciencia burguesa y ciencia proletaria. Si fuese verdadero, nadie se esfor­ zaría por averiguar si las hipótesis se ajustan a los hechos. Si fuese verda­ dero, todas las proposiciones científicas tendrían un contenido social, de modo que todas las ciencias serían sociales. Si fuese verdadero, estaría fuera de lugar toda discusión racional, ya que todo quedaría librado a la convención social y a la intriga política. Si fuese verdadero, la elección entre teorías rivales no dependería de su capacidad de dar cuenta de los hechos objetivos, sino sólo de las relaciones de fuerzas entre equipos cien­ tíficos rivales. Si fuese verdadero, no habría progreso científico, es decir, no se descubrirían nuevos hechos ni se inventarían ideas más adecuadas acerca de la realidad ni métodos más precisos para ponerlas a prueba. Si fuese verdadero, la adopción de una teoría se parecería más a una conver­ sión religiosa o política que a un aprendizaje crítico. Si fuese verdadero, no habría lugar para preguntas acerca del sentido y la referencia de los constructos científicos, ni acerca de la precisión de las técnicas científicas. Si fuese verdadero, de nada servirían las disquisiciones epistemológicas sobre los conceptos de verdad, prueba empírica, confirmación, método, poder predictivo, etc.: la epistemología sería remplazada por la sociología del conocimiento. (Véase, p. ej., M. Bunge, Sociología de la ciencia [Bue­ nos Aires, Siglo Veinte, 1993], y R. Boudon, Le juste et le vrai [París, Fayard, 1995].)

¿A qué se debe la popularidad de una doctrina tan manifiestamente fal­ sa, y por añadidura inhibidora de la investigación rigurosa, como lo es el sociologismo-constructivismo-relativismo? Este problema no ha sido abor­ dado por los presuntos sociólogos de la ciencia de nuevo cuño, quienes se distinguen más por sus afirmaciones dogmáticas que por el estudio rigu­ roso de problemas auténticos. Una respuesta tentativa es que dicha popu­ laridad se debe a la concomitancia de las siguientes escuelas y actitudes. Primera: el marxismo, según el cual toda la “superestructura ideal” es creación colectiva de la clase social dominante. Segunda: el facilismo, que hoy campea en las facultades de Humanidades. (En cambio, no se sabe de n in gún científico en actividad que haya refrendado la filosofía anticientífica en cuestión.) Tercera: los “giros” lingüístico, hermenéutico, semiótico, re­ tórico y pragmático, que desplazan la atención del hecho al símbolo, de la hipótesis contrastable a la “interpretación” arbitraria, de la verdad a la metáfora, y de la reflexión a la acción. Cuarta: la difusión de las filosofías irracionalistas y del “pensamiento débil” (carente de rigor) característico dél llamado posmodemismo (o Contra-Ilustración). Quinta: la confusión de ciencia con técnica, y de ésta con industria y política, con la consecuen­

(15)

cia de que se acusa a la ciencia de los males causados por la industria y la política. Sexta: el interés creciente, por cierto legítimo,' en la tríada cien- cia-técnica-sociedad, con la consiguiente demanda creciente de profesores, y la oferta de improvisadores carentes de la experiencia necesaria para di­ sertar sobre estos asuntos. Séptima: el desinterés de los tradicionales filó­ sofos e historiadores de la ciencia por el contexto social de la investigación científica. Me incluyo, contrito, entre los culpables de este descuido. Pero sigo creyendo que el conocimiento no es válido cuando es aceptado social­ mente, sino que es adoptado cuando tiene visos de ser verdadero o eficaz. Aprovecho esta oportunidad para agradecer a algunos de los amigos que hicieron feliz, instructiva y memorable mi estancia en México durante el año lectivo 1975-1976: Lina Bettucci, Tomás A. Brody, Ana María Cetto, Adalberto García Máynez, Máximo García Sucre, Larissa Lomnitz, Mario H. Otero, Horacio Padilla, Luis de la Peña, Rafael Pérez Pascual, Emilio Rosenblueth, Fernando y Licha Salmerón, y Luis Villoro. Todos ellos me dieron ideas y consejos, afinaron mi apreciación (crítica) de los tesoros mexicanos, y me ayudaron a sortear algunos de los obstáculos de la espe­ sa y exótica maraña burocrática mexicana.

Por último, los interesados en profundizar en algunos de los temas tra­ tados en este libro pueden consultar las siguientes obras del autor:

Treaíise on basicphilosophy, 8 tomos (Dordrecht-Boston, Reidel, 1974- 1989).

Materialismo y ciencia (Barcelona, Ariel', 1980). Economíáy filosofía (Madrid, Tecnos, 1982). Lingüística y filosofía (Barcelona, Ariel, 1983). El problema mente-cerebro (Madrid, Tecnos, 1985). Seudociencia e ideología (Madrid, Alianza, 1985). Racionalidad y realismo (Madrid, Alianza, 1985).

Filosofía de la psicología, con Rubén Ardila (Barcelona, Ariel, 1988). Mente y sociedad (Madrid, Alianza, 1989).

Sistemas sociales y filosofía (Buenos Aires, Sudamericana, 1995). Ciencia, técnica y ética (BuenosAires, Sudamericana, 1996). Intuición y razón (Buenos Aires, Sudamericana, 1996). La causalidad (Buenos Aires, Sudamericana, 1997). Sociología de la ciencia (Buenos Aires, Siglo Veinte, 1993).

Foundations ofbiophilosophy, con Martin Mahner (Berlin-Heidelberg- Nueva York, Springer, 1997).

Encontrando filosofía en las ciencias sociales (México, Siglo XXI, en prensa).

(16)

Social Science under debate (Toronto, University o f Toronto Press, en prensa).

Philosophy o f science, 2 tomos (New Brunswick NJ, Transaction Pub- lishers, en prensa).

MARIO BUNGE Foundations and Philosophy o f Science Unit

(17)

La ciencia se ha convertido en el eje de la cultura contemporánea. Y, por ser el motor de la tecnología, la ciencia ha venido a controlar indirectamente lar economía de los países desarrollados. Por consiguiente, si se quiere adquirir una idea adecuada de la sociedad moderna, es menester estudiar el mecanismo de la producción científica, así como la naturaleza de sus productos.

La ciencia es hoy día objeto de estudio de varias disciplinas, cuya unión constituye la ciencia de las ciencias. Ellas son la epistemología o filosofía de la ciencia, la historia de la ciencia, la psicología de la ciencia, la socio­ logía de la ciencia, la politología de la ciencia, y acaso alguna más.

La ciencia de las ciencias contribuye en mayor o menor grado a la ela­ boración de políticas de la ciencia, o sea, programas de desarrollo (o de estancamiento) de la investigación científica y de las relaciones de ésta con la investigación tecnológica. La política de la ciencia que se elabore depen­ de directamente de la filosofía de la ciencia que inspire a los planeadores y decisores en materia política. Una filosofía idealista sugerirá el modelo de la ciencia como torre de marfil; una filosofía empirista inspirará el fo­ mento de la investigación empírica sin guía teórica; una filosofía pragma­ tista inspirará menosprecio por la investigación básica; y así sucesivamente. Solamente una epistemología realista podrá inspirar una política fecunda de la ciencia, una política que fomente el desarrollo integral e ininterrum­ pido de la investigación básica tanto como de la investigación aplicada. De aquí la importancia política, no sólo cultural, de la epistemología en nuestro tiempo.

Este libro trata solamente de una de las ciencias de la ciencia: la epis­ temología, que es también la más antigua de todas ellas. Ofrece, pues, una visión parcial de la ciencia, que el lector interesado en completar deberá ensamblar con las imágenes de la ciencia que suministran la historia, la psicología, la sociología y la politología de la ciencia.

Este libro es un curso de actualización que trata de problemas epis­ temológicos de actualidad. En este sentido complementa al tratado siste­ mático La investigación científica (Barcelona, Ariel, 1969 y ediciones posteriores) del mismo autor. Pero ambos libros son de lectura inde­ pendiente.

(18)

Las páginas que siguen fueron expuestas, en forma de cursos o de con­ ferencias, en la Universidad Nacional Autónoma de México, en la Univer­ sidad Autónoma Metropolitana y en el Colegio Nacional, también de la ciudad de México, en el curso del año académico 1975-1976. A juzgar por las largas y apasionadas discusiones que siguieron a mis exposiciones, éstas estaban cargadas de dinamita intelectual. Es mi deseo que algunas de ellas saquen de quicio al lector, motivándole a emprender o profundizar inves­ tigaciones epistemológicas. Los mejores libros nó son los que más dan, sino los que más exigen: los que le fuerzan a uno a trabajar más y mejor.

MARIO BUNGE 1980

(19)
(20)
(21)

1

' i 1. LA RECIENTE ECLOSIÓN DE LA EPISTEMOLOGÍA

La epistemología, o filosofía de la ciencia, es la rama de la filosofía que estudia la investigación científica y su producto, el conocimiento científi­ co. Mera hoja del árbol de la filosofía hace un siglo, la epistemología es hoy una rama importante del mismo.

Para comprobar la afirmación anterior basta advertir el peso relativo de las publicaciones y de los congresos en este campo. Mientras hace un si­ glo no había n inguna revista especializada en epistemología, hoy hay al me­ nos cinco de nivel internacional -P h ilosophy o f Science, The Britísh Journal fo r the Philosophy o f Science, Biology and Philosophy, Phi­ losophy o fth e Social Sciences y Synthese- así como algunas publicacio­ nes nacionales. También hay colecciones enteras de libros dedicados a temas epistemológicos

El número de cátedras de epistemología se ha multiplicado (a veces excesivamente) y son cada vez más numerosas las universidades que tie­ nen departamentos o institutos de epistemología, a veces juntamente con lógica o con historia de la ciencia. Se realizan numerosas reuniones nacio­ nales e internacionales, en particular congresos internacionales cuatrienales organizados por la International Union for the History and Philosophy of Science.'

Hay, además, diversas organizaciones nacionales de funcionamiento regular, tales como la Philosophy of Science Association (Estados Unidos), la British Society for the Philosophy of Science, la Canadian Society for the History and Philosophy of Science, y la Asociación Española de Ló­ gica, Metodología e Historia de la Ciencia. Además, en Argentina, Colom­ bia, México, Panamá, Uruguay y Venezuela hubo sociedades de lógica y epistemología de vida breve, como casi todas las asociaciones de bien pú­ blico en América Latina.

La epistemología se ha convertido, en suma, en un área importante de la filosofía, tanto conceptual como profesionalmente. Por consiguiente vale la pena averiguár qué es y para qué sirve o podría servir.

(22)

Hasta hace medio siglo la epistemología era sólo un capítulo de la teoría del conocimiento o gnoseologíá. Aún no se habían advertido los problemas semánticos, ontológicos, axiológicos, éticos y de otro tipo que se presen­ tan tanto en el curso de la investigación científica como en el de la reflexión metacientífica. Predominaban problemas tales como el de la naturaleza y alcance del conocimiento científico por oposición al vulgar, el de la clasi­ ficación de las ciencias, y el de la posibilidad de edificar la ciencia induc­ tivamente a partir de observaciones.

Durante ese período, que podemos llamar el período clásico, y que se extiende nada menos que de Platón a Russell, la epistemología era cultivada principalmente por científicos y matemáticos en horas de ocio o en trance de dictar conferencias de divulgación, y por filósofos sin gran preparación científica. Estos pensadores se llamaron John Herschel, Auguste Comte, Adrien Mane Ampére, Bemhard Bolzano, William Whewell, Alexander von Humboldt, Claude Bemard, Hermann von Helmholtz, Emst Mach, Eugen Dühring, Friedrich Engels, Ludwig Boltzmann, Pierre Duhem, Henri Poincaré, Charles Sanders Peirce, Giuseppe Peano, Alessandro Padoa, Bertrand Russell, Alfred North Whitehead, Hans.Vaihinger, Wilhelm Ostwald, Abel Rey, Vladimir Illich Lenin, André Lalande, Fede- rigo Enriques, Emile Meyerson, Norman Campbell, Arthur Eddington, Emst Cassirer y Hermann Weyl. (Obsérvese la concentración en cuatro países: Alemania, Austria, Francia y Gran Bretaña.)

Ninguno de los pensadores citados puede considerarse como episte- mólogo profesional. Su ocupación principal era otra: la investigación cien­ tífica o matemática, la historia de las ideas, la política, o alguna otra cosa. Solamente dos de ellos -Boltzmann y Mach- alcanzaron a desempeñar una cátedra de epistemología. Pocos de entre ellos poseyeron una visión filo­ sófica de conjunto, y casi siempre se ocuparon de problemas bastante es­ pecializados. No obstante, todos esos pensadores fueron interesantes. Sus libros tuvieron gran difusión y ejercieron una fuerte influencia. Algunos, en especial Comte, Bemard, Mach, Engels, Lenin, Duhem, Poincaré, Rus- séll y Whitehead, son ampliamente leídos aún en nuestros días.

Es preciso reconocer que estos pensadores, casi todos elloss episte- mólogos aficionados, escribieron libros más interesantes y perdurables, así como mejor escritos, que la mayoría de los libros sobre epistemología que se publican hoy día. Un motivo de ello es que se ocuparon de problemas auténticos, originales y de envergadura, en lugar de acometer problemitas intrascendentes o de limitarse a comentar lo que hacen otros, como suele

(23)

ocurrir actualmente. Además, esos pensadores del período clásico tenían opiniones propias y las defendían con elocuencia y con brillo, aunque no siempre con rigor.

3. LA PROFESION ALEACIÓN DE LA EPISTEMOLOGÍA

La situación que acabamos de describir en forma descamada cambió radi­ calmente con la fundación del Wiener Kreis en 1927. Por primera vez en la historia se reunía un grupo de epistemólogos, algunos de ellos profesio­ nales, con el fin de intercambiar ideas e incluso de elaborar colectivamente una nueva epistemología, el empirismo lógico. La reflexión filosófica in­ dividual y aislada, por tanto incontrolada, era ahora complementada por el trabajo en equipo, a imagen y semejanza del que ya se había impuesto en las ciencias.

Al Círculo de Viena pertenecieron matemáticos, lógicos, filósofos, historiadores, científicos naturales y científicos sociales. Pertenecieron al Círculo, o estuvieron relacionados con él de alguna manera, los primeros epistemólogos profesionales: Moritz Schlick, Rudolf Camap, Hans Rei- chenbach, Viktor Kraft, Herbert Feigl y -aunque tangencialmente al Círcu­ lo - Karl Popper y Ferdinand Gonseth. La actividad del Círculo fue breve -duró menos de una década- pero intensa y enormemente influyente. Se reunía semanalmente, inspiraba a grupos afines en Alemania, Francia, Checoslovaquia y Suiza, organizó el primer congreso internacional de epistemología (París, 1935), y fundó la revista Erkemtnis.

El Círculo de Viena cambió la faz técnica de la filosofía, al poner en práctica y desarrollar el programa de Bertrand Russell, de hacer filosofía more geométrico, y en particular con ayuda de la lógica matemática. Los neokantianos quedaron pronto atrás y se extinguieron, a la par que los existencialistas fueron cubiertos de ridículo, y los tomistas y materialistas dialécticos fueron sometidos a duras críticas. La filosofía exacta, que ha­ bía tenido destellos esporádicos con Leibniz, Bolzano, Russell y algún otro, se estableció definitivamente merced al Círculo de Viena.

No obstante, la epistemología que hacían y preconizaban los miembros del Círculo de Viena tenía un defecto fatal: estaba atada a la tradición empirista e inductivista de Bacon, Hume, Berkeley, Comte y Mach, tra­ dición que era incompatible con la epistemología realista inherente al en­ foque científico. Es verdad que los empiristas lógicos respetaban la lógica y se esforzaban por hacer filosofía exacta. También es cierto que todos ellos

(24)

se esforzaron por hacer filosofía científica, esto es, acorde con el espíritu y aun la letra de la ciencia. Pero ninguno de ellos lo logró, precisamente por estar sujetos a una filosofía -e l empirismo- incapaz de dar cuenta de las teorías científicas, que son cualquier cosa menos síntesis de datos em­ píricos. Popper fiie quien mejor vio la incapacidad del empirismo lógico para desposar la misma ciencia a la que declaraba su amor. Desgraciada­ mente este alejamiento de los empiristas lógicos respecto de la ciencia no disminuyó con el tiempo sino que aumentó, como veremos en seguida.

4. COMIENZA LA EPISTEMOLOGÍA ARTIFICIAL

Ludwig Wittgenstein, con su desinterés por la matemática y por la ciencia, y su obsesión por los juegos lingüísticos, influyó poderosamente sobre el Círculo de Viena hasta el punto de hacerle perder de vista sus objetivos iniciales. La gente dejó de hablar de la ciencia para hablar del lenguaje de la ciencia; dejó de interesarse por los problemas auténticos planteados por las nuevas teorías científicas para formularse cuestiones triviales acerca del uso de expresiones. En suma, la filosofía lingüística mató al Círculo de Viena desde adentro antes de que el nazismo emprendiera su Blitzkrieg con­ tra la razón.

El Círculo se disolvió con la anexión de Austria a Alemania. La mayor parte de los miembros del Círculo emigraron y, al emigrar, casi todos ellos perdieron contacto con los científicos y matemáticos con quienes solían in­ tercambiar ideas. Un acontecimiento político culminó así la obra de des­ composición iniciada por Wittgenstein. A partir de entonces los empiristas lógicos se interesaron cada vez más por problemas formales, muchos de ellos bizantinos. La filosofía de la ciencia que cultivaron fue cada vez más artificial: los problemas que abordaban rara vez tenían relación con la cien­ cia real.

Las revoluciones científicas -tales como el nacimiento de la teoría sin­ tética de la evolución, la biología molecular, la neuropsicología, la mate- matización de las ciencias sociales y la aplicación del método científico a la planeación de actividades humanas- les pasaron inadvertidas. La epis­ temología artificial -que en rigor no es epistemología sino gimnasia inte­ lectual, como diría Einstein- se encerró en una problemática pequeña que no atraía la atención de los investigadores científicos. Éstos ignoraron los escritos de los epistemólogos contemporáneos. La brecha entre los cientí­ ficos y los filósofos aumentó en lugar de disminuir.

(25)

Veamos a continuación un ejemplo característico de epistemología exac­ ta pero huera: las diversas tentativas por resolver problemas epistemo­ lógicos con ayuda del concepto de probabilidad.

5. UN EJEMPLO DE ARTIFICIALIDAD: EL PROBABILISMO EXAGERADO No hay duda de que el concepto de probabilidad es central en la ciencia y la técnica modernas, desde la mecánica cuántica hasta la investigación operativa, pasando por la genética, la teoría del aprendizaje y la teoría de la movilidad social. Pero, naturalmente, la probabilidad no resuelve todos los problemas científicos. Ni hay motivos para suponer que la probabili­ dad habría de ser la panacea filosófica. Sin embargo, hay entusiastas que sostienen la tesis extremista de que todos los conceptos filosóficos -en particular los de simplicidad, estructura, significado, verdad, y confirma­ ción- pueden elucidarse en términos del concepto de probabilidad.

Por ejemplo, Reichenbach propuso igualar el grado de verdad de una proposición con su probabilidad. Camap propuso igualar el grado de con­ firmación con su probabilidad. Más tarde, Camap y Bar-Hillel -seguidos de cerca por Popper e Hintikka- propusieron igualar el contenido (o la cantidad de información) de una proposición con su improbabilidad. To­ das estas propuestas son atractivas porque, una vez aceptadas, toda la ri­ queza y todo el rigor del cálculo de probabilidades se ponen al servicio de la filosofía, la que no tiene más que recoger los frutos del trabajo de los matemáticos. Desgraciadamente estas reducciones de teorías filosóficas al cálculo de probabilidades son ilusorias: se trata de una exactitud huera, como veremos a continuación.

En el lenguaje ordinario solemos decir de una proposición verosímil, o que ha sido confirmada a medias, que es probable. Esto ha sugerido defi­ nir la verosimilitud o grado de verdad de una proposición como su proba­ bilidad. Esta definición, a primera vista plausible, no es viable porque con­ sagra la falacia lógica de la afirmación del consecuente. En efecto, sea un condicional “Si/?, entonces q ”, o p => q, que afirmamos y del que sabemos que su consecuente q es verdadero. Según la teoría probabilista de la ver­ dad, tendremos que poner P r(p => q) = 1 y Pr(q) = 1. Por la definición usual del condicional y el teorema de la adición, obtenemos

(26)

Por hipótesis el primer miembro y el último término son iguales a la unidad. Además, por el teorema del complemento, P r ( - ip ) = 1 - Pr(p). Por consiguiente queda

1 = 1 - P r(p) + Pr(q)

de donde P r(p ) = Pr(q) = 1 . 0 sea, de la verdad de q se infiere la de p , lo que es falaz. Por lo tanto la teoría probabilista de la verdad, propuesta por Reichenbach, es insostenible.

Lo mismo vale para la teoría probabilista de la verdad propuesta por Popper, según el cual la verosimilitud de una proposición es igual a su im­ probabilidad, o sea, V(p) = 1 - P r(p). En efecto, si en los cálculos ante­ riores se remplaza la unidad por el cero (que correspondería a la verdad total), se obtiene el resultado paradójico P r(p) = 1, o sea, la confirmación | del consecuente conduciría a negar el antecedente. La moraleja es que el^

erado de verdad ps ig1™1 a la probabilidad ni a la improbabilidad. Mas~ aún, es un error metodológico el querer hacer depender”la vérdad de la probabilidad, ya que al juzgar los enunciados de probabilidad empleamos la noción de verdad. Vale decir, la noción de verdad es previa a la de pro­ babilidad.

En cuanto a la identificación del grado de confirmación de una proposi­ ción con su probabilidad, propuesta por Camap, tiene por lo menos dos con­ secuencias desastrosas£¿a prmefa|es que basta asignar una probabilidad a priori a una proposición para aceptarla o rechazarla cualesquiera sean los resultados de las pruebas empíricas (La segundees que la probabilidad de las leyes universales resulta nula, precisamente por valer (supuestamente) para 1 "una infinidad de casos^Concluimos, pues, que *0 prado Hp rnnfjrmación l^p-dg-anaJiipótesis no debejgualarse a su probabilidad (nLa-SuJjnprobabi-

Hd^d). Las hipótesis pueden ser más o menos plausibles, no probables.

6. OTRO EJEMPLO: LA TEORÍA SEMÁNTICA DE LA INFORMACIÓN

Finalmente, examinemos la base de las teorías semánticas de la informa­ ción, la primera de las cuales fuera propuesta por Camap y Bar-Hillel. Dicha base es la definición del contenido C ont(p) de una proposición p como la improbabilidad de ésta:

(27)

Esta definición no formaliza los conceptos intuitivos de contenido o sentido. Por lo pronto, las contradicciones adquieren sentido m á x im o :^ ( Si p es una contradicción, entonces Pr(p) = 0 /. Cont(p) = 1. (Paral «"obtener este resultado basta tomar p = q & -i q, y aplicarle el teorema de?’ / De Morgan a fin de poder emplear el teorema de la adición, del cálculo d e ) Vgpobabilidades.) Segundo caso: sean p y q dos proposiciones contingen­

temente equivalentes, tales como “2 + 2 = 4 ” y “El chile es un alimento pobre”. Si les aplicamos la teoría probabilista de la información, obtene­ mos P r(p) = Pr(q) y por lo tanto Cont(p) = Cont(q). O sea, el cálculo les asigna el mismo contenido aun cuando una de ellas se refiera a ciertos números y otra al chile. No se entiende para qué-Duede^serviiuma teoría

del sentido que_asimaia3JaLc.oMej^^jiroposiciones que parten sus referaatas^

Pero el principal defecto de todas estas tentativas de reducir conceptos filosóficos clave al de probabilidad es que parten de un supuesto falso, a sa­ ber, el que se puede asignar probabilidades a proposiciones. De hecho, no hay modo (salvo por decreto arbitrario) de asignar probabilidades a propo­ siciones. En efecto, para prytec.aDlicar el concepto.de probabilidad es pre- ciso«que-^&£wfflfiteTvrfoscnndir.tnnes^)elconjunto sobre el que se defmeia medida de probahilidadjiebe^eiumáGKto

f i n io s elementos de dicho conjunto deben estar distribuidos al azar: debe. existir un mecanismo-aleatorio. Obviamente, un conjunto de proposiciones, siempre que sea cerrado respecto de las operaciones lógicas, cumple el pri­ mer requisito, de naturaleza algebraica. En cambio no cumple el segundo: no hay nada casual en un conjunto de proposiciones tal como una teoría.

Por este motivo no es posible asignarles probabilidades a las proposi­ ciones (salvo arbitrariamente). En otras palabras, no hay reglas objetivas que permitan asignar probabilidades a proposiciones, por lo cual el cálculo de probabilidades les esJnaplicable. Otra cosa sería si las proposiciones fiiesen objetos físicos, tales como bolillas, monedas, genes o acontecimien­ tos. En este caso sí se podrían formular modelos estocásticos, p. ej., de urna, y aplicar razonamientos probabilistas. Pero en tal caso los objetos en cuestión tendrían propiedades físicas, no propiedades semánticas tales como contenido y verdad. Y por lc^tanío«&erían objeto de estudio de las ciencias fácticas, no de la filosofía.(En resumenTjiado que no tiene sentido hablar! de la probabilidad de una proposici^^™ es posible elucidar las propieda-n \d e s semánticas de las proposiciones en términos de probabilid a d e s **” ^

Los ejemplos queacabamos de examinar no son los únicos dem osofía artificial, y por lo tanto inútil, sea para la comprensión del quehacer cien­ tífico, sea para su promoción. Otros ejemplos son: las discusiones

(28)

filoso-ficas sobre la explicación estadística en las que se confunden leyes estocás- ticas (tales como las de la mecánica estadística o la genética) con meras generalizaciones del tipo de “El 95 % de los mexicanos comen tortillas”; las discusiones sobre la demarcación entre la ciencia y la metafísica; las discu­ siones sobre predicados antojadizos, tales como “verul” (verde hasta el año 2000, azul en adelante); las fantasías sobre los mundos posibles, y las teo­ rías sobre los enunciados contrafácticos. (Véase Bunge, 1973.)

En conclusión, existe una epistemología académicamente respetable y a menudo exacta, pero totalmente inútil. Es una epistemología superficial, que no examina críticamente sus supuestos, que no está casada con la in­ vestigación científica, y que a menudo es escolástica, por ocuparse de miniproblemas, o aun seudoproblemas, y de discutir opiniones de filóso­ fos en lugar de los problemas filosóficos vivos que surgen en el curso de la investigación. Esta epistemología abarca un lapso mal definido que puede denominarse el período escolástico.

¿Será posible sacar a la epistemología del estancamiento en que se ha­ lla actualmente? ¿Puede esperarse un período renacentista caracterizado no sólo por la exactitud sino también por la relevancia a la ciencia? En lugar de seguir formando frases grandilocuentes sobre las revoluciones científi­ cas, ¿seremos capaces de construir una epistemología capaz de analizar al­ gunos de los avances científicos que han ocurrido en nuestro tiempo, e incluso de anunciar la necesidad de otras revoluciones en los campos de la investigación científica que siguen tratando problemas nuevos con ideas vie­ jas? El que se produzca una revolución epistemológica depende en gran parte de que se advierta su necesidad, de que se comprenda que puede y debe haber una epistemología útil. Por este motivo pasaremos a esbozar los rasgos de una epistemología fértil, que deje atrás el período escolástico para inaugurar un renacimiento epistemológico.

7. HACIA EL RENACIMIENTO EPISTEMOLÓGICO

Una filosofía de la ciencia nó merece el apoyo de la sociedad si no consti­ tuye un enriquecimiento de la filosofía ni le es útil a la ciencia. Y una epis­ temología es útil si satisface las siguientes condiciones:

a] Concierne a la ciencia propiamente dicha, no a la imagen pueril y a veces hasta caricaturesca tomada de libros de texto elementales.

b] Se ocupa de problemas filosóficos que se presentan de hecho en el curso de la investigación científica o en la reflexión acerca de los proble­

(29)

mas, métodos y teorías de la ciencia, en lugar de problemitas fantasma. c] Propone soluciones claras a tales problemas, en particular solucio­ nes consistentes en teorías rigurosas e inteligibles, así como adecuadas a la realidad de la investigación científica, en lugar de teorías confusas o inadecuadas a la experiencia científica.

d] Es capaz de distinguir la ciencia auténtica de la seudociencia; la in­ vestigación profunda, de la superficial; la búsqueda de la verdad, de la bús­ queda del pan de cada día.

e\ Es capaz de criticar programas y aun resultados erróneos, así como de sugerir nuevos enfoques promisorios.

Puesto que aspiramos a una renovación de la epistemología, y que para caracterizar una disciplina no hay nada mejor que exhibir algunos xle sus problemas, hagamos una breve lista de problemas que deberá abordar la nueva epistemología. Si bien algunos de estos problemas no son nuevos, la manera de plantearlos y de intentar resolverlos sí debiera ser nueva, esto es, ajustarse a los Criterios de utilidad (del a al e) enunciados hace un mo­ mento. He aquí una lista posible:

1. Problemas lógicos

1.1. ¿Qué relaciones formales (en particular lógicas y algebraicas) hay entre dos teorías dadas?

1.2. ¿Qué cambios son dables esperar en una teoría científica dada si se modifica de cierta manera su lógica subyacente (p. ej., si se remplaza la lógica ordinaria por la lógica intuicionista)?

1.3. ¿Es verdad que la experiencia científica puede forzamos a cambiar la lógica subyacente a una teoría fáctica? En particular, ¿es cierto que la mecánica cuántica usa una lógica propia diferente de la ordinaria?

2. Problemas semánticos

2.1. ¿Cuál es el contenido fáctico de una teoría dada?

2.2. ¿En qué consiste la interpretación fáctica de una teoría matemática? 2.3. ¿A qué cálculo obedece el concepto de verdad aproximada?

3. Problemas gnoseológicos

3.1. ¿Qué relación hay entre la observación de un hecho y las propo­ siciones que lo representan?

3.2. ¿Qué relación hay entre los conceptos empíricos, como el de ca­ lor, y los teóricos, como el de temperatura?

3-3. ¿Es verdad que se impone el uso del concepto de probabilidad sólo cuando se dispone de información insuficiente?

(30)

4. Problemas metodológicos 4.1. ¿Qué es un indicador social?

4.2. ¿En qué consiste la relación de confirmación incluida en las pro­ posiciones de la forma “e confirma a h”?

4.3. ¿Cómo puede medirse el grado de confirmación de una hipótesis, y cómo el de una teoría (o sistema de hipótesis)?

5. Problemas ontológicos

5.1. ¿Qué es una ley social o natural?

5.2. ¿Qué es una propiedad a diferencia de un atributo o predicado? 5.3. ¿Qué teoría del espaciotiempo es convalidada por la física actual?

6. Problemas axiológicos

6.1. ¿Qué papel desempeñan la valuación y la preferencia en la activi­ dad científica?

6.2. ¿Cómo se definen los conceptos de valor cognoscitivo y de valor práctico?

6.3. ¿Es posible reconstruir la teoría de la decisión empleando solamen­ te probabilidades objetivas y valores objetivos?

7. Problemas éticos

7.1. ¿Qué relación hay entre los valores cognoscitivos de la ciencia y los valores morales?

7.2. La ciencia ¿es éticamente neutral? ¿Y la técnica?

7.3. ¿Cuál sería un código moral mínimo para la comunidad científica?

8. Problemas estéticos

8.1. La investigación científica ¿tiene valores estéticos? 8.2. ¿Cuándo se dice de una teoría que es bella? 8.3. ¿En qué consiste el estilo de un investigador?

Repito que la anterior no es sino una lista breve y casi al azar de pro­ blemas que debiera abordar una epistemología viva, en contacto estrecho con la investigación científica, y útil tanto a la filosofía en general como a la ciencia y, a través de ésta, a la sociedad. No faltan los problemas ni las herramientas formales necesarios para abordarlos: falta sólo la concien­ cia de que tales problemas existen y de que es preciso ocuparse de ellos en lugar de hacerlo en problemas bizantinos y aburridos.

(31)

8. RAMAS DE LA NUEVA EPISTEMOLOGÍA

La lista de problemas que antecede presupone una idea de la epistemolo­ gía que dista de la habitual: una epistemología que consta de las siguien­ tes ramas:

a] Lógica de la ciencia, o investigación de los problemas lógicos y metalógicos concernientes a la lógica requerida por la ciencia, así como a la estructura lógica de las teorías científicas.

b] Semántica de la ciencia, o investigación (análisis y sistematización) de los conceptos de referencia, representación, contenido (o sentido), in­ terpretación, verdad, y afines, que se presentan en la investigación cien­ tífica o metacientífica.

c] Teoría del conocimiento científico a diferencia de otros tipos de co­ nocimiento (técnico, tecnológico, artístico, moral, filosófico, etcétera).

d\ Metodología de la ciencia, o estudio del método general dé la inves­ tigación científica así como de los métodos o técnicas particulares de las ciencias particulares.

e] Ontología de la ciencia, o análisis y sistematización de los supues­ tos y resultados ontológicos (metafísicos) de la investigación científica (p. ej., el postulado de legalidad).

/ ] Axiología de la ciencia, o estudio del sistema de valores de la comu­ nidad científica.

g] Etica de la ciencia, o investigación de las normas morales que cum­ plen o quiebran los investigadores científicos.

K\ Estética de la ciencia, o estudio de los valores y cánones estéticos de la investigación científica.

Esta concepción de la epistemología es mucho más amplia que la habi­ tual, que se reduce a las cuatro primeras ramas. Por lo tanto también es mucho más ambiciosa, y, al serlo, reclama un esfuerzo no sólo de nume­ rosos investigadores, sino también de equipos de estudiosos, ya que nin­ gún individuo puede hacerlo todo.

9. EPISTEMOLOGÍAS REGIONALES

En el parágrafo anterior hemos distinguido ocho ramas de la epistemolo­ gía atendiendo a la vertiente filosófica de ésta: cada rama era una parte de uno de los capítulos de la filosofía. Si en cambio enfocamos filosóficamente una clasificación cualquiera de las ciencias, obtendremos tantas ramas de

(32)

la epistemología como ciencias figuren en dicha clasificación. Por como­ didad distinguiremos solamente las siguientes ramas de la ciencia y, para ayudar a la comprensión, mencionaremos algunos problemas que caracte­ rizan a las epistemologías correspondientes.

1. Filosofía de la lógica. ¿Qué es una proposición, a diferencia de los enunciados que las designan? ¿Basta en las ciencias fácticas el concepto de cuantificador existencial para caracterizar la existencia física?

2. Filosofía de la matemática. ¿En qué consiste la existencia de un objeto matemático? ¿Qué relación hay entre la matemática y la realidad?

3. Filosofía de la física. ¿De qué tratan las teorías relativistas: de me­ tros y relojes, o de sistemas físicos en general? La mecánica cuántica ¿ro­ bustece el indeterminismo?

4 . Filosofía dé la química. La química ¿posee leyes propias o son to­ das ellas reductibles a la física? Lo químico ¿constituye un nivel de la rea­ lidad distinto de lo físico?

5. Filosofía de la biología. La biología ¿se distingue de las demás cien­ cias por sus técnicas peculiares o por la manera misma de enfocar y enten­ der los fenómenos vitales? Los biosistemas ¿no son sino sistemas químicos heterogéneos, o tienen propiedades emergentes que la química no estudia?

6. Filosofía de la psicología. ¿Qué es la mente: una sustancia sui generis, o un conjunto de funciones cerebrales? ¿Qué relación hay entre los sucesos mentales y sus indicadores fisiológicos y conductuales?

7. Filosofía de las ciencias sociales. ¿Qué es una sociedad: un conjunto de individuos, una totalidad opaca al análisis, o un sistema de personas interactuantes? Lo social ¿se reduce a lo biológico, y por consiguiente la sociología puede explicarse por la biología?

8. Filosofía d é la tecnología. ¿Cuáles son los rasgos peculiares del objeto técnico a diferencia del natural? ¿En qué se diferencia el conocimien­ to tecnológico respecto del científico?

9. Filosofía de las teorías de sistemas. ¿En qué se distinguen las teo­ rías generales de sistemas de las teorías científicas especiales? ¿Bastan estas teorías para entender o controlar sistemas reales?

Por el momento bastarán los problemas formulados anteriormente para dar una idea esquemática de lo que puede ser la nueva epistemología que preconizamos. En los capítulos que siguen tendremos ocasión de tratar de ellos con algún detenimiento. Terminemos esta introducción con una bre­ ve reflexión sobre la utilidad que puede tener esta nueva epistemología.

(33)

10. UTILIDAD DE LA NUEVA EPISTEMOLOGÍA

El filósofo de la ciencia alejado de la problemática científica de su tiempo puede ser útil estudiando algunas ideas científicas del pasado. El episte- mólogo atento a la ciencia de su tiempo puede ser aún más útil, ya que puede participar del desarrollo científico, aunque sea indirectamente, al contribuir a cambiar positivamente el trasfondo filosófico de la investiga­ ción así como de la política de la ciencia. En particular, el epistemólogo casado con la ciencia y con las herramientas formales de la filosofía con­ temporánea puede hacer contribuciones de los tipos siguientes:

a] Desenterrar los supuestos filosófios (en particular semánticos, gno- seológicos y ontológicos) de planes, métodos o resultados de investigacio­ nes científicas de actualidad.

b] Dilucidar y sistematizar conceptos filosóficos que se emplean en di­ versas ciencias, tales como los de objeto físico, sistema químico, sistema social, tiempo, causalidad, azar, prueba, confirmación y explicación.

c] Ayudar a resolver problemas científico-filosóficos, tales como el de si la vida se distingue por la teleonomía y la psique por la inespacialidad.

d\ Reconstruir teorías científicas de manera axiomática, aprovechan­ do la ocasión para poner al descubierto sus supuestos filosóficos.

e] Participar en las discusiones sobre la naturaleza y el valor de la cien­ cia pura y aplicada, ayudando a aclarar las ideas al respecto e incluso a elaborar políticas culturales.

f \ Servir de modelo a otras ramas de la filosofía -£n particular la on- tología y la ética- que podrían beneficiarse de un contacto más estrecho con las técnicas formales y con las ciencias.

(34)

2. ¿QUÉ ES Y A QUÉ PUEDE APLICARSE EL MÉTODO CIENTÍFICO?

Nadie duda ya del éxito sensacional del método científico en las ciencias ' naturales ."Pero no Toaos concuerdai^nTo'que’e s e l método científico. Ni todos creen que el método científico pueda estirar su brazo más allá de su cuna, la ciencia de la naturaleza.

Interesa, pues, examinar ambos problemas, tanto más por cuanto están íntimamente relacionados. En efecto, si se concibe el método científico en sentido estrecho, identificándolo con el método experimental, entonces su alcance queda limitado automática y radicalmente. En cambio, si se lo concibe en sentido amplio, su dominio de aplicabilidad queda correspon­ dientemente ampliado.

Conviene proceder periódicamente a exámenes de la naturaleza y del alcance del método científico, ya que éste ha ido variando en el curso de su brevísima historia de tres siglos y medio. El examen que se presenta a continuación no es el primero ni será el último: hay problemas que se replantean cada tanto y. cada vez que se hace, se resuelven de manera algo distinta. Éste es uno de ellos.

1. DE LOS ORÍGENES A LA ACTUALIDAD

Un método es un procedimiento resular. explícito y repetible vara lograr q/go^sea material’ sea'cónceptual.

La ídeade método es antigua, la de método general -aplicable a un vasto conjunto de operaciones- lo es menos. Parece surgir, como muchas otras ideas de extrema generalidad, en el período clásico griego. Se recuerda, en particular, el método de Arquímedes para calcular áreas de figuras pla­ nas de frontera curva.

Pero el concepto general de método no se consolida y populariza has­ ta comienzos del siglo xvii, al nacer la ciencia moderna. Los primeros pen­ sadores modernos de gran estatura e influencia que propugnan la adopción de métodos generales para lograr avances en el conocimiento son Bacon y Descartes.

(35)

IT"* _

Para Bacon el método científico es un conjunto de reglas para observar fen0me.np.s_e inferir conclusiones a partir i

todo de Bacon es, puesfeF Je Bacon eran sencillas a

punto tal que cualquiera que no fuese un deficiente mental podía aprender­ las y aplicarlas. Eran también infalibles: bastaba aplicarlas para hacer avan­ zar a la ciencia.

Naturalmente, ni Bacon ni ningún otro lograron jamás contribuir a la ciencia usando los cánones inductivos -n i los de Bacon ni los de Mili ni de ningún otro. Sin embargo, la idea de que existe tal método, y de que su apli­ cación no requiere talento ni una larga preparación previa, es tan atracti­ va que todavía hay quienes creen en su eficacia. Esta creencia acrítica suele ser tan acendrada que quienes la sustentan no se preguntan si posee un soporte inductivo. La llamaremos metodolatría. ^ Qgjj

Descartes, que a diferencia de Bacon era un matemático y científico de primera línea, no creía en la inducción sino en el análisis y la deducción. A la par que BacorT¿xag&raBa^aTfflpSrtMaa^eT^raperSEa OTSnam e ignoraba la experimentación y la existencia de teorías, en particular de teorías matemáticas. Descartes menospreciaba la experiencia.. En efecto, para Descartes se debía poder partir de principios supremos, de naturale­ za metafísica y aun teológica, para obtener de ellos verdades matemáticas y verdades acerca de la naturaleza y del hombre. f j p ?

I .eihniz en las postrimerías del siglo xvn, se quejaba de que el méto­ do de Descartes servía tan sólo una vez que se habían hallado las verdades primeras. Yjpedía que, al método del análisis, se agregara el método de la invención, o a r s invemenai; ae e sas ver^des i ^ i a l e s . Por supuesto que mT^ftmz'nnSTgim^ofro'íieron capaces de inventar un método de la in­ vención. Ello no obsta para que, de vez en cuando, aparezca algún filósofo ingenuo que hable acerca de las grandes virtudes del arte de la invención. También ésta es una forma de metodolatría. | j

La ciencia natural moderna nace al margen de estas fantasías filosófi­ cas. Su padre, Galileo, no se conforma Con la observación pura (teórica­ mente neutra) ni con la conjetura arbitraria. Galileo propone hipótesis y las' J MiiMPiiwi —nfi Vir 'i'ni't'i pone a ja .a m eb a experimental.-Funda así la dinámica moderna, primera fase de la ciencia moderna. Galileo se interesa vivamente por problemas metodológicos, gnoseológicos y ontológicos: es un científico y un filóso­ fo y, por añadidura, un ingeniero y un artista del lenguaje. Pero no pier­ de su tiempo proponiendo cánones metodológicos. Galileo engendra el método científico moderno pero no enuncia sus pasos ni hace propaganda por él. Acaso porque sabe que el método de una investigación es parte de dsta, no algo que pueda desprenderse de ella.

(36)

Desde Galileo se han introducido varias modificaciones al método científico. Una de ellas es el control estadístico de los datos. Ya no se to­ man todos los datos por buenos: corregimos la experiencia, adoptando pro­ medios o medianas y eliminando los datos que parecen irrazonables (en particular los que se desvían más de tres desviaciones cuadráticas medias).

Y, a la par que nos hemos vuelto más intolerantes o exigentes para con los datos empíricos, nos hemos vuelto más tolerantes para con las teorías. Esto se debe a que las teorías se han tomado más refinadas y por lo tanto más difíciles de contrastar empíricamente. Piénsese en una teoría de campo, cuya confirmación precisa exigiría una infinidad no numerable de medicio­ nes. Pero éste ya es tema de otro parágrafo.

2. CONTRASTABILIDAD EMPÍRICA Y TEÓRICA

La ciencia pura y la aplicada han llegado a un punto tal que las teorías son tan complicadas que es difícil refutarlas, y las observaciones tan cargadas de teorías que no es fácil determinar qué confirman o refutan. Hace tres siglos, cuando las teorías y los experimentos eran relativamente sencillos, rara vez se dudaba de si un dato empírico confirmaba o refutaba una teo­ ría. En la actualidad son cada vez más numerosas las ocasiones en que no podemos estar seguros de un dato experimental o, si lo estamos, no pode­ mos estar seguros de si confirma o refuta una hipótesis.

En la literatura científica y tecnológica contemporánea se leen con fre­ cuencia creciente frases tales como:

“Si el dato e se confirmara, debilitaría la hipótesis h .” “El dato e parece robustecer a la hipótesis h. ”

“El dato e no es concluyente respecto de la hipótesis h. ” “Según la hipótesis h, el dato e no puede ser cierto. ”

Por ejemplo, según la teoría einsteiniana de la gravitación, debiera haber ondas gravitatorias; pero éstas aún no han sido detectadas con cer­ teza. Y según la teoría de los quarks, las partículas llamadas elementales están compuestas de subpartículas; pero éstas no han sido observadas to­ davía. En estos casos se recurre a las comprobaciones indirectas, que nunca son concluyentes.

Ninguna de las epistemologías existentes hace frente a estas dificultades. Tanto los inductivistas (como Camap) como los deductivistas (como

(37)

Popper) creen que los datos empíricos son inequívocos, nunca ambiguos, y que todas las teorías deben poder contrastarse directamente con datos empí­ ricos. Estos esquemas metodológicos son, pues, demasiado simples para ser verdaderos. Los avances de la ciencia nos obligan a descartarlos y a revisar, en primer lugar, el concepto mismo de contrastabilidad (testability). En efec­ to, éste es el núcleo de la cientificidad -permítaseme el neologismo- yaque una idea puede considerarse científica sólo síes objetivamente contrastable ;. (Veremos''aentro de un mmñeStó póf qué'ésta es una condición necesaria pero no suficiente.)

Ahora bien: hemos visto hace un rato que no toda hipótesis o teoría científica puede contrastarse directamente con datos empíricos. (Por ejem­ plo, todavía no hay manera de contrastar directamente la termodinámica relativista, y sin embargo le tenemos confianza porque constituye una ge­ neralización que involucra dos teorías aceptables, la termodinámica clásica y la teoría especial de la relatividad.) Debemos pues distinguir dos tipos de contrastabilidad: directa e indirecta. En rigor debemos empezar de más atrás, como lo sugiere el cuadro sinóptico siguiente.

Una hipótesis (o una teoría) se dirá empíricamente contrastable

cuan-ideas científicas y puede ser examinada públicamente.)

Pero las hipótesis y teorías empíricamente contrastables pueden serlo directa o indirectamente, y ello según los medios de que se valga el expe­ rimentador. Por ejemplo, una distancia podrá medirse, en algunos casos, directamente, pero en los más será preciso usar fórmulas geométricas. En este segundo caso, que es hoy día el más frecuente, se hablará de contras­ tabilidad empírica indirecta o con ayuda de teorías.

En cambio, una hipótesis o teoría se dirá teóricamente contrastable cuando se la pueda comparar con hipótesis o teorías empíricamente contrastables. Por ejemplo, la aceleración de la gravedad en un lugar puede calcularse con ayuda de la teoría de la gravitación y de datos acerca de la

Hipótesis o <

teorías

' Contrastables

Incontrastables

(38)

distribución de la materia en el cuerpo celeste de que se trate. Y semejan­ te resultado teórico puede contrastarse en forma indirecta midiendo la lon­ gitud y el período de oscilación de un péndulo, gracias a una fórmula de la teoría del péndulo. Esta segunda teoría sirve entonces de puente entre la teoría de la gravitación y los datos empíricos.

Hasta ahora hemos tratado las hipótesis y las teorías en un pie de igual­ dad. En rigor, lo que vale para las primeras puede no valer para las segun­ das, ya que éstas no son proposiciones sino conjuntos infinitos de propo­ siciones. (Recuérdese que la ecuación de la línea recta, por ejemplo, resume una infinidad no numerable de proposiciones.) Mientras las hipótesis de­ ben enriquecerse con datos para poder ser contrastadas, las teorías deben ser enriquecidas con datos y con hipótesis adicionales. Por ejemplo, para poner a prueba una teoría mecánica es preciso añadirle hipótesis sobre la composición del sistema de interés, las fuerzas actuantes entre y sobre sus componentes, etc. Al ser enriquecidas de esta manera, las teorías dejan de ser completamente generales y en cambio aumenta su contrastabilidad, porque se toman capaces de formular predicciones precisas. La ley es, pues: A mayor generalidad menor contrastabilidad, y viceversa.

Desde luego, esto sucede solamente con las teorías científicas. Por ejem­ plo, por más datos que se tenga acerca de un sujeto, el psicoanálisis no le permitirá a uno predecir su conducta. Hay, pues, una diferencia radical entre las teorías que pueden y las que no pueden someterse a comprobación empírica. Si una teoría no puede enriquecerse con hipótesis subsidiarias y con datos, hasta convertirse en una teoría contrastable, entonces no es una teoría científica. En dos palabras, Científica => Contrastable.

O sea, para que una idea sea considerada científica es necesario que sea contrastable. Es necesario pero no suficiente. En efecto, una idea puede ser contrastable y sin embargo incompatible con el grueso del conocimiento científico. En tal caso no la aceptaremos como científica. Es el caso de la gastrología, de la homeopatía y de algunas otras seudociencias: es fácil re- futarlas empíricamente, pero ndlSTconsideramos cientfficaSporcpeson m- com paSbKT^n^conocimiento científico. Esto sugiere la siguiente par­ tición de las teorías que aún no han sido contrastadas, sea empírica, sea teóricamente:

(39)

t

" Compatible con el grueso del conocimiento Contrastables ■< (científicas) Incontrastadas .. Incompatibles No científicas Incontrastables

En resumen: Científica <=> Contrastable & Compatible con el grueso del conocimiento. La línea que divide a las hipótesis y teorías científicas de las no científicas no es, pues, la contrastabilidad por sí sola, sino la contras­ tabilidad unida a la compatibilidad con el grueso del conocimiento cientí­ fico. Creo que éste es uno de los resultados más importantes de la meto­ dología científica reciente. Tiene importancia no sólo teórica sino también práctica porque, al permitimos distinguir la ciencia de la no ciencia, nos da un criterio para evaluar proyectos de investigación y, con ello, un cri­ terio para saber si debemos o no apoyarlos. Esto muestra una vez más que

3. FORMULACIÓN ACTUALIZADA DEL MÉTODO CIENTÍFICO

Toda investigación, de cualquier tipo que sea, se propone resolver un con­ junto de problemas. Si el investigador no tiene una idea clara de sus pro­ blemas, o si no se muñe de los conocimientos necesarios para abordarlos, o si propone soluciones pero no las pone a prueba, decimos que no emplea el método científico. Es el caso del fantasista y del charlatán, que adoptan o propalan ciertas creencias sin averiguar si son contrastables y compati­ bles con el saber científico del día.

Decimos en camhiq^iue^unainyestigación. (de un conjunto de proble- mas) procede con arre2lo al método científico si cumple o. al menos, se piaBQaexumpltf4as»siament&sjetafia&:

1] Descubrimiento del problema o laguna en un conjunto de conoci­ mientos. Si el problema no está enunciado con claridad, se pasa a la etapa siguiente; si lo está, a la subsiguiente.

(40)

matemáti-eos, aunque no necesariamente cuantitativos. O bien replanteo de un vie­ jo problema a la luz de nuevos conocimientos (empíricos o teóricos, sus­ tantivos o metodológicos).

3] Búsqueda de conocimientos o instrumentos relevantes al problema (p. ej., datos empíricos, teorías, aparatos de medición, técnicas de cálcu­ lo o de medición). O sea, inspección de lo conocido para ver si puede re­ solver el problema.

4] Tentativa de solución del problema con ayuda de los medios identi­ ficados. Si este intento falla, pásese a la etapa siguiente; si no, a la subsi­ guiente.

5] Invención de nuevas ideas (hipótesis, teorías o técnicas) o produc­ ción de nuevos datos empíricos que prometan resolver el problema.

/ € ] Obtención de una solución (exacta o aproximada) del problema con ayuda del instrumental conceptual o empírico disponible.

7] Investigación de las consecuencias de la solución obtenida. Si se trata de una teoría, búsqueda de predicciones que puedan hacerse con su ayu­ da. Si se trata de nuevos datos, examen de las consecuencias que puedan tener para las teorías relevantes.

8] Puesta a prueba (contrastación) de la solución : confrontación de ésta con la totalidad de las teorías y de la información empírica pertinente. Si el resultado es satisfactorio, la investigación se da por concluida hasta nuevo aviso. Si no, se pasa a la etapa siguiente.

9] Corrección de las hipótesis, teorías, procedimientos o datos emplea­ dos en la obtención de la solución incorrecta. Éste es, por supuesto, el comienzo de un nuevo ciclo de investigación.

Obsérvese que ninguna de estas “reglas” es lo suficientemente especí­ fica y precisa para permitir, por sí sola, ejecutar el paso correspondiente en la investigación. (Para comprobar esta aseveración inténtese progra­ mar una computadora para resolver un problema científico con el solo auxilio de las “reglas” que hemos enunciado.) Para llevar adelante una investigación es menester “entrar en materia”, o sea, apropiarse de cier­ tos conocimientos, advertir qué se ignora, escoger qué se quiere averi­ guar, planear la manera de hacerlo, etc. El método científico no suple a estos conocimientos, decisiones, planes, etc., sino que ayuda a ordenar­ los, precisarlos y enriquecerlos. El método forma, no informa. Es una actitud más que un conjunto de reglas para resolver problemas. Tanto es así, que la mejor manera de aprender a plantear v resolver problemas científicos no es estudiar un manu^ d F ^ eXodoíeg*a-»€S&riJ:o por algún iiIó^for*sin o ^ Í to d i^ e 4 iS t^ ^ a r ^ ig m a s o modelos~de. investigación ^xit(^[email protected] Enr 1970).

Figure

Updating...

References