[3] Es plazer en que ay dolores, dolor en que ay alegría, un pesar en que ay dulfores, un esfuerfo en que ay temores, temor en que ay osadía.

Download (0)

Full text

(1)

[ 3 ]

Otras suyas diziendo qué cosa es amor Es amor fuerza tan fuerte que fuerfa toda razón, una fuerfa de tal suerte que todo el seso convierte en su fuerfa y afición;

una porfía forfosa que no se puede vencer, cuya fuerfa porfiosa hazemos más poderosa queriéndonos defender.

Es plazer en que ay dolores, dolor en que ay alegría, un pesar en que ay dulfores, un esfuerfo en que ay temores, temor en que ay osadía.

6!

Poemas que explican qué era el amor son tan antiguos c o m o el tema en as líricas europeas. Sin embargo, esta composición de Manrique abre un nuevo camino, de origen petrarquista. C o m o ejemplo de los recursos anteriores pode-mos citar una composición de Francisco de N o y a , atribuida a veces a Juan de Mena; pero, a partir de Manrique, parece imposible para los poetas hablar de la naturaleza del amor sin recurrir a la reiteración de antítesis y paradojas, un recurso que fue introducido en la literatura europea bajomedieval por Petrarca, a partir de precedentes provenzales. Es uno de los rasgos más antiguos de petrar-quismo en la lírica castellana. Para la correcta interpretación del poema, procede recordar su inclusión en cancioneros de carácter moral, aunque la formulación de Manrique y su aparente condena por reducción al absurdo no son unívocos. Hemos de pensar que la crítica del amor y su tiranía es un tópico habitual en los cancioneros, y que esta composición podría ser interpretada c o m o una censu-ra del amor o su exaltación, según la perspectiva del lector." En cuanto a la forma, el autor vuelve a una de sus estructuras estróficas predilectas, la doble quintilla octosilábica (abaabcdccd).

* seso: 'discreción'.0

5 fuerfa con el mismo significado que 'afición'. esfuerfo: ' á n i m o ' .0

(2)

5 6 P O E S I A S • 3

U n plazer en que ay enojos,

una gloria en que ay passión,

una fe en que ay antojos,

fuerfa que hazen los ojos

20 al seso y al cora9<5n.

Es una catividad

sin parescer las prisiones,

un robo de libertad,

un forjar de voluntad

25 donde no valen razones.

Una sospecha celosa

causada por el querer,

una ravia desseosa

que no sabe qué es la cosa

30 que dessea tanto ver.

Es un modo de locura

con las mudanfas que haze:

una vez pone tristura,

otra vez causa holgura

35 como lo quiere y le plaze;

un desseo que al ausente

trabaja, pena y fatiga,

un recelo que al presente

haze callar lo que siente

40 teniendo pena que diga.

45

Fin

Todas estas propiedades

tiene el verdadero amor;

el falso, mil falsedades,

mil mentiras, mil maldades

como fengido traidor.

21 catividad: en la lírica cortesana del

período es corriente concebir el amor como una cárcel.0

12 parescer: 'manifestarse'.0' t 32 mudanfas: 'cambios afectivos'.0

holgura: 'sosiego', de holgar, 'deJ cansar'.0

(3)

ES A M O R F U E R Z A TAN F U E R T E

57

El toque para tocar

cuál amor es bien forjado, es sofrir el desamar, que no puede comportar 50 el falso sobredorado.

loque y locar son un j u e g o de pa- ahí el falso sobredorado del verso 50. l ibras: tocar significa también 'exami- so sobredorado: de sobredorar, 'dorar

Dar los metales en la piedra de toque para los metales, y especialmente la plata'

(4)

[ 1 2 ]

Otras suyas

Los fuegos que en mí encendieron los mis amores passados,

nunca matallos pudieron las lágrimas que salieron 5 de los mis ojos cuitados;

pues no por poco llorar, que mis llantos muchos fueron, mas no se pueden matar los fuegos de bien amar 10 si de verdad se prendieron.

N u n c a nadie fue herido de fiera llaga mortal, que tan bien fuesse guarido que le quedasse en olvido 15 de todo punto su mal.

En mí se puede provar, que y o no sé qué me haga, que, cuando pienso sanar, de nuevo quiebra pesar 20 los puntos de la mi llaga.

Esto haze mi ventura que tan contraria me a sido, que su plazer y holgura es mi pesar y tristura,

[12] Manrique vuelve de nuevo sobre el tema de la herida de amor, que tan grato le resulta, y cuyos pormenores relata a partir de elaboradas paradojas (el fuego que no se apaga, la llaga o herida que no cura, la desventura que consuela, el dolor que no es temido) y de equívocos (matar como 'causar la muerte' y como 'apagar una llama', estrofa I). La conclusión o cabo recurre a la reiteración léxica, lograda con notable elegancia. Formalmente, encontramos de nuevo la doble quintilla de octosílabos (abaabcdccd).

(5)

P O E S Í A S • 12 25 y su bien, verme perdido.

Mas un consuelo me da este gran mal que me haze: que pienso que no terná más dolor que darme ya 30 ni mal con que me amenaze.

¿ Q u é dolor puede dezir ventura que me a de dar que no lo pueda sofrir? Porque después de morir, 35 no ay otro mal ni penar. Por esto no temo nada ni tengo de qué temer, porque mi muerte es passada y la vida no acabada,

40 que es la gloria que a de aver. Pues pena m u y sin medida, ni desiguales dolores,

ni ravia m u y dolorida, ¿qué pueden hazer a vida 45 que los dessea mayores?

N o sé en qué pueda dañarme ni mal que pueda hazerme, pues que lo más es matarme; de esto no puede pesarme, 50 de todo deve plazerme.

Cabo

Sobró mi amor en amor al amor más desigual, y mi dolor en dolor al dolor que fue mayor 55 en el m u n d o , y más mortal.

51 sobró: 'excedió'.

(6)

L O S F U E G O S Q U E E N M Í E N C E N D I E R O N

Figure

Updating...

References

Related subjects :