El delito de magia en la Inquisición de Mallorca: análisis del proceso penal a Josep Cerda, reo del delito de curaciones supersticiosas en el S XVIII

21  Descargar (1)

Texto completo

(1)          . EL  DELITO  DE  MAGIA  EN  LA  INQUISICIÓN  DE  MALLORCA.   ANÁLISIS  DEL  PROCESO  PENAL  A  JOSEP  CERDA,  REO  DEL  DELITO  DE   CURACIONES  SUPERSTICIOSAS  EN  EL  S.  XVIII              . AUTOR:  ALICIA  PÁEZ  GONZÁLEZ  .  . TUTOR:  RAFAEL  RAMIS  BARCELÓ  .                .  .  .  .

(2) Grado  en  Derecho:  Trabajo  de  Fin  de  Grado  . ÍNDICE   I.  INTRODUCCIÓN……………………………………………………………………………………………………….............3   II.  LA  SUPERSTICIÓN.  EL  DELITO  DE  MAGIA  EN  LA  INQUISICIÓN  ESPAÑOLA………………………..4              II.  1.  CONCEPTO  DE  SUPERSTICIÓN………………………………………………………………………………………4   II.  2.  LA  FIGURA  DEL  SALUDADOR………………………………………………………………………………………...4   II.  3.  LAS  SUPERSTICIONES  COMO  DELITO………………………………………………………………………........5   II.  4.  CONSECUENCIAS  DEL  DELITO  DE  MAGIA………………………………………………………………...........6   III.  EL  DELITO  DE  MAGIA  EN  MALLORCA  ……………………………………………………………………….........7    .            III.  1.  REMEDIOS  AMATORIOS…………………………………………………………………………………………........7   III.  2.  ORACIONES  PARA  SABER  DE  PERSONAS  AUSENTES……………………………………………….........8   III.  3.  BUSCADORES  DE  TESOROS…………………………………………………………………………………….........9            III.  4.  REMEDIOS  PARA  SANAR………………………………………………………………………………………………9   III.  5.  ELEMENTOS  COMUNES  EN  LAS  PRÁCTICAS  MÁGICAS  DE  MALLORCA…………………….......11   IV.  ALEGACIÓN  FISCAL  DE  LA  INQUISICIÓN  CONTRA  JOSEP  CERDA……………………………………11   V.  CONCLUSIÓN………………………………………………………………………………………………………………….14   V.I.  ANEXO  DOCUMENTAL:  TRANSCRIPCIÓN  DE  LA  ALEGACIÓN  FISCAL  DE  JOSEP  CERDA….16   V.II.  ANEXO  DOCUMENTAL:  EXTRACTO  DE  LA  ALEGACIÓN  FISCAL  DE  JOSEP  CERDA…………20   BIBLIOGRAFÍA…………………………………………………………………………………………………………………...21                              . [2]  .

(3) Facultat  de  Dret  de  la  UIB   I.. INTRODUCCIÓN      .          La  hechicería  ha  sido  castigada  desde  antiguo  en  toda  Europa  y  España  no  ha  sido  ajena  a  ello.   En  los  siglos  XVII  y  XVIII  los  Tribunales  de  la  Inquisición    siguieron  muy  diversos  procedimientos   por   hechicería   y   brujería.   La   Inquisición     sirvió   a   la   persecución   de   los   enemigos,   incluyéndose   entre  éstos  judíos,  herejes,  brujos  e  inmorales.              Dichas   conductas   eran   sancionables    por   el   mal   que   podían   causar   en   las   personas,   no   exigiéndose   que   se   causase   lesión   alguna,   sino   que   se   castigaba   por   incumplir   la   Ley   Divina   y   la   Ley   Natural.  Actualmente,  de  proceder  alguna  sanción  por  hechizos  o  magia  sería  para  el  caso  de  que  se   hubiese   obtenido   un   lucro   mediante   engaño   bastante   o   causado   una   lesión   en   las   personas   a   consecuencia  de  la  actuación  del  curandero.              Desde  una  óptica  actual,  el  procedimiento  que  se  seguía  por  la  Inquisición  aparece  como  del   todo   injusto,   sin   garantías,   pues   no   se   desarrollaba   en   un   juicio   público   ni   estaba   prohibida   la   tortura   para   conseguir   la   confesión.    Hoy   son   garantías   básicas   del   proceso   penal,   entre   otras,    la   separación  entre  las  fases  de  instrucción  y  de  enjuiciamiento  y  la  publicidad  del  juicio  oral.  Además,   la   confesión   del   reo   no   sólo   no   puede   ser   obtenida   por   la   fuerza   sino   que   ninguna   persona     a   la   que   se  imputa  un  hecho  punible  está  obligada  a  declarar  ni  a  decir  la  verdad,  es  más,  la  sola  confesión   no  es  tampoco  prueba  bastante  del  delito            Las  penas  que  se  imponían  por  los  delitos  de  magia  afectaban  a  los  bienes  y  al  honor  e  incluso   podían   llegar   a   la   pena   capital.   En   el   Derecho   moderno,   del   que   es   un   ejemplo   el   Derecho   Penal   español,   no   se   concibe   una   pena   encaminada   a   suprimir   la   dignidad   y   el   honor   de   las   personas,   sí   la   afectación  de  los  bienes,  y  desde  luego,  ni  para  los  delitos  más  graves  la  pena  capital.   En  el  estudio  que  desarrollaré  a  continuación  se  analiza  la  superstición  considerada  como  delito   de  magia,  el  delito  de  magia  en  la  Inquisición  Española  y    el  fenómeno  de  la  hechicería  en  Mallorca   junto  con  su  persecución  penal.              Además,   me   referiré   a   algunos   casos   reales   sucedidos,   y   específicamente   al   caso   de   Josep   Cerda,  acusado  de  curaciones  supersticiosas  por  la  Inquisición  de  Mallorca  en  el  S.  XVIII.        . [3]    .

(4) Grado  en  Derecho:  Trabajo  de  Fin  de  Grado   II.. LA  SUPERSTICIÓN,  EL  DELITO  DE  MAGIA  EN  LA  INQUISICIÓN  ESPAÑOLA  .      II.  1.  CONCEPTO  DE  SUPERSTICIÓN    .          La   superstición,   según   el   diccionario   de   la   Real   Academia   Española,   es   una   “creencia   extraña   a   la  fe  religiosa  y  contraria  a  la  razón”.  Esta  definición  parte  de  la  idea  de  que  fe  religiosa  y  razón  se   encuentran  en  igualdad  de  condiciones  frente  a  la  superstición,  extraña  a  ambos.  En  el  Tratado  de   Fray  Martín  de  Castañega  la  palabra  superstición  se  vincula  a  hechicería,  vanidad,  liviandad  y  algo   diabólico1.       La   superstición   consiste   en   la   utilización   de   los   misterios   de   la   naturaleza,   con   la   finalidad   de   lograr   distintos   objetivos   incomprensibles   e   inalcanzables   dentro   de   las   posibilidades   del   ser   humano.  Estos  mecanismos  sobrenaturales  entran  en  pugna  con  los  principios  religiosos2,  pues  se   consideraba  que  hallaban  su  verdadero  origen  en  un  pacto  con  el  diablo3.  Santo  Tomás  considera   que  la  superstición  constituye  un  vicio  a  la  religión  cristiana  ocasionado  por  exceso4.       Para  entender  las  supersticiones  es  preciso  atender  a  la  carencia  de  cultura  de  la  población  y  a   las  crisis  tanto  religiosas  como  sociales  que  se  han  venido  produciendo5.              II.  2.  LA  FIGURA  DEL  SALUDADOR     La   medicina,   entendida   como   aquella   práctica   destinada   a   sanar   por   medio   de   unos   cauces   reglados,  y,  la  práctica  de  la  magia,  estaban  en  ocasiones  estrechamente  ligadas,  atendido  a  que  la   hechicería  se  utilizaba  en  muchas  ocasiones  con  la  finalidad  de  curar  a  las  personas6.     Francisco   de   Pradilla   define   a   los   hechiceros   como   aquellos   que   “con   supersticiosas   palabras   y   extraordinarios  remedios  y  medicinas  dizen  y  prometen  curar  a  los  maleficiados7”.    .                                                                                                             1  Fray  Martín  de  Castañega  “Tratado  de  las  supersticiones  y  hechizerías  y  de  la  posibilidad  y  remedio  de    . ellas”  1529,    Instituto  de  Estudios  Riojanos,  Logroño,  1994,  pag  LV.   M.   García   Marín,   “Magia   e   inquisición:   Derecho   Penal   y   proceso   inquisitorial   en   el   siglo   XVII”,   en   J.   A.   Escudero  (ed.),  Perfiles  Jurídicos  de  la  Inquisición  Española,  Madrid,  1989,  p.  207.   3  En   un   sentido   general,   María   Jesús   Torquemada   “La   Inquisición   y   el   Diablo”,   Universidad   de   Sevilla,   Colecciones  de  bolsillo,  2000.   4  Fray  Martín  de  Castañega  “Tratado…”,    p.  LIII.   5  Ibidem,  pag  LIII.   6  Ibidem,  pag  LIX.   7  María  Jesús  Torquemada,  “La  Inquisición…”,  p.  30.   2  J.  . [4]  .

(5) Facultat  de  Dret  de  la  UIB   En  la  terapéutica  popular  destaca  la  figura  de  los  saludadores8.  Éstos  tenían  la  virtud  de  sanar,  y,   en   especial,   estaban   dotados   para   curar   la   ponzoña   ocasionada   por   la   mordedura   de   un   perro   rabioso9.  A  estos  sujetos  se  les  atribuía  el  poder  natural  de  sanar  por  haber  nacido  séptimos  hijos   varones  después  de  seis  hermanos  varones  también10.       Sin  embargo,  los  saludadores  eran  en  realidad  embaucadores  del  oficio  de  sanar11.  Las  labores  de   adivinación   y   hechicería   eran   trabajos   remunerados   adoptados   con   la   finalidad   de   cubrir   unos   ingresos  insuficientes12.       El   diccionario   de   la   Real   Academia   Española   define   al   saludador   como   “el   embaucador   que   aparenta  curar  o  precaver  la  rabia  u  otros  males,  con  el  aliento,  la  saliva  y  ciertas  deprecaciones  y   fórmulas”.   En   diccionario   de   la   Real   Academia   Española   del   año   1822   se   hacía   referencia   a   este   sujeto  como  a  “El  impostor  que  aparenta  curar...”13.              II.  3.  LAS  SUPERSTICIONES  COMO  DELITO     Los  encantamientos,  las  hechicerías  y  demás  prácticas  de  carácter  mágico  han  sido  reprochadas   tanto  jurídica  como  religiosamente,  configurándose  como  pecado  o  delito,  o  como  ambas  figuras  a   la  vez14.     Estas   prácticas   mágicas,   configuradas   con   el   empleo   de   conjuros,   filtros   amorosos,   actos   rituales,   etc.,   han   sido   perseguidas   y   reprimidas   por   los   inquisidores   del   Santo   Oficio   por   hallar   su   origen   en   un  pacto  con  el  demonio15.       La  actitud  de  la  Iglesia,  tendente  a  recabar  la  mayor  información  posible  de  todas  las  prácticas   supersticiosas,   llevó   a   que   el   Tribunal   de   la   Inquisición   calificase   de   sospechosas   de   herejía   todas  .                                                                                                            . 8  Julio  Caro  Baroja,  “Los  Vascos”,  Madrid,  Ediciones  AKAL,  1972,  p.  251.  .   9  Vivina  Asensi  Artiga,  “Murcia:  Sanidad  municipal  »,  Murcia,  Universidad  de  Murcia,  EDITUM,  1992,  p.  111.   10  Fray  Martín  de  Castañega  “Tratado…”,    p.  LIX.   11  Juan   Ignacio   Carmona,   “Enfermedad  y  sociedad  en  los  primeros  tiempos  modernos”,   Sevilla,   Universidad   de  . Sevilla,  2005,  p.  177.   12  Fray  Martín  de  Castañega  “Tratado…”,    p.  LIX.   13  D.  Vicente  González  Arnao,  “Diccionario  de  la  Real  Academia  Española  ”,  Madrid,  1822,  p.  574.   14  J.M.  García  Marín,  “Magia  e  inquisición…”  p.  207.   15  José  Antonio  Escudero,  “Estudios  sobre  la  Inquisición”,  Madrid,  Marcial  Pons,  2005,  p.  45.. [5]    .  .

(6) Grado  en  Derecho:  Trabajo  de  Fin  de  Grado   aquellas   prácticas   que   pretendiesen   un   fin   que   no   se   pudiera   alcanzar   con   la   mera   capacidad   humana  y  que,  por  consiguiente,  sólo  podían  atribuirse  a  un  pacto  con  el  demonio.  La  calificación   jurídica   del   delito   venía   determinada   por   la   existencia   de   un   pacto   con   el   diablo   y   era   calificado   por   la  Inquisición  de  crimen  especialmente  grave16.     Es   importante   destacar   que   bajo   la   calificación   de   delito   de   magia,   se   engloban   todas   aquellas   artes  reprochables,  como:  la  hechicería,  la  superstición,  la  brujería,  etc17.     II.  4.  CONSECUENCIAS  DEL  DELITO  DE  MAGIA     El  delito  de  magia  llevaba  aparejada  una  doble  responsabilidad,  la  primera  de  carácter  interno,   afectando  a  la  conciencia  del  hereje,  y  la  otra,  de  carácter  externo,  afligiendo  al  sujeto  económica  y   jurídicamente18.  Se  procedía  a  excomulgar  al  sujeto,  a  calificarle  de  infame,  a  la  confiscación  de  sus   bienes  e,  incluso,  a  sentenciarle  a  pena  de  muerte19.     Se   preveía   que   el   autor   de   un   delito   de   herejía   fuese   excomulgado   ipso   facto   una   vez   se   demostrase  su  incursión  en  prácticas  heréticas.  Para  ello,  en  la  mayoría  de  los  casos,  era  precisa  la   realización   de   un   procedimiento   inquisitorial   previo20.   Por   otra   parte,   la   comisión   de   este   delito   llevaba   aparejada   la   confiscación   de   los   bienes   del   hereje   y   la   consiguiente   declaración   de   éstos   como   bienes   públicos,   atendido   a   que   en   poder   del   delincuente   podían   constituir     un   elemento   peligroso21.     Los   autores   de   un   delito   de   magia   también   eran   considerados   infames   ipso  iure,   esta   calificación   implica   la   pérdida   del   honor   y   de   la   dignidad22.   La   consecuencia   más   grave   que   podía   llevar  aparejada  este  delito  es  la  pena  de  muerte.  Ésta  no  deriva  tanto  del  engaño  que  la  actuación   del   reo   podía   presuponer   para   las   personas,   sino   de   su   naturaleza   contraria   a   la   ley   divina,   a   las   leyes   positivas   del   hombre   e   incluso   a   la   ley   natural.   Torreblanca   consideraba   que   todos   aquellos   que  estuviesen  en  connivencia  con  el  demonio  debían  ser  aniquilados23.    .                                                                                                             16  En  un  sentido  general,  J.M.  García  Marín,  “Magia  e  inquisición…”.   17  Ibidem.   18  J.M.  García  Marín,  “Magia  e  inquisición…”,  pp.  231-­‐232.   19  Ibidem,  pp.  232-­‐246.   20  Ibidem,  pp.  232.   21  Ibidem,  pp.  235..  . 22  Ibidem,  pp.  240.   23  Ibidem,  pp.  246-­‐247..  . [6]  .

(7) Facultat  de  Dret  de  la  UIB   III.. EL  DELITO  DE  MAGIA  EN  MALLORCA    . En  Mallorca,  como  en  la  mayoría  de  lugares  de  España,  los  hechizos,  sortilegios  y  encantamientos   eran  práctica  popular,  éstos  se  orientaban  a  la  consecución  de  los  más  diversos  fines.  Destacan  los   remedios   amatorios,   remedios   para   la   salud,   hechizos   para   encontrar   a   personas   ausentes,   y   hechizos  para  la  búsqueda  de  tesoros.       La   represión   llevada   a   cabo   por   la   Inquisición   en   la   isla   fue   mínima   en   comparación   con   la   fuerte   actuación  que  llevo  a  cabo  el  Tribunal  del  Santo  Oficio  en  otras  partes  de  España.    La  regla  general   es  que  los  hechiceros,  brujas  y  adivinos  fuesen  castigados  con  doscientos  azotes  y  destierro,  penas   poco  gravosas  en  el  siglo  XVIII.     Los   hechiceros,   curanderos,   saludadores   y   adivinos   recitaban   oraciones   y,   en   la   mayoría   de   casos,  preparaban  pócimas  y  brebajes  para  realizar  sus  sortilegios24.          III.  1.  REMEDIOS  AMATORIOS     Para   la   formulación   de   remedios   amatorios   era   práctica   habitual   la   recitación   de   oraciones   concretas,  destacando  entre  ellas  la  oración  de  Santa  Elena.  Ésta  gozaba  de  un  gran  prestigio  en  la   isla  y  decía  así:     “Señora  Santa  Elena  /  amada  de  Dios  y  de  su  Madre,  /  vos  acostasteis  en  tan  buen  sentimiento,     vos  despertasteis,  a  la  orilla  del  mar  fuisteis,  /  mesa  pusisteis,  /  mesa  quitasteis,     los  apóstoles  de  Jesucristo  convidasteis,  /  de  pan  y  vino  comer  les  disteis,  vos  los  adorasteis,     los  pies  rentasteis;  /  más  arriba  hizisteis  cavar,  /  a  Herusalem  os  fuisteis…”25//     Entre  los  procesos  inquisitoriales  seguidos  por  la  realización  de  remedios  amatorios  destaca    el   seguido   contra   Caterina,   mujer   de   Jaume   Parets,   que   en   el   año   1620   fue   acusada   de   herejía   por   recitar  oraciones  para  enamorar.    El  ritual  amatorio  de  Caterina  consistía  en  encender  fuego,  tirar  .                                                                                                             24.  En  un  sentido  general,  Riera  Montserrat,  F.,  “Remeis   amatoris,   pactes   amb   el   dimoni,   encanteris,   per   a   saber  . de   persones   absents,   cercadors   de   tresors,   remeis   per   a   la   salut.   Bruixes   y   bruixots   davant   la   Inquisició   de   Mallorca  en  el  segle  XVII”,  Palma,  Lleonard  Muntaner,  2007.   25  Ibidem  p.  15..  . [7]    .

(8) Grado  en  Derecho:  Trabajo  de  Fin  de  Grado   alumbre   y,   cuando   todo   ardiese   recitar   “no   quemo   el   alumbre   ,   sino   el   corazón   y   voluntad   de   fulano”26.       Las   oraciones   amatorias   solían   ir   acompañadas   de   remedios   y   pócimas   que   debía   beber   la   persona   a   enamorar.   Los   brebajes   solían   componerse   de   vello   corporal,   sangre   menstrual   y   una   serie  de  hierbas  seleccionadas  por  la  hechicera27.     III.  2.  ORACIONES  PARA  SABER  DE  PERSONAS  AUSENTES     Otra   práctica   común   en   la   isla   era   la   recitación   de   oraciones   para   saber   de   personas   ausentes.   Esta  actividad  también  fue  reprimida  por  la  Inquisición.  Destacan  las  causas  de  fe  seguidas  contra   Magdalena   López   por   recitar   diversas   oraciones   para   saber   de   personas   ausentes.   He   aquí   un   fragmento:   “Hijo  mío  por  estos  ojos   que  os  han  contemplado  vuestra  cara  /   venid  conmigo:     idos  madre  mía,     vuestra  . voluntad  . sea  . cumplida,  . /  . por  . aquestos  . tres  . días    . que   vos   tuvisteis   de   agonía   /   no   hallando   a   vuestro   hijo   Jesús   de   Nazareno     y   agora   madre   mía   le   habéis   hallado     /   y   el   vuestro   cuerpo   se   ha   convertido   en   tanta   alegría     en  . esta  . triste  . agonía  . que  . yo  . tengo,  . /  . dexadme  . sentir  . a  . ciertas  . personas    . que  estavan  ausentes…”28//   Se  conservan  así  mismo  los  procesos  seguidos  contra  Isabel  Guasch  en  septiembre  de  1634  por   recitar   la   oración   de   Nuestra   Señora   de   Nazaret   y   dibujar   tres   cruces   para   saber   de   su   marido   ausente,   fue   absuelta   por   el   tribunal   ad   cautelam29.   Marina   Saurina   también   fue   acusada   por   la   Inquisición  en  el  año  1687  por  aconsejar  a  una  mujer  que  tenía  a  su  marido  ausente  que  recitase   una  oración  a  Santa  Elena  seguida  de  nueve  padres  nuestros  y  nueve  avemarías30.        .                                                                                                             26  AHN.  Inquisición  Mallorca.  Relaciones  de  causas  de  fe.  Libro  861  (1607-­‐1631),  pp.  191-­‐195.  Citado  en  Riera  . Montserrat.   27  Riera  Montserrat,  F.,  “Remeis  amatoris….”,  pp.  19-­‐21.   28  AHN.  Inquisición  de  Mallorca….,  pp.  303-­‐307.  Citado  en  Riera  Montserrat..  . 29  AHN.   Inquisición   Mallorca.   Relaciones   de   causas   de   fe.   Libro   862   (1632-­‐1644),   pp.   123   -­‐125.   Citado   en  . Riera  Montserrat.   30  Ibidem.  Libro  864  (1661-­‐1689),  pp.  388  –  390.  . [8]  .

(9) Facultat  de  Dret  de  la  UIB   III.  3.  BUSCADORES  DE  TESOROS     En  la  isla  era  creencia  común  la  existencia  de  tesoros  ocultos  y  las  personas  ávidas  de  riquezas   acudían   a   sujetos   que   se   atribuían   la   capacidad   de   encontrar   tesoros   ocultos.   Eran   los   conocidos   como  buscadores  de  tesoros.  La  Inquisición  también  reprimió  y  persiguió  esta  práctica31.       Gracia   Torres,   gitana,   de   20   años   se   atribuía   el   don   de   encontrar   riquezas.   Gracia   realizaba   un   ritual   consistente   en   romper   un   espejo   y   dibujar   cruces   con   sal   en   los   retales   del   espejo   acompañadas   de   una   serie   de   oraciones.   A   cambio   de   otorgar   riquezas   reclamaba   un   cobro   anticipado.  Gracia  Torres  fue  sentenciada  por  la  Inquisición  a  vergüenza  pública  y  desterrada  de  la   isla  por  cuatro  años32.     Sebastián   Belloto,   natural   de   Sicilia,   fue   denunciado   en   el   año   1644   ante   el   Tribunal   de   Santo   Oficio  como  buscador  de  tesoros.  Sebastián  Belloto  declaró  ante  los  inquisidores  que  había  fingido   ser   buscador   de   tesoros   para   poder   tener   relaciones   ilícitas   con   la   mujer   del   que   le   acusó.   Fue   condenado  a  sufrir  tormentos  que  aguantó  durante  una  hora33.            III.  4.  REMEDIOS  PARA  SANAR     Existía   una   demanda   social   muy   importante   para   la   cura   de   enfermedades   y,   dada   la   imposibilidad   de   costear   un   cirujano,   debido   a   los   escasos   recursos   económicos   que   tenían   la   mayoría  de  los  ciudadanos,  éstos    acudían  a  sujetos  que  decían  poseer  un  don  para  sanar:  eran  los   saludadores,  curadores  y  hechiceros.     El   Tribunal   de   la   Inquisición   de   Mallorca   persiguió   y   castigó   estas   prácticas   consideradas   heréticas.       Destaca,   entre   otros,   el   caso   de   Francesca   Reyes,   condenada     el   29   de   octubre   de   1634   por   el   Santo   Oficio   a   sufrir   doscientos   azotes   y   al   destierro   del   Reino   durante   un   período   de   tres   años   por   hacer   enfermar   a   un   hombre   a   través   de   un   muñeco   de   cera   al   que   pinchó   con   una   aguja   para   después  terminar  sanándolo34.  .                                                                                                             31  Riera  Montserrat,  F.,  “Remeis  amatoris….”,  pp.  95  –  111.   32  AHN.  Inquisición  de  Mallorca……  Libro  862  (1632  –  1644),  pp.  36  –  40.  Citado  en  Riera  Montserrat.   33  Ibidem.  Libro  864  (1661  –  1689),  pp.  45  –  51.   34  Ibidem.  Libro  862  (1632  –  1644),  pp.  118  –  122.  . [9]    .

(10) Grado  en  Derecho:  Trabajo  de  Fin  de  Grado     Isabel   Guasch,     procesada   y   absuelta  ad  cautelam   en   septiembre   de   1634   por   haber   recitado   una   oración  para  encontrar  a  su  marido  ausente,  fue  también  procesada  por  pretender  curar  el  dolor  de   muelas,  recitando  una  oración  a  la  vez  que  hacía  la  señal  de  la  cruz  sobre  la  zona  dolorida35.     Antonio   Vallejo,   residente   en   Alaró   decía   ser   saludador.   Consideraba   que   era   portador   de   la   gracia  de  Dios  para  curar  cualquier  enfermedad.  A  él  acudían  muchas  personas  de  la  villa  para  que   las  curase  de  las  enfermedades  que  padecían.  Vallejo  negaba  la  eficacia  de  las  medicinas  prescritas   por   los   cirujanos   y   se   servía   de   brebajes,   ensalmos,   cruces   y   ciertas   oraciones   para   sanar   a   los   enfermos  de  llagas,  dolores  e  incluso  de  mordeduras    ponzoñosas.     Antonio   Vallejo,   para   curar   a   un   hombre   que   tenía   una   herida   en   la   rodilla,   utilizó   la   sangre   de   la   cabeza  de  un  gato  recién  cortada  y  junto  con  algunos  órganos  del  animal  que  mezcló  con  clara  de   huevo,  e  hizo  un  empaste  que  aplicó  sobre  la  herida.  Sobre  ella  presionó  con  una  tela  y  al  retirarla   dijo   que   quedo   impresa   en   la   rodilla   la   cara   de   Cristo.   Para   sanar   a   un   niño   enfermo   de   parásitos   Vallejo   le   hizo   la   señal   de   la   cruz   cinco   veces   en   el   vientre   a   la   vez   que   recitaba   una   oración   y   terminó  prescribiendo  que  el  primer  parásito  que  evacuase  debería  ponerse  a  secar  en  la  chimenea   para  que  seguidamente  rezase  tres  padres  nuestros  y  tres  avemarías.     Antonio  Vallejo  fue  condenado  el  dos  de  abril  de  1645  por  el  Tribunal  del  Santo  Oficio  a  la  pena   de  dos  cientos  azotes  y  a  tres  años  de  galeras36.     Se   conservan   asimismo   Alegaciones   Fiscales   del   Tribunal   de   la   Inquisición   de   Mallorca   de   los   siglos  XVIII  y  XIX.       Así  en  el  Archivo  Histórico  Nacional  se  custodian  la  Alegación  Fiscal  de  Micalea  Riera  Carratela,   de  Mahón,  procesada  en  el  año  1816  por  curaciones  supersticiosas;  la  de  Pedro  Mayol  Cardaix  y  la   de  Francisca  Terrasa,  de  Petra,  procesados  por  los  mismos  motivos  en  el  mismo  año.  Asimismo,  se   conserva  la  Alegación  Fiscal  de  Magdalena  Desideri,  procesada  por  maleficios  en  el  año  177837.        .                                                                                                             35  Ibidem,  Libro  862  (1632-­‐1644),  pp.  123  -­‐125.   36  Ibidem,  Libro  863  (1649  –  1660),  pp.  50  –  51..  . 37  R.  Ramis  Barceló,  "Las  alegaciones  fiscales  del  Tribunal  de  la  Inquisición  de  Mallorca",  Cuadernos  de  historia  . del  derecho,  18  (2011),  pp.  285-­‐299..  . [10]  .

(11) Facultat  de  Dret  de  la  UIB    III.  5.  ELEMENTOS  COMUNES  EN  LAS  PRÁCTICAS  MÁGICAS  DE  MALLORCA     En   todas   las   prácticas   supersticiosas   explicadas   puede   esgrimirse   el   común   elemento   de   la   señal   de   la   cruz   y   de   las   oraciones   católicas   clásicas,   el   padre   nuestro   y   el   ave   maría.   Éstas   prácticas   religiosas   se   entremezclan   con   elementos   para-­‐religiosos   que   vendrían   a   constituir   los   brebajes,   pócimas  y  empastes  junto  con  las  oraciones  de  las  que  se  ha  incluido  extracto.         Se  produce  en  las  prácticas  supersticiosas  una  desviación  del  significado  y  el  uso  tradicional  de   los   elementos   religiosos   para   lograr   objetivos   que   no   se   encuentran   al   alcance   del   ser   humano   y   sobre   los   que   abunda   una   gran   demanda   debido,   principalmente,   a   la   falta   de   culturización   de   la   población  y  a  la  escasez  de  recursos  económicos.     Muchas   de   las   personas   que   se   dedicaban   a   realizar   estas   prácticas   eran   mujeres   viudas   que,   carentes  de  recursos  económicos,  veían  en  la  necesidad  de  la  gente  un  medio  para  poder  sobrevivir.   Recuérdese  que  las  prácticas  mágicas  eran  realizadas  por  el  hechicero,  curador  o  adivino  a  cambio   de  un  precio.     Por  otra  parte,  también  es  característica  de  la  isla  de  Mallorca,  la  escasa  represión  por  parte  de  la   Inquisición   respecto   de   las   prácticas   mágicas   que   se   venían   realizando.   La   pena   común   era   dos   cientos  azotes  y  el  destierro  del  Reino  por  tres  o  cuatro  años.     IV.. ALEGACIÓN  FISCAL  DE  LA  INQUISICIÓN  CONTRA  JOSEP  CERDA  .   La   Alegación   Fiscal   constituye   la   parte   ofensiva   del   procedimiento   llevado   a   cabo   por   la   Inquisición.  Esta  fase  tiene  por  finalidad  la  acumulación  de  pruebas  contra  el  reo38.       Josep   Cerda   fue   acusado   por   el   Tribunal   de   la   Inquisición   por   haber   realizado   curaciones   supersticiosas.   Se   conserva   la   Alegación   Fiscal   elaborada   por   el   Inquisidor   Fiscal   de   Mallorca   Guillermo  H.  en  el  año  1763.       Los  informes  fiscales  debían  encabezarse  con  el  motivo  por  el  que  se  dio  comienzo  a  la  causa,  la   notitia  criminis39.      .                                                                                                            . 38  Antonio  Planas  Rosselló  “El  proceso  penal  en  el  Reino  de  Mallorca”,  Palma  de  Mallorca,  Miquel  Font  Editor,  . 1998,  p.  49.   39  Ibidem,  p.  50.  . [11]    .

(12) Grado  en  Derecho:  Trabajo  de  Fin  de  Grado   El  proceso  Inquisitorial  contra  Josep  Cerda  fue  iniciado  a  instancia  de  parte,  a  través  de  denuncia   interpuesta   por   Antonio   Bover.   La   notitia   criminis   se   constituye   con   la   declaración   de   Antonio   Bover,   que   compareció   voluntariamente   ante   el   Tribunal   para   denunciar   los   hechos   acontecidos   en   su  casa  en  relación  a  la  enfermedad  padecida  por  su  hijo  de  cinco  años.  Bover  explica  que  su  hijo   padecía   una   grave   enfermedad,   negándole   los   médicos   esperanza   de   vida,   declarándolo   desahuciado.  Bover  hace  una  relación  de  las  personas  que  se  encontraban  en  la  casa  en  el  momento   de  los  hechos.     En  los  informes  se  procedía  seguidamente  a  la  acumulación  del  examen  de  las  declaraciones  de   los  testigos  a  fin  de  determinar  los  hechos  acontecidos  y  la  fama  que  precedía  al  reo.  El  inquisidor   debía   citar   a   todos   los   testigos   mencionados   por   el   denunciante   y     a   todas   aquellas   personas   que   pudieran  aportar  información  de  interés40.  La  prueba  testifical  estaba  destinada  a  conseguir  que  el   mayor  número  de  personas  posible  culparan  al  reo.  Los  testigos  debían  decir  la  verdad,  se  preveía   la  aplicación  de  la  pena  del  Talión  para  el  que  incurriese  en  falso  testimonio41.     En  la  Alegación  Fiscal  de  Josep  Cerda  se  recoge  en  primer  lugar  la  declaración  del  médico  Gabriel   Oliver.   Éste   explicó   que   Josep   pretendía   curar   al   niño   de   un   hechizo,   y   para   ello   pidió   unas   medicinas   y   escribió   en   un   papel   el   nombre   del   enfermo   y   algún   dato   que   no   pudo   ver,   con   la   finalidad   de   hacer   dormir   al   enfermo   o   a   la   mujer   que   lo   hubiese   hechizado.   Indica   que   el   niño   murió  ese  mismo  día.     La  siguiente  declaración  que  se  recoge  es  la  de  Frai  Mateo,  que  explicó  haber  oído  a  Cerda  decir   que  el  niño  tenía  un  maleficio  y  que,  en  caso  de  no  curarle,  permanecería  enfermo   hasta  los  treinta   años.     Se   tomó   declaración   también   a   Frai   Domingo   que   explicó   haber   visto   a   Cerda   escribir   algo   en   un   papel  y  que  éste  indicó  que  sabía  quien  había  hechizado  al  niño  y  que  su  oficio  era  el  de  saludador.   Terminó  declarando  que  Cerda  le  dio  al  enfermo  un  vaso  de  agua  saludada  con  un  medicamento.       Juana  María  Pons,  madre  del  enfermo,  también  fue  preguntada  por  la  Inquisición  y  declaró  que  el   zapatero   le   dijo   que   había   un   hombre   que   sabía   realizar   curaciones   y,   al   sospechar   que   su   hijo   estaba  hechizado,  lo  buscó.  Halló  al  hombre  y  lo  llevó  a  su  casa,  donde  éste  le  dijo  que  podía  curar  a   su   hijo   y   atribuyó   su   gracia   al   hecho   de   haber   nacido   séptimo   hermano   varón   después   de   seis  .                                                                                                            . 40  J.M.  García  Marín,  “Magia  e  inquisición…”,  pp.  296  –  298.   41  Enrique   Gacto   Fernández   “Estudios   jurídicos   sobre   la   Inquisición   Española”,   Madrid,   Dykinson,   2012,     pp.  . 193  –  194.  . [12]  .

(13) Facultat  de  Dret  de  la  UIB   hermanos.   La   mujer   explica   que   el   hombre   le   pidió   que   buscase   una   serie   de   ingredientes   para   después  cocerlos  en  agua  bendita.     El  siguiente  testigo  examinado  fue  el  Inquisidor  Cáceres  que  comunicó  al  tribunal  que  el  Padre   Cerda,   hermano   del   reo,   le   dijo   que   tenía   un   hermano   alcohólico   del   que   no   sabía   nada   hace   más   de   un   año   hasta   que   tuvo   conocimiento   de   que   había   querido   curar   a   un   niño   enfermo   con   técnicas   supersticiosas  en  casa  de  Bover.     El  zapatero  indicado  por  la  madre  del  enfermo  también  fue  oído  por  el  Tribunal.  Salvador  Sancho   indicó   que   encontró   a   Cerda   en   una   taberna   y   le   preguntó   si   era   la   persona   que   sabía   curar   enfermedades   que   ni   los   médicos   hallaban   como   sanar.   Cerda   contestó   afirmativamente   y   fue   mandado  a  casa  de  Bover  para  que  visitase  al  niño.     Se   examinó   también   a   Antonia   Cifre   que   declaró   haber   visto   a   Cerda   estrujar   el   vientre   del   enfermo  con  extraordinaria  violencia  y  que  le  pidió  acudiesen  al  retrete.  Sin  embargo,  dice  no  haber   oído  al  reo  recomendar  ninguna  medicina.     Se   llamó   a   declarar   a   Ana   Homar,   criada   de   Bover.   Explicó   haber   oído   al   reo   decir   que   el   niño   estaba  hechizado  por  una  mujer.     A   continuación   el   tribunal   tomó   declaración   a   Frai   Martí   Cerda,   hermano   de   Josep   Cerda.   El   padre  dijo  que  su  hermano  acudió  a  la  casa  de  Bover  y  dijo  que  el  niño  estaba  hechizado  para  lo  que   mandó  algunos  remedios.     Los   parientes   tenían   la   obligación   de   testificar   contra   su   consanguíneo.   En   el   proceso   de   Josep   Cerda  se  llamó  a  su  hermano  para  declarar.       Tras   el   examen   de   las   declaraciones   se   procedía   a   la   calificación   de   los   hechos.   Debía   determinarse  si  la  conducta  del  reo  era  constitutiva  de  herejía.       Se  determinó  que  la  conducta  de  Cerda  era  Injuriosa  al  Santo  Oficio,  escandalosa  y  constitutiva   de  sacrilegio  heretical.     Dadas   las   calificaciones,   y   teniendo   en   cuenta   los   antecedentes   de   Josep   Cerda,   el   Tribunal   acordó  la  adopción  de  medidas  provisionales.  Se  procedió  al  encarcelamiento  de  Cerda  en  cárceles  . [13]    .

(14) Grado  en  Derecho:  Trabajo  de  Fin  de  Grado   secretas  y  al  embargo  de  sus  bienes.  El  Tribunal  ordenó  la  continuación  de  la  causa  hasta  que  ésta   deviniere  firme.     La   alegación   concluye   con   la   inclusión   de   testimonios   análogos   respecto   de   los   hechos   por   los   que   se   dio   inicio   al   proceso.   Los   testigos   hacen   referencia   a   la   gracia   que   tenía   el   reo   para   curar   mordeduras   de   animales   rabiosos   mediante   la   realización   de   la   señal   de   la   cruz,     con   una   navaja,   sobre  las  heridas  de  los  enfermos.     Josep   Cerda,   atendida   la   declaración   de   todos   los   testigos,   venía   desarrollando   desde   hacía   tiempo   prácticas   supersticiosas   orientadas   a   obtener   la   sanación   de   enfermedades   y   la   cura   de   mordeduras  ponzoñosas.  El  reo  daba   origen  a  su  don  en  su  condición  de  séptimo  hermano  varón   después   de   seis   hermanos   varones   también.   Normalmente   en   cada   vecindad   o   aldea   hay   una   persona   que   se   atribuye   la   condición   de   curador42.   En   este   caso   Josep   Cerda   se   reconocía   como   curador.       La   labor   de   Cerda   fue   sospechosa   de   pacto   con   el   demonio   por   intentar   la   curación   de   enfermedades  que  los  médicos  no  hallaban  como  sanar  o  explicar43.     V.. CONCLUSIÓN    .  . En   los   siglos   XVII   y   XVIII   era   práctica   común   acudir   a   saludadores,   sanadores   o   hechiceros.   A   éstos   por   razón   de   ciertas   condiciones   especiales,   se   les   atribuía   poder   para   lograr   los   cometidos   que   el   ser   humano   por   sí   mismo   no   podía   alcanzar.   Josep   Cerda   se   atribuyó   la   condición   de   saludador,  capaz  de  sanar  enfermedades  que  los  médicos  decían  incurables.  Configurándose  para  la   Inquisición,   Cerda,   como   el   resto   de   saludadores   y   hechiceros,   autor   de   un   delito   de   herejía   por   razón  de  tener  sus  prácticas  origen  en  un  pacto  con  el  diablo.     En  Baleares,  además  del  caso  de  Josep  Cerda,  se  sucedieron  otros  similares  que  también  fueron   perseguidos  por  la  Inquisición  de  Mallorca.  Se  conservan  las  alegaciones  fiscales  de  Micaela  Riera   Carraleta,   de   Mahón,   procesada   en   el   año   1816   por   realizar   curaciones   supersticiosas.   Se   custodian   también  los  informes  fiscales  de  Francisca  Terrasa,  Petra,  y  de  Pedro  Mayol  Cardaix,  procesados  por   el  mismo  en  el  mismo  año44.    .                                                                                                            . 42  Julio  Caro  Baroja,  “Los  vascos”,  p.  51.   43  H.  C.  Lea  “Historia  de  la  Inquisición  Española”,  Madrid,  Fundación  Universitaria  Española,  1983,  p.  576.. 44  R.  Ramis  Barceló,  "Las  alegaciones  fiscales  del  Tribunal…».  . [14]  .  .

(15) Facultat  de  Dret  de  la  UIB   En   la   actualidad   la   labor   realizada   por   un   curandero   o   brujo   podría   no     tener   relevancia   jurídica,   ni  incardinarse  en  tipo  penal  de  la  estafa  .  El  tipo  penal  de  estafa  exige  que  el  engaño  que  determina   el  error  en  el  perjudicado  sea  bastante  (art.  248  CP).  El  engaño  que  debe  mediar  en  esta  figura  exige   una   maniobra   fraudulenta   con   un   aspecto   de   seriedad   y   realidad   suficiente   para   engañar   a   una   persona  media.  Estas  características  que  debe  revestir  el  engaño  es  lo  que  permite  excluir  del  delito   de  estafa  el  cobro  de  un  sanador  o  brujo  45  en  algunos  casos.       El   Tribunal   Supremo,   en   sentencia   de   2   de   febrero   de   2007,   en   la   que   declara   la   absolución   de   una   curandera   que   cobró   18.000   euros   por   comprometerse   a   curar   a   un   enfermo   terminal   de   cáncer,   declaró   que:   "se   considera   que   no   existe   estafa   cuando   el   sujeto   pasivo   acude   a   médium,   magos,   poseedores   de   poderes   ocultos,   echadoras   de   cartas   o   de   buenaventura   o   falsos   adivinos,   cuyas   actividades   no   puedan   considerarse   como   generadoras   de   un   engaño   socialmente   admisible   que   origine   o   sean   la   base   para   una   respuesta   penal.   En   estos   casos   se   considera   que   el   engaño   es   tan   burdo  e  inadmisible  que  resulta  inidóneo  para  erigirse  en  el  fundamento  de  un  delito  de  estafa".     Distinto  podría  ser  el  caso  de  quien    se  atribuyese  falsamente  la  condición  de  médico  o  experto   en  ciencias  curativas,  o  quien  con  sus  acciones  o  tratamientos  causase    lesiones  o  muerte.  En  tales   casos   cabría   responsabilidad   penal   por   estafa,   intrusismo   y   por   lesiones   u   homicidio,   según   cada   supuesto.  Lo  fundamental  sería  el  perjuicio  o  daño  causado  a  la  sociedad  o  a  individuos  concretos  y   no  la  consideración  de  la  existencia  de  algún  tipo  de  pacto  con  el  diablo  o  similar.                              .                                                                                                             45  Gustavo  . Balmaceda   Hoyos,   “El   engaño   en   la   estafa  ¿Una   puesta   en   escena  ?”,   en   Revista   de   Estudios   de   Justicia,  n.12,  2010,  pp.  346-­‐376.  . [15]    .

Figure

Actualización...

Referencias