Recortes de Entrevistas LEVI

Texto completo

(1)

Entrevista con Giovanni Levi Entrevista con Giovanni Levi (recorte)

(recorte)

¿¿Qué absorbes de la antropología o de otras ciencias sociales?Qué absorbes de la antropología o de otras ciencias sociales?  No creo que el deber de la histori

 No creo que el deber de la historia sea tanto absorber las ciea sea tanto absorber las ciencias sociales como crencias sociales como crearlas. Es muy peligroso pensar arlas. Es muy peligroso pensar  que los historiadores deben utilizar

que los historiadores deben utilizar sin más las sin más las ciencias sociales. Debemos criticarlas antes que asumirlas. Pero, enciencias sociales. Debemos criticarlas antes que asumirlas. Pero, en un aspecto, la antropologa acad!mica, que no

un aspecto, la antropologa acad!mica, que no la sociologa, se ha la sociologa, se ha adelantado realmente a la historia, pues ha sidoadelantado realmente a la historia, pues ha sido muy autocrtica sobre sus propios procedimientos

muy autocrtica sobre sus propios procedimientos autoritarios.autoritarios. "a antropologa, despu!s de la publicaci#n $amosa"a antropologa, despu!s de la publicaci#n $amosa de las notas de campo de %alino&s'i, ha hecho un balance crtico, reconociendo el carácter meramente asertio de las notas de campo de %alino&s'i, ha hecho un balance crtico, reconociendo el carácter meramente asertio que tenan muchas de sus $ormulaciones. "os historiadores, por el contrario, conseran su modo ingenuo de que tenan muchas de sus $ormulaciones. "os historiadores, por el contrario, conseran su modo ingenuo de relatar y en general a$irman que *arlos +, por eemplo,

relatar y en general a$irman que *arlos +, por eemplo, actuabaactuaba de este modo,de este modo, pensaba pensaba de esta $orma. -odosde esta $orma. -odos aceptan, por supuesto, que pueda sostenerse una opini#n contraria o eri$icarla en los archios, pero su $orma de aceptan, por supuesto, que pueda sostenerse una opini#n contraria o eri$icarla en los archios, pero su $orma de hablar, en el $ondo, es

hablar, en el $ondo, es autoritariaautoritaria y piensan siempre en oy piensan siempre en o$recer conclusiones en ez de presentar las incoherencias$recer conclusiones en ez de presentar las incoherencias o los $ragmentos de la realidad.

o los $ragmentos de la realidad.

%e parece que es un producto de cierta herencia escolástica o positiista Dios ha creado un orden que las ciencias %e parece que es un producto de cierta herencia escolástica o positiista Dios ha creado un orden que las ciencias están obligadas a descubrir. En el $ondo

están obligadas a descubrir. En el $ondo as sucede con *li$$ord /eertz. 0n as sucede con *li$$ord /eertz. 0n antrop#logo muy inteligente, 1redericantrop#logo muy inteligente, 1rederic 2arth

2arth, ha , ha escrescrito un ito un libro poco conoclibro poco conocidoido  Balinese  Balinese WWorlds,orlds, a los quince a3os de la estancia de /eertz en 2ali,a los quince a3os de la estancia de /eertz en 2ali, donde sosti

donde sostiene que todo ene que todo lo dicho por lo dicho por /eer/eertz es tz es $als$also, pues /eertz buscabo, pues /eertz buscaba ela el orordedenn de 2ali, mientras que alde 2ali, mientras que al contr

contrario su ario su comecometido era tido era $orm$ormalizaalizar r el el desodesorden, trans$rden, trans$ormar en ormar en ordeorden n la la descdescripciripci#n #n de un de un desodesorden. "arden. "a obseraci#n del desorden y la crtica de la autoridad son aspectos de la antropologa con los que se ha adelantado obseraci#n del desorden y la crtica de la autoridad son aspectos de la antropologa con los que se ha adelantado a la historia. El retraso de los

a la historia. El retraso de los historiadores tiene que er con el uso gremial y corporatiista de la historia.historiadores tiene que er con el uso gremial y corporatiista de la historia.  En

 En "a herencia inmaterial, ¿"a herencia inmaterial, ¿qué destacas con la palabra «inmaterial»?qué destacas con la palabra «inmaterial»?

De antemano iene a subrayar la releancia de lo simb#lico. En segundo lugar, iene a destacar la importancia de De antemano iene a subrayar la releancia de lo simb#lico. En segundo lugar, iene a destacar la importancia de las $ormas de socializaci#n. "a imitaci#n de su padre por parte del e4orcista piamont!s, mi personae, representa las $ormas de socializaci#n. "a imitaci#n de su padre por parte del e4orcista piamont!s, mi personae, representa la imposibilidad de escapar de una imagen dada. -ambi!n resalta la importancia del mundo de las relaciones. "os la imposibilidad de escapar de una imagen dada. -ambi!n resalta la importancia del mundo de las relaciones. "os nculos personales son interpretados como el alor socioecon#mico más importante, incluso como una

nculos personales son interpretados como el alor socioecon#mico más importante, incluso como una riquezariqueza inmaterial

inmaterial mayor que el dinero. %is amigos o mis alumnos trabaan mucho sobre las relaciones entendidas comomayor que el dinero. %is amigos o mis alumnos trabaan mucho sobre las relaciones entendidas como $uente $undamental de la historia y tambi!n como el meor instrumento para la de$inici#n del hombre. El hombre $uente $undamental de la historia y tambi!n como el meor instrumento para la de$inici#n del hombre. El hombre aparece, ante todo, de$inido por sus

aparece, ante todo, de$inido por sus relaciones.relaciones.

Esto tiene cierto entronque con el psicoanálisis, que tambi!n estudia al indiiduo en su

Esto tiene cierto entronque con el psicoanálisis, que tambi!n estudia al indiiduo en su campo relacional. Nosotroscampo relacional. Nosotros hemos utilizado mucho la teora de los

hemos utilizado mucho la teora de los  grafos grafos para destacar q para destacar que las personas son di$ue las personas son di$erentes seg5n la mor$olerentes seg5n la mor$ologa deoga de sus relaciones y tambi!n la calidad y

sus relaciones y tambi!n la calidad y el contenido de tales relaciones que si alguien mantiene muchos el contenido de tales relaciones que si alguien mantiene muchos nculos esnculos es muy distinto del que tiene un n5mero muy restringido que un obrero sea hio de un obrero es di$erente a que sea muy distinto del que tiene un n5mero muy restringido que un obrero sea hio de un obrero es di$erente a que sea hio de un campesino. "os antrop#logos de la escuela de %anchester, los alumnos de %a4 /luc'man, han hio de un campesino. "os antrop#logos de la escuela de %anchester, los alumnos de %a4 /luc'man, han estudiado el motio por el que los obreros de la industria de 6hodesia tenan comportamientos distintos en el estudiado el motio por el que los obreros de la industria de 6hodesia tenan comportamientos distintos en el curso de una huelga. "a causa era la solidaridad interna de los grupos y el estudio pona al descubierto la red curso de una huelga. "a causa era la solidaridad interna de los grupos y el estudio pona al descubierto la red relacional de los obreros. En

relacional de los obreros. En  a !ere a !erencia inmaterial,ncia inmaterial, yo trat! de reconstruir en lo yo trat! de reconstruir en lo posible el unierso de relacionesposible el unierso de relaciones del e4orcista. El captulo sobre el mercado de la

del e4orcista. El captulo sobre el mercado de la tierra, que es el que más tierra, que es el que más aprecio, resulta del es$uerzo de entender aprecio, resulta del es$uerzo de entender  que los precios de la tierra ariaban seg5n las cone4iones particulares entre endedores y compradores... "a que los precios de la tierra ariaban seg5n las cone4iones particulares entre endedores y compradores... "a actiidad central del microhistoriador social consiste en la reconstrucci#n de los distintos lazos sociales. Esta actiidad central del microhistoriador social consiste en la reconstrucci#n de los distintos lazos sociales. Esta actitud eita suponer

(2)

¿ "elaciones de poder, sobre todo?

 No, son relaciones interpersonales, antes que nada, aunque contengan naturalmente relaciones de poder. Pero no s#lo de poder, sino tambi!n de amor, de amistad, de clientela, de parentesco, de solidaridad, laborales, todas las que de$inan sus nculos concretos.

#itas a menudo a $arcel $auss, quien, %ustamente, obser&' la diferencia entre el persona%e social ( la  percepci'n de uno mismo.

7e ledo muchsimo a %auss... Estoy trabaando ahora precisamente sobre los consumos y estoy conencido de que para entender la sociedad (no s#lo la del 8ntiguo 6!gimen sino tambi!n la de hoy), es $undamental captar las relaciones entre las personas antes que los nculos con las cosas. "as sociedades que desarrollaban la estrategia de di$erenciar los consumos entre hermanos, por eemplo, tenan una idea muy distinta de la nuestra, que es liberal9burguesa, donde prima la idea de igualdad del hombre abstracto. En cambio, aquella 9concreta y desigualsupona la e4istencia de :equidades di$erentes;... Por ello, %auss y muchos otros, como <arl Polanyi, se3alaban que la sociedad se entiende a partir de la di&ersidad de las personas. El primero, estudiando el don, y el segundo, analizando las reglas de las reciprocidades, nos e4plican mucho acerca de esta cuesti#n.

Es la sociedad liberal burguesa la que entiende que relacionalmente todas las personas son id!nticas, te#ricamente iguales. Ello supuso un gran cambio cultural, que luch# contra una sociedad 9el 8ntiguo 6!gimen9en donde la leyera di$erente para todos, pues cada uno tena sus priilegios. 8hora, en la sociedad contemporánea, la ley ha de ser te#ricamente igual para todos... %e parece que la idea de igualdad del hombre en abstracto 9consagrada por el c#digo napole#nico9, ha generado una idea de igualdad $ormal que nos conduce a olidarnos de las desigualdades reales, contribuyendo además ideol#gicamente a apoyar el poder, pues !ste hace parecer iguales a q uienes carecen de !l, aumentando su propia $uerza. 7oy, el erdadero concepto que puede meorar la sociedad 9idea que está muy  presente en los $il#so$os morales americanos, como 6a&ls, D&or'in9, es el de equidad. Pero para entender el  pasado tambi!n era necesario ese concepto, la usticia distributia se $undaba en una sociedad erárquica, estrati$icada, desigual, en la que cada uno tiene lo que :merece; su propia equidad, donde el merecimiento implica priilegios que están garantizados de antemano. 7aba priilegios de los arist#cratas, de los udos (aunque se los marginara), de los presos... Es anacr#nico creer que un burgu!s quera ser un arist#crata, quiere s#lo ser el rey de los burgueses, del mismo modo que el mendigo quera ser el rey de los mendigos... 7oy debemos recurrir en la historia al concepto de equidad) a la usticia posible en una sociedad desigual.

• Entreista realizada el => de $ebrero de [email protected]@@ con la ayuda t!cnica de "illy A.8. 8gradecemos la

colaboraci#n de 6a$ael Aerrano y, muy especialmente, los conseos de 2artolom! Bun. 6E+CA-8 A8"0D %EN-8" B *0"-068,  8 @@...

MANL'SCRITS,nF ?, Enero [email protected]@G, págs. ?H9= ANTROPOLOGIA Y MICROHISTORIA: CONVERSACION CON GIOVANNI LEVI

(3)

generalizaci#n.

G! LEV!" Primero debo dar una de$inici#n de microhistoria. "a microhistoria no tiene nada que er con la historia local, es decir, se puede hacer microhistoria de /alileo /alilei o de Piero della 1rancesca, estos dos libros han aparecido dentro del repertorio de la microhistoria. Ai queremos dar una de$inici#n de microhistoria diremos que es una reducci#n de escala de análisis usando el microscopio. Nosotros podemos estudiar a Napole#n a tra!s de un documento, a tra!s de un episodio. "a historia local es otra cosa distinta, la historia local estudia una localidad. Para nosotros, para m por eemplo, la historia local, o el hecho de que haya estudiado un pueblo en  a !erencia inmaterial, es casual. Bo he tratado de er si ciertas cosas, y en particular el mercado de la tierra, por eemplo, estudiados al niel local, al niel micro, estudiados con el microscopio, podan decirnos más, podan reelarnos los mecanismos que a una escala mayor no conseguiramos er. En este sentido, el problema de la microhistoria es siempre un problema de generalizaciones. *reo que didácticamente, necesariamente, lo ideal es no tener ning5n inter!s espec$ico por la localidad que se estudia. Es una tarea instrumental, se busca una escala reducida como un laboratorio, para deenir al problema general. Ami parecer, el eemplo del mercado de la tierra es bastante clari$icador, es decir, si se estudia toda Espa3a no se entiende c#mo $unciona el mercado de la tierra, si se estudia un pueblo se pueden entender las reglas $ormales a tra!s de las cuales el mercado de la tierra $unciona en toda Espa3a. Ae establecen las

 preguntas claes que es usto hacer acerca del mercado de la tierra en el ámbito global. En este sentido, no dir! nunca microhistoria o historia local, son dos cosas totalmente distintas, enemigas yo me o$endera mucho si $uese considerado un historiador local. "os dos pueblos a los que en particular he dedicado muchos a3os son dos

 pueblos que considero sin ning5n inter!s, de los que no he escrito la historia. 7e escrito una historia en ellos. *li$$ord /eertz, el antrop#logo, respondiendo a una pregunta parecida dio e4actamente F"os antrop#logos (pero nosotros podemos decirlo para los historiadores) estudian en los pueblos, no estudian los pueblosF. El hecho de estar en un pueblo es un accidente, no tiene ning5n inter!s sin embargo, se estudia en los pueblos como lugar microsc#pico de aplicaci#n de problemas generales. Estudiamos qu! son los hombres.

#OSE LUIS $ETRAN

*ni&ersidad +ut'noma de Barcelona. ANTONIO ESPINO LOPE%

*ni&ersidad +ut'noma de Barcelona. RICAR&O GARCIA CARCEL *ni&ersidad +ut'noma de Barcelona. raducci'n) -udit! olentino i $ar%anet.

/ioanni "ei e4plicando su concepto de ImicrohistoriaJ

6eproduzco la entreista que dio /ioanni "ei a Diego Aempol, en la ciudad de %onteideo, en el a3o de [email protected]@. El diálogo es interesante. Cn$orma acerca de esta mirada esc!ptica, en la que se disuelen esas seguridades que habamos ganado con la historia social y cultural.

(4)

D.A. ¿*uál es la relaci#n de esta práctica con los macrorrelatosK ¿Depende la elaboraci#n de la microhistoria de estos 5ltimosK

/.". A, depende. Pero las tendencias nueas siempre están en relaci#n con lo preio. Para m hay dos lneas  posibles estudiar lo que los otros no han abordado todaa 9algo que hacen mucho los estudiantes9 o inestigar

sobre cosas ya trabaadas pero con$iando en que se puede lograr $ormular una descripci#n más espec$ica. De todas $ormas creo que se puede hacer microhistoria aun en aquellos temas sobre los que todaa la macrohistoria no se ha e4presado. Aiempre se pueden aplicar preguntas generales a situaciones micro y lograr saber más en de$initia acerca de los hombres.

D.A. ¿Lu! opini#n le merecen las crticas que se3alan la $alta de representatiidad de la microhistoria y que cuestionan la utilizaci#n del paradigma indiziario, es decir la construcci#n de la historia a tra!s de indiciosK

/.". *reo que la primera de esas crticas no tiene sentido, ya que anida una idea positiista, que proyecta la isi#n de uni$ormidad sobre lo real. Ai bien cuando estudio algo es para comprender todo, ¿qui!n no sabe que siempre en de$initia estamos inestigando nada más que a partir de trozos de la realidadK Nada representa otra cosa, lo 5nico que construimos son generalizaciones mentales. En de$initia hacemos preguntas que a su ez organizamos para entender meor la realidad.

Pero s tienen sentido las crticas que se le hacen al paradigma indiziario. 8 mi entender !ste es una mentira pura, es un astuto uego de palabras inentado por /inzburg que no dice nada, pese a que utiliza una $orma muy e$icaz desde el punto de ista comunicatio.

Entreistra a /ioanni "ei en *osta 6ica

 ENTREVISTA A GIOVANNI LEVI (  [1]  ) Muan Mos! %arn

##M9La icro (istoria se (a caracteri)a*o +or ser n oviiento (etero-.neo! A/-nos s0/o /a ven coo n si+/e ca1io en /a esca/a *e o1servaci0n *e /a (istoria! Otros, *es-racia*aente, /a a2or3a /a con4n*en con /a (istoria re-iona/ 2 /oca/! Por /o 5e na +re-nta 16sica ser3a esta1/ecer 75. es /a icro (istoriaK

6 Bo creo que se puede reiindicar una especi$icidad de este moimiento aunque algunos tiendan a utilizar el t!rmino microhistoria para diersos estudios de tipo local. Pienso que tu pregunta no se austa si s#lo pones la idea de simplemente un cambio de escala. En la microhistoria la reducci#n de escala se usa para entender la historia general. Ae parte de que es posible al reducir el grado de escala y obserar cosas aparentemente más generales.

(5)

Esto podra ilustrarse si emos como se emplea el microscopio. 8 tra!s de !ste, podemos er cosas que antes no eran isibles al oo pero que e4istan. Podemos poner un eemplo más hist#rico las migraciones. Para estudiarlas es necesario entender ¿qui!n emigraK "a pregunta clásica de la cantidad de emigrantes no es una interrogante interesante para el historiador. "as preguntas de qui!n emigra y qui!n no emigra se conierten en problemas de la micro historia, pues para contestar estas interrogantes es necesario obserar el problema en el ámbito $amiliar, en el ámbito de los rangos de hermanos y los ciclos de ida de la $amilia por s#lo citar algunos casos.

Otro eemplo podra ser la proletarizaci#n. En estos momentos estoy leyendo un $ascculo sobre la economa agraria tucumana. En !l, los autores se preguntan por qu! en la economa azucarera tucumana se estaba o no construyendo un mercado de trabao salarial, o si este tipo de mercado haba e4istido o no. El problema de la construcci#n de un mercado laboral salarial o de proletarizaci#n poda ser un problema clásico de la micro historia, pues el historiador deberá aeriguar c#mo $unciona la peque3a $amilia campesina, para obserar si !sta  puede o no dar trabao a las grandes haciendas o cuándo y en qu! cantidades. En este sentido muchas eces los

historiadores piensan que lo general es lo gen!rico o la generalizaci#n. "a micro historia busca analizar los $uncionamientos y a tra!s de !stos generalizar conclusiones, especialmente para producir preguntas y respuestas que puedan ser comparables en otros conte4tos.

En este sentido, la discusi#n de la reducci#n de escala es $undamental. Es imposible estudiar al microbio sin el microscopio. El microbio puede matar, como puede ser el caso de la peste bub#nica, pero si no lo obseras a tra!s del microscopio no puedes entender c#mo se causa la peste. 8l percibir el microbio puedes generalizar y entender la en$ermedad.

En este seminario he dicho que muchos piensan que la micro historia es estudiar cosas peque3as, pero en realidad analiza cosas grandes. "a reducci#n de la escala es una diisi#n arti$icial. B en este sentido, muchos italianos  piensan que micro historia es historia local, debo decir que esto es una locura total. Para ellos uno puede estudiar 

una comunidad o la historia de una persona, a lo meor alguien con u n mal patol#gico y presentan su trabao como micro hist#rico sin serlo. Mustamente, un amigo mo, un historiador espa3ol, Maime *ontreras, ha llamado a esa historia, la historia basura. %e parece que hay que di$erenciar entre micro historia y la historia basura, o la historia  peque3a que no es interesante por que no es generalizable. Es decir aquella micro historia que busca a tra!s del

microscopio las $ormas.

##M" Uste* (a ani4esta*o 5e /a icro (istoria tra1a8a so1re /a rea/i*a*! Sin e1ar-o, 75. o+ini0n /e erecen /os (istoria*ores 5e tra1a8an 1a8o e/ s+esto *e 5e /a rea/i*a* no e9iste 6s 5e en /a re+resentaci0n in*ivi*a/ 5e (a-a ca*a s8eto so1re e//a Ta/ 2 coo +arece *es+ren*erse *e a/-nos tra1a8os *e Ro-er C(artier 2 Car/o Gin)1r-!

-anto *hartier, /inzburg como yo pensamos que la realidad e4iste. No es una $icci#n ni una cosa incognoscible. En esto somos muy pol!micos, los tres, en contra de 7ayden hite, el descontruccionismo y todos aquellos que  piensan que buscar la realidad es una $icci#n.

Dicho esto ¿qu! signi$ica esto de que la realidad consiste en buscarlaK. Luiero responder a esto con una metá$ora. "a realidad es como los udos imaginan a Dios y como los talmudistas trabaan. En la religi#n uda no se puede decir que Dios e4iste. Dios dice que tu e4istes, los otros e4isten yo no. Pero la e4istencia es di$erente. El  problema es trabaar siempre buscando a Dios sabiendo que es irreductible, que no se puede conocer a Dios al

(6)

Otro eemplo, cada a3o aparecen H> mil libros de *arlos +, por qu! ha de empezarse siempre.Por qu! *arlos + como realidad no se puede conocer, pero si se puede acercar a ese personae, se puede decir que la lectura es un  poco di$erente, se pueden er cosas que antes no se ieron y este es el trabao realstico de los historiadores. No

obstante, muchos historiadores piensan que el acercamiento a la realidad se resume en la idea de e4haustiidad o en la cuanti$icaci#n de $uentes. Ain embargo, insisto, el historiador no escribe la realidad, se acerca a ella.

"a realidad iene a ser un es$uerzo por comprender la realidad, en los lmites que se tienen. *reo que los historiadores buscan la realidad en este sentido, trabaando conscientemente de los limites de lo conocible, con toda la porosidad que es saberse trabaar en los lmites. De acuerdo con el modelo $ilos#$ico de los talmudistas. Por el contrario, los deconstrucionistas dicen que dado que no se puede conocer toda la realidad no se puede conocer nada. Esto me parece una petulancia total, es una imagen de que el hombre es todo poderoso y que al no serlo no es nada y no se puede conocer. En cambio, la gran intenci#n del historiador es de$inir los lmites y sobre ellos construir una ciencia total, muy a lo contrario de los construcionistas que hacen el uego de lo imposible, no  puedes saber todo, no sabes nada de si e4iste o no e4iste la realidad.

##M" En /a acta/i*a*, *entro *e /a coni*a* *e (istoria*ores, +arece *i4n*irse e/ teor *e caer en ca/5ier *eteriniso, sea .ste socia/, c/tra/, econ0ico, e inc/so (ist0rico /o 5e (a +rovoca*o 5e c(os (istoria*ores se nie-en a esta1/ecer casas ;/tias, invaria1/es 2 contin-entes *on*e se enarcan /as *ecisiones 2 estrate-ias 5e esco-en /os in*ivi*os! Sien*o /a icro (istoria n 6rea 5e 1sca na conce+ta/i)aci0n 6s 4/i*a, co+ro1ar e/ +eso *e /as re/aciones *e +arentesco, /as noras cona/es, /as /0-icas 4ai/iares 2, en 4in, esta1/ecer /os +or5. *e /os co+ortaientos (anos, 7c0o se o1serva en /a icro (istoria e/ +ro1/ea *e /a casa/i*a*

6 "o que obsero en la lista de causas que t5 se3alas, debo decir que las causas 5ltimas e inariables no e4isten mientras las contingentes s. 8l mismo tiempo hay que indicar que e4isten m5ltiples causas. No se puede decir  que el Estado %oderno naci# por la guerra, como dicen ahora muchos te#ricos. *reo que no es interesante buscar  una sola causa para e4plicar el desarrollo del Estado %odero, aunque ciertamente la guerra $ue parte de ese  proceso, aunque repito no la 5nica.

"a micro historia e la compleidad, lo que interesa es analizar las di$erencias. Para entenderlo meor oy a poner  un eemplo. 8l micro historiador le interesará estudiar las disimilitudes entre la proincia de 7eredia y la de "im#n, no cuáles han sido las causas que han producido el costarrique3ismo de las dos. Aon todos costarricenses  pero a la ez son di$erentes, las causas de la costarrique3izaci#n deben ser iguales y al mismo tiempo distintas.

En este sentido, muchas eces los historiadores introducen muchos mecanismos cuando no hacen micro historia  por que deben elegir un niel de generalizaci#n que tiene siempre implcito cierto grado de mecanismo y

$uncionalismo. Por eemplo, es muy com5n cuando los historiadores estudian las migraciones se3alar como causa de la misma la pobreza de la gente, creo que tales respuestas son poco sugestias. "o interesante sera er por que unos emigran y otros no. Del mismo modo, en las generalizaciones se tiende a se3alar que mucha gente emigra, cuando sera más atractio preguntarse porque alguna gente emigra y otros no. *reo que hay que abandonar las triialidades.

##M" A +ro+0sito *e /as con4i-raciones 5e ste* cita! Los censos, /os +a*rones cona/es, /os re-istros +arro5ia/es, /as /istas *e i+estos 2 /os 3n*ices noinativos, entre otras 4entes, tien*en a +oner .n4asis en /a 4ai/ia nc/ear! Esto (a +rovoca*o na so1re -enera/i)aci0n *e /os an6/isis (ist0ricos en torno a /a

(7)

4ai/ia nc/ear coo si .sta 4era at0noa *e /as estrate-ias cona/es, vecina/es e inc/so *e /os +arentescos! En este senti*o 7c0o /a icro (istoria est6 a2*an*o a re*e4inir /os conce+tos *e 4ai/ia, estrate-ias, coni*a*, /as re*es *e so/i*ari*a* 2 e/ iso contro/ socia/

6 En la herencia inmaterial hay un captulo que trata de esto, que se llama $rentes parentales. En !l, se indica que son mucho más importantes las relaciones entre los hermanos y entre a$ines que er la relaci#n de la $amilia s#lo ista como el matrimonio de dos personas.

8 parte de su determinaci#n nuclear biol#gica, la $amilia es una con$iguraci#n relacional Esto es $undamental. Bo creo que este tipo de concepci#n se di$erencia de las e4plicaciones tradicionales que por mucho tiempo estuieron igentes en la historiogra$a demográ$ica. Este tipo de interpretaci#n se caracterizaba por s#lo hacer $otogra$as, donde se buscaba lo básico. Esto era construir una descripci#n estática. Este tipo de e4plicaciones era elemental y no se acercaba a la realidad $amiliar. %uchas eces cuando t5 eras ni3o y tus padres iban al cine llamaban a la abuela, no se comportaban como una $amilia nuclear, esto era una realidad, la $amilia tiene una relaci#n con el e4terior. Cncluso, en el pasado abundan los eemplos de este tipo de relaciones con siriente y esclaos. 7ay que estudiar las $unciones, no en t!rminos $uncionalistas, sino de relaciones que hay entre los miembros internos y e4ternos a esa $amilia y donde todos tienen estrategias.

*reo que los historiadores tenemos un problema describimos a nuestros personaes hist#ricos de una $orma muy di$erente a como lo haran si escribieran de s mismos o de sus progenitores.Nosotros no tenemos el sentido de la necesidad, presentamos a nuestros personaes como si no tuieran elecci#n. 8 eces muchos historiadores no aceptaran ser descritos como ellos presentan a sus personaes. "os historiadores erdaderamente, describimos a los personaes como tteres, desgraciadamente, nosotros no escribimos la compleidad de los hombres.

##M" Uste* en s /i1ro <La Herencia Inateria/< +resenta na visi0n o+tiista *e /a /i1erta* *e /os (o1res a/ *eostrar /a i+osi1i/i*a* *e/ sistea *e contro/ +iaont.s *e/ si-/o =VII *e contener c(as *e /as estrate-ias 4ai/iares, cona/es 2 +ersona/es *e /os s8etos! &es*e esa +ers+ectiva 7c0o +e*e visa/i)arse (o2 /a /i1erta* *e /os (o1res

Bo no quiero describir una libertad e4cesia. Bo pretendo decir que la libertad de los hombres e4iste siempre. El  poder por duro que sea contiene siempre contradicciones, cada situaci#n no es 5nica, la realidad es más

complea. El poder dea siempre un margen de libertad, un margen que crea una FintersticidadadF y la posibilidad de moerse en las contradicciones de los sistemas normatios. Esto es optimista, pero no demasiado. Estoy en contra de er las sociedades del pasado como automáticas. Bo no creo en el automatismo, yo creo que el papel del historiador es er y buscar los márgenes de elecci#n. 7oy tenemos muchsimas determinaciones, nueas tecnologas inasias que son más $uertes con capacidades de capturar cada hombre.

Por eemplo, los historiadores en general describen la libertad de los hombres olidan a los hombres y s#lo los en en el trabao. No e4iste el tiempo libre del obrero o del esclao. El hombre que trabaa en la hacienda o en la $ábrica. Discutiendo con unos obreros, ellos se admiran que yo saba más que ellos sobre el salario y la organizaci#n del trabao sin embargo, ellos me decan solo tenemos una cosa, estamos $uera de la $ábrica no dentro de la $ábrica. 8hora muchas eces nosotros no encontramos la libertad porque no emos los márgenes que los hombres tienen de elegir otra cosa.

Here*ia, >? *e a-osto *e @@@!

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :