DIPLOMADO EN ERGONOMIA MODULO NºX BIOMECÁNICA Aplicación de la electromiografía de superficie a estudios ergonómicos

17  Descargar (0)

Texto completo

(1)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA

MODULO NºX

BIOMECÁNICA

“Aplicación de la electromiografía de superficie a

(2)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 2

Autor: María Eugenia Figueroa V.

Unidad de Ergonomía / Facultad de Ciencias Biológicas / Universidad de Concepción

“Aplicación de la electromiografía de superficie

a estudios ergonómicos”

María Eugenia Figueroa

Objetivos:

1. Conocer aspectos de la técnica de electromiografía de superficie que ayuden a comprender algunos fenómenos derivados de las exigencias físicas para el ejercicio de la ergonomía.

2. Motivar al alumno en una línea de investigación para la ergonomía

INTRODUCCIÓN

El uso correcto de la electromiografía (EMG), junto a otras herramientas puede ayudar en la comprensión de la fuerza muscular y la carga de trabajo, lo que tiene una aplicación en la mejora de tareas o puestos de trabajo y en la disminución de la exposición de los trabajadores a exigencias que sobrepasen sus capacidades. La EMG puede servir como un valioso aporte para la evaluación del comportamiento muscular durante la ejecución de fuerza. Al medir la depolarización de las fibras musculares, su señal tratada de manera apropiada aporta información que puede ser usada para medir la actividad muscular, la fatiga o la fuerza.

FUERZA MUSCULAR Y FATIGA

La fuerza muscular y resistencia, no son sinónimos. Resistencia es usualmente definida como “La capacidad para producir fuerza o torque mediante una contracción muscular voluntaria” (Gallagher y otros 1998). Operacionalmente la

(3)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 3 resistencia se define como el torque máximo que puede ser generado sobre una articulación, o la máxima cantidad de torque o fuerza que es demandada por una tarea (Chaffin y Park, 1973). Ambas definiciones se refieren a fuerzas o torques, medidos externamente al cuerpo, y aunque son la resultante externa de fuerzas internas generadas activamente por los músculos que cruzan sobre las articulaciones, también se ejercen fuerzas internas por el estiramiento de los ligamentos y otros tejidos pasivos asociados a esas mismas articulaciones. Para determinar si alguien tiene la suficiente fuerza para realizar una tarea específica, cada articulación involucrada debe generar una cantidad específica de torque, de una magnitud tal que el cuerpo (el sistema osteo articular) produzca la fuerza externa requerida para la tarea. Una tarea puede ser caracterizada por el porcentaje de trabajadores con la fuerza para ejecutarla.

Desde el punto de vista biomecánico, claramente existe una conexión directa entre las fuerzas musculares internas y las fuerzas pasivos de los tejidos, que combinadas producen momentos en las articulaciones (torques) y las fuerzas externas usadas por el cuerpo para ejecutar un trabajo (con herramientas, piezas de máquinas, partes, etc). Sin embargo, la cuantificación de las fuerzas musculares internas asociada a la medición de las fuerzas externas constituye un reto. Sólo unos pocos estudios han medido y correlacionado las fuerzas internas y las externas. (Dennerlein y otros., 1998; Heckathorne and Childress, 1981), debido a que se requieren métodos invasivos y condiciones especiales.

Lo que se utiliza de manera más frecuente es la correlación de fuerzas internas y externas mediante un modelo matemático, lo que permite hacer una estimación de las fuerzas musculares internas a partir de la medición de las fuerzas externas o torques. De la información cinemática de la duración del ejercicio y numerosos supuestos sobre la conducta y compromiso de los tejidos pasivos y músculos. Algunos supuestos sobre el comportamiento muscular y la fuerza podrían aclararse mediante el uso de EMG.

Los modelos que incorporan información electromiográfica pueden ser denominados modelos “biológicamente asistidos” o “electromiográficamente

(4)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 4 asistidos”. Cuando las condiciones son las apropiadas y se combinan estados musculares, además un tratamiento adecuado de la información (como el largo de la señal y área bajo la curva), la señal electromiográfica puede ser utilizada para estimar la fuerza generada por un músculo en particular.

Desde un punto de vista puramente físico o biomecánico, resistencia que se genera en las diferentes articulaciones y en los tejidos blandos pueden alcanzar fácilmente muchos kilos; desde un punto de vista fisiológico, y a medida que el esfuerzo muscular aumenta, como consecuencia de cargas elevadas, disminuye la circulación sanguínea en el músculo desencadenando rápidamente el fenómeno de la fatiga muscular.

Por ello, en tareas que demandan fuerza muscular elevada, requieren un tiempo de recuperación, si este no se proporciona, y se sobrepasan los niveles críticos, se presenta una disminución de la fuerza, torpeza en los movimientos y finalmente temblor (incapacidad funcional). Además pueden percibirse, un primer momento, molestias que pueden evolucionar a lesiones en los tejidos blandos. Obviamente si la resistencia aplicada es excesiva, también puede llegarse a una lesión por un mecanismo directo, que afecte las propias estructuras óseas, musculares y tendinosas.

Debe tenerse en consideración que la fatiga muscular, tiene un componente central (cerebro, médula espinal, motoneurona y nervios motores) que inhiben la respuesta motriz con el objetivo de economizar activación y reducir la excitación del músculo.

Desde la ergonomía es útil relacionar la fatiga muscular y la carga de trabajo (Rohmert 1973), se propone entender la fatiga como la disminución progresiva de la capacidad de seguir realizando un trabajo al el mismo nivel.

De la misma manera que en la “postura” no existe un modelo probado científicamente que asocie todas las variables que expliquen el efecto de la fatiga, tampoco es facil establecer el tiempo límite para la mantención de una acción que implique fuerza, pero sabemos que el tiempo se reduce proporcionalmente según

(5)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 5 se incrementa la intensidad misma. De esta forma se ha calculado que una contracción isométrica máxima se puede mantener durante unos 10 segundos; una contracción realizada al 80% del máximo, puede mantener hasta por un minuto y si se hace al 20% de la capacidad máxima, se podría ejecutar durante horas.

Surge de esta forma una gráfica denominada Curva de Monod. (Ver Figura 1), de la que se desprende que para prevenir la aparición de la fatiga muscular, sería más efectivo reducir la intensidad del esfuerzo que la duración del mismo.

Figura 1: Curva de Monod

Grandjean (1982) entrega una propuesta que permite modelar la relación intensidad/duración que podría tener una aplicación en el diseño de tareas y entrega luces para explicar porqué algunas producen trastornos músculo-esqueléticos, donde las tareas:

Ocasionales: no deberán superar el 50% de la fuerza máxima. Poco frecuentes: no deberán superar el 30% de la fuerza máxima

Repetitivas y el trabajo estático: deben efectuarse siempre por debajo del 15% de la fuerza máxima. FISIOLOGÍA MUSCULAR 0 20 40 60 80 100 120

0.2seg 1min 2min 3min 4min 5min 6min 7min 8min

% Máximo capacidad contracción voluntaria (%MVC)

(6)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 6 Es indispensable conocer al menos de modo somero la fisiología muscular y el modo como se hace posible la interpretación de una señal que es tomada del músculo a través de la piel.

A través de la sangre se aportan la glucosa y el oxígeno (O2), indispensables en todo trabajo muscular, y se evacuan todos los desechos producidos por el metabolismo muscular. Por lo tanto, el oxígeno que aporta la sangre y otras sustancias que circulan en ella son los únicos agentes encargados de reducir el nivel de fatiga.

El flujo sanguíneo se incrementa durante el trabajo muscular, manifestándose con un aumento de la frecuencia cardiaca. La capacidad de irrigación sanguínea de los músculos será la que fije el límite en la realización de un esfuerzo muscular. Mientras que la sangre fluya con los suficientes recursos energéticos (oxígeno, hidratos de carbono) y evacue los desechos producidos (ácido láctico fundamentalmente), se podrá mantener el trabajo sin desarrollarse un estado importante de fatiga muscular.

Histológicamente, los músculos están compuestos por varios miles de células contráctiles, denominadas fibras musculares. La fibra muscular, célula constituyente del tejido muscular, está envuelta por una membrana celular, llamada sarcolema (Ver Figura 2). Ésta permite separar un medio interno de otro externo, de distintas concentraciones iónicas, de modo que por la sola existencia de este gradiente, se genera un potencial electroquímico de membrana (-80mV) que es imprescindible para la conducción nerviosa.

(7)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 7 Cada fibra muscular se encuentra bajo activación neuronal directa, a cargo de una neurona motora. La unión de este grupo de fibras musculares junto con su neurona motora, proveniente del asta anterior de la médula espinal (axón motor) que transporta el impulso nervioso, recibe el nombre de unidad motora (Ver Figura 3). Una motoneurona puede activar un número pequeño de fibras muscular o gran cantidad de ellas, de aquí la existencia de unidades motoras pequeñas y grandes. Esta diferencia permite la existencia de dos grupos de unidades, unas capaces de realizar tareas de alta precisión (motricidad fina) y otras diseñadas para tareas que necesiten el reclutamientos de una gran cantidad de fibras, como las que se necesitan para el desarrollo de tareas que implican principalmente fuerza.

(8)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 8 No es asunto de esta revisión profundizar en la generación de un potencial de acción pero es necesario reconocer de esto, que cada vez que existe una descarga de una motoneurona sobre una o más fibras musculares, este voltaje de membrana cambia y esta variación puede ser registrada a través de un pre - amplificador (electrodo de superficie). La suma de las variaciones temporales de polaridad son graficadas bajo la forma de un ruido, que conocemos como señal EMG. De modo que bajo las variaciones temporales (frecuencia) o de amplitud de la señal, se entenderá el cambio en el comportamiento neurofisiológico del tejido “neuromuscular”. Puesto que la intensidad de la acción muscular esta determinada por el número de unidades motoras que se activan y por su frecuencia de descarga, una mayor señal registrada está asociada con un mayor nivel de contracción muscular.

Aunque la forma típica de un potencial de acción es un pulso que se repite cada cierto tiempo, la superposición de una multitud de pulsos distintos y desfasados en el tiempo da lugar a una señal alterna similar a un ruido. Esta señal puede captarse mediante electrodos ubicados dentro del músculo (agujas), o en la superficie de la piel situada sobre el músculo que se desea estudiar EMG de superficie.

ELECTROMIOGRAFÍA DE SUPERFICIE

Las señales electromiográficas, a menudo son capturadas con electrodos (amplificadores) de superficie Ag/Ag-Cl que se adhieren a la piel una vez

(9)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 9 preparada (limpia de grasa), de manera tal que se reduzca al máximo la impedancia de la piel. Los electrodos (que se ubican en pares), deben ser ubicados en paralelo con las fibras musculares. No puede asumirse que un solo par de electrodos pueda representar la actividad eléctrica de todo un músculo si el músculo está dividido en múltiples partes (como el deltoides) o si el músculo es muy ancho (como el trapecio). En estos casos pueden ser necesarios varios pares de electrodos para obtener una medida acertada de la actividad muscular.

Para los electrodos definidos, el tamaño de los electrodos determina el volumen de detección, el que se filtra durante el proceso de recolección de la señal. Los electrodos no deben fijarse en una zona de enervación (Jensen y col. 1993; Queisser y col. 1994), como tampoco deben ser ubicados muy cerca de un tendón o de un borde muscular, ya que se corre el riesgo de detectar la actividad eléctrica de la musculatura cercana, lo que introduciría información no deseada (Crosstalk) a la señal del músculo de interés.

Entre las recomendaciones típicas para toma de señal electromiográfica se consideran un rango de muestreo alrededor de 1000 Hz, con un filtro que pase sobre los 10 o 20 Hz y un filtro pase bajo los 500 o 1000 Hz. (estas consideraciones deben al programar el equipo).

Existen diferentes métodos para procesar e interpretar los datos contenidos en la señal EMG, el método a utilizar depende del tipo de estudio y de la información que desee obtenerse. Dicha información puede referirse a los siguientes aspectos fundamentales (Sodeberg,1992).

‰ El estado de actividad / reposo del músculo

‰ El nivel relativo de actividad del músculo

‰ La detección de fatiga muscular

Cada una de estas facetas implica la utilización de técnicas de análisis diferentes que, en esencia, corresponden a las siguientes categorías.

(10)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 10 I. Análisis de la señal bruta: Actividad/reposo

II. Análisis de la amplitud de la señal: Nivel de actividad muscular III. Análisis en frecuencia: Fatiga muscular

I. Análisis de la señal Bruta:

La señal EMG sin procesar es la base de todos los métodos de análisis de la actividad muscular, incluso cuando en el estudio no se utiliza la señal bruta, sino algún parámetro asociado a la misma. Siempre es conveniente monitorearla para detectar la presencia de “artefactos o ruidos”. La señal bruta se utiliza en estudios destinados a analizar el patrón temporal de la actividad de un músculo en el desempeño de una tarea. A partir del registro de la señal se establece un nivel por encima del cual se considerará que el músculo en cuestión está activo, registrándose el tiempo de actividad, no-actividad, cadencias, periodos de reposo, etc.

II. Análisis de amplitud de la señal:

En muchas de las aplicaciones de la EMG en el campo de la ergonomía, se trata de evaluar el nivel de esfuerzo muscular asociado a una determinada tarea a partir del nivel de la señal de la EMG registrada. Dado que dicha señal es alterna, con una frecuencia entre 10 y 1000Hz, es preciso establecer algún parámetro que represente su amplitud. Por lo general, la señal es rectificada y filtrada, obteniendose una señal más continua que representa las variaciones de amplitud en función del tiempo. Esta señal proporciona una estimación del nivel de esfuerzo muscular que está desarrollando el músculo. En la actualidad, muchos investigadores se inclinan por la evaluación de la amplitud de la señal a partir de su valor eficaz (Root Mean Square, RMS)

(11)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 11 La señal EMG esta formada por la superposición de una serie de potenciales de acción que se disparan a ciertas frecuencias. El análisis en frecuencia trata de descomponer la señal mioeléctrica en un conjunto de señales senoidales de amplitud y frecuencias diferentes. La razón para utilizar este tipo de análisis es la relación que existe aparentemente entre el espectro de la señal EMG y la aparición de fatiga muscular localizada (Kadefors y otros, 1968); a medida que el músculo se fatiga, se produce una sincronización en el disparo de las unidades motoras, así como cambios en la velocidad de conducción; estos cambios alteran el espectro de la señal, aumentando su potencia y desplazándolo hacia las bajas frecuencias.

Las técnicas de análisis espectral ofrecen posibilidades de aplicación en ergonomía para la evaluación objetiva del nivel de fatiga localizada en un determinado grupo muscular, que no puede ser evidenciado de otra manera. La variabilidad que presenta la utilización de la señal EMG puede diferir bastante entre un individuo y otro, incluso en un mismo sujeto. En dos sesiones

consecutivas pueden obtenerse registros muy distintos, ya que la relación

señal/fuerza, cambia al modificarse la posición de los electrodos. Para evitar esta dispersión de los resultados y hacer posible la comparación entre medidas

obtenidas en sujetos distintos o sesiones de medida diferentes, es necesario normalizar el registro mediante un proceso de calibración.

Lo más frecuente es proceder a un test de calibración mediante una contracción isométrica máxima, expresando después la señal medida como un porcentaje de la señal de dicha contracción isométrica máxima. En cualquier caso hay que señalar que la calibración no elimina la variabilidad inter–sujetos. Aún con protocolos experimentales sofisticados es frecuente encontrarse con coeficientes de variación del 20% o incluso superiores.

Es sabido que bajo la condición de fatiga muscular, los componentes de alta frecuencia se ven disminuidos en la señal. El cambio espectral que resulta de la fatiga es un efecto de primer orden en el espectro de la señal, y también existen

(12)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 12 cambios moderados que son considerados como de segundo orden. Ambas son medidas objetivas, y no se ven afectadas por las contracciones musculares irregulares durante el esfuerzo estático.

Una vez obtenido el centro de la frecuencia o frecuencia media, se utilizan

estimaciones para indicar la tendencia central del espectro de la señal EMG. Esto usualmente es obtenido de un modo similar a la aproximación con microvoltios en la comparación de estos factores que son usualmente considerados antes y

después del período de trabajo, durante el cual es realizado el test de contracción que entrega el nivel de actividad muscular (CMV).

Los componentes espectrales, sin embargo, no son sensibles a las desviaciones menores en niveles de fuerza muscular. Algunos autores han descrito cómo el cambio de frecuencia a un nivel menor puede ser indicador de un estado de fatiga muscular.

Gomer y colaboradores, usaron el análisis espectral de frecuencias de la señal EMG para valorar la fatiga muscular en la musculatura de antebrazo de clasificadores de correspondencia que desempeñaban su tarea en un puesto de digitación. Fueron evaluados en la práctica de dos tareas asociadas con la digitación. En este estudio, 20 clasificadores experimentados de correo fueron evaluados antes y después del esfuerzo. El esfuerzo requerido de los sujetos para llegar a la fuerza máxima de prensión (CMV) fue valorado con un dinamómetro de agarre durante un período de 30 segundos. Los cambios relativos de fuerza fueron multiplicados por un multifactor ANOVA diseñado para permitir a los investigadores determinar los factores otorgados por el lugar de trabajo que contribuyen al logro de la fatiga muscular.

Técnicas similares pueden también ser usadas para evaluar el diseño de las herramientas y orientación en el uso de las estaciones de trabajo. Schoenmarklin y Marras también usaron un procedimiento de pre y post – test para evaluar la fatiga asociada al diseño y uso de un martillo. En este estudio, el test de contracción consistía en contracciones de prensión que se acercaban al 70% de la contracción máxima voluntaria. La frecuencia media de la señal fue comparada antes y

(13)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 13 después de cada prueba. Los resultados fueron analizados mediante el procedimiento ANOVA, que permite evaluar los efectos de la fatiga resultantes de los factores experimentales. De esta manera se pudo también determinar la contribución del diseño y uso de la herramienta y su aporte a la fatiga muscular.

INTERPRETACIÓN DE LA SEÑAL

Electromiográficamente, la fatiga muscular se define como “la imposibilidad de parte de un músculo para mantener una actividad eléctrica en el tiempo” (Brocas, 1989). Como se ha señalado, para identificar este fenómeno se han desarrollado programas computacionales que permiten analizar el espectro de la señal capturada.

A medida que aumenta el nivel de fuerza ejercida durante la contracción muscular, por un lado, se produce un aumento en el número de unidades motoras activadas, observables por el aumento de la amplitud de la señal (reclutamiento espacial) y, por otro, se produce un aumento un aumento de la frecuencia de disparo de las motoneuronas (reclutamiento temporal). Estos fenómenos condicionan la morfología y las características de las ondas electromiográficas, que se explican por los cambios bioquímicos ocurridos en el músculo.

Es posible observar diferentes parámetros que dan cuenta de los fenómenos que están ocurriendo en el músculo: En el dominio de la amplitud, Aumento en una primera fase, que puede evolucionar hasta la aparición de un punto de fallo (faillure point) y en el dominio de las frecuencias (que tienden a disminuir). Desde estos parámetros los distintos autores plantean observar la representación de la señal en el tiempo y en función de sus frecuencias, las que se analizarán a continuación.

a. Representación de la señal en función del tiempo: Registro de la amplitud de la señal.

(14)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 14 La manera de interpretar los datos recogidos mediante la EMG es a través de programas de análisis computacionales, para observar la “señal cruda” o “bruta” correspondiente a las contracciones musculares.

La carga de trabajo puede observarse a en la señal estimando un área representativa de la curva, que en la práctica equivale a la señal rectificada. La fatiga se acompaña de un aumento creciente en función del tiempo, la que es mayor dependiendo de la cantidad del esfuerzo.

Los estudios señalan que es la relación, fuerza desarrollada y actividad eléctrica es bastante precisa al comienzo de la actividad, no obstante es delicado intentar cuantificar la fatiga en el curso de un registro continuo hasta el punto de la fatiga clínica.

En el estudio de la postura la EMG se utiliza para medir el aumento creciente de la actividad eléctrica en ciertos músculos, donde lo más frecuente es medir sólo la amplitud de la señal. En un principio la amplitud aumenta y hay una disminución de la descarga con la aparición de una “onda lenta”, que se relaciona con la sensación de fatiga local (sensación de dolor e incapacidad para mantener la tensión).

La amplitud del trazado esta en función de la fuerza muscular ejercida en el proceso de contracción. No existe consenso entre los distintos autores en si la relación es lineal o curvilínea, aunque De Luca y otros investigadores señalan que el aumento de la amplitud del trazado EMG en una contracción sostenida, parece que sólo se observa entre un 30% y un 80% de la contracción máxima voluntaria (CMV), luego de estos niveles se produciría una caída del registro en este parámetro.

b. La investigación de la señal en el dominio de las frecuencias: Densidad del espectro de potencia (DSP).

(15)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 15 El estudio de la señal EMG en el espectro frecuencial se aborda clásicamente recurriendo a la transformación de Fourier1. Este procesador matemático permite calcular la transformación rápida de Fourier (FFT) y el estudio espectral. Normalmente esta función se encuentra integrada en los equipos de captura y análisis disponibles en el mercado.

La investigación ha demostrado que la fatiga muscular causa un desplazamiento de los espectros de potencia hacia las frecuencias más bajas. En la práctica el programa recaba información de las frecuencias medias y medianas, además del número de cruces de la señal por la línea isoeléctrica (ZCR o Zero crossing rates), que obedecen a distintos modelos matemáticos. Aunque en algunos casos, los análisis parecen complejos, lo central es comprender que los cambios en los distintos parámetros dan cuenta de los cambios internos que el músculo sufre derivado de una contracción sostenida como la acidificación, deficiencia de oxígeno, alteraciones en la conductibilidad de la membrana, etc., que son capaces de expresarse también de manera clínica llegando a producirse dolor.

En síntesis las modificaciones eléctricas que dan cuenta de la aparición de la fatiga muscular local, se observan tempranamente y en dos dimensiones: En el dominio de la amplitud (aumentando en una primera fase, pudiendo evolucionar hasta el punto de fallo, como en el terreno de las frecuencias, con un aumento de la densidad del espectro de potencia (DSP), y un desplazamiento del espectro hacia frecuencias más bajas. (frecuencia media, frecuencia mediana y ZCR, que es el número de veces que la señal cruza la línea base).

1

Fourier, Matemático que logró demostrar que una función periódica de cualquier grado de complejidad se puede transformar en forma de suma de funciones armónicas cuyas frecuencias son múltiplos de la frecuencia de una función compleja.

(16)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 16 CONCLUSIÓN

Lo anterior muestra el interés que puede recibir el análisis EMG para la prevención de la fatiga muscular y su uso en la ergonomía en la prevención de los trastornos músculo-esqueléticos.

Su seguimiento y comparación en pruebas con esfuerzos sucesivos, espaciadas en el tiempo, pueden mostrar luces en cuanto a la organización del trabajo con bases cuantificables y numéricas, y también la tecnología actual permite realizar estudios en terrenos con registros hasta varias horas (tipo Holter) que entregan una rica información del comportamiento de la fatiga durante una jornada o bajo distintas exigencias.

Es importante recordar que los trastornos músculo esqueléticos son complejos y normalmente intervienen causas variadas en su desarrollo. La EMG está abriendo nuevos horizontes en el campo de la investigación en ergonomía, y posiblemente generará, en un futuro cercano, lineamientos y estrategias para abordar desajustes en los puestos de trabajo, que hasta hoy tienen escasos fundamentos.

RESUMEN

1. El uso correcto de la electromiografía (EMG), junto a otras herramientas puede ayudar en la comprensión de la fuerza muscular y la carga de trabajo.

2. Existen diferentes métodos para procesar e interpretar los datos de la señal EMG, y este depende del tipo de estudio y de la información que se quiera obtener.

3. La variabilidad que presenta la utilización de la señal EMG puede diferir bastante entre un individuo y otro, incluso en un mismo sujeto.

4. A medida que aumenta el nivel de fuerza ejercida durante la contracción muscular se produce, por un lado, un aumento en el número de unidades motoras activadas, observables por el aumento de la amplitud de la señal

(17)

DIPLOMADO EN ERGONOMIA / Unidad de Ergonomía / Universidad de Concepción 17 (reclutamiento espacial) y, por otro, un aumento de la frecuencia en el disparo de las motoneuronas (reclutamiento temporal).

5. La investigación ha demostrado que la fatiga muscular causa un desplazamiento de los espectros de potencia hacia las frecuencias más bajas.

EJERCICIO.

Reflexione en función de lo leído y la práctica del ergónomo en Chile e intente responder la siguiente pregunta: ¿Si Ud. tuviera la posibilidad de participar como investigador en un laboratorio de biomecánica, qué aplicaciones prácticas podría darle al uso de la EMG de superficie?

BIBLIOGRAFÍA.

1. Alcalde, M. y otros. Ergonomía: 20 preguntas para aplicar la Ergonomía en la Empresa. Madrid, Editorial Mapfre, 2001.

2. Apud, E. y colaboradores. Manual de Ergonomía Foresta. , 1999.

3. FARRER, F.; MINAYA, G.; NIÑO, J.; RUIZ, M. Manual de Ergonomía de la Fundación Mapfre.

España, Editorial Mapfre, 1985.

4. FOLEY, M.; SILVERSTEIN, B. Musculoskeletal disorders, risk factors and prevention steps,

Safety and health assesment and research for prevention (SHARP). En: USA, Washington State

Departament of Labour and Industries (Tecnical Report, January 1999. pp: 8-9).

5. García, C. y colaboradores. Evaluación de riesgos laborales asociados a la carga física. España, Instituto Biomecánico de Valencia, 2000.

6. Llaneza, J. Ergonomía y Psicosociología aplicada: Manual para la formación de especialistas. España, Editorial Lex Nova, Valladolid, 2003.

7. BROCAS, J Bases phisiologiques de la mesure de la fatigue, Cazamian P “ Traité d’ Ergonomie »

Octares 1989

8. Sommetrrich, C y marras M. Electromiography and Muscle force, en “Muscle Strength· editado por Shrawan Kumar University of Alberta, Canada, 2004

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :