Pero por si alguien tiene interés en saber por

Texto completo

(1)

Traducido a nuestro mundo: Cuando una agrupación artística de una sociedad musical es contratada para llevar a cabo una actuación musical (prestación) a cambio de una retribución (contraprestación) ha desarrollado una actividad económica, ya que ha ordenado medios de producción (instrumentos) y recursos humanos( músicos) para prestar un ser-vicio por el que ha cobrado el precio acordado. Es obvio que esto sucede muy a menudo (aunque me-nos que antes) y que, hasta donde yo sé, TODAS LAS SOCIEDADES MUSICALES hacen por lo menos UNA ACTUACIÓN AL AÑO. Si efectivamente es así, signi-fica que todas las sociedades musicales realizan todos los años actividades económicas. Esta

cir-cunstancia es de capital importancia como veremos más adelante.

Recapitulemos: Ya sabemos que las sociedades mu-sicales están constituidas como Asociaciones, las cuales tienen personalidad jurídica propia y distinta de las de sus asociados y por tanto son personas jurídicas. Y esto significa que: !!!son sujetos pasivos del I.S.S.¡¡¡¡ . También sabemos que no tienen ánimo

P

ero por si alguien tiene interés en saber por qué, intentaré explicarlo con alguna defini-ción, alguna aclaradefini-ción, algún argumento y como casi siempre con alguna reflexión que espero sean de interés para el lector que en ningún caso debe considerar este escrito una guía de liquidación del impuesto. Allá voy.

¿Qué es el Impuesto sobre sociedades (I.S.S.)? Dice el art. 1 de la Ley del Impuesto sobre Socieda-des que es un impuesto que grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas de acuerdo con las normas de esta ley.

Vale, ¿Y mi sociedad musical es algo de lo que dice el art. 1 de la Ley del ISS?

Vamos a verlo: El art. 7 de la misma ley dice que serán sujetos pasivos del impuesto:

a) Las personas jurídicas, excepto las sociedades

civiles.

Sujeto pasivo, ¿qué quiere decir eso?

El sujeto pasivo en el lenguaje impositivo es aquel

sobre el que recae la obligación tributaria, es quien debe pagar el tributo. Es el que realiza el hecho ge-nerador de un impuesto.

Tranquilos, más adelante analizaremos la diferencia entre ser sujeto pasivo de un impuesto y estar obli-gado a presentarlo

¿Una sociedad musical es una persona jurídica? Claro que sí. Veamos:

La persona jurídica es un sujeto de derechos y

obligaciones que existe, pero no como individuo sino como institución y que es creada por una o más personas físicas para cumplir un objetivo social que puede ser con o sin ánimo de lucro.

En otras palabras, una persona jurídica es una en-tidad a la que el Derecho atribuye y reconoce una personalidad jurídica propia, distinta de las personas físicas que la forman y con capacidad para adquirir derechos y contraer obligaciones.

Las Asociaciones son personas jurídicas que no per-siguen fines de lucro y que están formadas por un cierto número de personas asociadas para conseguir la realización de un fin o interés común.

Debería estar claro, pero por si acaso aquí va una de-finición de Asociación que considero útil y acertada: Una asociación es una entidad formada por un

con-junto de asociados o socios para la persecución de un fin de forma estable, sin ánimo de lucro y con una gestión democrática. La asociación está dotada de personalidad jurídica, por lo que desde el mo-mento de su fundación es una persona distinta de los propios socios y es titular del patrimonio dotado originariamente por estos, del que puede disponer para perseguir los fines que se recogen en sus esta-tutos. Las asociaciones pueden realizar, además de las actividades propias de sus fines, actividades que podrían ser consideradas como empresariales ( acti-vidades económicas), siempre y cuando el

benefi-cio de tales actividades sea aplicado al fin principal de la entidad.

El Artículo 10 de la Ley 14/2008, de 18 de noviem-bre de 2008, de la Generalitat, de Asociaciones de la Comunitat Valenciana define claramente estos dos conceptos:

1. Ánimo de lucro: “Se considerará que una aso-ciación no tiene ánimo de lucro aunque des-arrolle una actividad económica si el fruto de tal actividad se destina exclusivamente al cumplimiento de las finalidades comunes de interés general establecidas en sus estatutos.”

2. Actividad Económica: “A efectos de esta Ley, se considera que las asociaciones desarrollan una acti-vidad económica cuando realicen la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recur-sos humanos, o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios….”

¿Mi Sociedad Musical debe presentar el

Impuesto sobre Sociedades?

La respuesta podría contener tan solo dos letras y ya está: SI. Se acabó.

(2)

cepto tienen que ser inferiores a 50.000 euros. Si los ingresos son superiores ya no hace falta leer los otros requisitos: Tendrá que presentar la liquidación del ISS.

El segundo requisito ya no es tan fácil. El concep-to rentas no exentas significa rentas (entendamos

por renta la diferencia entre ingresos y gastos) por las que hay que tributar (pagar el impuesto) si los ingresos son superiores a los gastos. Y sometidas a retención significa que quien nos las paga tiene

la obligación de ingresar una parte de dicha renta directamente a Hacienda en vez de pagarla íntegra-mente a la sociedad musical.

Un ejemplo nos ayudará a entenderlo: la sociedad musical tiene un edificio en propiedad y alquila la planta baja a un tercero para la explotación de un bar por importe de 500 euros al mes. Como la renta del alquiler no está exenta y está sometida a una retención del 20%, el inquilino ingresará 100 euros (20% de 500 euros) a Hacienda y el resto (junto con el IVA) lo ingresará a la sociedad musical.

Otro ejemplo: Los intereses que por sociedad musi-cal percibe por sus depósitos bancarios también en-tran en esta categoría, ya que son rentas no exentas y están sometidas a retención.

Vemos pues que la retención no es más que un sistema por el que Hacienda percibe una parte del impuesto sin esperar al momento de la presentación del mismo. Pero claro, el límite de este tipo de in-gresos no puede superar los 2.000 euros anuales, lo que equivale a una renta mensual (antes de aplicar la retención) de 167 euros. Por tanto, si una sociedad de lucro y que todos los años realizan actividades

económicas.

Y todo eso que supone?

Volvamos a la ley que (casi) todo lo aclara:

El art. 9.2 de la Ley del I.S.S. nos dice que estarán parcialmente exentas, en los términos de la Ley 49/2002 de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, las entidades e instituciones sin ánimo de lucro a las que sea de aplicación dicho título. El pequeño problema es que para que a una Sociedad musical le sea de aplicación esa ley, debe obtener la decla-ración de Asociación de Utilidad Pública. Algo que no tiene casi ninguna Sociedad musical. Esperemos que el próximo inquilino del Palau de la Generalitat (sea quien sea) se decida a impulsar el desarrollo reglamentario de la Ley 14/2008, de 18 de

noviem-bre, de Asociaciones de la Comunitat Valenciana en

lo referente a la Declaración de Interés Público de la Comunitat Valenciana recogida en el artículo 33 de dicha ley (esperamos más cosas pero citarlas todas haría el artículo interminable).

Vale, ¿Y entonces para el resto de asociaciones que? Pues el art. 9.3 nos dice: Estarán parcialmente

exen-tos del impuesto en los términos previsexen-tos en el ca-pítulo XV del título VII de la ley:

a) Las entidades e instituciones sin ánimo de lucro no incluidas en el apartado anterior.

Traducido al cristiano se refiere a las Asociaciones NO declaradas de Utilidad Pública. Es decir, la in-mensa mayoría de las sociedades musicales. Parece claro entonces que tendremos que seguir hurgando en la ley y ver qué dice el capítulo XV del título VII ¿no?.

Bueno, creo que antes debemos aclarar ya de una vez quien debe presentar el impuesto y quién no. Después ya veremos cómo.

Para ello debemos ver que nos dice el art. 136 de la Ley ISS.

ARTÍCULO 136. DECLARACIONES

1. Los sujetos pasivos estarán obligados a presentar y suscribir una declaración por este impuesto en el lugar y la forma que se determinen por el Ministro de Hacienda.

La declaración se presentará en el plazo de los 25 días naturales siguientes a los seis meses posterio-res a la conclusión del periodo impositivo….

3. Los sujetos pasivos a que se refiere el capítulo XV del título VII de esta ley estarán obligados a declarar la totalidad de sus rentas, exentas y no exentas. No obstante, los citados sujetos pasivos no ten-drán obligación de presentar declaración cuando cumplan los siguientes requisitos:

a) Que sus ingresos totales no superen 50.000 euros anuales. (hasta 31 de diciembre de 2014 el límite estaba fijado en 100.000 euros)

b) Que los ingresos correspondientes a rentas no exentas sometidas a retención no superen 2.000 euros anuales.

c) Que todas las rentas no exentas que obtengan es-tén sometidas a retención.

Estos requisitos no son nuevos, lo que ha pasado es que el Gobierno modificó la Ley del ISS y con efectos 1 de Enero de 2015 eliminó los requisitos que per-mitían no presentar el impuesto, por lo que absolu-tamente todas las asociaciones tenían obligación de presentarlo. Ante las quejas por el problema que esta situación generaba, en el mes de febrero se volvió a modificar la Ley incorporando otra vez los requisitos existentes pero reduciendo la cifra de ingresos tota-les del requisito a) de 100.000 euros a 50.000 euros. Como veremos, este cambio no afecta a las socie-dades musicales puesto que es muy difícil que cum-plan el tercer requisito y lo que dice el art. 136 es que no existe la obligación de presentar declaración para las entidades parcialmente exentas que cum-plan los tres requisitos.

El primero es fácil de entender: Los ingresos totales que obtiene la sociedad musical por cualquier

(3)

con-nes a título lucrativo, siempre que unas y otras se obtengan o realicen en cumplimiento de su objeto o finalidad específica.

Este punto se refiere a donaciones recibidas o rea-lizadas. Es decir, si alguien hace una donación a la sociedad musical o la sociedad musical hace una donación a otra entidad, las rentas derivadas de es-tas operaciones están exenes-tas.

c) Las que se pongan de manifiesto en la transmisión onerosa de bienes afectos a la realización del objeto o finalidad específica cuando el total producto obte-nido se destine a nuevas inversiones relacionadas con dicho objeto o finalidad específica.

Si la sociedad musical vende el local social, la renta que obtenga por la venta está exenta si se reinvierte en los tres años siguientes y se mantiene la inversión siete años.

2. La exención a que se refiere el apartado anterior no alcanzará a los rendimientos de explotaciones económicas, ni a las rentas derivadas del patrimonio, ni a las rentas obtenidas en transmisiones, distintas de las señaladas en él.

musical obtiene por arrendamientos más intereses o por uno solo de estos conceptos más de 2.000 euros anuales debe presentar el ISS, incluso aunque sus ingresos totales no superen los 50.000 euros anua-les.

Pero el que realmente tiene muchísima importan-cia es el tercer requisito: Que todas las rentas no exentas que obtengan estén sometidas a reten-ción.

Ya sabemos que una renta no exenta y sometida a retención es aquella por la que hay que tributar y por la que Hacienda ya cobra una parte a la vez que la sociedad musical cobra la suya (rentas de alquile-res o intealquile-reses bancarios). Pero lo que dice el tercer requisito es que a TODAS las rentas por las que hay que tributar debe de aplicarse la retención. Llegados a este punto se hace necesario ver qué dice la Ley del ISS sobre que rentas están exentas y cuáles no lo están para las sociedades musicales no declaradas de utilidad pública y a las que se aplica el régimen de entidades parcialmente exentas a que se refiere el capítulo XV del título VII de esta ley. Reproduzco íntegro este capítulo y añado algún co-mentario:

CAPÍTULO XV. Régimen de entidades parcialmente exentas

ARTÍCULO 120. ÁMBITO DE APLICACIÓN

El presente régimen se aplicará a las entidades a que se refiere el art. 9, apartado 3, de esta ley.

Que como acabamos de ver, se refiere a Asociacio-nes NO declaradas de Utilidad Pública.

ARTÍCULO 121. RENTAS EXENTAS

1. Estarán exentas las siguientes rentas obtenidas por las entidades que se citan en el artículo anterior: a) Las que procedan de la realización de actividades que constituyan su objeto social o finalidad específica.

Podría parecer que todas las actividades relaciona-das directamente con el fin social de la asociación están exentas. Pero no es así. Si que están exen-tas las cuoexen-tas siempre y cuando no respondan a la contraprestación por los servicios que la sociedad musical les presta a los asociados. En el caso de las sociedades musicales la cuota de sus asociados nunca responde al pago de los servicios que esta les presta. Por tanto las cuotas que satisfacen los socios de las sociedades musicales están exentas. Igualmente están exentas las subvenciones

recibi-das para contribuir al cumplimiento del fin social. Pero no están exentas las subvenciones vinculadas al desarrollo de un actividad económica, pues en este caso se consideran un rendimiento de dicha actividad, que como veremos seguidamente no es-tán exentos. Un ejemplo muy claro lo tenemos en la subvención de las escuelas de música.

Subvención: Desplazamiento patrimonial

dinera-rio o en especie de las Administraciones Públicas a entidades públicas o privadas sin contrapartida directa por parte de los beneficiarios, afectada a

un fin y con obligación por parte del destinatario de cumplir las condiciones establecidas o proceder a su reintegro.

La expresión sin contrapartida directa significa que la subvención no puede ser la contraprestación por un servicio prestado (por ejemplo una actuación musi-cal) por la sociedad musical a quien la concede. Sin embargo, todos conocemos que la Administración ha dado en algunos casos forma de subvención a lo que no lo es por razones muy diversas y no siempre claras.

(4)

transmisio-tas exentransmisio-tas. Los gastos parcialmente imputables a las rentas no exentas serán deducibles en el por-centaje que representen los ingresos obtenidos en el ejercicio de explotaciones económicas no exentas respecto de los ingresos totales de la entidad.

Esto significa que los gastos que se generan para poder obtener las rentas no exentas (por ejemplo las actuaciones musicales retribuidas) son deducibles en su totalidad. El caso más claro de gasto relacio-nado directamente con las actuaciones musicales es el pago a los músicos. Pero para que sea deducible un gasto tiene que estar contabilizado y disponer del soporte documental que acredite tal gasto. Para conocer una pro-puesta de solución a esta cuestión puede consultarse mi artículo “El pago a los músicos por las actuaciones musicales, una propuesta de so-lución” publicado en el nº 173 de la revista Música i

Poble y que parte de la base de considerar a los

mú-sicos aficionados que pertenecen a las sociedades musicales como voluntarios en el marco de la Ley del Voluntariado que perciben por participar en las actividades de la sociedad musical una compensa-ción de gastos que no se consideran una contrapres-tación por un trabajo realizado y que tienen el trata-miento de renditrata-miento del trabajo en IRPF pero que no están sometidos a retención si el importe anual es inferior a 12.000 euros y cuyo efecto en la decla-ración de renta del músico será nulo o irrelevante en la mayoría de los casos dados los importes que se perciben. Para la sociedad musical será gasto dedu-cible, teniendo la obligación de declarar tales pagos trimestralmente en el mod. 111, hacer el resumen anual y entregar al músico el certificado correspon-diente para que conozca qué importes ha percibido y pueda incluirlos en su declaración de IRPF si está obligado a hacerla.

Todos los gastos soportados por la escuela de músi-ca o de edumúsi-candos de los que se disponga del opor-tuno justificante serán lógicamente deducibles. Los gastos generales que tiene la entidad como suministros de luz, teléfono, reparaciones de instru-mentos, etc. no se generan solo para poder hacer actuaciones retribuidas y por tanto son deduci-bles en un porcentaje que se calcula del siguiente modo: Si la entidad ha tenido unos ingresos totales de 100.000 euros y de ellos 70.000 euros se han percibido por el desarrollo de actividades no

exen-3. Se considerarán rendimientos de una explotación económica todos aquellos que procediendo del tra-bajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supongan por parte del sujeto pasivo la ordenación por cuenta propia de los medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

Y aquí es donde viene el problema. NO están exentos los rendimientos de explotaciones económicas sig-nifica que NO están exentos los rendimientos de las actuaciones musicales, ya que como se ha explicado al principio una actuación musical realizada a cam-bio de precio supone la realización de una actividad económica. Si no es retribuida es evidente que no se genera rendimiento económico y no es de esas actuaciones gratuitas de las que estamos hablando. Por lo tanto, estas rentas derivadas de las actuacio-nes musicales no están exentas.

Tampoco están exentos los rendimientos que obtie-ne la escuela de música, ya que la actividad de en-señanza es una actividad económica puesto que se utilizan medios materiales y/o medios humanos para prestar un servicio a cambio de un precio. Y entre estos rendimientos se encuentran las subvenciones percibidas por la entidad vinculadas al desarrollo de esta actividad.

Ya solo nos queda ver si estas rentas están some-tidas a retención. El art. 58 del Reglamento del ISS indica que conceptos de renta están sometidos a re-tención. Y entre ellos se incluyen los que ya hemos comentado: rendimientos de intereses o de arrenda-mientos entre otros. Pero los que no se incluyen son los rendimientos de actividades económicas. Recordemos que el tercer requisito para no tener la obligación de presentar el impuesto era: Que todas las rentas no exentas que obtengan estén some-tidas a retención.

Es decir, solo con que la sociedad musical realice una única actuación al año por la que percibe una retribución ya ha desarrollado una actividad eco-nómica. Y dado que la renta generada por una ac-tividad o explotación económica NO ESTÁ EXENTA pero NO ESTÁ SOMETIDA A RETENCIÓN, esto supone que no cumple el tercer requisito y por tanto ESTÁ OBLIGADA A PRESENTAR EL IMPUESTO SOBRE SO-CIEDADES. Y ello tanto si dicha renta no exenta es

positiva (ingresos mayores que los gastos) o nega-tiva (ingresos menores que los gastos). Y no olvide-mos que la entidad titular de la escuela de música o de educandos (sea la propia sociedad musical u otra entidad distinta) también está obligada a presentar el impuesto por desarrollar una actividad económica. La conclusión es clara: Nada ha cambiado para las sociedades musicales. en relación con la obligación de presentación del I.S.S. ya que si bien se ha redu-cido la cifra de ingresos totales de 100.000 euros a 50.000 euros anuales, esta cuestión es absoluta-mente irrelevante puesto que este es el primer requi-sito pero recordemos que es necesario cumplir los tres. Y el tercer requisito, que no ha sido modificado, solo lo cumpliría aquella sociedad musical que no realizara absolutamente ninguna actuación musical remunerada durante el año. Solo en ese caso, si ade-más cumple los dos primeros requisitos, se libraría de la obligación de presentación del Impuesto sobre Sociedades. Podemos pues afirmar que:

TODAS LAS SOCIEDADES MUSICALES QUE REALI-CEN AL MENOS UNA ACTUACIÓN MUSICAL RETRI-BUIDA AL AÑO O TENGAN ESCUELA DE MÚSICA O DE EDUCANDOS ESTÁN OBLIGADAS A PRESENTAR EL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES.

Los requisitos deben cumplirse cada año. De forma que el año que se cumplen (los tres requisitos, insis-to) no existe obligación de presentación del I.S.S. y el año que deja de cumplirse uno, cualquiera de ellos (normalmente el tercero) entonces existe obligación de presentación del I.S.S.

En las múltiples charlas que he dado sobre este tema a lo largo y ancho de la Comunitat Valencia-na siempre realizo la misma pregunta ¿AlguValencia-na de vuestras sociedades musicales no realiza NINGUNA ACTUACIÓN MUSICAL RETRIBUIDA en todo el año? Todavía nadie me ha contestado afirmativamente a esta pregunta.

Nos queda ahora ver cómo se calcula dicha renta. La base imponible se calcula aplicando las normas generales del impuesto (cuyo análisis no es el objeto de este artículo) si bien el art. 122 de la Ley del ISS nos dice en su punto 2 que:

No tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles, además de los establecidos en el art. 14 de esta ley, los siguientes:

(5)

ren-mas de contabilidad tienen este módulo). Así a final de año veremos el resulta-do de cada una de ellas y será mucho más fácil calcular el impuesto. Por otra parte, existe una adaptación sectorial del Plan General de Contabilidad para entidades no lucrativas que si bien solo es obligatorio para fun-daciones y asociaciones de utilidad pública, es el mejor instrumento para llevar la contabilidad de una Sociedad musical, pues recoge las cuentas y relaciones contables que les afectan por sus carac-terísticas y por el tipo de operaciones que realizan. Dicha adaptación sectorial se recoge en el Real De-creto 1491/2011, de 24 de octubre, por el que se aprueban las normas de adaptación del Plan General de Contabilidad a las entidades sin fines lucrativos y el modelo de plan de actuación de las entidades sin fines lucrativos.

Las entidades sin fines lucrativos no tienen que le-galizar sus libros ni presentar las cuentas anuales en el Registro Mercantil. Las asociaciones de utili-dad pública y las fundaciones sí que presentan las cuentas anuales al Registro de Fundaciones pero el resto de asociaciones no tienen ninguna obligación de registro. Pero si tienen la obligación de conservar los documentos y la propia contabilidad durante 6 años que marca el Código de Comercio. Tengamos en cuenta que es la Ley del Impuesto sobre Socie-dades la que obliga a la llevanza de la contabilidad y por tanto Hacienda puede exigir su presentación en el marco de un procedimiento de comprobación.

A MODO DE RESUMEN

Qué nos debe quedar claro de todo esto:

• La Ley del Impuesto sobre Sociedades grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas. • Las sociedades musicales son asociaciones y por tanto son entidades con personalidad jurídica propia a las que les afecta el impuesto. La ley del ISS las considera sujetos pasivos, lo que en principio les obliga a liquidar el impuesto, salvo que les sea de aplicación alguna excepción.

• Las sociedades musicales no tienen ánimo de lu-cro, ya que su finalidad es desarrollar las actividades de interés general que indican sus estatutos. Sin embargo pueden desarrollar actividades económi-cas siempre que el fruto de las mismas se destine al cumplimiento de sus fines.

tas (siguiendo el ejemplo, actuaciones musicales e ingresos de enseñanza musical) este importe repre-senta el 70% de los ingresos totales y por tanto será deducible este porcentaje de los gastos generales. El gasto de la retribución al director también es evi-dente que no está vinculado solo a las actuaciones retribuidas y por tanto será deducible en el porcenta-je que corresponda. Pero para ello no olvidemos que deberemos poder justificar el gasto. Y a este ca-so no es de aplicación la propuesta de solución para el pago a los músicos aficiona-dos. Salvo que el di-rector sea un voluntario y tal circunstancia se pueda acreditar, claro.

b) Las cantidades que constituyan aplicación de re-sultados y, en particular, de los que se destinen al sostenimiento de las actividades exentas a que se refiere el párrafo a) del apartado 1 del artículo an-terior.

Del mismo modo, los gastos generados directamen-te para obdirectamen-tener rentas que no tribu-tan obviamendirectamen-te no pueden ser deducibles. Y además, con carácter general la aplicación de los excedentes de cualquier empresa o entidad a cualquier finalidad no reducen la base imponible del IS.

El art 136.3 indica que Estas entidades tienen la

obli-gación de declarar la totalidad de sus rentas, tanto exentas como no exentas.

Por tanto en la declaración del impuesto debe hacer-se constar todas los ingresos que obtiene la socie-dad musical y por supuesto todos los gastos. A partir de ahí, por diferencia entre los ingresos no exentos y los gastos que son deducibles obtenemos la base imponible que es el importe al que se aplica el tipo de gravamen que para estas entidades es del 25%. A este importe le restamos las retenciones que nos hayan practicado en su caso ( por alquileres e intere-ses cobrados) y los pagos fraccionados y obtendre-mos el importe a pagar o a devolver.

Las deducciones en la cuota por la realización de actividades solamente serían de aplicación si la in-versión o gasto realizado está afecto a la actividad económica sujeta y no exenta.

Las entidades parcialmente exentas están obligadas a realizar los pagos fraccionados (modelo 202). Se realizan tres pagos fraccionados al año y el plazo de presentación es del 1 al 29 de abril, de octubre y de diciembre. El pago se calcula aplicando un 18%

sobre el impuesto pagado del ejercicio anterior, pero puede optarse por pagar en función del resultado positivo (si es negativo no existe obligación de pre-sentar el modelo) correspondiente a las actividades realizadas que generen rentas sujetas y no exentas de los tres, nueve y once meses del año. En este caso el porcentaje es del 17%. Se aconseja optar por la primera fórmula dada la facilidad de cálculo. Dado que las sociedades musicales cumplen los quisitos para ser consideradas como empresa de re-ducida dimensión (ingresos inferiores a 10 millones de euros) y microempresas ( menos de 5 millones) y desarrollan actividades económicas, les son aplica-bles las ventajas establecidas para dichas entidades. Nos queda ahora por ver cuáles son las obligaciones contables. El art. 133 de la Ley de ISS nos lo indica:

1. Los sujetos pasivos de este impuesto deberán llevar su contabilidad de acuerdo con lo previsto en el Código de Comercio o con lo establecido en las normas por las que se rigen.

Lo que prevé el Código de Comercio es llevar la con-tabilidad aplicando el Plan General de Concon-tabilidad:

En todo caso, los sujetos pasivos a que se refie-re el título VII, capítulo XV, de esta ley llevarán su contabilidad de tal forma que permita identificar los ingresos y gastos correspondientes a las rentas y explotaciones económicas no exentas.

Acabamos de ver que a las sociedades musicales (que ya sabemos que son sujetos pasivos del im-puesto) les es de aplicación el título VII, capítulo XV de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, por lo que queda claro que estas deben llevar la contabilidad. Y además ya sabemos que hay rentas que tributan y otras no por lo que la contabilidad debe llevarse de tal manera que nos permita conocer por un lado los ingresos que no están exentos y los gastos relacio-nados con los mismos (que en principio serán gastos deducibles de los ingresos) y por otro los ingresos que están exentos de tributación y los gastos aso-ciados a estos ingresos, que no serán deducibles. Por tanto, las sociedades musicales no solo están obligadas a llevar una contabilidad, sino que deben llevarla de una forma determinada. Para cumplir con esta obligación yo siempre aconsejo llevar una con-tabilidad que nos permita asignar los ingresos y los gastos a cada una de las actividades. Es lo que se llama contabilidad analítica (la mayoría de

(6)

progra-que algún miembro de la Junta Directiva tenga co-nocimientos especializados en la materia y decida realizar este trabajo sin contraprestación. Y por su-puesto obliga a llevar un riguroso control de ingre-sos, gastos, cobros y pagos que permitan facilitarle dicha información al profesional (que no tiene bola de cristal).

En cualquier caso, al directivo no se le puede pedir que conozca cómo se liquida el Impuesto sobre So-ciedades, pero sí debe saber que existe un marco normativo y por tanto debe poner los medios a su alcance para saber si le afecta a su Sociedad musi-cal. Por ello, con independencia de que el resultado a ingresar a la Hacienda Pública sea nulo o irrelevante, sí que se genera un “coste del cumplimiento” de la obligación.

Y como siempre digo, si la Junta Directiva decide no cumplir la obligación debería dar estos sencillos pasos: identificar, cuantificar y asumir el coste del incumplimiento. Y comunicar la decisión a los aso-ciados que son realmente los “dueños” de la enti-dad. Si ninguna Junta Directiva quiere recorrer este camino, debe ser coherente y ponerse manos a la obra para presentar el impuesto. Todavía hay tiempo para preparar la liquidación de 2014. A tal efecto, la FSMCV organizará unas jornadas para tratar el te-ma en profundidad. Os espero.

• El tratamiento que la Ley del ISS le otorga a estas entidades no lucrativas (asociaciones no declaradas de utilidad pública) es el de considerarlas parcial-mente exentas, de forma que están exentas y por tanto no tributan las rentas que procedan de las ac-tividades que constituyen su objeto social: cuotas de socios, donaciones y subvenciones concedidas para ayudar a cumplir sus fines. Sin embargo no están exentas y por tanto tributan los rendimientos de acti-vidades económicas, cuyos ejemplos más claros son las actuaciones musicales remuneradas que realiza la banda o la actividad de escuela de música o de educandos. Además, estos rendimientos no están sujetos a retención.

• Todas las entidades acogidas a este régimen están obligadas a presentar el impuesto, salvo que cum-plan los tres requisitos siguientes:

- Que sus ingresos totales no superen 50.000 euros anuales. (hasta 31 de diciembre de 2014 el límite estaba fijado en 100.000 euros).

- Que los ingresos correspondientes a rentas no exentas sometidas a retención no superen 2.000 euros anuales.

- Que todas las rentas no exentas que obtengan estén sometidas a retención.

• Los dos primeros es fácil que los cumplan muchas sociedades musicales. Pero el tercero es casi

impo-sible que lo cumpla una sociedad musical, ya que las actuaciones musicales o la actividad de enseñanza en cualquiera de sus formas suponen desarrollar ac-tividades económicas que no están exentas y que no está sometida a retención. Por tanto, si la sociedad musical realiza actuaciones musicales remuneradas (no subvenciones) o tiene escuela de música o de educandos, está obligada a presentar el Impuesto sobre Sociedades.

• El impuesto se presenta del 1 al 25 de julio y los pagos fraccionados, en su ca-so, se presentan del 1 al 20 de abril, octubre y diciembre.

• La Ley del ISS obliga a los sujetos pasivos, y por tanto a las sociedades musicales a llevar una conta-bilidad de acuerdo con el Código de Comercio (Plan General de Contabilidad) que permita separar las rentas exentas de las no exentas.

• Para ello se recomienda aplicar la adaptación sectorial del PGC para entidades no lucrativas ( RD 1491/2011) y si se puede, implantar un sistema de contabilidad analítica que permita identificar los in-gresos y los gastos de cada proyecto, lo que facilita-rá muchísimo la liquidación del impuesto.

El cumplimiento de esta obligación supone que la sociedad musical tenga que destinar unos recur-sos económicos para atender los honorarios del profesional al que se encargue este trabajo salvo

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...