Siempre siento como si alguien me estuviera observando

Texto completo

(1)

AUTOR

Siempre siento como si alguien

me estuviera observando

ANDREW HARMSTONE Managing Director

Andrew es el gestor responsable de la estrategia Global Balanced Risk Control (GBaR). Se incorporó a Morgan Stanley en 2008 y cuenta con 36 años de experiencia en el sector.

SOLUCIONES Y MULTIACTIVOS | GLOBAL BALANCED RISK CONTROL | PERSPECTIVA MACROECONÓMICA | AGOSTO 2017

“Siempre siento como

si alguien me estuviera

observando. Y que no tengo

privacidad.”

— Rockwell

La letra de la exitosa canción de Rockwell publicada en 1984, Somebody’s Watching, versa sobre las reflexiones de un individuo paranoico preocupado de que sus vecinos, el cartero y el IRS lo están observando. También conocida por la participación no acreditada en los coros de Michael Jackson — quien también tenía sus propias preocupaciones en torno a la privacidad—, la canción adivinó las inquietudes de la sociedad moderna en torno a la privacidad que han acompañado a los avances tecnológicos. Casualmente, 1984 fue también el año en que se aprobó la primera Ley de protección de datos del Reino Unido. Desde entonces, la preocupación por la privacidad de los datos y la ciberseguridad ha aumentado sustancialmente ante el auge de internet, el volumen de datos recopilados y cuestiones como el spyware o los televisores inteligentes que pueden ejercer de espías. Para los inversores que tienen en cuenta estos factores, la privacidad de los datos se encuadra en el pilar social de las consideraciones de índole medioambiental, social y de buen gobierno (ESG), que, en nuestra opinión, tienen una gran importancia. Parece que los inversores han comenzado a reconocer que estos atributos pueden traducirse en valores tangibles.

(2)

FIGURA 1

¿Cuánto cobraría por compartir sus datos personales?

Alta sensibilidad a los datos

Baja sensibilidad a los datos

Beneficio elevado para el consumidor Beneficio limitado para el consumidor Ejemplo Datos de transacciones financieras vendidos a anunciantes Ejemplo Datos de salud para medicamentos personalizados

Ejemplo Tarjetas de fidelidad que ofrecen descuentos para los

consumidores

Ejemplo

Análisis de datos para mejorar la seguridad de los automóviles

Fuente: Morgan Stanley Research - Sustainability: “Big Data & Consumer Trust – How Much Do

You Value Your Privacy?”, publicado el 23 de marzo de 2017.

1 Morgan Stanley Research - Sustainability: “Data Privacy: EU GDPR “Security Solutions Stocks””, publicado el 15 de mayo de 2017. Los reglamentos y las relaciones

están cambiando

Para aquellos que invierten atendiendo a las consideraciones ESG, los recientes reglamentos en materia de protección de datos podrían influir en sus decisiones de inversión. En mayo de 2018, entrará en vigor el Reglamento general de protección de datos (GDPR) de la Unión Europea (UE). Su objetivo: conceder a los ciudadanos de la UE el control sobre sus datos personales.

Como resultado, es probable que la relación entre las compañías y los consumidores cambie, con implicaciones tanto para éstos como para los sectores, los inversores y la situación geopolítica. Debido al carácter global de las grandes compañías —comercian con Europa y utilizan datos europeos—, es probable que el reglamento GDPR tenga efectos de gran alcance en relación con la forma en que estas compañías administran estos datos personales.

El reglamento GDPR proporciona un régimen de cumplimiento estricto con sanciones significativas por incumplimiento de hasta el 4% de la facturación global anual de la compañía o 20 millones de euros, el importe que sea mayor.1 Además de la responsabilidad,

la rendición de cuentas (hacer que sean refutables decisiones automatizadas como la elaboración de perfiles), el consentimiento explícito y la portabilidad de datos, el reglamento incluye un nuevo derecho de supresión; una versión más limitada del derecho al olvido.

En el pasado, las infracciones de datos en la UE a menudo no se denunciaban. Bajo el nuevo reglamento, una organización dispone de 72 horas para notificar a la autoridad local pertinente una infracción del mismo.

El reglamento GDPR demuestra que los inversores que adquieran acciones de compañías que no cumplan con los términos de protección de privacidad de datos y ciberseguridad, podrían estar asumiendo riesgos reales. Los

posibles juicios, daños a la reputación, pérdida de ingresos, robo de propiedad intelectual y coste de reparaciones de infraestructura para prevenir futuras infracciones son riesgos significativos por sí solos. La perspectiva de una sanción hace que debamos considerar el estricto cumplimiento de los reglamentos por parte de una compañía al estudiar una inversión potencial.

Sus datos pueden venderse...

Los datos, obviamente, valen mucho más en comparación con lo que las personas reciben en la actualidad como compensación, pues en general se entregan de forma gratuita. Sin embargo, si las personas pasan a tener derechos de privacidad sobre sus datos, podrían empezar a cobrar por ello. Para los sectores que han crecido alrededor de un modelo gratuito de datos, esto podría provocar disrupciones significativas.

Existe una gran cantidad de información que ahora introducimos en un formulario que podría estar sujeta a derechos de propiedad. Esos datos ya eran propiedad de las compañías que los recogieron,

analizaron y vendieron por grandes sumas de dinero. El reglamento GDPR establece explícitamente derechos de propiedad para este tipo de datos —los que tienen valor comercial— en el ámbito concreto del interesado particular.

Los derechos de propiedad crean una serie de consideraciones —potencial de robo, uso indebido, aplicaciones de nación-estado— pero también generan enormes oportunidades de inversión. En los últimos años se han creado compañías para ayudar a los negocios a que comprendan el contenido que tienen sobre las personas, que dispongan de la capacidad de notificación, que muevan los datos de un lugar a otro, y que los borren y los utilicen a menudo para aumentar sus beneficios.

...entonces, ¿cuál es su precio?

Si analizamos la sensibilidad de los datos y la disposición de las personas a compartirlos, podemos obtener su precio estimado. Los datos médicos, por ejemplo, son altamente sensibles. Pero si las personas consideran que van a utilizarse para su beneficio personal o el bien general, podrán mostrar una mayor

(3)

FIGURA 2

Las amenazas de seguridad de datos aumentan rápidamente

Número de incidentes de seguridad

2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 CAGR superior al 60% Beneficio elevado para el consumidor 3,4 9,4 22,7 24,9 28,9 42,8 59,0

Fuente: PwC, CIO, CSO, Morgan Stanley Research -- Sustainability: “Big Data & Consumer Trust

-- How Much Do You Value Your Privacy?” (23 de marzo de 2017). FIGURA 3

Los ataques cibernéticos son costosos y disruptivos

Disrupción del negocio 39%

Pérdida de información 35%

Pérdida de ingresos 21%

Daños a los equipos, 4% Otros gastos, 2%

Fuente: Ponemon Institute, HP, 2015 Cost of Cyber Crime Study, octubre 2015. Morgan Stanley Research - Sustainability: “Sustainable and Responsible: Investor Roadmap on Cyber Security” (28 de octubre de 2015).

2 Morgan Stanley Research: Sustainability Key Themes and Investing Trends for 2017, publicado el 11 de enero de 2017. Fuente: Centre for Strategic and

International Studies (2014).

3 Fuente: Pew Research Center, agosto de 2017, “Globally, People Point to ISIS and Climate Change as Leading SecurityThreats. Concern About Cyberattacks, World Economy also Widespread”. www.pewresearch.org

disposición para compartirlos; el caso de los datos financieros es diferente, pues compartirlos parece presentar mayores dudas y amenazas (Figura 1).

Esta distinción podría tener una fuerte influencia en lo que cobrarían las personas por los datos cuando tengan el control sobre los mismos. Considerando que el intercambio de datos sobre la salud aporta beneficios adicionales, los interesados podrían venderlos a un precio más barato de lo que lo harían con los datos financieros. Del mismo modo, las redes sociales ofrecen un “intercambio de valor” y los consumidores obtienen un beneficio directo al permitir que se recopilen sus datos. Pero cuando el valor esté más sesgado hacia la compañía, ¿reducirá esto la disposición de los consumidores a consentir la recopilación de sus datos?

La seguridad cibernética: un nuevo sector en crecimiento

Una consecuencia destacada de la privatización de datos es que se trata de un activo que requiere protección contra el robo, lo que implica un enorme aumento en la seguridad. El número de incidentes de seguridad contra las compañías ha aumentado anualmente en más del 60% desde 2008, y los ataques en sí son cada vez más sofisticados

(Figura 2). En 2014, se informó que

las compañías sufrieron pérdidas por valor de 400.000 millones de dólares atribuibles a delitos cibernéticos.2

En un estudio reciente que analizó las principales preocupaciones de las personas sobre las amenazas de seguridad global en 18 países, Japón identificó la ciberseguridad como su principal preocupación, por encima de riesgos como el ISIS (el principal problema en Europa) y el cambio climático (África y Latinoamérica). Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido consideraron los ciberataques como su segunda mayor amenaza para la seguridad.3

(4)

FIGURA 4

Nueva economía: La inversión en ciberdefensa aumenta...

Inversión en tecnología de software de seguridad entre regiones

0 $ 10.000 $ 5.000 $ 20.000 $ 15.000 $ 25.000 $ 30.000 $ 35.000 $ 2014 2015 2016 2017 2018 2019 2020

Inversión en software de seguridad por región (M $)

América EMEA Asia Pacífico, Japón

...y hay margen para crecer

Brechas en inversión en EMEA y Asia como % del PIB, lo que sugiere una oportunidad para reforzar las ciberdefensas

América EMEA Asia Pacífico, Japón

Inversión en seguridad como % del PIB

0,051%

0,026%

0,016%

Fuente: IDC. Morgan Stanley Research - Sustainability: “Data Privacy: EU GDPR “Security Solutions

Stocks””, publicado el martes, 16 de mayo de 2017.

4 Fuente: Bureau of Economic Analysis (BEA), Comunicado de prensa: Producto interior bruto: Segundo trimestre 2017 (estimación anticipada). www.

bea.gov. Datos a 8 de agosto de 2017. Las estimaciones para el primer y el segundo trimestre de 2017 muestran un aumento particularmente notable en el crecimiento de la inversión del 7,2% y el 5,2%, respectivamente. Esto puede atribuirse principalmente al aumento de la inversión en infraestructura y equipos. Las previsiones / estimaciones se basan en las condiciones actuales del mercado, están sujetas a cambios y no se materializarán necesariamente.

Incluso las compañías que están haciendo un buen trabajo para proteger sus datos pueden ser vulnerables al chantaje, la desinformación y la destrucción por parte de activistas altamente motivados, grupos terroristas y organizaciones criminales. Uno de los dos mayores ataques globales recientes fue el ataque de ransomware WannaCry, que evidenció la amenaza existente

cuando las entidades no actualizan su

software o continúan usando sistemas

obsoletos que no pueden repararse. Los principales riesgos que plantean los ciberataques son la disrupción del negocio, la pérdida de información y la consiguiente pérdida de ingresos

(Figura 3). La versión 2017 de Petya fue

lo suficientemente importante como para hacer que al menos una compañía

revisara su previsión estimada de crecimiento de ventas.

Como resultado de tales amenazas cibernéticas, la inversión en software de seguridad en América, EMEA y Asia Pacífico (incluyendo Japón) registra una tendencia ascendente constante, con Estados Unidos (el país más avanzado en términos de legislación) a la cabeza

(Figura 4). No nos sorprendería que otras

regiones alcanzaran a Estados Unidos, lo que crearía oportunidades en estas áreas. La aplicación del reglamento GDPR, por ejemplo, debería aumentar la inversión en ciberseguridad en Europa. Esto apoya nuestra opinión más general de que la economía está experimentando no solo un aumento cíclico en la inversión, sino también tendencias estructurales positivas. Hemos señalado en comentarios anteriores que la inversión empresarial en activos fijos ha sido baja durante muchos años y que por consiguiente las compañías han estado funcionando con equipos antiguos. Los ciberataques recientes han demostrado los problemas de mantener tecnología informática obsoleta. Dado el aumento de los ciberriesgos y la regulación, parece plausible que el incremento de la inversión empresarial en activos fijos en Estados Unidos, observada en los dos últimos trimestres, pudiera incluir también una mayor inversión en software y hardware.4

Además, a medida que los ciberataques se vuelven más sofisticados, las compañías tendrán que seguir invirtiendo si desean desarrollar sus defensas y poder hacer frente debidamente a los atacantes.

En términos de oportunidades, la otra cara de la ciberdefensa es el ciberataque, y los países están invirtiendo cada vez más en tecnología de guerra cibernética. Esto podría provocar la creación de toda una nueva industria de armas cibernéticas, con capacidades tanto defensivas como ofensivas que requieran inversiones y gastos significativos. La guerra cibernética no solo presenta una oportunidad económica, sino también una potencial amenaza geopolítica, otro aspecto que los inversores deben considerar.

(5)

FIGURA 5

Fuerte vínculo entre las puntuaciones sociales en el sector

de tecnologías de la información y las rentabilidades de

las acciones

Rentabilidades de las acciones del sector de tecnologías de la información por regiones, clasificadas por puntuaciones sociales

S&P 500

Acciones de TI (68) Acciones de TI (19)MSCI Europe Acciones de TI (37)MSCI Japan

Acciones con puntuación 0-30 Acciones con puntuación 31-70 Acciones con puntuación 71-100 23% 37% 41% 29% 28% 40% 26% 54% 83%

Esta rentabilidad del índice se proporciona solo con fines ilustrativos y no pretende representar la rentabilidad de una inversión específica. La rentabilidad pasada no es garantía de resultados futuros. Consulte la sección de “Información importante” para conocer las definiciones de los índices. La rentabilidad de las cestas de acciones del sector de tecnologías de la información se calcula sobre la base de la puntuación social. Fuente: MSIM. Datos basados en Sustainalytics y Datastream. Datos de rentabilidad de 30 de junio de 2016 a 30 de junio de 2017, puntuaciones a 30 de junio de 2016. Basado en la puntuación social; el número de acciones examinadas se muestra entre paréntesis al lado del nombre del sector. Las acciones estadounidenses se basan en los componentes del índice S&P 500, las acciones europeas se basan en los componentes del índice MSCI Europe y las acciones japonesas se basan en los componentes del índice MSCI Japan.

5 Fuente: 2016 Mining for Database Gold: Conclusiones de 2016 Breach Level Index, Gemalto. Los factores sociales influyen en

las rentabilidades

Las oportunidades no se limitan a la inversión. La cotización de las acciones también parece reaccionar a la forma en que las compañías administran la privacidad junto con otras

consideraciones ESG. Si analizamos el período de un año finalizado en junio de 2017, llegamos a la conclusión de que las altas puntuaciones sociales en Estados Unidos, Europa y Japón se asociaron con una rentabilidad del mercado bursátil positiva en el sector de tecnologías de la información. En este sector, las compañías con las

puntuaciones sociales más altas también fueron las que obtuvieron mejores resultados en el último año en las tres regiones (Figura 5).

De todas las infracciones de datos registradas en todo el mundo en 2016, el 80% ocurrió en Estados Unidos.5 No

obstante, el número de incidencias de datos es probablemente más elevado en Estados Unidos porque las compañías que han estado privatizando los datos se encuentran en su mayoría allí, lo que se suma a una legislación y requisitos de notificación mayores. En 2016, el sector tecnológico registró el mayor número de infracciones de seguridad,

que representaron el 28%5 de todas

las infracciones. El crecimiento del “Internet de las Cosas”, en la actualidad con miles de millones de artículos conectados, desde equipamiento doméstico hasta dispositivos médicos o vehículos autónomos, expondrá probablemente a nuevos sectores al riesgo de un ciberataque.

Comprender la ciberseguridad y actuar como responsables de los datos de los clientes contribuye a reducir el riesgo para las compañías. También podría generar un coste de capital más atractivo y menores costes operativos.

Alguien te está mirando

Lo que era una paranoia en 1984 es una realidad en 2017. Alguien le está observando y recogiendo sus datos en cantidades inimaginables. Pero con normativas como el reglamento GDPR en Europa, usted será el propietario de sus datos. Este cambio normativo es uno de los aspectos del entorno cibernético de rápido desarrollo, que está actuando como factor disruptivo en sectores de todo el mundo.

Los riesgos y los costes para las compañías de no seguir el ritmo del cambio son evidentemente importantes, ya sea en forma de sanciones, daños a la reputación o menor productividad como resultado de la exposición a ciberataques, cada uno de los cuales puede erosionar la rentabilidad empresarial. Por lo tanto, la privacidad y seguridad de los datos, dentro del pilar social de las consideraciones ESG, son evidentemente factores que deben considerarse al evaluar las oportunidades de inversión. En el caso de los

inversores, esta tendencia permitirá la aparición de nuevos mercados, riesgos y oportunidades potenciales.

(6)

Descubra nuestra página web en www.morganstanley.com/im

Estados Unidos, donde se puede redistribuir o utilizar con el público en general.

Los puntos de vista y las opiniones pertenecen al autor en la fecha de publicación, podrán variar en cualquier momento debido a las condiciones de mercado o económicas y podrían no llegar a materializarse. Además, dichos puntos de vista y opiniones no se actualizarán o revisarán con el fin de recoger la información disponible, ni las circunstancias existentes, ni los cambios que se produzcan después de la fecha de publicación. Los puntos de vista expresados no reflejan los de todos los gestores de carteras de Morgan Stanley Investment Management (MSIM), ni los de toda la compañía en conjunto, y podrían no plasmarse en todas las estrategias y productos que ofrece la compañía.

Las previsiones y/o las estimaciones que aquí se facilitan pueden variar y no llegar a materializarse. La información relativa a las rentabilidades de mercado previstas y a las perspectivas del mercado se basa en la investigación, el análisis y las opiniones de los autores. Estas conclusiones son de naturaleza especulativa, pueden no llegar a producirse y no pretenden predecir la rentabilidad futura de ningún producto concreto de Morgan Stanley Investment Management.

Algunos de los datos que aquí se incluyen se basan en información obtenida de terceros considerados fiables. Sin embargo, no hemos verificado dicha información, por lo que no formulamos declaración alguna con respecto a su precisión o su integridad.

La información incluida en el presente documento es una comunicación general que no es imparcial y que se ha elaborado exclusivamente a efectos informativos y educativos, y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión determinada. La información que se facilita en el presente documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún cliente y no constituye asesoramiento de inversión ni debe interpretarse de forma alguna como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, se aconseja a los inversores que consulten a un asesor jurídico y financiero independiente que les informe sobre las consecuencias fiscales de dicha inversión.

No existe garantía de que una estrategia determinada vaya a alcanzar su objetivo. Las carteras están sujetas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que los valores de mercado de los títulos que posee la cartera bajen. En general, el valor de los títulos de renta variable también fluctúa en respuesta a actividades propias de una determinada compañía. Las acciones de las compañías de pequeña y mediana capitalización entrañan riesgos específicos, como una limitación de líneas de productos, mercados y recursos financieros y una mayor volatilidad de mercado que los títulos de compañías más grandes y consolidadas. Las inversiones en mercados extranjeros comportan riesgos especiales como, por ejemplo, de divisa, políticos, económicos, de mercado y de liquidez. Los títulos ilíquidos pueden ser más difíciles de vender y de valorar que los que cotizan en mercados organizados (riesgo de liquidez). Las carteras no diversificadas a menudo invierten en un número más reducido de emisores. En consecuencia, los cambios en la situación financiera o el valor de mercado de un solo emisor pueden causar una mayor volatilidad.

Los diagramas y gráficos del presente documento se proporcionan con fines meramente ilustrativos.

La rentabilidad no es garantía de resultados futuros.

Los índices no están gestionados y no incluyen gastos, comisiones ni gastos de suscripción. No es posible invertir directamente en un índice. La propiedad intelectual de cualquier índice mencionado en el presente documento (incluidas las marcas comerciales registradas) recae sobre el cedente de la licencia correspondiente. Los cedentes de licencia de los índices no patrocinan, respaldan, venden ni promocionan en modo alguno ningún producto basado en índices, por lo que no tendrán responsabilidad alguna a este respecto. El índice S&P 500® mide la rentabilidad del segmento de gran capitalización del mercado de renta variable estadounidense, cubriendo aproximadamente el 75% de dicho mercado. El índice incluye 500 compañías punteras de sectores líderes de la economía estadounidense. El índice MSCI Europe es un índice de capitalización bursátil ajustado por las acciones en libre circulación que tiene por objeto medir la rentabilidad de la renta variable de los mercados desarrollados de Europa. La expresión “en libre circulación” designa la proporción de las acciones en circulación que se consideran disponibles para su compra por los inversores en los mercados de renta variable cotizados. La rentabilidad del índice se expresa en dólares estadounidenses y supone que los dividendos netos se reinvierten. El índice MSCI Japan es un índice ponderado por la capitalización bursátil ajustado por las acciones en libre circulación que tiene por objeto replicar la rentabilidad del mercado de renta variable de los valores japoneses cotizados en la bolsa de Tokio, la bolsa de Osaka, el mercado JASDAQ y la bolsa de Nagoya. La composición del índice MSCI Japan viene dada por la metodología de índices de mercado mundiales invertibles de MSCI (MSCI Global Investable Market Indices Methodology), con un objetivo de cobertura del 85% de la capitalización bursátil de las acciones en libre circulación.

Esta comunicación no es un producto del Departamento de Análisis de Morgan Stanley y no se debe considerar como recomendación de análisis. La información recogida en este documento no se ha elaborado de conformidad con los requisitos legales establecidos para promover la independencia del análisis de inversiones y no está sujeta a ninguna prohibición de contratación antes de la difusión del análisis sobre inversiones.

Este comentario se dirige exclusivamente a personas que residan en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneren las leyes o los reglamentos locales y solo se debe distribuir entre estas personas. No existen garantías de que una estrategia de inversión funcione en todas las condiciones de mercado, y cada inversor debería evaluar su capacidad para invertir a largo plazo,

Hay importantes diferencias en la forma de ejecutar la estrategia en cada uno de los vehículos de inversión.

EMEA

Morgan Stanley Investment Management Limited, 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA, entidad autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority) del Reino Unido, ha publicado y autorizado esta comunicación en el Reino Unido para su distribución exclusivamente entre clientes profesionales, por lo que los clientes minoristas (según se define cada uno de estos términos en las normas del antedicho organismo) no deben basar sus decisiones en la información que aquí se facilita ni actuar con arreglo a ella.

Los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta las circunstancias y los objetivos de dichas personas. MSIM no será responsable y declina cualquier responsabilidad por el uso, bueno o malo, que puedan hacer de este documento los intermediarios financieros. Las personas que estén considerando la posibilidad de invertir siempre deberán asegurarse de haber recibido todo el asesoramiento necesario de dicho intermediario financiero en cuanto a la idoneidad de la inversión.

Estados Unidos

Una cuenta gestionada por separado podría no ser lo más adecuado para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la Estrategia incluyen diversos títulos y no replicarán necesariamente la rentabilidad de un índice. Antes de invertir, deben estudiarse atentamente los objetivos de inversión, los riesgos y las comisiones de la Estrategia. Se requiere un nivel mínimo de activos. Para conocer información importante sobre el gestor de inversiones, consulte el Formulario ADV Parte II.

Antes de invertir, deben estudiarse atentamente los objetivos, los cargos y los gastos de los fondos. En los folletos figura esta y otra información sobre los fondos. Para obtener un ejemplar del folleto, descárguelo en morganstanley.com/ im o llame al 1-800-548-7786. Lea el folleto detenidamente antes de invertir. Morgan Stanley Distribution, Inc. actúa como distribuidor de los fondos de Morgan Stanley.

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO BANCARIO

HONG KONG

Este documento lo ha publicado Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente se podrá ofrecer a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no se ha revisado ni aprobado por ninguna autoridad reguladora, incluida la Comisión de Valores y Futuros (Securities and Futures Commission) de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de excepción conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá publicarse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong.

SINGAPUR

El presente documento no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros (Securities and Futures Act, SFA) de Singapur, (ii) “personas relevantes” (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA. En particular, no podrán ofrecerse al público minorista participaciones de fondos de inversión no autorizados o reconocidos por la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS). Ningún material escrito dirigido a cualquiera de las personas anteriormente citadas en relación con una oferta constituye un folleto, según la definición que se le atribuye a este término en la SFA, por lo que no rigen las estipulaciones de la SFA sobre responsabilidad legal en relación con el contenido de folletos. Además, los inversores deberán analizar atentamente si la inversión es o no apta para ellos.

AUSTRALIA

Esta publicación la distribuye en Australia Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited, ACN: 122040037, AFSL n.º 314182, que acepta la responsabilidad de su contenido. Esta publicación y cualquier acceso a ella están dirigidos exclusivamente a “clientes mayoristas”, según el significado que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades (Corporations Act) de Australia.

Toda la información que figura en este documento tiene carácter privado y cuenta con la protección de las leyes de propiedad intelectual.

Morgan Stanley Investment Management es la división de gestión de activos de Morgan Stanley.

Ester documento podrá traducirse a otros idiomas. Cuando se haga tal traducción, esta versión en inglés sigue siendo definitiva. En caso de discrepancias entre la versión inglesa y cualquier versión de este documento en otro idioma, prevalecerá la versión inglesa.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :