Bloque Espiritual No. 52. El Sello De Dios

Texto completo

(1)

Bloque Espiritual No. 52

El Sello De Dios

“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” (Ef. 1:13-14).

¿Cuál es el Sello de Dios? El Espíritu Santo. Ud. dice: “¿Es eso

escritural?” Absolutamente. Muchas de ellas, permítame darle una de forma que no lo olvidará. Efesios 4:30 dice: “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” Ahí está el sello de Dios. Eso es lo que estoy intentando decirles. Uds. han buscado por

el Sello de Dios que vendría en los días postreros, no en su frente. Se decía que en su frente está su conocimiento, para entender. Pero la Biblia dice que el Sello de Dios es el bautismo del Espíritu Santo (1 Cor. 12:13). Y todos

los que lo tienen, sus corazones son libres. Ellos están sellados por el conocimiento de Dios, en sus frentes, que ellos sí saben que Jesús murió y

se levantó otra vez, porque ellos pueden verlo a Él.

“Un poco y el incrédulo no me verá más (Juan 14:19), pero vosotros me veréis.” (los que tienen el sello), “Porque Yo estaré con vosotros aún en vosotros hasta el fin del mundo.” (Col. 1:26-28) “Las obras que Yo hago vosotros las haréis también. Aún mayores haréis, porque Yo voy al Padre.” [1]

Un día, la Biblia dice que las cosas estallarán en esta tierra y las enfermedades y las cosas, y todas las personas se verán afectadas, hasta que

la carne se pudra en ellas y demás. Pero la Biblia dice: “No te acerques a ninguno de los que tienen el Sello de Dios en la frente” (Ap. 9:4).

Y el Sello de Dios es el bautismo del Espíritu Santo. Ahora, hermanos

adventistas, no quiero estar en desacuerdo con ustedes en cuanto al séptimo día; no hay escrituras para eso. Pero la Biblia, Efesios 4:30, dice: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” [2]

Esto es el genuino, y Verdadero Sello de Resurrección. Muestra que el pecado de usted ha sido pagado, y que Dios lo ha aceptado a usted, y que

usted está sellado en Cristo por el Espíritu Santo. El pecado es terminado. El

(2)

Y la marca del anticristo es rechazar ese Espíritu Santo. Con el que

estás sellado fuera del Reino para siempre, sin ninguna, ninguna vía para que seán perdonados. Él que habla en contra del Espíritu Santo nunca será perdonado en este mundo o en el venidero (Mat. 12:32). Allí está una

pequeña muestra de la marca de la bestia y el sello de Dios.

El sello de Dios es el bautismo del Espíritu Santo. Y la marca del anticristo es negarlo. Ahora, uno está marcado de una u otra manera. ¿No

quieres tener el Espíritu Santo hoy?

Pero estamos en el tiempo de la unión. Esta es la séptima encrucijada.

¿Qué es lo siguiente, Hermano Branham? Nosotros vamos a entrar al milenio. Correcto. El tiempo cesará en esta encrucijada y la eternidad

comenzará para nosotros. [2]

Leemos los periódicos y vemos que las tormentas se están acercando. Cuando Ud. llega a casa en esta noche, hágame este favor: No se vaya a dormir sin leer Apocalipsis capítulo 8. Allí podrá ver las plagas y las tempestades que vienen y sacudirán esta tierra y los truenos y los relámpagos sacudirán los cielos. Los pesares pasarán por todas las naciones. La carne del hombre se pudrirá estando aun en vida; habrá enfermedades que los médicos no podrán contrarestar. [4]

Ahora, el sello de Dios es el “Espíritu Santo”. Todos saben eso, que el sello de Dios es el Espíritu Santo. Tomen Uds. Apocalipsis 9:1-4,

encontrarán que todos tenían el sello en la frente. Efesios 4:30, dice: “No contristéis al Espíritu Santo”, ese es ese Angel que vino sellándolos sobre su frente (Ez. 9:4). Ahora, eso no quiere decir que Él toma y pone una mancha allí; su frente es su revelación, ¿ven?, y su mano es lo que Uds. hacen al respecto (Ap. 13:16-18). ¿Ven?, es una marca espiritual. Él no toma un gran sello y los sella así (2 Cor. 1:21-22).

Cómo fue el primer sello, ¿cómo era? Ellos fueron llenos del Espíritu Santo, eso es correcto, y sus obras fueron las obras de Cristo. Ellos

pusieron las manos sobre los enfermos y se recobraron, hicieron toda clase de señales y milagros y maravillas (Marcos 16:17-18). Y en sus frentes, estaban sellados por la revelación de que Él era el Hijo de Dios, y ellos estaban

obrando con Él, la Deidad de Cristo, allí está la marca.

Uds. dicen: “Bueno, ahora, Él es la tercera persona, o la segunda...” Uds. aún no tienen ningún sello, así que dejen Eso en paz. ¿Ven?, Uds. se han

salido, se salieron del papel allí, así que no hay tal cosa como esa en la Biblia. “Nosotros creemos en la santa trinidad”. Uds. ni siquiera están en el papel ahora, ¿ven?, porque no hay tal cosa como trinidad que se mencione alguna vez en la Biblia. [5]

(3)

“Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo...” (Apoc. 7:2-3) Venía del oriente.

Y él habría de sellar en la frente a los siervos de nuestro Dios. Ahora,

sabemos que la Iglesia nunca es llamada de siervos. La Iglesia es hijos e hijas. Israel es el siervo de Dios. Abraham no era Su siervo. Israel es el siervo de Dios, pero la Iglesia es llamada Sus hijos y Sus hijas (Gál.

4:6-9). ¿Notaron que debían detener los cuatro vientos, hasta cuándo? “Hasta

que hayamos sellado en sus frentes a los siervos, Israel, de nuestro Dios.”

[6]

“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” (Ef. 1:13-14).

Ven, el Espíritu Santo mismo es un Sello. El Espíritu Santo es un Sello.

Y un Sello significa una obra consumada, el Espíritu Santo siendo el Sello para el individuo… Y para ese individuo, cuando él recibe el Espíritu Santo, allí termina su tiempo de gemir, porque es una obra consumada.

Como cuando yo trabajaba con una empresa ferrocarrilera, y cargábamos los vagones con latas y distintas cosas de una empresa enlatadora. Y, pero, luego, antes que ese vagón pudiera ser sellado, llegaba primero el inspector para ver si el vagón estaba correctamente empacado. Porque de otra manera, en la primera parada del tren, todo se caería y se echaría a perder, y la compañía ferrocarrilera sería la responsable. Y el inspector probaba todo para ver si todo estaba en su lugar correcto. Al no ser así, él condenaba el vagón.

Y teníamos que cargarlo todo de nuevo, hasta que el inspector estuviera satisfecho. Y entonces cuando el inspector estuviera satisfecho, él cerraba la

puerta y ponía un sello sobre la puerta, y entonces nadie podía romper ese sello hasta que llegara a su destino.

Así ha estado obrando el Espíritu Santo. ¿Ven? Él va e inspecciona…

Por eso Ud. no puede tener estas cosas y Ud. dice: “Yo hablé en lenguas, grité y dancé en el Espíritu”. Eso no tiene nada que ver con el asunto. ¿Ven? El Espíritu Santo hace la inspección de esa persona hasta que Él esté completamente satisfecho y sabe lo que es.

Luego, son sellados para su destino Eterno. No hay nada que pueda romper ese Sello. Efesios 4:30, “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios,

con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”.

Ahora, retengan esa palabra, “redención”, ¿ven? Hasta el día que el Libro de la Redención haya sido revelado y el Redentor viene para reclamar Su posesión. Nada puede lograrlo. ¿Ven? “No lo contristéis”.

(4)

Hagan las cosas que agradan a Dios, porque ahora el Libro está sellado, y Uds. también están sellados. El Espíritu Santo mismo es el Sello.

Un sello significa “una obra consumada”. Y cuando el Séptimo Sello es roto, el misterio de Dios que está sellado en estos Sellos misteriosos es consumado. Hasta el día que ese Sello es roto, y luego es revelado lo que está por dentro.

Si algún hombre tiene duda de lo que contiene el vagón, dice, “Se supone que sea tal y cual cosa. Debe haber”. Él está suponiendo. Pero cuando el Sello es roto y la puerta se abre, entonces vemos por dentro y vemos exactamente lo que contiene. ¿Entienden? Y eso sólo será hecho en el tiempo

del fin.

Otra cosa que un Sello significa es “posesión”. ¿Ven? El Sello tiene una marca que muestra pertenencia. Cuando Ud. es comprado por la Sangre de Jesucristo, y sellado por el Espíritu Santo (1 Pedro 1:18-20), Ud. ya no pertenece al mundo o a ninguna cosa que tiene que ver con el mundo. Ud. es una propiedad de Dios.

Otra cosa, es, un Sello es una “seguridad”. El Sello significa que Ud. está seguro. Ahora Uds. que no creen en la seguridad Eterna, pues no sé. Pero ahora, pero, un Sello significa seguridad hasta su destino. ¡Ay de aquel

que trate de romper ese Sello! Y el Sello del Espíritu Santo no puede ser roto. Uds. me ha oído decir que algunos dicen: “El diablo me hizo hacer esto”.

No, no, el diablo no lo hizo. Ud. simplemente no estaba sellado adentro. Porque cuando Ud. está sellado adentro, él queda sellado afuera. Ahora, Ud. salió a encontrarlo a él. El no pudo entrar dentro de Ud. porque la única manera de entrar de Ud. sería venir a través del mismo proceso por el cual Ud. pasó. Él tendría que ser salvo, santificado y lleno con el Espíritu Santo; y entonces sería su hermano. Así que pueden ver, él no hizo eso. No,

no. Ud. llegó hasta la frontera y regresó, codiciando por las cosas del mundo

(1 Tes. 5:22). Ud. nunca entró completamente a Canaán, cruzado el Jordán,

muerte a uno mismo (Gál. 2:19-20; 2 Tim. 2:11-12).

Ahora noten que este Libro está sellado. Y Ud. está sellado juntamente con el Libro, hasta el Día de la Redención.

“Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo” (Rom. 8:22-23).

¡Oh, qué cosa! ¡Oh, qué cosa! ¿No hace esto sentirnos gozosos a nosotros los ancianos? Esto debe hacer que todos nos sintamos gozosos, esperando la llegada de esta hora. Entendemos que esto sucederá en la primera

(5)

resurrección. ¿Ven? La naturaleza está gimiendo, nosotros estamos gimiendo, todo está gimiendo, porque nos damos cuenta que algo no está bien

(2 Cor. 5:1-5). Y la única manera que Ud. puede gemir y esperar por algo

es porque ha habido Vida nueva que ha venido aquí adentro, la cual habla de un nuevo Mundo. [7]

Otra vez: ¿Qué es un Sello? Un sello es, lo primero que muestra es una obra que ha sido terminada, una obra terminada. Lo siguiente que muestra

es posesión. Y lo siguiente que muestra es seguridad, guardándolo. [8] Dios tomó a Cristo en el Calvario, lo separó, Alma y Cuerpo. Él envió el Cuerpo a Su diestra y envió el Espíritu Santo de regreso, el Pacto con el pueblo (Hechos 7:51-56). Y Ud. cree por fe, como lo hizo Abraham, y le fue dado el sello de la circuncisión como confirmación de su fe (Rom.

4:9-16). Y si Ud. cree y acepta a Jesús como su Salvador, entonces Dios le da el bautismo del Espíritu Santo como una confirmación de su fe.

Si Ud. dice que cree, y no ha recibido el Espíritu Santo, algo anda mal con su fe. Dios circuncida el corazón en el momento en que el creyente viene realmente en completa rendición. Amén. Oigan, seguramente eso

hizo algo porque sentí que rebotó. ¡Cáptenlo! ¡Aquí está! Cuando el creyente cree firmemente en el Señor Jesucristo, Dios está en la obligación de darle el Espíritu Santo: ¡una confirmación de su fe! Ud. dirá: “Cuál es el

inconveniente, Hermano Branham?” Su fe; eso es todo. Si Ud. cree de verdad, Dios está allí para dárselo.

“Mientras hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre los que oían la Palabra” (Hechos 10:44-48). ¿Es correcto eso? Muy bien, noten,

el Espíritu Santo y fuego vino del cielo, quemó toda la escoria, circuncidó el corazón, cortó todo lo sobrante, y llegó a ser una nueva criatura (Gál

6:14-15). [9]

Y no hay ninguna condenación (Rom. 8:1-2), Ud. ha pasado de muerte a Vida; Ud. lo sabe. Y Ud. lo nota en su vida: Ud. es amoroso, Ud. perdona, Ud. es dulce, Ud. es pacífico, Ud. es manso. Todos estos frutos del Espíritu

acompañan su vida día tras día (Gál. 5:22). Y tan pronto como Ud. hace algo malo, “Oh, vaya”. Tan pronto como llega a su mente que “ha hecho mal”, rápidamente Ud. lo enmienda, allí mismo. No espera otro minuto; va y en

ese momento lo corrige. Si no, bueno, Ud. no tiene el Espíritu de Cristo. Ud.

puede que sea una buena mujer, Ud. puede que sea un buen hombre, puede ser que Ud. sea muy estimado en la iglesia, puede ser que sea muy estimado en la vecindad, ¿pero habrá seguido adelante a esa perfección, a ese lugar en donde Ud. está confiando plenamente en Cristo? Y a través de esto,

(6)

obtiene Ud. el sello. “Abraham creyó a Dios y le fue contado a él por

justicia” (Rom. 4:1-8). Luego Dios le dio el sello de la circuncisión, como una confirmación.

Ahora, Ud. dice: “Yo le creo a Dios; yo hice una confesión”. ¿Pero le respondió Dios a Ud. dándole el sello del Espíritu Santo en su vida, de amor, gozo, frutos del Espíritu, para probar que Ud. ha sido salvo? Si Él no ha hecho eso, entonces Él no ha reconocido todavía su fe. Ud. solamente

ha hecho una confesión; Él no lo ha aceptado, algo está mal. [10]

Allí está la diferencia entre la marca de la bestia y el Sellamiento de Dios.

Dios sella por Su Palabra. ¿Creen Uds. que la Palabra lo es?

Ahora, el Espíritu Santo es la Palabra. Dios no es tres. Él es el mismo Dios en tres dispensaciones, tres oficios. Dios, el Padre, sobre la ley; Dios

el Hijo en la gracia; y Dios, el Espíritu Santo, como Uds. le llaman, el mismo Dios en la dispensación del Espíritu Santo. Dios, el Padre, era la Palabra; Dios, el Hijo, era la Palabra; y Dios, el Espíritu Santo, es la Palabra. Vean,

sólo son tres oficios (1Tim. 3:16; Ef. 4:4-6). Y el Espíritu Santo lo sella a Ud., así que Ud. es sellado por la Palabra (Juan 6:63; Ef. 1:13-14). [11]

Miren, cualquier cosa que Uds. quieran encontrar en la Biblia, tómenlo desde aquí, regresen al Génesis y vean de dónde empolló, vean en qué termina.

Todos los espíritus y movimientos de hoy tienen su origen en Génesis. Esto

es lo que nosotros hemos hecho, para probarles a Uds. estas cosas que están viendo, amigos; no olviden eso. No dejen que se les pase por alto; dejen que les penetre. Ésas son las cosas de Dios. Eso llegó a un enfrentamiento; y Jesús predijo que eso llegaría de nuevo a un enfrentamiento en los postreros días, y sería de esto: el Sello de Dios y la marca de la bestia; dos poderes espirituales obrando juntamente.

Ahora, cualquiera sabe que el Sello de Dios es la primogenitura, el bautismo del Espíritu Santo (Ef. 4:4-6). Cuando ellos nacieron de nuevo, ellos fueron llenos del Espíritu Santo (Juan 3:3-8). El Espíritu Santo es el nuevo Nacimiento, sabemos eso. Ud. es engendrado del Espíritu, admito eso; ¡pero no es sino hasta que Ud. haya nacido!... (Tito 3:4-7). [12]

¡Qué hermoso pensamiento es éste! “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, y el evangelio de vuestra salvación, habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa.” (Ef. 1:13-14).

“Después de que creísteis”. Oh, mi hermano Bautista, ¿cómo podría Ud.

decir que Eso no es así? ¿Ud. dice que Ud. recibe el Espíritu Santo cuando Ud. cree? Dijo: “Después de que Ud. cree entonces Ud. fue sellado con el

(7)

Espíritu Santo de la promesa”. Fíjense: “Que es las arras de nuestra

herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.”

Ahora, nos damos cuenta entonces que un sello significa que “es una cosa terminada con Dios, ya está resuelta”. Y todo creyente estaba sellado con

esta promesa desde el mismo principio, porque antes de la fundación del mundo estábamos predestinados para ser adoptados hijos. ¡Antes de que

el mundo comenzara! Oh, qué esperanza que nos hace descansar firmes y seguros, un ancla para el alma que no es llevada aquí y allá sino anclada en Cristo, una esperanza que es segura. “Nos predestinó antes de la fundación

del mundo, para ser adoptados hijos por medio de Jesucristo” (Ef.1:3-6). ¡Oh, qué maravilloso! Yo amo esa “obra terminada” con Dios.

“A todos los que El antes conoció, Él los ha llamado; a todos los que El llamó, El los justificó; a todos los que Él ha justificado, Él los ha glorificado” (Rom. 8:29-30). Desde el principio, Dios, en Su gran mente infinita, conoció a Su Iglesia y la predestinó para ser adoptados hijos, para Jesucristo, para darles Vida Eterna al final de la edad. ¡Qué cosa más hermosa! ¡Eso me

hace sentir mucho mejor!¡Adopción por medio de la Sangre de Jesucristo!

Ahora fíjense mientras seguimos adelante. Estamos predestinados con el Cordero. El Espíritu Santo es nuestro Sello. Las Arras significa que “aún ha de venir más”. Nosotros solamente tenemos las Arras de Eso ahora. Las Arras son solamente el pago inicial que lo reserva y lo asegura y lo ancla

para que nadie más pueda tocarlo (2 Cor. 1:21-22). Son las Arras de nuestra adopción. Amén. El Espíritu Santo es ahora las Arras de Dios en nuestros corazones, sellado. La adopción de hijos esperándonos al final del camino. ¡Hijos e hijas de Dios!

Ahora tenemos las Arras, nuestro espíritu está gimiendo por la adopción total, pero ahora tenemos las Arras de ella. Al recibir el Espíritu Santo, es las Arras de nuestra adopción completa o salvación completa. ¡Oh, cuán hermoso! Yo amo eso.

Estamos esperando la plenitud de la adopción. Esto acontecerá, ¿cuándo? En la primera resurrección (Rom. 8:23; 1 Cor. 15:51-57). Eso es cuando nuestros cuerpos serán cambiados de estas criaturas viles que somos y tendremos un cuerpo como Su propio cuerpo glorioso: “Porque

lo veremos tal como Él es, y seremos semejantes a Él” (Fil. 3:20-21; 1 Juan 3:1-3). Cuando Él se manifieste, nos manifestaremos a Su semejanza.

Tendremos un cuerpo como el de Él, un glorioso cuerpo glorificado, y

todas las pruebas y luchas de la vida se desvanecerán en una pequeña neblina y se la llevará el viento para nunca más ser.

(8)

Y estos tabernáculos terrestres en los cuales ahora estamos gimiendo, estamos esperando que venga la salvación totalmente en su plenitud. Pero

ahora en estos tabernáculos de barro nosotros tenemos Algo que nos dice que nos hemos levantado hasta cierta altura (Ef. 2:6). [13]

Cuánto te damos gracias, que en esta gran hora, cuando todas las esperanzas de la vida mortal han terminado…, las bombas atómicas están en hangares, las bombas de hidrógeno, enfermedades y padecimientos, guerra de gérmenes…, ¡Oh, Dios!, y todo de la manera como está, sabiendo

que la Biblia dice que el hombre de hecho se pudriría en su carne… (Apoc.

16:10-11). Pero a ese Angel se le fue dada la comisión: “¡No toques a ninguno de esos! ¡No te acerques a esos que tienen el vino y el aceite! (Apoc. 6:6b).

No toques a esos que tienen el Sello de Dios en su frente”.

Señor Dios, sella esta iglesia hoy. A esos que están queriendo el Sello del Espíritu Santo, quítales todo temor, Señor, y séllalos con Tu Sello del Espíritu en sus corazones, para que ellos salgan como bebés recién nacidos, clamando: “Abba, Padre” (Rom. 8:15-17). Concédelo, Señor. Yo

los encomiendo a Ti en el Nombre de Jesús, Tu Hijo. [14]

Referencias:

[1] "La Unicidad de la Unidad" (58-0128), pár. 149-151 [2] "La Encrucijada del Tiempo" (56-0122), pár. 93-94 [3] "El Verdadero Sello de Pascua" (61-0402), pár. 125 [4] "La Tempestad Que Se Aproxima" (60-0229), pár. 134 [5] "Las Diez vírgenes" (60-1211M), par. 250-253

[6] "La Marca de la Bestia y el Sello de Dios" (61-0217), pár. 43 [7] "La Brecha" (63-0317E), pár. 64-77

[8] "Adopción Parte 4" (60-0522E), pár. 145 [9] "Israel y la Iglesia, Parte 3" (53-0327), pár. 40-42 [10] "Hebreos Capítulo 6 Pt.2” (57-0908E), par. 482-483

[11] "Que haré Con Jesús Llamado El Cristo" (63-1124M), pár. 102, 104

[12] “Escuchando, Reconociendo, Actuando Sobre La Palabra De Dios” (60-0221), pár. 134-135 [13] "Apocalipsis Capítulo 5 Pt.1” (61-0611), pár. 97-108

[14] “La Vía De Acercamiento Provista Por Dios Para Compañerismo” (60-0709), pár. 101

“Bloque Espiritual” 2019 – Boletín de la Palabra Revelada de esta hora, es presentado a Ud. por: Gerd Rodewald, Friedenstr. 69, D-75328 Schömberg, Alemania

www.biblebelievers.de, Fax: (+49) 72 35 33 06

Publicado por “Publicaciones Palabra Hablada” del Perú, América del Sur

“…viene uno con un Mensaje que cuadra perfectamente con la Biblia, y una obra rápida dará la vuelta a la tierra. Las simientes saldrán en los periódicos, en material de lectura, hasta que cada Simiente predestinada de Dios lo haya escuchado.” [Hno. Branham en C.O.D., 62-0527, pár. 179]

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :