Sermón en el día miércoles 10 de diciembre de Título: SACERDOCIO DEL NUEVO PACTO Y DEL VIEJO PACTO Biblia: Hebreos 7:22-8:13 Predicador: Pastor

15  Download (0)

Full text

(1)

Sermón en el día miércoles 10 de diciembre de 2014. Título: SACERDOCIO DEL NUEVO PACTO Y DEL

VIEJO PACTO Biblia: Hebreos 7:22-8:13 Predicador: Pastor Dong Han David Lee

Iglesia Reformada Esperanza Tte. 1ro. Leónidas Escobar 3913 c/ Av. Japón

Asunción, Paraguay www.evangelio123.org [email protected] (595) 0972-815-179 / (595) 0981-815-179

**************

Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto. Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar; mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable; por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo. Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra

(2)

del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre.

Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre. Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer. Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley; los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte. Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.

Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos

(3)

no permanecieron en mi pacto, y yo me desentendí de ellos, dice el Señor.

Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo; y ninguno enseñara a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos. Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades. Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.

INTRODUCCIÓN

En cualquier iglesia, saben ustedes que los eslabones más débiles constituyen justamente los hombres: los pastores y las ovejas.

Mas para que eso acontezca, también existe un factor débil y acumulativo que contribuye a eso: son las doctrinas que manejan cada iglesia.

Porque cada iglesia y denominación tiene sus propios principios, reglas, prioridades, algunas cosas que aceptan, y otras que no. Y la suma de los males es que todos quieren sumar “nuevas reglas” al conjunto,

(4)

más es muy difícil “quitar las viejas practicas” porque son pocos quienes tienen ese poder, capacidad y atrevimiento.

Y muchas veces es común ver que las personas responsabilizan a los pastores por el buen y el mal manejo de las enseñanzas de la biblia. En principio es muy cierto; porque son los pastores quienes deben ser los primeros en creer, y luego porque imparten las enseñanzas.

Seguramente también ustedes habrán pensado y se habrán preguntado: ¿qué pasará después del Pastor David? ¿Le sucederá alguien mejor o alguien peor? Justamente este es el problema y la preocupación que siempre les ocurren a los hombres.

Pero les pregunto: ¿Están preocupados por ello?

Pues es el problema que normalmente preocupa a todo creyente evangélico. Más en realidad, eso pasa, porque no están pensando hasta qué alturas tienen que alcanzar cada creyente, y por supuesto el pastor.

Pero también tienen razón porque por las largas experiencias, sabemos que es más frecuente ver que se degrada la calidad, el conocimiento; que una mejoría.

(5)

Y eso, es justamente lo que dice los versículos 7:23 “Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar”. La biblia nos habla de una barrera natural para cualquier pastor humano, que es la muerte física.

Más en realidad, no deberíamos ser tan dependientes del pastor “homre” y hay que aprender a estar bajo el sacerdocio de Jesús, donde cada uno de ustedes sean capaces de acercarse a Jesucristo, y estar bajo su guía directamente.

Por eso, nos dice el texto de hoy 7:24-27 “mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable; por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.”

Y nos promete el Espíritu Santo para ese fin: “Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo; y ninguno enseñara a su prójimo, ni ninguno a su hermano,

(6)

diciendo: Conoce al Señor; porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos. Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades. Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.”

¿CÓMO ES EL CAMINO PARA ACCEDER AL SACERDOTE ETERNO?

Es muy común encontrarse con creyentes, y con muchísimos pastores quienes están muy alejados de Jesús; principalmente en el tema de la comunicación.

Asunto que debería ser fundamental para una relación de creyente-a-Dios, o una relación Padre-a-hijo. Todo se realiza en una forma tan lejana, están tan incomunicados que pocos se acuerdan “cuándo fue la última vez que escuchó la voz de Dios”… ¡si es que verdaderamente alguna vez lo hizo! ¿Por qué es tan difícil conversar con Dios? ¿Por qué la oración debe ser tantas palabras dichas en un “sólo sentido”: del creyente hacia Dios?

Más extrañamente, ¿cuántos pueden decir que escuchan a Dios? y esto se ha convertido en una materia tan difícil, que si alguna persona “logra escuchar a Dios” constituye un motivo o razón para dar su “testimonio de fe”… ¿No debería ser lo más lógico y lo más natural… si

(7)

estamos creyendo en el Dios vivo y lo pedimos en nombre de Jesús?

Pues justamente este cuestionamiento no los hacen los creyentes evangélicos de hoy. ¿Dios te está escuchando? ¿Cómo estás seguro? Y si estás seguro, ¿por qué no responde?

Les voy a darles algunas razones, y seguramente muchos creyentes evangélicos caerán en alguno de estos problemas, deficiencias, o errores:

 Buscan a Jesús donde ya no se encuentra, en la tierra.

 Buscan respuestas y soluciones de Jesús cuando él lo hacía durante el corto período de tiempo en la tierra.  Solamente buscan soluciones del

mundo cuando Jesús está en los cielos y quiere dar soluciones definitivas y eternas.

 No quieren aprender ni adecuarse a las respuestas eternas porque están tan empecinados en sus ojos y deseos carnales.

 Sin cumplir las reglas ni se preocupan en encaminarse por las sendas

(8)

mostradas y preparados por Dios para que el creyente evangélico pueda acercarse y entrar donde Jesús se encuentra.

 Quieren saltar todos los pasos, quieren evitar cualquier camino angosto y utilizan para ello la fe en Jesús, y la oración en nombre de Jesús.

Nadie se acuerda, nadie sabe, nadie se preocupa, nadie se pregunta, nadie se cuestiona por qué Jesús no responde a los creyentes.

Yo les digo: el camino que están siguiendo está errado. El lugar donde permanecen está mal. Mientras no sean “discípulos” no serán escuchados. Y es por eso, que versículos como estos, simplemente no son tenidos en cuenta, o leen y pasa desapercibido:

“El día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos no permanecieron en mi pacto, y yo me desentendí de ellos, dice el Señor”.

Es que la mayoría de los creyentes evangélicos de hoy, se equivocan por lo simplista que son, por perezosos y dormilones. Porque no leen la biblia, porque no buscan y se profundizan en las doctrinas, en las teorías, en las reglas, en lo bueno, en lo malo, en lo

(9)

correcto e incorrecto. Piensan que solamente porque “piden y creen en Jesús” SIEMPRE ESTÁ BIEN TODO CUANTO HACEN.

Y no es así.

Creo que los evangélicos de hoy, quienes quieren reemplazar todas las cosas con la fe que tienen de Jesús, y nunca han entendido qué es la justicia de Dios.

Porque los creyentes evangélicos fueron rociados con agua, porque fueron sumergidos bajo agua, se consideran “bautizados” en el nombre de Jesús… pero en realidad, el bautismo de agua tiene un “significado y un sentido” bien definido; que es mucho más que la idea de pasar de una vida “vieja” a una vida “nueva”. Más bien es una regla de vida, es un nuevo camino de vida, un cambio tan grande y brusco de vida que debe darse en el creyente.

Y ese sentido del “bautismo en agua” en realidad está enseñado por Moisés y del cual hace referencia el apóstol Pablo a los corintios “porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar, y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. Pero de

(10)

los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.” (1 Corintios 10:1-5)

Vean cómo Jehová dice: que los sacó de Egipto, mas cuando no permanecieron en el pacto, Dios se desentendió de ellos.

¿Y cómo hoy tantos y tantos creyentes evangélicos ni siquiera han salido de su Egipto, de su mundo, de su Galilea de los gentiles y de las tinieblas, ni se han esforzado de ser discípulos, quieren que Dios les escuche? ¿Cómo si la biblia dice que los que siguieron a Moisés aún estando en el desierto se desentendió de ellos porque pecaron y porque cometieron idolatría, hoy el creyente evangélico nunca cruzó su Egipto y quiere alcanzar a Jesús?

¿Y creen que toda esa justicia se dejará de lado porque tienen fe? ¿Hacia qué lado funciona esa fe? ¿Según las reglas del don de Dios que nos fue dado o según la conveniencia y parecer del hombre incrédulo? Mas pensemos al revés, si es que tienen verdaderamente fe en Jesús, ¿por qué no les permite salir de su mundo que aman, y se hacen discípulos de Jesús? Sé que muchos no siguen porque nunca fueron enseñados bajo esa doctrina, otros por comodidad, por temores, no lo hacen.

(11)

¿CÓMO HACES PARA MANTENERTE EN CADA SACERDOTE?

Miren, es muy fácil pasarse de un sacerdote a otro según las circunstancias. Por ejemplo, cuando las papas están calentitas, es fácil pensar y actuar como hombre carnal y desea en un sacerdote carnal, en Jesús terrenal que andaba de aquí para allá sanando y reparando todas las cosas. Y cuando las cosas han pasado, querer hacerse del espiritual y desea padecer en Cristo Jesús, porque confía en el pacto, y quiere las promesas y beneficios del pacto.

Por eso, uno tiene que vivir constantemente mejorando su situación para que las cosas no se salgan de la vía. Y saber no excederse ni pedir a Jesús según las soluciones milagrosas e inmediatas. Realmente es fácil decirlo, pero no el aplicarlo aún en las situaciones más extremas.

Es más, puede suceder una confusión. Uno puede pensar o imaginarse que se está muriendo según Cristo Jesús, que el padecimiento es grande, muy doloroso y tan intenso la espera; mas no pasa de ser una situación carnal; pero no se ha llegado a las alturas que el Espíritu Santo exige, y que finalmente se logra esta promesa: “Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y ellos me serán por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo; y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al

(12)

Señor; porque todos me conocerán; desde el menor hasta el mayor de ellos. Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.”

Es la razón por qué el desierto que uno debe cruzar para esperar en las promesas, de morir cada día respecto al mundo, sus métodos, sus soluciones, sus formas de realizar las cosas, su visión de entendimiento de las cosas, deben ser cambiados lentamente.

Es fácil, soportar un poco el dolor, es insufrible ver que tus hijos padezcan, siempre viene en la mente “la próxima vez haré bien según las reglas de Cristo Jesús”. Hoy el entendimiento de la misericordia, o del amor de Dios que tienen los creyentes evangélicos “mata cualquier aproximación al sacerdote Jesús que está en los cielos.”

Y peor es el discernimiento para las personas quienes son inconstantes en la fe, que no saben perseverar… porque jamás notarán las diferencias, y las urgencias romperán cualquier discipulado.

Por eso, se requiere de un alto grado de comprensión de los principios, porque los creyentes buscan a Jesús de cualquier manera, pero más frecuentemente a Jesús como el Jesús “hombre” quien andaba por la tierra sanando a los hombres y escuchando sus necesidades. Mas la biblia hoy nos dice

(13)

que debe existir un cambio de ley, porque existe un cambio de sacerdocio. Y lo que muchos buscaban la ayuda de un pastor hombre, con esa metodología no se puede buscar al Sacerdote Jesús quien se encuentra en el templo celestial.

Muchos piensan así: porque yo pido en nombre de Jesús todas las cosas, sea que Jesús donde quiera que esté… me escuchará y me responderá. Pero cuando está buscando y pidiendo así con fe, en realidad estás buscando y esperando una “solución humana”, sin salirte de tu Egipto; y Jesús como el Sacerdote Celestial, no puede ayudarte de esa forma.

Este desencuentro se produce tantas, tantas veces; y es la razón principal por qué los hombres están tan ausentes de Dios, reciben tan pocas respuestas de Dios, y Jesús no se deja ver.

Veo a muchos creyentes evangélicos hablar del “nuevo pacto” en Cristo… pero nadie quiere vivir según esas reglas, ni lo saben, y si lo hacen… terminan en lo terrenal, en Egipto, para seguir viviendo en Egipto. Y eso, Jesús no lo puede responder… aún con toda la fe que tengas del mundo, aún cuando seas capaz de mover todas las cadenas montañosas del mundo entero.

Y la biblia nos dice hoy que Jesús, si estuviese sobre la tierra, ¡ni siquiera sería sacerdote! “Porque todo

(14)

sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer. Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley; los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.” Este es un error fundamental de doctrina, de las malas enseñanzas, por haber desechado el Pacto de Abraham y querer utilizar la doctrina de la Sola Fe. ¡Y seguro que muchos morirán en la ignorancia y sin haber escuchado siquiera una vez a Jesús y morirán!

¿Por qué sucede todo esto? Porque están viviendo en Egipto, y están tan enfrascados buscando ganarse y bendecirse en el mundo, y compitiendo contra los hombres del mundo, y los problemas, los apuros son tan grandes que no tienen tiempo de respirar. El frenesí de su ritmo de vida, y la ceguera que cada día aumenta más y más, la insensibilidad espiritual que los embarga hace el resto. ¡Están muertos e insensibles espiritualmente!

CONCLUSIÓN

Seguramente algunos creyentes evangélicos podrán decir: ¡No es para tanto! Yo sí oro a Dios, yo sí

(15)

alcanzo a Jesús, yo sí mantengo mi fe. ¿Hasta cuando? Porque si sigues en Egipto, en Galilea de los gentiles, ¡ya estás enceguecido!

Hoy sí se requiere de mucho esfuerzo, constante y persistentemente para salirse de ese mundo de tinieblas en donde están viviendo.

Jesús está tan cercano, o mejor dicho, tú puedes entrar y estar cercano a Jesús de tal manera que todos los días vives en reposo.

Sería muy beneficioso para tu alma, que en la décima vez que clames a Jesús y él no te responda, comiences a pensar que “algo anda mal… algo no funciona”. El camino que has seguido según las especificaciones de la doctrina que aprendiste… no funciona. Te alejaron de Jesús, el sacerdote del templo celestial.

¡Piensa descorazonadamente! ¿Cuándo fue la última vez que has escuchado a Jesús? Si no te acuerdas… ese camino que sigues: ¡no funciona!

¡Hay un camino mejor!

Que Dios te bendiga e ilumine tus caminos a la vida.

Figure

Updating...

References

Related subjects :