La respuesta del hombre a Dios 42-84

Top PDF La respuesta del hombre a Dios 42-84:

Unidad 3 la respuesta del hombre a dios: la fe

Unidad 3 la respuesta del hombre a dios: la fe

c) La fe y la inteligencia. Creemos en Dios a causa de la autoridad de Dios mismo que revela y que no puede engañarse ni engañarnos, no a causa de la evidencia de la revelación. Eso no significa que lo que creamos no sea razonable. Dios mismo ha querido que los auxilios interiores del Espíritu Santo vayan acompañados de las pruebas exteriores de su revelación como los milagros, las profecías, la propagación y la santidad de la Iglesia. Eso son motivos de credibilidad. La fe es cierta, más cierta que todo conocimiento humano, porque se funda en la Palabra misma de Dios, que no puede mentir. De ahí que la fe también trate de comprender, en expresión de san Anselmo, buscando un conocimiento más profundo de los misterios y de su conexión entre sí y con Cristo. La fe y la comprensión de la misma se implican mutuamente; en palabras de san Agustín: «creo para comprender y comprendo para creer mejor».
Mostrar más

8 Lee mas

Diálogo del hombre con Dios

Diálogo del hombre con Dios

2.1. David tiene clara conciencia de encontrarse delante de Dios, pero no directamente sino ‘mediante’ la creación. Como un sabio no queda atrapado en las cosas creadas sino que las contempla como son: obras de Dios. Ahora bien, Dios es invisible, misterioso y supera todo conocimiento creado, pues habita en una luz inaccesible y nadie lo ha visto ni lo puede ver (Io 1, 18; 1 Tim 6, 16; Super Io., prooem., n. 1), pues el hombre no podría verlo y seguir viviendo en esta vida (Ex 33, 20). Por otra parte, “expresamos las cosas de Dios con balbuceos y como podemos” (s. Gregorio, en S. Th., I, q. 4 art 1, ad 1 m ). Entonces ¿por qué el rey David -homo viator- sostiene que Dios es admirable por toda la tierra? La respuesta a este interrogante nos la proporciona el mismo s. Pablo cuando afirma que podemos conocer lo invisible de Dios por mediación de las cosas creadas (Rom 1, 19-20). Es decir, a través de sus efectos. Habría que incluir aquí la distinción entre efectos naturales y efectos sobrenaturales. En otras palabras, el
Mostrar más

11 Lee mas

EL HOMBRE EN BUSCA DE DIOS

EL HOMBRE EN BUSCA DE DIOS

EL HOMBRE EN BUSCA DE DIOS La respuesta del cristianismo y de las grandes religiones mundiales I. ¿EL HOMBRE BUSCA A DIOS? Al escuchar el título, lo primero en que pensamos es en algunos grandes personajes de la humanidad, que han buscado a Dios durante toda su vida, como San Agustín: le ha buscado en la naturaleza, en los libros, en la enseñanza de grandes maestros, y al final le ha encontrado. se nos viene a la mente su famosa frase: “Nos creaste, Señor, para Ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en Ti.”
Mostrar más

8 Lee mas

EL HOMBRE EN BUSCA DE DIOS

EL HOMBRE EN BUSCA DE DIOS

1) Se dirige hacia ella mediante ritos, ofrendas y sacrificios. 2) Descubre lugares donde siente más próxima su presencia, escribe sus creencias...; Las religiones son la respuesta del hombre a la Revelación natural, a su deseo innato de Dios, al que descubre por las huellas que ha dejado en la creación y en la misma conciencia del ser humano.

13 Lee mas

Dios el mundo y el hombre

Dios el mundo y el hombre

Este hecho signica que el hombre está en el centro del cosmos y a la vez es superior a todo el resto de la creación. La misma situación resulta del hecho de que la creación está abierta a las preguntas del hombre. El hombre hace a la creación las preguntas que ascienden de su propio ser. Lleva consigo su medida. Sólo cuando la creación está ordenada al hombre y lleva de algún modo la imagen del hom- bre en sí puede ser alcanzada por las cuestiones humanas y dar respuesta a ellas. En la misma dirección apunta una observación de la actual teoría del conocimiento. El conocimiento humano signica trato con el mundo, participación en su ser y en su vida. Los ensa- yos que la actual ciencia de la naturaleza ha hecho en los procesos atómicos aclaran esta importancia del conocimiento. Mientras que, según la concepción aristotélico-escolástica, el mundo se enfrenta como objeto al sujeto cognoscente, de forma que el hombre, en el proceso del conocimiento, no añade nada al ser de las cosas cono- cidas, mientras que, según Kant, el hombre imprime al ser descono- cido de las cosas sus formas de intuición, según las concepciones de la actual ciencia de la naturaleza, el proceso del conocimiento ocurre cuando tanto el objeto como el sujeto contribuyen a la gura de lo conocido. Según la física atómica actual, los últimos elementos estructurales de la materia (ondas o partículas) se cambian cuan- do el hombre se dirige a ellos con sus aparatos de observación. El hombre sólo puede conocer la materia cambiada y congurada por el proceso de observación. El es, por tanto, quien da conguración al mundo material. Por esa actividad conguradora del hombre es ordenado el mundo. Si las cosas aparecieran a los ojos del hombre en su ser primitivo, despojadas de la forma que el hombre les da, darían la impresión de una complicación caótica. El mundo está, por tanto, creado de tal forma para el hombre, que puede recibir de él forma y orden. En esto se ve que el comportamiento del hombre tiene signicación decisiva para el mundo.
Mostrar más

155 Lee mas

El hombre rechazado por Dios.

El hombre rechazado por Dios.

espués de la vergüenza y de empezar a adaptarse a su nueva condición fuera del huerto Adán y Eva, concibieron un hijo. La alegría era inmensa y las esperanzas aun más. Con fe y gratitud Eva dijo: “Por voluntad de Jehová e adquirido varón” (Génesis 1:1). Y le puso por nombre Caín, que significa, “adquisición”. (Aun que no es el único significado) Eva creía que Caín, su hijo, había sido un regalo especial de Dios y no un accidente de confusión de fechas. A demás de esto, es probable que Eva pensara que quizás su hijo era el cumplimiento de la promesa que Dios les había hecho en Génesis 3:15. Que había de matar a la serpiente antigua en la cabeza. Sin saber que se convertiría en el primer asesino de la historia. Y al poco tiempo nació otro hijo al cual le pusieron Abel. Los niños iban creciendo fuertes y sanos. Caín el primogénito tomo el oficio de su padre, labrador de la tierra. Sin embargo, Abel se dedico a ser pastor de ovejas. Como sabrán, Caín era más fuerte físicamente que su hermano Abel. Había algo sin embargo, que preocupaba a Adán y a Eva, que empezaba a darse una rivalidad no normal entre sus hijos. Ya no era aquella rivalidad de niños para ganar la atención de sus padres, cosa que normalmente se les quita cuando van creciendo. Aquí se iba agudizando cada vez más. Caín había cambiado. Ya no era aquel muchacho sonriente y prometedor que era antes. Ahora su carácter es explosivo. Es rebelde. Es irrespetuoso. Y se llego el tiempo de agradecer a Dios por las bendiciones obtenidas. Y como Caín quería ser el primero en todo, ofreció su ofrenda a Dios y luego lo hizo su hermano Abel. Y ambos esperaban la respuesta de Dios. Y para sorpresa de Caín que estaba acostumbrado a ser el primero en todo, Dios acepto la ofrenda de su hermano Abel y la suya fue rechazada. Caín no creía lo que estaba sucediendo. Dios lo había rechazado y así se convirtió en el primer hombre rechazado por Dios. ¿Por qué Dios puede llegar a rechazar al ser humano? ¿Porque Dios rechazo a Caín?
Mostrar más

7 Lee mas

La Culpabilidad y la Respuesta del Hombre

La Culpabilidad y la Respuesta del Hombre

La respuesta del ser humano Si usted lee cuidadosamente el texto, verá que se mencionan 7 pasos descendentes que la humanidad siguió desde el jardín del Edén. Romanos 1:21-23 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

8 Lee mas

De la Mente de Dios a la Mente de Hombre

De la Mente de Dios a la Mente de Hombre

B) El énfasis de la Biblia sobre esta pregunta está en la respuesta del individuo. Si un no creyente responde a la revelación general y verdaderamente busca a Dios, Él le proveerá la revelación especial que será suficiente para la salvación (Hechos 8:26–40). Después de ser guiado por Dios al gentil nombrado Cornelio, Pedro declaró: “En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas [judío o gentil], sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia” (Hechos 10:34b-35, RV60). El autor de Hebreos nos dice que los que buscan, encuentran. “[Dios]…es galardonador de los que le buscan” (Heb 11:6, RV60).
Mostrar más

6 Lee mas

I.PORQUE DIOS SE HIZO HOMBRE?

I.PORQUE DIOS SE HIZO HOMBRE?

La cuestión sobre el sentido último de la vida siempre ha estado presente a lo largo de la historia humana. El hombre busca perfeccionarse, ser feliz y darle un sentido auténtico y último a su vida en medio de los problemas que hay en el mundo. Si el hombre tiene nostalgia de Dios, tiene sed de eternidad y hambre de plenitud. Entonces, la pregunta por el sentido último de la existencia aún sigue teniendo vigencia y es de vital importancia que el hombre se pregunte y se cuestione profundamente para que en la búsqueda de la verdad pueda alcanzar el significado al enigma de su persona. Tanto la ciencia como las religiones de las diferentes culturas han buscado responder acerca del significado y del destino último del género humano. Pero, la revelación cristiana afirma que solo Jesucristo, único salvador absoluto, por el misterio de su Encarnación, en su doble naturaleza humana y divina es la respuesta al sentido último de toda la existencia humana. En Jesucristo Verbo encarnado y personificación del amor el hombre llega a conocer su verdadera identidad y el sentido último de su vocación humana. Por la Encarnación lo humano ha quedado plenamente divinizado. Lo cual nos revela que la vocación del hombre es divina y está hecho para la eternidad. Gracias a la Encarnación del Hijo de Dios el hombre ha descubierto que es capaz de Dios (Capax Dei), y le descubre no solamente el fin último de su existencia, también le revela que todo cuanto existe tiene un origen divino, responde a un propósito divino y que constituye el fundamento de todas las cosas.
Mostrar más

6 Lee mas

EL ENCUENTRO PERSONAL DEL HOMBRE CON DIOS

EL ENCUENTRO PERSONAL DEL HOMBRE CON DIOS

En los sacramentos Cristo nos sale al encuentro con su acción sacramental (opus operatum). Su valor es tan ontológico que, por ejemplo, al recién nacido que recibe el Bautismo, se le concede la vida de gracia sin que él personalmente ponga ningún acto; es el Espíritu quien desciende y actúa directamente sobre él. Aunque también es cierto que, de ordinario, para la recepción de lo ontológico del sacramento hace falta una respuesta humana; lo contrario sería una cosificación del sacramento. Cristo nos sale al encuentro pero, para que se dé la unión, también falta nuestra cooperación, una disposición, un salir al encuentro, aceptar la gracia (opus operantes).
Mostrar más

5 Lee mas

DIOS SE HIZO HOMBRE. Dios se hizo hombre

DIOS SE HIZO HOMBRE. Dios se hizo hombre

JESÚS, EL HIJO DE DIOS, SE HIZO HOMBRE La siguiente verdad acerca de Jesús, sobre la cual necesitamos reflexionar, es que Él se hizo plenamente hombre.. Démosle cabida a esta verdad en n[r]

10 Lee mas

El hombre y Dios.

El hombre y Dios.

11 El hombre cree aunque lo ignore y aunque lo niegue. Ya su vida in mediata está montada sobre un sistema de creencias del que echa mano a cada instante para vivir. Este sistema menor y cotidiano de creencia es sólo esbozo de una situación radical: la existencia está fundada por la fe. Todo hombre cree en la medida que apoya su existencia últimamente en algo. Entonces el problema es en qué o en quién se cree y el dilema verdadero resulta ser, no ateísmo-religión, sino fe en Dios o en un ídolo.

6 Lee mas

Hombre de Dios

Hombre de Dios

IGLESIA CATÓLICA HOMBRES DE DIOS* Fernando García de Cortázar N i siquiera en circunstancias tan espantosas, el sectarismo anticlerical y la insensatez anticatólica han sabido actuar con finura. La desdeñosa portada de un periódico de difusión nacional, algunos comentarios maliciosos de los falsos pro- gresistas radiofónicos, la cólera altanera de los indignados de siempre salieron al paso del traslado del sacerdote Miguel Pajares a Madrid, para ridiculizarlo y rebajarlo a un episodio que mostraba la dudosa gestión de las autoridades sanita- rias. Cuando lo más apropiado es el respetuoso silencio o el reconocimiento conmovido de una labor, toda esa gente que dice querer preservar el laicismo del Estado ni siquie- ra pudo soportar la prueba más evidente de sus abusos de percepción y de su insultante desprecio por unas creencias.
Mostrar más

5 Lee mas

La palabra bíblica, camino de Dios al hombre y del hombre a Dios

La palabra bíblica, camino de Dios al hombre y del hombre a Dios

blia, a pesar de las orientaciones dadas especialmente por la Pontificia Comi- sión Bíblica y el magisterio. Ciertamente en los dos importantes documentos de la Pontificia Comi- sión Bíblica tras DV la inspiración ocupa un lugar relevante. El primero (1993) sobre la interpretación de la Biblia en la Iglesia, viene a desarrollar DV 12. Aunque en él se dice expresamente que «no pretende tomar posición res- pecto a la teología de la inspiración», ni «sobre otras cuestiones que se pre- sentan a propósito de la Biblia» (Introducción A), sin embargo el concepto de inspiración está presente de manera fundamental al hablar de la interpretación en la tradición de la Iglesia, y especialmente al exponer «los sentidos de la pa- labra inspirada» 7 . En el discurso de presentación del documento, Juan Pablo II da unas directrices sobre la exégesis católica en continuidad con las encícli- cas de León XII y Pío XII, mostrando cómo ambas encíclicas coinciden en la fundamental aunque cada una aborde problemas propios de su momento his- tórico 8 , y cómo la exégesis católica debe proseguir con renovado esfuerzo el estudio de los condicionamientos humanos de la Palabra de Dios. Si bien, di- ce el Papa, este estudio no basta: «Para respetar la coherencia de la fe de la Iglesia y de la inspiración de la Escritura, la exégesis católica debe estar aten- ta a no limitarse a los aspectos humanos de los textos bíblicos. Es necesario, sobre todo, ayudar al pueblo cristiano a captar más nítidamente la palabra de Dios en estos textos, de forma que los reciba mejor, para vivir plenamente en comunión con Dios» 9 . De modo semejante, el entonces cardenal Ratzinger, presidente de la Comisión, en el Prefacio de dicho documento, señalando los límites del método histórico crítico, afirma que su empleo «puede conducir a que solamente la dimensión humana de la palabra aparezca como real, mien- tras el verdadero autor, Dios, se escapa a la percepción de un método que ha
Mostrar más

26 Lee mas

Cómo se Justificará el hombre con Dios? Cómo se Justificará el hombre con Dios?

Cómo se Justificará el hombre con Dios? Cómo se Justificará el hombre con Dios?

profundas de la ciencia humana y del conocimiento espiritual, y fue así como: “Respondió Bildad Suhita, y dijo; El señorío y el temor están con Él: Él hace paz en las alturas. ¿Tienen sus ejércitos número? ¿Y sobre quien no está su luz? ¿Cómo se justificará el hombre con Dios? ¿Y cómo será limpio el nacido de mujer? He aquí que ni aun la misma luna es resplandeciente, ni las estrellas son limpias delante de sus ojos. ¿Cuanto menos el hombre que es un gusano y el hijo del hombre también gusano?“ Job 25: 1 al 6. Esta es una milenaria pregunta que desde muy antaño los hombres se han hecho, también han buscado la manera como presentarse limpios ante el Señor, y otros tratando de no sentir ese carga de culpa contra Dios optaron en inventarse ridículos teoremas para disque demostrar que Él no existe, de ellos Pablo escribió: “Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos, y el necio corazón de ellos fue entenebrecido. Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos. Y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes” Romanos 1: 21 al 23. Los descendientes de Adam, sobre todo los que pretenden ser muy
Mostrar más

8 Lee mas

EL HOMBRE Y LA CUESTION DE DIOS

EL HOMBRE Y LA CUESTION DE DIOS

o El antropocentrismo que tiene la cuestión de Dios hace que el hombre tenga que discernir la presencia, los rasgos y los alcances de la manifestación de Dios en la historia. o Para esto se necesita ubicarse en una actitud de fe. o La fe da un tipo de conocimiento nuevo, específico y original, desde el cual la persona ve la realidad de Dios no simplemente como una imposición arbitraria o externa, sino como algo que se relaciona con él y que tiene una significatividad específica porque lo puede poner en relación con su propia experiencia.

11 Lee mas

UN HOMBRE ENVIADO POR DIOS

UN HOMBRE ENVIADO POR DIOS

Por eso también en Apocalipsis está la promesa para el tiempo final, que Dios escribirá el Nombre Suyo, el Nombre de la ciudad de nuestro Dios y Su Nombre Nuevo. El Nombre Nuevo es para la Segunda Venida de Cristo, para cumplir la segunda parte de Isaías, capítulo 61, verso 1 al 3: “Para predicar el año - para predicar el día, el día de venganza del Dios nuestro,” o sea, para predicar, anunciar, los juicios divinos que han de venir sobre la Tierra. Porque vendrá como León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo; y eso será cuando complete Su Iglesia, en donde Él luego cambiará de Cordero a León, de Sumo Sacerdote a Rey y Juez de toda la Tierra.
Mostrar más

8 Lee mas

DIOS QUE VIENE AL HOMBRE

DIOS QUE VIENE AL HOMBRE

INTRODUCCIÓN Mi problema con Dios Yo creo en Dios, puedo decir que existe: es el padre de Jesucristo. ¿Cuál es, entonces, mi problema con Dios? En una primera aproxi- mación, justamente al emprender esta investigación, que es continua- ción y fruto de preguntas que me llevo haciendo desde hace ya mucho tiempo, responderé lo siguiente: poder dar cuenta de mi fe empleando los términos propios del conocimiento razonado, como ocurre con to- do lo que afirmamos con certeza, apoyándonos en la experiencia o en el razonamiento o, preferentemente, cuando ello es posible, en ambos a la vez. Pero ¿a quién pretendo dar cuenta? Ante todo a mí mismo. Mi pretensión es responder de mi fe ante el discernimiento crítico de la ra- zón. De acuerdo, pero ¿qué significa en concreto la puesta en tela de juicio de la fe respecto a la razón? ¿Supone esto decir que mi fe está in- suficientemente asegurada por sí misma? ¿De qué otras seguridades tendría necesidad? Tal vez sea esa la cuestión previa que debamos re- solver para probar la fiabilidad de esta investigación y, antes de ello, para aclarar su objeto exacto.
Mostrar más

8 Lee mas

LA INTENCIÓN DE DIOS AL HOMBRE

LA INTENCIÓN DE DIOS AL HOMBRE

La persona se dolerá y confesará su pecado. Aquí es necesario traer la promesa del NP: “Todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos.” Si han de sentir cuando Dios los perdone, entonces hay un paso previo indispensable, verán su pecado y se dolerán haber ofendido a Dios, ya que luego que Dios les perdone hará que sientan el cambio de sentimientos que trae. Si sabrán que la fruta es dulce, antes tendrán un sabor muy diferente en su paladar; tal es la idea. Para sentir que somos amigos de Dios en Cristo es indispensable haberse sentido antes como su enemigo. Ilustro: “Y os acordaréis de vuestros malos caminos, y de vuestras obras que no fueron buenas; y os avergonzaréis de vosotros mismos por vuestras iniquidades y por vuestras abominaciones… Así ha dicho Jehová el Señor: El día que os limpie de todas vuestras iniquidades, haré también que sean habitadas las ciudades, y las ruinas serán reedificadas.” (Eze.36:31,33). El v31 un sentir de vergüenza y dolor, pero el v32 de alegría: “las ruinas serán reedificadas”. Cuando Dios perdona se produce un cambio de sentimientos en el corazón, uno es mudado de lucha a paz.
Mostrar más

5 Lee mas

El descubrimiento de Dios desde el hombre

El descubrimiento de Dios desde el hombre

Para considerar al hombre como vía hacia Dios, es preciso, desde el punto de vista de la filosofía, encontrar los trascendentales que le son propios. Dichos trascendentales no aparecen[r]

14 Lee mas

Show all 10000 documents...