La verdad

Top PDF La verdad:

El precio de la verdad

El precio de la verdad

Dicho en lenguaje reflexivo, en la confrontación de estos dos conceptos está en juego el valor y la dignidad epistemológica de la praxis. Para la teología de la liberación, como para la teología política, la praxis no es simplemente poner en práctica una moraleja, cuya verdad ya conocemos de antemano. Más bien, la praxis misma es camino que lleva a la verdad. La Biblia, mucho antes que la teoría marxista, lo había dicho en un lenguaje claro: “Ha hecho justicia al pobre y al necesitado. ¿No es esto conocerme?, dice el Señor” (Jer 22, 16). Esta frase, muchas veces citada por Jon Sobrino, es inaceptable en el contexto de una me­ tafísica griega. Pero en el profeta Jeremías conocer a Dios y practicar lajusticia se relacionan de manera específica e irreversible. No ocurre, primero, el “cono­ cimiento correcto”, la “ortodoxia”, y después, como consecuencia a posteriori, la “práctica correcta”, la “ortopraxis”. Es exactamente al revés. Solo a los que se arriesgan en una praxis se va a revelar el misterio de Dios. ‘Hacer lajusticia” es el “actus primus”, y cualquier conocimiento viene “después”. Todos los enun­ ciados que expresan quién es Dios son “actos segundos”. El “saber sobre Dios” está enraizado en la praxis de la justicia; y si no es así, será un saber vacío sin ningún gramo de verdad.
Show more

15 Read more

La importancia de la verdad  Análisis de siete obras recientes sobre la verdad

La importancia de la verdad Análisis de siete obras recientes sobre la verdad

Así el mismo concepto de verdad es «una hipótesis explicativa, en el mis- mo plano que otras explicaciones teóricas ya corrientes en la ciencia. El realis- mo pasa a ser, por así decirlo, la teoría de la propia ciencia sobre sí misma, y con todas las credenciales de una ciencia» (p. 234). Ambos tienen un rasgo co- mún: son capaces de explicar su propio éxito. De ese modo, pueden ser instru- mentos, modelos e, incluso, ficciones. Lo que no hay, ni puede haber, es «una prueba irrefutable para todas las mentes racionales de la eficacia inexorable de nuestros métodos. O [...] un exorcismo en toda regla contra todas las posicio- nes» (p. 258) contrarias. De ese modo, el propio autor encuentra un modo de rehabilitar la posición de James criticada al comienzo: «¿estamos seguros de sa- ber lo que es creer y distinguirlo de la simple aceptación de algo en tanto que empíricamente adecuado? [...] ¿Qué diferencia hay entre entender bien la na- turaleza y levantar un andamio de ficciones que nos den sencillez y previsión y en consecuencia nos capacite para caber frente a las cosas?» (p. 248). «Estamos hablando de la creencia respetuosa y bien educada. Del mismo modo podría- mos hablar de una forma respetuosa de estar animados por una teoría: una or- ganización funcional de la clase que sea que coincide con la conciencia de un potencial para el cambio y la mejora» (p. 251). Pero se trata de una posición que no consigue superar la pregunta filosófica decisiva: ¿hay buenas razones para creer en la verdad y para hacer el bien o todos son razones, educadas o no, pero sólo razones, en última instancia, arbitrarias?
Show more

22 Read more

La ilusión de la verdad

La ilusión de la verdad

surgimiento tuvo su conflicto frente a otras artes plásticas en cuanto a ser un medio mecánico con el cual la captura del referente de la obra es casi una representación totalmente fiel del mismo, adquiriendo esta una gran supremacía como medio por su “pretendida identificación con „la verdad‟, con algo que pasó „realmente‟ ” . 10 La incorporación del movimiento a través de la rápida sucesión de fotogramas fue el siguiente paso para el surgimiento de la imagen cinematográfica. Como se mencionó antes, la verosimilitud, la aceptación de los códigos del universo que establece la imagen frente a nosotros, es la principal herramienta que provoca el efecto ilusorio del cine, sumado a la inmersión que provoca la enorme sala oscura:
Show more

10 Read more

El precio de la Verdad

El precio de la Verdad

Lo que resulta sumamente interesante es que no sólo la revista no ha corroborado las fuentes informativas de este personaje (sabiendo que en el caso de que estas fueran falsas, su reputación podría llegar a decaer), sino que además, el público nunca ha dudado de la veracidad de sus relatos. Entramos entonces, en un doble problema. Por un lado, este escenario nos marca la omnipotencia y el poder de verdad que adquieren ciertos medios de comunicación en el imaginario social de toda una nación, y por otro, vemos el claro y fuerte poder que los medios poseen para estructurar pensamientos y ser los verdaderos portadores de la verdad de un mundo. El poder produce algo real, produce dominios de objetos y rituales de verdad (Foucault, en Historias de las teorías de Comunicación, de Armand y Michelle Matelart. Cap. 4.). Las relaciones de poder propias de cada sociedad atraviesan y conforman el cuerpo social y no pueden funcionar ni desprenderse de un discurso. Es decir que no hay ejercicio de poder posible sin un discurso. El poder más que reprimir produce realidad, y más que ideologizar, produce verdad.
Show more

6 Read more

El concepto de la Verdad en Frankfurt

El concepto de la Verdad en Frankfurt

A modo de conclusión parece obvio que los argumentos que propone Frankfurt sobre la importancia de la verdad quedan abiertos a numerosas críticas y contraejemplos. No obstante es cierto que en muchos casos una mentira daña e imposibilita una relación interpersonal completamente plena pero no por esto debe la verdad ser condición de posibilidad de cualquier tipo de relación interpersonal por el simple motivo de que una abundante mayoría de nuestra interacción social es superflua e poco trascendental. Puede resultar incómodo que alguien enuncie enormes cantidades de Bullshit en tu presencia aunque depende siempre de la situación en la cual se lleve a cabo; como se ha visto anteriormente.
Show more

13 Read more

Todo es mentira, la verdad

Todo es mentira, la verdad

tiene restricción a ciertos espacios. Franco dice que convivía en su contexto habitual con ellas, cuando era niño las veía pasar todo el tiempo lo que le llamó la atención y por ello las retrató en sus hogares y desnudas. Franco dice que: “En ellas buscaba la verdad de la vida que no tiene maquillaje, así fuera ruda y violenta. Mi búsqueda era la de las cosas comunes, las que se vivían en la ciudad a diario, las que sucedían en la vida de las personas normales”. (Franco, 1972.pág.1). Su logro fue retratarlas desde una atmósfera que le permitió hablar un poco de lo que es el hogar y la constitución de este. Ya que abordó la intimidad desde la cotidianidad y no desde la sexualidad como es entendida en muchos ámbitos culturales, donde su objetivo fue romper las reglas de cómo la sociedad debía ver a las prostitutas, dejando expuesta la cotidianidad de su día a día humanizo en cierta mediad el proceso de habitar en estas mujeres. En las fotografías se evidencian varios objetos con los que ellas tienen una relación y a partir de ellos se puede deducir cómo viven y cómo el espacio habla de sus vidas. Por ejemplo en la figura 1 de la página 31 se revela un momento cotidiano que es el baño, para muchas personas este momento es personal e individual, debido a que socialmente estar desnudo frente a otra persona a la cual no se le tiene confianza a veces resulta raro y prohibido, pero en esta fotografía hay varias personas compartiendo este momento, riendo naturalmente lo cual me da a entender que están cómodas estando desnudas, este comportamiento nos remite a una manera diferente de relacionarse y concebir el cuerpo donde estar desnudo frente a desconocidos es un rasgo común en el habitar de estas mujeres y en su manera de relacionarse con el mundo.
Show more

83 Read more

Vivir la verdad

Vivir la verdad

La verdad de la enfermedad, su reali- dad, pertenece radical y primariamente al ámbito de la vida del sujeto personal que la padece y, como tal, forma parte de una totalidad que la contiene y la supe- ra. Esta verdad posee tal identidad con la vida que en ella no hay, por así decir, dis- tancia entre quien padece y lo padecido. De esta verdad-realidad no se puede huir. Se trata de una verdad metafísica, dada, más allá y fuera de las condiciones que la inteligencia humana pueda poner para captarla.

7 Read more

La verdad ficticia

La verdad ficticia

leído alguna otra obra de ficción o de no ficción. Con la idea de intertextualidad lo que se intenta es l l e var un escalón más arriba el dogma de la inmanencia del sentido. Si para entender el Qu i j o t e, dice este dog- ma, necesitamos tener multitud de experiencias que no puede darnos el libro mismo, no es porque su sentido dependa de un mundo exterior al texto donde nosotro s los lectores hemos tenido esas experiencias; ese mundo, en todo caso, es tal vez exterior a ese texto concreto lla- mado el Quijote, p e ro no es exterior a un mundo más vasto llamado la l i t e ra t u ra, una especie de hipertexto del que el Qu i j o t e es un exponente. Lo que importa para e l dogma inmanentista es que ese mundo de la literatura tampoco es e l mundo, la experiencia humana general e inespecificada. Es a su vez un conjunto cerrado que forma un sistema, el sistema de los textos literarios que se remiten unos a otros sin tener que pasar para ello por el mundo de la experiencia humana general, o sea por el sentido común, lo cual impediría al crítico teórico o al filósofo doctrinario asegurarse la posibili- dad de llegar a poseer sobre un texto la verdad irrefuta- ble y definitiva, que es obviamente su ambición.
Show more

10 Read more

Un ensayo sobre la fragilidad, la verdad esencial y la verdad del conocimiento

Un ensayo sobre la fragilidad, la verdad esencial y la verdad del conocimiento

Buena parte de la fragilidad depende de la condición subjetiva y personal de la percepción, sensu lato, ¿Cómo se puede alcanzar una realidad de acceso con una capacidad limitada en el tiempo y en el espacio; puesto que observamos aquí y ahora?, ¿Es difícil extrapolar fuera de aquí y en otra ocasión? ¿Cómo podríamos conocer las cosas como son en sí mismas, si conocerlas es siempre percibirlas o pensarlas como son para nosotros? dicen Montaigne y Kant que ya que solo percibimos con nuestros ojos, y pensamos con nuestro cerebro el conocimiento se limita por ello. A pesar de que hoy en día percibamos con más medios, algunos muy precisos en la medida y la estimación de la realidad, y pensemos con nuestros cerebros y conociendo los pensamientos y modos de pensar de los demás, estamos a la misma distancia de la verdad que antes.
Show more

8 Read more

Yo soy la verdad

Yo soy la verdad

A partir del perfil del intelectual, en el segundo capítulo, «El futuro de los intelectuales», analiza y justifica las razones por las que tradicionalmente se los ha acusado de desarraigo, para concluir que la única razón de verdadero desarraigo no se debe a su condición de intelectuales sino a la trasgresión de la verdad, su patria genuina (veritas, patria mea); al decir de Montesquieu, «todo ciudadano está obligado a morir por su patria, pero nadie está obligado a men- tir por ella»; y es bien conocida la confesión de Aristóteles: «Amicus Plato, sed magis amica veritas». Son muchos quienes consideran definitivamente su- perada la idea de una verdad objetiva y universal e incluso piensan que no tiene sentido proponerla como principio regulativo del trabajo intelectual. Sin em- bargo, una vez sustituida la verdad por la apariencia no es raro que se caiga en una fórmula intermedia de supervivencia, más pequeña y más accesible, fácil- mente reconciliable con su propia conciencia. Para lograrlo, quienes crearon la ciencia moderna rompie- ron el paradigma de la unidad del saber.
Show more

25 Read more

¿Qué es la Verdad?

¿Qué es la Verdad?

conflictivas." Esta es la acusación principal, a la cual contestamos ¿y por qué no? La teosofía es conocimiento divino y el conocimiento es verdad. Por lo tanto, cada hecho verdadero, cada palabra sincera, es parte integrante de la teosofía. La persona versada en la alquimia divina o que haya alcanzado sólo un vislumbre de la verdad, encontrará y extraerá esta última, tanto de una declaración errónea como de una correcta. A pesar de lo pequeño que sea un fragmento de oro en un montón de basura, es siempre el noble metal y vale la pena rescatarlo aun cuando se requiera un poco de trabajo adicional. Como se ha dicho, a menudo es tan útil saber lo que una cosa no es como aprender lo que es. El lector común difícilmente podrá esperar encontrar algún hecho en una publicación sectaria bajo todos sus aspectos, en favor y en contra, ya que, de una forma u otra, su presentación ha de ser, seguramente, influenciada y las escalas tenderán a inclinarse hacia el lado al cual se dirige la proclividad del editor. Por lo tanto, quizá una revista teosófica sea la única publicación donde se pueda esperar encontrar, al menos, la verdad y los hechos imparciales, aún siendo aproximativos. La verdad escueta se refleja en Lucifer bajo sus múltiples aspectos; ya que de sus páginas no se excluye a ninguna filosofía y a ninguna concepción religiosa. Además, como toda filosofía y religión, a pesar de lo incompleto, lo inadecuado y hasta de lo insensato que ocasionalmente algunas de ellas pueden ser, debe estribar en alguna verdad y en algún hecho, el lector tiene la oportunidad de comparar, analizar y escoger, entre las varias filosofías que aquí se discuten. Lucifer ofrece tantas facetas de la Unica joya universal en conformidad con su espacio limitado y dice a sus lectores: "Escoged, en este día, a quien serviréis: ¿ya sea a los dioses que estaban del otro lado de la inundación que sumergió a los poderes del razonamiento humano y al conocimiento divino, o a los dioses de los Amorites de la costumbre y de la falsedad social o aún, al Señor del Ser (superior), el brillante destructor de los poderes lóbregos de la ilusión? Seguramente, la mejor filosofía es aquella que tiende a disminuir en lugar de incrementar, el total de la miseria humana.
Show more

8 Read more

• La verdad del multinivel

• La verdad del multinivel

Todas las CONSPIRACIONES que hemos descrito están diseñadas para que la mayoría nunca obtenga ganancias. La mayoría de los distribuidores del multinivel no quebrantarán ni siquiera en las compras de productos personales, ni siquiera en lo que cuesta construir un negocio! Mientras más personas se involucran, el número de fallas solamente incrementa. Este problema está compuesto por distribuidores que gastan sus ahorros, utilizan sus tarjetas de crédito al máximo o financian su negocio exprimiendo el presupuesto de la familia. Un distribuidor de multinivel hasta podría vivir bajo este escenario si le condujera a alcanzar el éxito, pero el triste hecho es que a menos que estas CONSPIRACIONES sean paradas, el 90% de los que están involucrados en el multinivel continuarán perdiendo. El distribuidor ha sido guiado para creer que él ha fallado, pero eso no es verdad. La verdad es que él o ella ha sido engañado, mal guiado, mentido y le
Show more

34 Read more

La verdad y lo político

La verdad y lo político

Tanto el que niega la existencia de una verdad “objetiva” como el que usa la verdad apelativamente dirán, al principio, que es precisamente eso lo que permite lo político: uno dirá que lo político sólo es posible cuando los individuos renuncian a su pretensión de ser “dueños” de la verdad, mientras el otro dirá que las condiciones de posibilidad de lo político incluyen el hecho de que todos reconozcamos que hay ciertas cuestiones que son verdad a pasar de que mucha gente crea lo contrario. Para el primero, dada esa renuncia el “tema” de lo político es determinar los términos de la vida con otros de modo de poder satisfacer al máximo sus preferencias. Como eso se aplica a cada uno, la acción política es vista como negociación entre individuos cuyas funciones de preferencias permanecen fuera de lo político. Pero como no hay nada de lo que pueda decirse que es “verdadero” para todos, es decir, no hay nada común a todos salvo el hecho de tener cada uno una estructura de preferencias dada, el desacuerdo sobre cuáles han de ser esos términos de la vida de todos no puede fundarse o pretender fundarse en lo que es bueno para todos. Cada individuo debe buscar, entonces, lo que es bueno para sí. Y en esto se encuentra con el hecho de que hay otros individuos que hacen lo mismo. Estos individuos no aparecen como iguales, sino como parte de un problema más general que cada uno debe solucionar: que el mundo se resiste a sus deseos. Para ser exitoso, cada uno debe aprender a manipular el mundo de la manera adecuada para vencer esa resistencia.
Show more

52 Read more

Nietzsche en Foucault: pensar la verdad sin apoyarse en la verdad

Nietzsche en Foucault: pensar la verdad sin apoyarse en la verdad

vez que la crítica ha mostrado que los discursos verdaderos articulan el “a-priori histórico” de la experiencia posible, hacer la historia del régimen de verdad que en las sociedades occidentales se encuentra dispuesto por los discursos de las ciencias, los humanismos, la moral; de sus condiciones de emergencia, sus transformaciones, las modificaciones que ha tenido ese ascetismo en relación con la verdad, no sólo para poner en cuestión su hegemonía y liberarse en cierto modo de su poder coactivo, sino para dar forma a la libertad como capacidad de hacer, como tarea de forjar una forma de vida. Es el modo de problematización de la relación a sí en vinculación con el discurso verdadero y la preocupación por definir un ethos - una manera de ser y conducirse en la existencia- que se da en la antigüedad, lo que le interesa tomar al autor como índice para repensar, ya en un horizonte post-metafísico, lo que pueda ser constituir reflexivamente la propia subjetividad. Señala Foucault en Hermenéutica del sujeto (1982) que “la estructura política, la forma de la ley, el imperativo religioso jamás son capaces para un griego o romano, de decir concretamente qué hay que hacer a lo largo de la vida; el arte de vivir se inscribe precisamente en el hueco que dejan todos ellos” 22 y
Show more

7 Read more

La misión evangelizadora de las Universidades Católicas

La misión evangelizadora de las Universidades Católicas

Por supuesto, las universidades católicas buscan, descubren y transmiten la verdad en la investigación, en la enseñanza y en la formación de los estudiantes. Más aún, la verdad se busca, descubre y transmite en su sentido sobrenatural, al entenderla como todo lo que es y —por tanto— contenido en Quien todo es. Es decir, en la “fuente de la verdad” (ECE 1), “que viene de lo Alto” (ECE 2), “que es Dios” (ECE 4), como puede apreciarse en la enseñanza de san Juan Pablo II en su constitución apostólica.

8 Read more

Periodismo, realismo y  sociedad abierta

Periodismo, realismo y sociedad abierta

“Soy el último rezagado de la Ilustración (...) Esto significa que soy un racionalista y que creo en la verdad y en la razón humana.” (Popper 1996, 260) Parecen enunciados absolutamente contradictorios: asumir el pluralismo social y político, la complejidad de la realidad siempre inabarcable y, a la vez, asumir como convicción esa creencia en la verdad. De hecho, el pe- riodismo, fundamento sin par de las sociedades democráticas, es la mejor expresión de la incertidumbre ante lo real y de su consiguiente apariencia de fragmentación de la verdad. Pues bien, lo que la teoría de la información periodística va a encontrar siguiendo a Popper es que, sólo otorga sentido al periodismo la búsqueda de la verdad que todo periodista asume como punto de partida: algo ha sucedido. A pesar de que, la limitación epistémica, los condi- cionantes ideológico-empresariales, el contexto y formación del periodista y las mismas ruti- nas profesionales expliquen los distintos modos de “noticiabilidad”. Por tanto, con Popper, la reflexión, sobre el periodismo, sobre la racionalidad crítica que explica el proceder mediático, encuentra un fundamento teórico que, como veremos, está vinculado indefectiblemente con una determinada actitud de búsqueda de la verdad: el falibilismo.
Show more

11 Read more

←
				
											Volver a los detalles del artículo
									
				Verdad, prueba y papel tornasol

← Volver a los detalles del artículo Verdad, prueba y papel tornasol

El significado lingüístico de las oraciones proferidas por Victoria y Joan es completamente distinto; de hecho, no tienen ninguna palabra en común. Sin embargo, la información que Joan transmite no va más allá de lo dicho por Victoria. Lo que Joan hace con su adscripción de verdad es asumir la asevera- ción realizada. El acto de habla que realiza Victoria es una aseveración, con un contenido proposicional (‘Colombia está al sur de México’) al que ella presta apoyo y con el cual se compromete. Llamemos al acto en el que el contenido se pone de manifiesto por primera vez acto primario. El acto de habla llevado a cabo por Joan también es una aserción, solo que es un acto de segundo orden, un acto que requiere una aserción previa que le “preste” su contenido. Llamemos a este acto derivado acto secundario. En un acto de adscripción de verdad, la oración en la que el término de verdad ocurre adquiere su contenido de manera anafórica, por referencia a una mención previa cuyo contenido hereda. Si la afirmación de la que se hereda el contenido es posterior al acto de adscripción, la relación entre este acto y el acto primario se denomina cata- fórica. La diferencia entre referencia anafórica y referencia catafórica es, no obstante, irrelevante para el análisis de la verdad. En el diálogo citado, Joan no dice nada más que Victoria, pero si Joan profiriera las mismas palabras en otro contexto y con otro antecedente anafórico, su compromiso sería distinto. Consideremos el diálogo siguiente:
Show more

18 Read more

Verdad moral y verdad teórica. El lugar de la voluntad en el conocimiento

Verdad moral y verdad teórica. El lugar de la voluntad en el conocimiento

El 21 de marzo de 1931 se celebró en la Société Française de Philosophie un célebre congreso dedicado a la filosofía cristiana. Filósofos y teólogos –entre los que estaban, por ejemplo, Bréhier, Brunschvicg o el cardenal Mercier– defendieron posiciones distintas, y a veces opuestas, de lo que debía –o podía– considerarse tal. Mientras que Bréhier y Brunschvicg negaban absolutamente la relación entre fe y razón, otros afirmaban su legítima existencia y la autenticidad de su carácter filosófico. No pretendemos entrar en esta interesante polémica, sino solo llamar la atención sobre la propuesta que entonces formuló Jacques Maritain. Su posición era que cabía una filosofía cristiana, entendida como filosofía positivamente subalterna a la fe, es decir, un verdadero ejercicio de bús- queda y descubrimiento de la verdad por parte de la razón, en referencia y dependencia de los contenidos positivos de la fe. Lo curioso de la posición de Maritain, a diferencia de Gilson o Blondel, era que, entre otras cosas, consideraba esta dependencia esencial con respecto a la Teología solo dada para el ámbito específico de la filosofía moral, y no para todos los demás campos de investigación filosófica. En la investigación de las verdades de índole moral, la razón necesita del especial auxilio de la teología para alcanzar verdaderas conclusiones, dado el estado de naturaleza caída en que el hombre desarrolla su estudio 1 .
Show more

26 Read more

Verdad y teleseries

Verdad y teleseries

En “Televisión: Apariencia y Verdad”, expone una teoría de la televisión liberada de la teoría ordinaria o vulgar, que no consiste en otra cosa que equiparar la idea de televisión a la definición etimológica: “televisión: ver a lo lejos”, a través de una pantalla catódica. Giovanni Sartori, de forma superficial e ignorante afirma literalmente: “La televisión –como su propio nombre indica– es «ver desde lejos» (tele), es decir, llevar ante los ojos de un público de espectadores cosas que puedan ver en cualquier sitio, desde cualquier lugar y distancia” (Sartori, 2002, p. 30). En esta obra, el profesor Bueno argumenta contra la simpleza y estrechez de miras de este modo etimológico de proceder en el análisis tradicional y demuestra que la idea de la televisión consiste en el mecanismo mediante el cual los hombres habrían logrado alcanzar la clarividencia, es decir, la visión a través de cuerpos opacos a la luz.
Show more

20 Read more

A decir verdad

A decir verdad

José Ortega Después del lanzamiento al público de Apóstatas razonables, la Universidad Veracruzana recibe de nueva cuenta el privilegio de editar un texto de Fernando Savater, el pensador español cuya obra es fundamental hoy en día. Esta presentación no cumple uno de los requisitos convenientes: la cercanía con el autor. En efecto, varias distancias me separan del autor: entre ellas, la del desconocimiento personal de él, la de los kilómetros de la ruta atlántica entre México y España, y la estatura del autor —hablo de la inte lectual, por supuesto—. Esta última, que debería ser la más relevante, la resuelve el mismo autor con dos ingredientes: con el manejo transparente y sencillo del lenguaje y con la variedad temática de esta obra. Lo primero le ha permitido ser filósofo y best-seller al mismo tiem- po, lo que ciertamente no es fácil. Lo segundo contribuye también a que lec- tores con diversas aficiones e intereses encuentren en A decir verdad más de un tema que lo seduzca. Veamos si no: para iniciar el acercamiento al texto selecciono un tema trivial: los caballos. El tema que, sí, es trivial, pero que es común al autor y a este presentador a quien le viene el interés de la tradición fami liar, aunque a mí sólo me haya lle- gado en una relativa facilidad para… con unos cuantos trazos definir una figura equina. Así, esta afición por los equinos me inicia en la lectura del texto de Savater que hace del tema una reflexión que deja muy atrás lo trivial. No sólo se refiere al tema con pasión, sino que lo aborda con erudición y pro- fundidad y, sobre todo, a través de él nos inicia en los que serán algunos de A decir verdad *
Show more

7 Read more

Show all 10000 documents...