PDF superior El argumento ontológico y los primeros principios de la metafísica

El argumento ontológico y los primeros principios de la metafísica

El argumento ontológico y los primeros principios de la metafísica

Si una prueba que pretende alcanzar la existencia de Dios a partir de lo meramente objetivo no puede conseguir su propósito entonces cabe decir que tal pretensión debe conllevar divers[r]

17 Lee mas

EL ARGUMENTO ONTOLÓGICO Y LA MUERTE DE LA METAFÍSICA: DOS VISIONES COMPLEMENTARIAS KANT Y HEGEL

EL ARGUMENTO ONTOLÓGICO Y LA MUERTE DE LA METAFÍSICA: DOS VISIONES COMPLEMENTARIAS KANT Y HEGEL

la determinación como identidad abstracta que es capaz por ello mismo de devenir luego concreta, es decir, de diferenciarse a sí misma mediante las demás determinaciones. La relación del ser con lo finito, determinado y contingente no es para Hegel, pues, una relación extrínseca entre dos extremos que se excluyen mutuamente, sino el tránsito inmanente de aquél extremo a éste, el ahondamiento del ser en sí mismo, su autodeterminación. 31 El argumento ontológico expresa a sus ojos este mismo pensamiento 32 ; su falencia estriba tan sólo en la forma concreta en que fue expuesto y desarrollado por la metafísica clásica. 33 El ser es para Hegel inmanente a las cosas determinadas mismas; recíprocamente, la determinación es una característica intrínseca de todo lo que es. 34 La razón debe resolver la exclusión unilateral de ambos términos a través de su mutua mediación. El resultado final del proceso de mediación del ser en sí mismo no es sino la entera estructura inteligible de lo real desarrollada y explicitada como tal. Cada nuevo retorno del espíritu desde su concepto subjetivo al momento del ser, cada nueva y más compleja redeterminación de lo determinado, en suma, la progresiva comprensión de la realidad por parte del espíritu, realiza para Hegel ese tránsito del concepto a la realidad que define al argumento ontológico. 35 En verdad, el entero Sistema de las ciencias filosóficas – y, más acabadamente, el pensar filosófico del Espíritu absoluto – es el auténtico argumento ontológico, la viviente autorrealización de lo Absoluto a partir de sí mismo. 36
Mostrar más

22 Lee mas

LEONARDO POLO: LA METAFÍSICA COMO DISTINCIÓN DE LOS PRIMEROS PRINCIPIOS

LEONARDO POLO: LA METAFÍSICA COMO DISTINCIÓN DE LOS PRIMEROS PRINCIPIOS

La ontología, en efecto, analiza los iniciales sentidos de la principiación: la pluralidad de las causas o principios próximos; que llamamos predicamentales, porque sustentan las categorías que usamos en el pensamiento y el lenguaje. Pero la metafísica es trascendental. Su trascendencia estriba en afrontar el tema de la creación, distinguiendo los primeros principios reales: pues tanto el creador como la criatura son primeros, son principios, pero cada uno a su manera. Por lo demás, mientras que la esencia del universo remite al conocimiento humano (ya que es su fundamento), su existencia creada remite al creador, depende de él; por eso es directamente inteligible, más que obtenida racionalmente a partir de la experiencia.
Mostrar más

7 Lee mas

Del sabio es ordenar. Objeto y lugar de la metafísica de Santo Tomás como ciencia de los primeros principios 1

Del sabio es ordenar. Objeto y lugar de la metafísica de Santo Tomás como ciencia de los primeros principios 1

Se podría objetar todavía: si los dos textos presentan una misma concepción de la metafísica, ¿por qué en la Contra gentiles no se hace mención al ente en cuanto ente como objeto propio de la metafísica? Si la diferencia con el “Proemio” radica en que la Suma contra los gentiles sitúa la metafísica desde del oficio del sabio que la desborda, hay que responder a esto dando el lugar que ocupa la ciencia del ente en cuanto ente en el oficio del sabio. ¿Cómo tiene lugar, según la Contra gentiles, la consideración del ente en común y sus propiedades en el oficio de la sabiduría humana? Hay que recordar que el ente en cuanto ente es primer principio del intelecto. Si se piensa en el segundo oficio del sabio, se puede encontrar en él una referencia implícita a la ciencia del ente y sus propiedades cuando Tomás habla de los primeros principios per se conocidos por la razón. En efecto, el capítulo séptimo, luego de mostrar que las verdades de fe no pueden contradecirse con los principios naturalmente sembrados (insita) por Dios en la razón 39 , concluye mostrando cómo puede impugnar la falsedad el sabio. Dada la concordancia intrínseca entre las verdades demostrables y las de fe que proceden de Dios, todo argumento que se ofrezca contra los documentos de fe no puede proceder necesaria y rectamente a partir de los primeros principios, de los que es imposible pensar lo contrario, por lo que al sabio sólo le queda deshacerlo 40 . El segundo oficio del sabio requiere, pues, remontarse al conocimiento de los primeros principios per se conocidos,
Mostrar más

18 Lee mas

El argumento ontológico. La crítica kantiana

El argumento ontológico. La crítica kantiana

E L ARGUMENTO ONTOLÓGICO . L A CRÍTICA KANTIANA I. I NTRODUCCIÓN Desde que Anselmo de Canterbury, en los años 1077 y 1078 compusiera su Proslogium, el célebre argumento, que Kant denominó argumento ontológico no pocos filósofos se han ocupado de esta prueba. También, quizá, porque toca el nervio central de la metafísica. Así es, además de la pregunta acerca de la existencia de Dios y vinculados con ella se encuentran cuestiones neurálgicas.

9 Lee mas

La Ontoteología y el Argumento Ontológico (P. Cerezo)

La Ontoteología y el Argumento Ontológico (P. Cerezo)

He aquí por qué puede decirse que la forma más propia de la Onto-teo-logía la constituye la Metafísica de la subjetividad. Antes, mientras se permanecía aún en los presupuestos aristotélicos, el pensamiento no podía conciliar en sí mismo la duplicidad de los dos planos de la Metafísica de una manera satisfactoria. La razón o causa del ente en cuanto ente (ens commune) no estaba dada inmediatamente en la representación de "lo divino" (ens summum), y tenía, por lo tanto, que constituirse analógicamente, en una referencia asintótica (prós hén), aunque persistiese tal referencia en el mismo orden formal de la entidad (ousía). Ahora, en cambio, con la supresión de la diferencia crítica del quoad se y el quad nos, la razón del ens commune se encuentra objetivamente establecida en el mismo logos humano, en cuanto en él se contiene la idea del fundamento necesario. Antes, era Dios el término absoluto hacia el que se desenvolvía el pro-yecto meta- físico, que era así y por eso constitutivamente problemático. Ahora, por el contrario, Dios deviene obiectum del entendimiento humano, incluso su objeto adecuado y propio, de modo que en un mismo proceso, la razón del ente en cuanto ente se exhibe inmediatamente desde la inspección de la esencia de lo divino. El fundamento de la Metafísica llega a ser así la subjetividad, en cuanto en ella y por ella es posible la unidad de este proceso. Por eso Descartes llama al cogito el "fundamentum inconcussum veritatis", pues, aunque no sea el absoluto, "tiene", por así decirlo, lo absoluto, como su medida inteligible. En definitiva, el primum ontologicum es al mismo tiempo el primum cognitum, y esto justamente -y no otra cosa- es la esencia del onlologismo.
Mostrar más

25 Lee mas

La reformulación leibniziana del argumento ontológico. De la certeza a la probabilidade

La reformulación leibniziana del argumento ontológico. De la certeza a la probabilidade

Es esta una de las primeras ocasiones, si no la primera, en las que Leibniz expo- ne su punto de vista acerca de la reformulación del argumento cartesiano (alu- dido elípticamente en el texto). El sello propio de la crítica leibniziana surge del requisito de la exigencia de probar la posibilidad del ente perfectísimo o máxi- mo, lo cual, en la perspectiva que adopta Leibniz ya desde sus primeros escri- tos, equivale a probar la posibilidad misma del concepto de ente perfectísimo. En términos generales, lo posible posee para Leibniz al menos tres dimensio- nes, la ontológica, la lógica y la epistemológica. En cuanto a la primera, lo posible se identifica con la esencia, dicho de otro modo, la esencia se identifica con la posibilidad misma de la cosa. La dimensión lógica está dada por el hecho de que lo posible se caracteriza por la consistencia. En otros términos, algo es posible siempre y cuando su concepto no implique contradicción. Es por esa razón que en sus escritos maduros Leibniz identificará lisa y llanamente el concepto de ente con el de lo posible. Finalmente, en la perspectiva epistemológica, lo posible es lo que puede concebirse clara y distintamente. A pesar de la terminología carte- siana, la claridad y la distinción leibniziana son de una naturaleza completamente diferente de los correspondientes conceptos cartesianos. En efecto, un concep- to es concebido clara y distintamente cuando se lo ha analizado en sus notas simplicísimas (que son también de carácter conceptual) de manera que pueda mostrarse que todas ellas son compatibles entre sí, de modo tal que no surjan contradicciones. De forma típicamente moderna, la dimensión epistemológica de la posibilidad es una exigencia y, al mismo tiempo, una vía para determinar la po- sibilidad ontológica de un concepto. Por esa razón, la dimensión lógica adquiere un carácter decisivo para las cuestiones ontológicas y epistemológicas: en efecto, lo contradictorio no puede ser concebido clara y distintamente y tampoco puede ser. De allí que Leibniz caracterice lo imposible como aquello que implica una contradicción. Es por eso que las demostraciones de posibilidad en términos de consistencia tengan en la metafísica leibniziana un papel tan destacado.
Mostrar más

21 Lee mas

Razonamiento a priori y argumento ontológico en Antonio Rosmini

Razonamiento a priori y argumento ontológico en Antonio Rosmini

Ahora bien, el ser inicial no puede subsistir de ese modo, sino que debe estar «terminado», es decir debe tener algún término para sub- sistir. Pero el ser lógico, el ser ante la inteligencia, tiene como término necesario, al cual remite, no una realidad cualquiera (árbol, mesa, nube) —todos entes finitos y contingentes— sino una realidad cuya existencia no puede ser contingente a su vez. Rosmini concluye: “una vez que hemos encontrado esto, podemos conocer también que es del todo imposible que este ente subsistente sea finito. Porque, si fuera finito, no sería un término adecuado de aquel ser inicial; es más, esta- ría fuera de él y, lejos de formar con él una esencia como su término y complemento propio, le sería incluso algo extraño, un efecto suyo contingente. El ser ideal exige entonces una actuación infinita, subs- tancial, por la cual tenga no sólo la existencia lógica, ante la mente, sino también la existencia absoluta y, como la llamamos, metafísica, o en sí misma, existencia plena y esencial”²⁵.
Mostrar más

22 Lee mas

3. LOS PRIMEROS PRINCIPIOS COMO OBJETO DE LA METAFISICA

3. LOS PRIMEROS PRINCIPIOS COMO OBJETO DE LA METAFISICA

3. LOS PRIMEROS PRINCIPIOS COMO OBJETO DE LA METAFISICA En el libro IV de la Metafísica, libro que comienza indicando cuál es el objeto de la misma, Aristóteles se pregunta si especular acerca de los axiomas en las matemáticas es propio de una sola ciencia. Y responde que está claro que esta especulación "es propia de una sola ciencia, y por cierto, de la del filósofo". Dado que los axiomas se aplican a todos los entes, "al que conoce el ente en cuanto ente corresponde también la contemplación de éstos" 1 . Los principios en cuestión pertenecerían, pues, a "lo que le corresponde" al ente en cuanto ente.
Mostrar más

5 Lee mas

CARMEN SEGURA PERAITA MATERIALES DOCENTES PARA EL ESTUDIO DE LA FILOSOFÍA TRASCENDENTAL KANTIANA EL ARGUMENTO ONTOLÓGICO. LA CRÍTICA KANTIANA

CARMEN SEGURA PERAITA MATERIALES DOCENTES PARA EL ESTUDIO DE LA FILOSOFÍA TRASCENDENTAL KANTIANA EL ARGUMENTO ONTOLÓGICO. LA CRÍTICA KANTIANA

EL ARGUMENTO ONTOLÓGICO. LA CRÍTICA KANTIANA I. INTRODUCCIÓN Desde que Anselmo de Canterbury, en los años 1077 y 1078 compusiera su Proslogium, el célebre argumento, que Kant denominó argumento ontológico no pocos filósofos se han ocupado de esta prueba. También, quizá, porque toca el nervio central de la metafísica. Así es, además de la pregunta acerca de la existencia de Dios y vinculados con ella se encuentran cuestiones neurálgicas.

9 Lee mas

Los primeros principios como intelección  del ser en cuanto primero

Los primeros principios como intelección del ser en cuanto primero

Las operaciones, por consiguiente poseen objetos. La cuestión está en que si no hubiese otro tipo de conocimiento, el límite no se podría abandonar. Se precisa un tipo de actos cognoscitivos superiores. Y esos actos son los há- 13 El estudio del abandono del límite mental lo lleva a cabo Polo en los siguientes textos. Del aban- dono del límite mental –detectarlo y abandonarlo– se ocupa El acceso al ser. Después de decir qué significa abandonar el límite mental, o sea, de exponer o establecer la metodología, escribe El ser I, que trata de la existencia extramental. El ser I es la formulación de la temática metafísica des- de el abandono del límite mental. El tomo IV del Curso de teoría del conocimiento, se ocupa de la esencia extramental. En ese libro se expone de qué manera se abandona el límite mental para ad- vertir los primeros principios (el ser de que trata la metafísica) y las causas predicamentales (es decir, la esencia extramental en cuanto distinta realmente del ser extramental). La Antropología I, se ocupa de la coexistencia humana –el ser humano–. Finalmente, la Antropología II, se ocupará de la esencia humana.
Mostrar más

16 Lee mas

El argumento fundamental de la metafísica cartesiana:  hacia una interpretación dialéctica

El argumento fundamental de la metafísica cartesiana: hacia una interpretación dialéctica

Según dos textos de la República VI y VII (pp. 510–511 y, sobre todo, 533–534), para Platón una tesis constituye conocimiento (lo cual su- giere que está justificada) cuando todas las objeciones quedan refutadas en un intercambio dialéctico de razones. Platón dice allí también, de manera muy enfática, que éste es el único método que nos permiti- ría hallar principios verdaderos, mientras que deja en claro que los que llamamos “axiomas” de la geometría distan de ser realmente tal cosa, ya que son simples hipótesis. Por otra parte, Platón le hace decir a Sócrates que ese tipo de pruebas, de tipo negativo, se apoyan ex- clusivamente en las cosas que reconoce el propio interlocutor (Gorg. 474a), es decir, que una refutación sólo es valedera si está construi- da ex concessis. Y, en efecto, no sólo vemos que estas ideas entran en juego en diálogos platónicos como el Gorgias y el Teeteto, sino que también podemos constatar su presencia en Aristóteles. En Metafísi- ca Γ , 4 (1006a ss.), en efecto, el Estagirita se esfuerza por probar el principio de no contradicción —prueba que pertenece al género que él llama “demostración refutativa”—. Sin embargo, allí mismo inclu- ye, ante todo, una reflexión metodológica que podría explicarnos por qué su maestro Platón había sostenido que la dialéctica es el único ca- mino para hallar principios verdaderos. Tal es el caso, nos dice, porque un procedimiento dialéctico nos permite esquivar en forma simultá- nea, en la prueba, los dos grandes peligros que se ciernen sobre un argumento que busque ofrecer una prueba de los principios. En efec- to, una argumentación estructurada de forma ex concessis puede abs- tenerse de generar una regresión al infinito sin incurrir a la vez en ninguna petición de principio. Merece destacarse que, si esto es cier- to, la prueba dialéctica (en la que cada objeción se logra rechazar o rebatir de forma ex concessis) escaparía al hoy llamado “trilema de
Mostrar más

23 Lee mas

LOS PRIMEROS FILÓSOFOS : LA FILOSOFÍA PRESOCRÁTICA: FISIOLOGÍA Y METAFÍSICA

LOS PRIMEROS FILÓSOFOS : LA FILOSOFÍA PRESOCRÁTICA: FISIOLOGÍA Y METAFÍSICA

Los mitos son históricamente el primer modo de saber del ser humano. Explican los fenómenos, los acontecimientos y los misterios, a base de causas sobrenaturales, reflejando a veces, simbólicamente experiencias originarias que constituyen una rica sabiduría pre-racional. Las cosmogonías son explicaciones del Universo que utilizan como principios de explicación fuerzas personificadas de dioses y espíritus. Este tipo de explicaciones corresponde normalmente a la etapa mitológica de las civilizaciones. En cambio las cosmologías son explicaciones racionales del cosmos (universo); es decir, explicaciones fundamentadas en principios físicos y lógicos. Así pues, las cosmologías o descripciones raciones del cosmos que los primeros filósofos elaboran son reinterpretaciones racionales de las cosmogonías o narraciones que sobre el origen del cosmos se habían hecho a partir del mito del ordenamiento del mundo. Este proceso de racionalización se fue produciendo a medida que las transformaciones sociales fueron dando entrada a elementos nuevos que desacralizaban el mito favorecían un planteamiento cada vez más abstracto y racional.
Mostrar más

35 Lee mas

La ciencia de los principios y de las causas primeras en el libro primero de la Metafísica

La ciencia de los principios y de las causas primeras en el libro primero de la Metafísica

nación de los principios del entero mundo de la experiencia y, por esta razón, este libro puede considerarse como expresión de un punto de vista más metafísico que físico 33 . La cuestión sobre los principios es considerada por Aristóteles como condición indispensable para constituir un auténtico saber, es decir, no simplemente un mero conocimiento de la realidad, sino una verdadera y propia ciencia. como se mencio- na en el mismo inicio del libro, tener ciencia de algo significa conocer los princi- pios y las causas, porque “solo creemos poseer conocimiento de cada cosa precisa- mente cuando reconocemos las causas primeras y los principios primeros” 34 . el método aplicado para el conocimiento de los principios está explícitamente indica- do por Aristóteles cuando dice que es preciso proceder “desde lo más cognoscible y claro para nosotros”, es decir, del mundo de la experiencia, “hasta lo más claro y cognoscible por naturaleza”, o sea, las condiciones de la cognoscibilidad del mundo de la experiencia: los principios 35 .
Mostrar más

21 Lee mas

EL PAPEL DE LA OPINIÓN DE LOS PREDECESORES EN LA CONCEPCIÓN ARISTOTÉLICA DE FILOSOFÍA EN ESPECIAL EN LOS PRIMEROS LIBROS DE LA METAFÍSICA

EL PAPEL DE LA OPINIÓN DE LOS PREDECESORES EN LA CONCEPCIÓN ARISTOTÉLICA DE FILOSOFÍA EN ESPECIAL EN LOS PRIMEROS LIBROS DE LA METAFÍSICA

eggiaro estos asuntos antes que él. La intención de Aristóteles parece ser otra. Lo que pretende Aristóteles es “construir un koinòs lógos entre los filósofos”. 13 En consecuencia, su objetivo no sería otro que insertar las respuestas dadas por la tradición filosófica en torno de las causas en el tipo de indagación totalizante que pretendía llevar a cabo él mismo. Como dice Echandía, 14 “la respuesta tradicional ha sido que <en su indagación sobre los principios> Aristóteles parte de las cosas, de un análisis de los fenómenos, pero en realidad estos son puntos de referencia, el problema que hay que explicar, pero no su punto de partida”. Como correctamente afirma este autor, las problemáticas abordadas por Aristóteles en sus escritos son heredadas. Leído de este modo, su búsqueda está inmersa dentro de esa tradición filosófica de la cual retoma no sólo sus inquietudes sino también muchas de las respuestas. No es azaroso que todas sus investigaciones comiencen con el análisis de las doctrinas de sus predecesores. 15 El modo en el cual presenta estas doctrinas tampoco parece ser causal. Si examinamos cómo Aristóteles va analizando las diferentes opiniones existentes acerca de la causalidad en el primer libro de la Metafísica, podremos notar que lo hace como si fueran respuestas que profundizan, problematizan o pretenden resolver las problemáticas generadas por las concepciones previas. En este libro, más específicamente en I 3, 984b 8-11, sostiene:
Mostrar más

28 Lee mas

El Papel De La Opinión De Los Predecesores En La Concepción Aristotélica De Filosofía En Especial En Los Primeros Libros De La Metafísica

El Papel De La Opinión De Los Predecesores En La Concepción Aristotélica De Filosofía En Especial En Los Primeros Libros De La Metafísica

Si bien no podremos ocuparnos del método dialéctico, es importante decir que la razón por la cual Aristóteles le otorga un rol relevante a los éndoxa en la búsqueda de los principios de la ciencia está vinculada con el valor epistemológico que parece tener para él la dialéctica. Desde la perspectiva aristotélica, el método de la filosofía primera es la dialéctica en la medida en que comienza a partir de las creencias comunes y el examen en torno a ellas. 38 Sin embargo, la “filosofía primera” no es sólo otro nombre para la dialéctica dirigida a un tipo especial de pregunta. Para algunos estudiosos, como por ejemplo Irwin, una de las tareas de la filosofía primera es dar cuenta de cómo las premisas de los argumentos dialécticos son seleccionadas y usadas. 39 Según este autor, Aristóteles admite que las creencias pueden ser algunas verdaderas, otras falsas, algunas perceptuales, algunas comúnmente aceptadas y otras no. 40 Aristóteles usa a todas como puntos de partida para la investigación, siempre y cuando no sean desde el principio manifiestamente falsas. 41 De hecho, en el segundo libro de Analíticos segundos, Aristóteles afirma “toda enseñanza y todo aprendizaje por el pensamiento se producen a partir de un conocimiento prexistente”. 42 Entre estos conocimientos Aristóteles menciona algunos a los cuales se llega por mutuo acuerdo. 43 Sobre
Mostrar más

28 Lee mas

La existencia y el argumento ontológico

La existencia y el argumento ontológico

Pero, puesto que la existencia es condición necesaria de la aplicación de 'Dios', y puesto que decimos que nos referimos al objeto que reúna todas las condiciones necesariasque hemos apa[r]

18 Lee mas

PRUEBA 1: Argumento ontológico de San Anselmo

PRUEBA 1: Argumento ontológico de San Anselmo

CRÍTICAS AL ARGUMENTO La crítica de Hume se centra en la premisa Pr.2. , en dos puntos: [1] La semejanza entre los relojes y los organismos es muy débil , pues no se parecen en nada: los relojes están hechos de vidrio y de metal, no respiran, no crecen, ni metabolizan, ni excretan ni se reproducen,… Tan débil es el parecido que no se puede extraer la conclusión de que porque los relojes son diseñados, los organismos también deben estarlo. ¡Y lo mismo con el universo!

28 Lee mas

Sobre a formalização lógica do argumento ontológico de Anselmo

Sobre a formalização lógica do argumento ontológico de Anselmo

Key words : Formalization in philosophy. Theist arguments. Ontological argument. Anselm’s argument. Adams. Resumo O tema geral deste artigo é a questão da formalização em filosofia; de uma maneira mais específica, ele trata da questão da formalização de argumentos em filosofia analítica da religião. Um argumento em particular – o ar- gumento ontológico de Anselmo encontrado no capítulo II do seu Proslógio – e uma tentativa específica de for- maliza-lo – a formalização de Robert Adams encontrada em seu artigo “The Logical Structure of Anselm’s Argu- ments”, publicado no The Philosophical Review em 1971 – são tomados como estudos de caso. O objetivo do arti- go é analisar criticamente a formalização de Adams com o propósito de lançar alguma luz nas seguintes questões:
Mostrar más

20 Lee mas

Primeros Principios

Primeros Principios

pero eso es tan sólo una parte de la verdad; a la par que el paso de lo incoherente a lo coherente, hay otro de lo homogéneo a lo heterogéneo, de lo uniforme a lo multiforme; a lo meno[r]

291 Lee mas

Show all 10000 documents...