PDF superior Sobre el Mysterio de la Égloga IV de Virgilio

Sobre el Mysterio de la Égloga IV de Virgilio

Sobre el Mysterio de la Égloga IV de Virgilio

Más moderado el humanista extremeño F. Sánchez de las Brozas, el Brocense: “... Virgilio había leído los libros sibilinos, a partir de los cuales intuyó que la llegada de Cristo estaba cerca. En ese momento, el poeta decidió componer un poema horóscopo en honor del hijo de Augusto que iba a nacer. Es decir, Virgilio era consciente de que la Sibila profetizaba el nacimiento de Cristo. No obstante, al no comprender de quién podía tratarse, lo acomodó al esperado hijo de Augusto... su opinión personal no aparece con la frecuencia a que nos tiene acostumbrados... “(apud Mañas 1993: 253)
Mostrar más

9 Lee mas

La Égloga IV de Virgilio a través de la Interpretatio allegorica de Luis Vives

La Égloga IV de Virgilio a través de la Interpretatio allegorica de Luis Vives

LA ÉGLOGA IV DE VIRGILIO A TRAVÉS DE LA /NTERPRETAT/0 AUEGORICA DE LUIS VIVES 461 modelo, Teócrito, ni la Eneida --quizá por adolecer de una última revisión- llega a superar el epos homérico en todos sus pasajes, las Geórgicas, en cambio, mejoran con mucho el original de Hesíodo. Y ello debido, fundamentalmente, al tono mediano (medium) empleado por Virgilio en la escritura de éstas, frente al tono sencillo (hu­ milde) de las Bucólicas y el elevado (sublime) de la Eneida. A estas consideraciones habría que sumar, en última instancia, la propia naturaleza didáctica del tema que se desarrolla en la obra, como elemento en igual medida determinante de esa supremacía. Años más tarde, sin embargo, la postura de Vives ante las Bucólicas cambiará sustan­ cialmente. Sin duda alguna, su mayor preparación y su propia evolución personal - así como la de su época- le llevan a valorar de un modo diferente lo que, al comienzo de su carrera, sólo era en su estima un opúsculo a la sombra de las Geórgicas. Así pues, en esta última etapa --como deja bien claro en el prefacio de la Interpretatio al/egorica-, Vives parece más dispuesto a dejarse llevar por el puro placer de la poesía (" ... non dubitabo seueritati meorum studiorum remissiones has animi periu­ cundas admiscere, et aliquid in festiuiores Musas commentari"26), y a reivindicar para las Bucólicas -a pesar de la deuda contraída por éstas con la obra de Teócrito-- un fin más noble que el del original griego en virtud de un factor decisivo: la doble lectura a que es posible someter este texto virgiliano, que evidencia una mayor rique­ za alegórica que la de las otras dos composiciones de su autor; en palabras de Vives: "Neque enim si nihil subesset magis reconditum, quam quod uerba prae se ferunt, o pus illi fuisset triennali expolitione, mutuanti praesertim pleraque omnia a Theocrito Siculo"·21
Mostrar más

12 Lee mas

La restauración augustea en Virgilio y su obra

La restauración augustea en Virgilio y su obra

En la Roma republicana del siglo I a. C. se aprecia un notorio resurgimiento de las corrientes filosóficas que, de algún modo, pretendían suplir el escepticismo religioso anteriormente mencionado. Se notaba una corriente de tendencia platónica, generalmente matizada con el estoicismo —tan caro al alma romana— mientras contrariamente a su visión misional, el epicureismo —también rejuvenecido— sostenía el rechazo de la vida pública. Así la virtus estoica se mezcla con el otium epicúreo y un naturalismo peripatético produciendo a través del resurgimiento del platonismo, un eclecticismo filosófico. A su vez la concepción platónica se acentuaba con las nuevas corrientes pitagóricas que había introducido —décadas antes— el filósofo Sextio y divulgado el astrólogo y luego senador Nigidio Fígulo. Los preceptos ascéticos y sus características místicas los convirtieron en un "poderoso movimiento de puritanismo, que acabó por conquistarles —al menos por un tiempo— el favor del príncipe" 7 . A este tiempo de ebullición intelectual y desorden político pertenece la célebre Égloga IV.
Mostrar más

14 Lee mas

Los elementos del ritual de magia en Virgilio

Los elementos del ritual de magia en Virgilio

Resulta necesario señalar que este aspecto del carmen como acto performativo no es el único que está presente en los poemas de género pastoril. En la égloga IV, por ejemplo, apreciamos tres niveles de significación: en primer lugar el carmen hace referencia al hecho literario; se trata de una reflexión metapoética sobre el género en cuestión, Sicelides Musae paulo maiora canamus 126 (Musas sicilianas cantemos cosas un poco más elevadas). En segundo lugar, además de referir al poema que canta el “ego poeta” como en el verso I, tres versos más adelante el carmen refiere al canto profético de la Sibila de Cumas (ultima Cumaei venit iam carminis aetas 127 ). En tercer lugar, en el verso 55 el término adquiere el sentido de poema como hecho
Mostrar más

10 Lee mas

El concepto de labor en la geórgica I de Virgilio

El concepto de labor en la geórgica I de Virgilio

base en el significado de la palabra que deviene de la lectura de la égloga IV; allí, el tema de la esperanza de salvación está articulado en función del resurgimiento de la Edad de Oro, situada históricamente en el consulado de Polión, cuya característica esencial, siguiendo el paradigma hesiódico, es la ausencia de trabajo. Sin embargo, en las Geórgicas podemos observar que Virgilio reelabora la significación del trabajo, no

13 Lee mas

Cara Deum Suboles, Magnum Iouis Incrementum: De la iv Égloga Virgiliana en las Hablas Hispanas

Cara Deum Suboles, Magnum Iouis Incrementum: De la iv Égloga Virgiliana en las Hablas Hispanas

¿En qué medida la notoria presencia en la égloga cuarta de incre- mentum, y con incrementum, subolem, y adgredere, con su profético anuncio de una nueva edad de oro, en que vivirá un niño que viene al mundo renovado, contribuye a un uso popularizado de esos términos? Es sabido que la cristiandad se apropiará de la profecía, haciendo de Virgilio la mayor personificación de la profecía pagana, pareja con la bíblica (teste Dauid cum Sibylla, para la destrucción del mundo por el fuego en los versos iniciales del Dies irae); especialmente la Navidad es pregonada también con el Canto de la Sibila, como el carmen Cu- maeum que en el inicio de la Égloga alude a la de Cumas. Aunque hoy se pondera quizá con parcialidad o exceso su raigambre pagana o primitivista, frente a su origen sapiencial, consciente y humano, y la relación con el texto de Virgilio no parece tan generalizada, sin em- bargo, la presencia, el peso del autor, la lectura y reconocimiento de la Égloga sin duda fortalecen la tradición del tema de la(s) Sibila(s), en su canto navideño, especialmente en Mallorca (patrimonio reconocido de la humanidad), en Valencia, o en sus representaciones plásticas re- novadas en el Humanismo, que llegan a la América hispana; y además, en hipótesis, a través del conocimiento escolar de los algo cultivados, reforzarían la amplia y flexible persistencia oral de un término como incrementum, solemne y extraño por su misma forma fónica, resaltada en el hexámetro espondaico, y a la vez vivaz y expresivo por su abs- tracción tan concretada en el uso.
Mostrar más

11 Lee mas

Una traducción castellano-oriental de la égloga VII de Virgilio: problemática lingüística, edición y exégesis

Una traducción castellano-oriental de la égloga VII de Virgilio: problemática lingüística, edición y exégesis

lanea Philologica de Pedro Juan. Contiene, aparte de los Escolios a la Égloga vii de Virgilio, De historia Romana (escolios al Epítome de L. Floro) y los Scholia in libros de finibus de Cicerón. Sin embargo, el Ms. 9154, junto a los otros códices, se hallaban inicialmente en el Colegio de San José de Barcelona, hasta su incendio en 1835, cuando se desperdigaron entre las Biblioteca Uni- versitaria de Barcelona y la Nacional de España, “habiendo llegado a esta última en 1863” los impares, que se encontraban en un principio en la de Barcelona, mientras que los pares volvie- ron de la Corte a la Ciudad Condal, de acuerdo con las explicaciones de J. M. Núñez González (p. 261): vid. «Notas bibliográficas sobre Pedro Juan Núñez: humanista valenciano», Libur- na, 4 (2011), pp. 257-263. En resumidas cuentas, el vol. i es actualmente el Ms. 9153 de la BN , detectado por Menéndez Pelayo (vid. Bibliografía Hispano-Latina Clásica, ii, Madrid, 1950), creyendo que “los otros tomos (incluido el iv) habrían perecido en los incendios de 1835 y que lo que vio en la Biblioteca Nacional sería una copia con ocasión de su envío a la Corte para editarlos” (Núñez González, 2011: 260), y el ii , el Ms. 1185 de la Biblioteca Universitaria de Barcelona , que también parece haber conocido Menéndez Pelayo, aunque en otra ubicación; en cambio, el iii –objeto de nuestro interés–, el 9154 de la BN y el iv , el 1003 de la BUB , fueron desconocidos para Don Marcelino.
Mostrar más

40 Lee mas

Traducción e interpretación : Problemas presentes en la IV Égloga de Virgilio

Traducción e interpretación : Problemas presentes en la IV Égloga de Virgilio

Y no se habla de esto, porque la noción de virtus o de justitia ínsita en la bucólica lo impide y no se subordina a ningún ciclo ni cósmico ni astronómico, sino que depende de la libertad humana valorada como ningún poeta en la antigüedad lo había hecho hasta Virgilio, porque se trata de una virtus concreta aplicada en primer lugar al poder y por añadidura al puer, que en la cuarta etapa vital asignada por el poeta se hará cargo del gobierno del orbe, al que llegará —˜ 1 •Š—•˜ 1 ™˜› 1 Ž• 1 ™›’Ÿ’•Ž•’˜ 1 •Ž 1 œž 1 •’ŠŒ’à— 11 Œ˜–˜ 1 ™˜› 1 •Š 1 ™›¤Œ•’ŒŠ 1 •Ž• 1 ŸŠ•˜› 1 ¢ 1 •Ž 1 •Šœ 1 virtudes asimiladas desde su temprana niñez, virtudes que hacen al vir optimus caracterizado anteriormente por Cicerón en los deteriorados libros V y VI del De re publica. Y para remontarnos algo más lejos, no olvidemos la solidez del verso enniano que sustenta la res Romana en el valor de sus ciudadanos y en que éstos no esperan pasivos el resultado oscuro de la suerte, sino que
Mostrar más

21 Lee mas

La primera égloga de Garcilaso y la de Virgilio.

La primera égloga de Garcilaso y la de Virgilio.

IV 40) . . . Pero los ríos no participan en nada en esta gloria y paz. Es una visión más reailista de los ríos. Las aguas que muestra Garcilaso no corresponden a las verdaderas de Castilla. Son las co­ rrientes aguas puras cristalinas de la Arcadia Feliz, de la;<; tierras feraces soñadas por Las Mil y una Noches. Porque todo el paisaje garcilasesco es imaginario, puro engendro de la poesía, por más que le ponga nombres concretos de su tierra. No así Virgilio, cuya vida nunca estuvo separada por mucho tiempo del campo. Vivió en él, conoció de cerca -como los puede conocer el dueño de una parcela­ las labores campesinas. Por esto hay tan fuerte realismo en sus bu­ cólicas, con perros que ladran ( iii 8, vm 107), animales que hay que abrevar ( v 25), 'ranchos' ( ¿hay mejor traducción del "tugurus" de 1 69?) de techo de paja ( Ibíd., cf. II 29), negros de humo ( vn 50), parcelas pequeñísimas de tierra pésima ("et tibi magna satis quamvis la pis omnia nudus limosoque palus obducat pascua junco": Y bas­ tante grande para ti, aunque sea pura piedra y el estéril pantano limite con la espadaña, 1 48-49, cf. II 28); chivos que se despeñan por un descuido del pastor ( III 19), mezquinas peleas entre ellos ( m 7
Mostrar más

37 Lee mas

Traducción e interpretación: problemas presentes en la IV Égloga de Virgilio

Traducción e interpretación: problemas presentes en la IV Égloga de Virgilio

romper con el ciclo, por lo que el Estagirita dejó marcado para siempre el pensamiento antiguo con la mecánica de la Necessitas aplicada al ritmo circular del cosmos repetido ad infinitum. ¿Por qué nos detenemos en este tema? Simplemente para ubicar el problema del tiempo y la historia aplicado a la IV égloga virgiliana, que se encuentra a medio camino de las dos concepciones extremas ya analizadas: la de la eternidad del mundo que él hereda de una larga tradición poética y filosófica y la creacionista expuesta en el Génesis bíblico. A medio camino conceptualmente, en el orden cronológico más cercano a la segunda, aunque la haya ignorado, pero cuidémonos mucho de hablar de creacionismo en el mantuano, aunque Virgilio no aceptará tampoco el determinismo cíclico y ese desasosiego entre ambas posturas, una heredada, la otra en celajes penumbrosos, lo marca con una herida de imborrable cicatriz que no puede omitirse en la traducción.
Mostrar más

24 Lee mas

El centenario de Virgilio Piñera en Venecia

El centenario de Virgilio Piñera en Venecia

Abstract In a year during which some of the most leading figures in Latin American literature were celebrated on their centenary of their birth, (Julio Cortázar, Adolfo Bioy Casares, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Octavio Paz), I would like to remember a belated centenary, due to a real ‘rebirth’ in the cultural and literary Cuban scene. I’m going to propose an excellent cuban writer, Virgilio Piñera (1912-1979), who become the subject of growing critical and popular attention in recent years. His singular stories ‒ or better still, his whole existential adventure ‒ answer to a deep-rooted obsession with authenticity, that insidious zone where each character and situation denude his author and the ghosts tormenting him. His writing, being a continuous paradox, is the instrument trough which he wants to fight the trivial and the meaningless. His troublesome literary voice was reconsidered after his death, and his first official centenary, in his native country, was commemorated only three years ago, in 2012.
Mostrar más

10 Lee mas

Diálogo, "responsio", imitación: claves estructurales de la égloga I de Garcilaso

Diálogo, "responsio", imitación: claves estructurales de la égloga I de Garcilaso

lírico combina en calculado equilibrio los tres géneros retóricos, con predominio del epidíctico, aplicado por Salicio para transmitir una imagen dual de Galatea, hermosa pero infi el, y por Nemoroso para proclamar la condición divina de Elisa. El propósito pesa, La trayectoria poética de Garcilaso, en Garcilaso: estudios completos, Madrid, Istmo, 1985, así como en las ediciones de E. L. Rivers (Obras completas con comentario, Madrid, Castalia, 1981) y B. Morros (Obra poética y textos en prosa, Barcelona, Crítica, 1995). Estos estudios proponen otras fuentes: el idilio I de Teócrito y las endechas atribuidas a Mosco y a Bión; el Canzoniere de Petrarca, también considerado por A. J. Cruz, Imitación y transformación. El petrarquismo en la poesía de Boscán y de Garcilaso de la Vega, Amsterdam-Filadelfi a, John Benjamins, 1988 y A. Gargano, «Il lugar di Garcilaso», en L. Chines (ed.), Il Petrarchismo. Un modelo di poesia per l’Europa, Roma, Bulzoni, vol. 1, 2006, pp. 495-510; la égloga Melisaeus (1491) de Pontano, lamento del pastor por la pérdida de su esposa Ariadna; la Arcadia ( V , XI , XII ) y Phyllis (piscatoria I ) de Sannazaro, objeto esta última del detenido cotejo de V. Bocchetta, (Sannazaro en Garci- laso, Madrid, Gredos, 1976, pp. 84-112); I due pellegrini de Tansillo, en donde Alcino y Filauto lamentan, respectivamente, el desdén y la muerte de sus amadas; una de las églogas funerales ( XI ) de Alamanni (Opere toscane, 1532), en donde dos pastores lloran la muerte de Galatea por parto; Tirsi de Castiglione, que contiene las quejas de Iolas por el desdén de Galatea. Pueden añadirse las tres églogas de tema fune- ral contenidas en el Libro secondo degli Amori (1534) de Bernardo Tasso, Alcippo, Davalo y Egloga pescatoria (Rime, ed. de V. Martignone, Torino, Res, 2 vols., 1995). Entre las derivaciones de la égloga garcilasiana merecen destacarse, por su cercanía al modelo, la que Medina Medinilla dedica a la muerte de Isabel de Urbina, analizada por J. Matas Caballero («Claves compositivas de la Égloga en la muerte de doña Isabel de Urbina, de Pedro de Medina Medinilla», en Espada del Olvido. Poesía del Siglo de Oro a la Sombra del Canon, Universidad de León, 2005, pp. 73-95), y algunas de Barahona de Soto, tal como constata G. Cabello Porras (Barroco y cancionero. El desengaño de amor en rimas de Pedro Soto de Rojas, Universidad de Málaga, 2004, pp. 275-415). Véanse, para una visión de la poesía renacentista y, en particular, de la producción de églogas, A. Prieto, La poesía española del siglo XVI , Madrid, Cátedra, 1984, 1987, 2 vols. Y Á. Alonso, La poesía italianista, Madrid, Ediciones del Laberinto, 2002.
Mostrar más

32 Lee mas

Actualidad de las bucólicas y las geórgicas de Virgilio

Actualidad de las bucólicas y las geórgicas de Virgilio

P uede parecer curioso que en una época y en un lugar tan distante, en Lima, en el siglo xxi, Virgilio siga teniendo presencia y actualidad. Eso se debe al hecho de que él es uno de esos pocos grandes autores que logran sobreponerse a las ataduras de la inmediatez, de las circunstancias, y saben crear obras y mensajes significativos para las diversas épocas. Tales son los grandes espíritus clásicos. Allí están Homero, Virgilio, Dante, Cervantes, Shakespeare, Goethe. Sin abandonar a sus circunstancias, más, a partir de ellas, saben leer e interpretar los grandes temas de la humanidad, es decir, son capaces de encarar lo que siempre tiene vigencia y de interpelar a los hombres y mujeres de todos los tiempos. Así, ellos se convierten en maestros y guías de la posteridad.
Mostrar más

22 Lee mas

El llamado acusativo griego en Virgilio

El llamado acusativo griego en Virgilio

Para Kühner-Stegmann 1955, verbos como uehor y uoluor son „deponentiale Passive‟ porque tienen un uso pasivo (in qua [scirpea] stercus aliudve quid uehitur [Var., L. 5.139]), un uso „reflexivo‟ (equus in quo ego uehebar [Cic., Div. 2.40], ille [anguis] inter uestis et leuia pectora lapsus uoluitur [A. 7.349-50]) y un uso „deponente‟ (formas activas con valor „pasivo-reflexivo‟, fundamentalmente el participio presente: natantibus inuehens beluis [Cic., N.D. 1.78], uoluentia lustra [Lucr. 5.931], uoluentia plaustra [G. 1.163], uoluentibus annis [A. 1.234]). Cf. Kühner-Stegmann (1955: 105): “in der Mitte (…) stehen diejenigen Passive, welche wie die Deponentien auch ein Participium Praesentis und ein Gerundium bilden; diese Verben wollen wir zum Unterschiede von den eigentlichen Passiven und den eigentlichen Deponentien deponentiale Passive nennen”. Virgilio usa varias veces el participio perfecto uectus con este valor: in patriam uentosa per aequora uectis (G. 1.206), diuersa per aequora uectos (A. 1.376), maria omnia uecti (A. 1.524), quas terras et quanta per aequora uectum (A. 6.692), tot uasta per aequora uecti (A. 7.228), inuectus moenia (A. 8.714-5). La frase per aequora + uectus es una clara alusión a Catulo 101.1: multas per gentes et multa per aequora uectus (para Austin [1971: ad A. 1.376], “these reflections (…) show how deeply Virgil had been affected by that poem”).
Mostrar más

116 Lee mas

3 de noviembre borrador virgilio

3 de noviembre borrador virgilio

Es decir, que la investigación pedagógica —a diferencia de la investigación que toma como objeto a la educación para producir conocimiento sobre este campo y que se realiza desde mira[r]

11 Lee mas

Virgilio Rodríguez Macal : vida y obra.

Virgilio Rodríguez Macal : vida y obra.

La novela criolla de Guatemala está representada en Guayacán, la obra mayor de Virgilio Rodríguez Macal que describe la naturaleza dominante del Petén, en cuya entraña frecuentemente se contraponen el espíritu de aventura y el peligro, y los corazones humanos en su afán de sobrevivir están propensos a la brutalidad. En esta novela, el autor aborda la temática de enfrentar los sueños y las esperanzas juveniles contra la cruda realidad a la que ha de enfrentarse un adulto. La selva: el mundo indómito en que los animales, hombres y plantas se funden en un caos del que solo los fuertes salen con bien. Valentín Ochaeta que adapta su entorno a sus propias necesidades.
Mostrar más

82 Lee mas

Hermann Broch y Virgilio, el exilio como constante en la literatura europea . A propósito de La muerte de Virgilio de Hermann Broch

Hermann Broch y Virgilio, el exilio como constante en la literatura europea . A propósito de La muerte de Virgilio de Hermann Broch

Dentro de la esfera de creación también desempeñaba un papel muy importante la reflexión personal del escritor acerca de su con- dición de tal. Consideraba en esta carta que la redacción de su Virgilio era un acto último donde se demostraba a sí mismo que, si bien el profeta era capaz de convertir en verdad objetiva su vivencia profé- tica, para su prójimo, eso es, brindar conocimiento, el problema re- sidía en preguntarse si tenía derecho o deber de plasmar sus experiencias personales aquel que no llegaba profeta, aquel que era artista, cuyas visiones místicas no eran completas y no se podían expresar en forma religiosa sino de otra manera, como Ersatz. El Artista empleaba símbolos con funciones equivalentes a la de los religiosos pero sin el debido sustento de un sistema de valores que les diera peso real. A través del pulido y tallado del material personal el artista llega a su expresión acabada, preprofetica, pero –cito palabras de Broch– “en una época que como consecuencia de su desnuda brutalidad, sólo soporta lo más inmediato, niega toda otra cosa que no sea permanencia, se hace visible la inadecuación plena de la forma expresiva del arte”. 704
Mostrar más

14 Lee mas

Virgilio, Troya, Roma y Eneas

Virgilio, Troya, Roma y Eneas

Dentro de este múltiple entramado entre los dos libros, quiero reseñar por mi parte un vínculo temático más, que no veo expuesto en la bibliografía a mi alcance: en el libro II, mediante[r]

14 Lee mas

TítuloLos sentidos de la dramaturgia de Virgilio Piñera

TítuloLos sentidos de la dramaturgia de Virgilio Piñera

La búsqueda de los personajes trata de seguir el orden de la lógica, mirando al exte- rior, como ya se ha dicho, para tratar de escudriñar su realidad personal dentro del entra- mado social, pero pronto se percatan que esa lógica no es válida. Sus sentidos les aportan unas informaciones que no se adecúan en absoluto con su concepción del mundo, de manera que poco a poco van creando unas correlaciones fuera de la lógica imperante, fuera de ese sentido común que marcan los cánones. Es así como llega Virgilio Piñera a crear personajes lúcidamente absurdos, que viven situaciones realistamente disparatadas e inquietantes, como inquietantes son sus propias vidas. Porque todos ellos viven siempre en el filo de la navaja.
Mostrar más

10 Lee mas

Show all 3779 documents...